VACACIONES 09



Los precios varían según el lugar elegido, y se estima que en la segunda quincena podrían reducirse un poco. Pinamar es uno de los destinos más caros de la costa, donde se puede comer una de las pizzas "más valiosas" del país por 40 pesos.

Una gaseosa en las playas pinamarenses ronda los 5 pesos y un choclo cuenta unos 4. Refrescarse con la familia y pedir una bebida cola, un jugo y dos licuados sale 38 pesos. Para tomarse un helado en cucurucho hay que pagar entre 7 y 9 pesos, y para comer una milanesa con papas fritas debemos desembolsar unos 27. Si el gusto del momento pasa por un waffle, hay que poner 6,50.

Y esto no termina acá. Alquilar una sombrilla en la playa cuesta desde 850 a 1.350 pesos al mes. Si se quiere terminar la jornada bailando en un boliche hay que "abonar" entre 40 y 60 pesos, sólo para entrar. Ni hablar de querer tomar algo dentro de la disco.


A la hora de pensar en la estadía, un departamento de tres ambientes cerca de la playa no baja de los 4.000 pesos. Una noche en un hotel de tres estrellas cuenta entre 200 y 350 pesos para dos personas.

Si se quiere ir a un lugar más tranquilo y bucólico como Cariló, hay que pensar en gastar un poco más de dinero. Alquilar una carpa por quince días cuesta 1500 pesos y una sombrilla va de 700 a 1300.

Una casa para descansar una quincena cuesta alrededor de 5.000 pesos. La gastronomía no saldrá mucho más cara que en Pinamar, claro que puede variar según el comercio elegido.



Lo más barato de lo caro


Si la idea es vacaciones en una playa más económica, se puede optar por Mar del Plata o Villa Gesell. La diferencia se notará sobre todo en el precio de la estadía. Un departamento por quince días en Gesell va de los 1500 a los 3000 pesos.

En Mar del Plata se puede encontrar más variedad, pero es posible también hallar un depto por 1500 la quincena. Los hoteles pueden encontrarse desde 150 pesos la noche en un dos estrellas.

Tomarse un licuado en Mar del Plata cuesta entre 10 y 13 pesos, comer una pizza con cerveza en la peatonal para dos persona ronda los 30, una hamburguesa en la playa se paga 4 pesos, un café en un parador 5,5 y en la laya 2,5. Tomar una gaseosa vale entre 4 y 5.

Los viajeros coinciden en señalar que hacer las compras en un supermercado de La Feliz puede ser incluso más barato que en Buenos Aires, por lo que parece una opción para tener en cuenta.

En Villa Gesell, en tanto, una gaseosa en un bar sale 5 pesos y en un parador 5,5. Un trago cuesta entre 15 y 25, un choclo en la playa 4, un sándwich de milanesa 10, los 20 minutos de Internet un peso, e ir a bailar a Pueblo Límite 30 pesos. Definitivamente, las vacaciones no son baratas, por si alguien pensaba lo contrario.



Espeo que de todas formas nos vayamos todos de vacaciones!