Una reflexión sobre el nivel de dificultad de los videojuegos con el paso del tiempo


ATENCIÓN: LA SIGUIENTE IMAGEN PUEDE SER MUY FEA PARA ALGUNOS USUARIOS.


Opinión: La dificultad en los videojuegos de antes y ahora


La dificultad de un videojuego siempre ha sido un tema muy a tener en cuenta a la hora de comprar un título pero hoy en día se ha popularizado un estándar, gracias a géneros como los shooters en primera y en tercera persona y la aparición de los trofeos. Como siempre, este se trata de un artículo de opinión desde un punto de vista personal y estáis invitados a participar desde la sección de comentarios.

Para hablar sobre la dificultad de la los videojuegos es necesario remontarnos a una época en la que aún no había llegado internet a nuestras casas. Los videojuegos eran un bien muy preciado y sobretodo caro a finales de los 80. Con suerte nos podíamos permitir un juego cada mucho tiempo y debíamos amortizarlo durante mucho tiempo. Por suerte, la mayoría de los juegos de la época tenían una mecánica que consistía en volver a empezar el título desde cero en el momento en que veíamos la pantalla de Game Over. Esto hacía que los títulos nos duraran meses hasta que nos convertíamos en auténticos maestros y dominábamos las mecánicas del juego. Algunas de las decisiones en cuanto a la dificultad también tenían en consideración el territorio. Por ejemplo Super Mario Bros: The Lost Levels que vió como se acababa conviertiendo en Super Mario Bros 2 porque consideraban que era demasiado difícil para el público americano.

Con la llegada de los puntos de guardado y todo cambió pero había que tomar en consideración un elemento que sobretodo veríamos en las aventuras gráficas. Todos recordamos el momento de un juego en concreto en que no sabíamos que hacer. Ya lo habíamos intentado todo, habíamos recorrido todo el escenario, usado todos los objetos y hablado con todos los personajes pero no había manera. Hasta nos pasábamos el tiempo en clase pensando en cómo resolver el puzzle y poder avanzar de una vez en el juego. Finalmente acabábamos resolviéndolo por tozudez o gracias a algún amigo que se encontraba en la misma situación que nosotros. O eso o a esperar a las guías que publicaban nuestras revistas favoritas de la época. Y es que aquellos que se hayan pasado el templo del agua de Ocarina of Time con la simple ayuda de la propia paciencia sabrán de lo que hablo.

facil

Todo esto cambió con la llegada de internet. Ahora teníamos la solución a nuestro alcance, a solo un click de distancia. Aquél maldito puzzle del piano del primer Silent Hill o la frecuencia de códec de Meryl en Metal Gear Solid ya no serían un problema para nosotros. Con el tiempo, acabamos creciendo y adquiriendo responsabilidades y trabajos. La facilidad de internet a veces nos hace consultar gameplay y guías al mínimo problema que tenemos, y es que frente a cualquier puzzle de Uncharted en el que debemos mover las piezas, si pasamos diez minutos sin dar con la solución sentimos que estamos perdiendo el tiempo miserablemente.

Pero no sólo ha internet ha influido en la evolución de la dificultad del mundo de los videojuegos. Mucho se ha hablado últimamente del término gamer y las facilidades que se ofrecen al jugador casual a la hora de enfrentarse a cualquier momento de dificultad. El género de los shooters ha vivido este ejemplo mejor que otro. Todos recordamos los primeros Medal of honor o el mítico Turok 2 de Nintendo 64 en el que los botiquines eran un bien preciadísimo. La mecánica de los shooters en los últimos años es la de esperar detrás de una esquina y esperar a que regeneremos nuestra salud por arte de magia. Hablamos del fenómeno de la casualización de los juegos, que presenta a la saga Resident Evil como máximo exponente. O el brusco cambio que ha dado la saga Final Fantasy con la decimotercera entrega que se veía convertida en un gráficamente precioso pasillo por explorar.

dificil

Más recientemente se ha recurrido a los trofeos y a los logros para alargar la vida del juego haciendo repetir muchas de las partes o escondiendo multitud de objetos por el mapa. Afortunadamente esta corriente tiene sus excepciones como Dark Souls o el fenómeno de juegos indie que nos hace recuperar algunas mecánicas.

Por supuesto que es una buena noticia que los juegos sean accesibles para todo el mundo y que cada uno pueda escoger su nivel de dificultad sería algo perfecto pero algunas de las sagas mencionadas anteriormente han visto como perdían todo aquello que las caracterizaba

¿Qué les parece la evolución que hemos vivido durante los últimos años?
Deja tu respuesta en los comentarios (si querés, obvio )