El Logo de Apple



Porqué Apple...

De los tres logos que encabezan el artículo, ordenados por orden cronológico, seguro que muchos están pensando mirando al de la izquierda: "No conocía ese logo de Apple". Efectivamente, el logotipo original es poco conocido ya que duró aproximadamente un año. Si a ello le añadimos que hablamos del año 1976, es normal que a muchos de vosotros no os suene. Ron Wayne dibujó un logotipo basado en las florituras de los libros ilustrados de ficción de la época victoriana, donde aparecía Newton sentado bajo un árbol y una cita de Wordsworth: "Una mente siempre viajando a través de extraños martes de pensamientos, sola".


apple

Sobre la parte ilustrada del logotipo, algunos han llegado a sugerir que se trataba de un homenaje de Jobs a Alan Turning, pionero inglés de la informática que descrifró los códigos alemanes durante la guerra y después se suicidó, mordiendo una manzana rociada con cianuro. El propio Jobs afirmó que "ojalá hubiera pensado en eso", pero que no lo había hecho. Sobre la cita de Wordsworth, Steve Wozniak decía lo siguiente: "pensé que estábamos participando en la mayor revolución de la historia y me hacía feliz formar parte de ella".

Todo ello le confería a Apple un aire muy poco "corporate", que diríamos hoy. Y es que por aquel entonces Jobs y Wozniak andaban muy ocupados preparando la fundación de la empresa (tenía que parecer "una verdadera empresa", así que ese logo no dejaba de ser una necesidad vital y urgente que entró en la misma lista de prioridades que la contabilidad o el servicio contestador de Apple. Muy diferente fue la creación de la segunda identidad visual de Apple.

Corría el año 1977 y nuestros dos protagonistas andaban trasteando con prototipos de lo que luego sería el Apple II. Ya entonces, Jobs tenía muy claro que la Comunicación de marca era imprescindible para triunfar en el mercado. Un día llegaron a sus manos una serie de coloridos anuncios de prensa, de la marca Intel, en los que aparecían coches de carreras y fichas de póker, en vez de los habituales y aburridos gráficos de rendimiento. Aquellos anuncios llamaron la atención de Jobs, así que telefoneó a Intel preguntando quién los había creado. "Regis McKenna", le dijeron. A lo que Steve contestó: "¿Y qué es un Regis McKenna?". "Es una persona", le comentaron desde Intel.


Jobs

Después de algunos encontronazos con Steve Wozniak, McKenna y su equipo se pusieron a trabajar en los folletos para el Apple II. Y fue aquí cuando se creó el famoso logotipo arcoíris de Apple. Tanto el equipo de McKenna como Jobs eran conscientes de que lo primero que debían hacer era sustituir el logo de Ron Wayne, con su estilo recargado y victoriano, que iba en contra del estilo comunicativo colorido y travieso de McKenna. Fue entonces cuando Rob Janoff, uno de los directores artísticos de la agencia, recibió el encargo de crear una nueva identidad visual.



"NO QUIERO UN LOGOTIPO MONO"

Ése fue todo el briefing de Steve Jobs. Janoff presentó la silueta de una manzana en dos versiones o rutas creativas: una de ellas completa y la otra con un mordisco. Según Jobs, la primera de ellas se parecía demasiado a una cereza, así que eligió aquella a la que le faltaba un trozo. La versión final incluía también en la silueta seis franjas de colores en tonos psicodélicos que iban desde el verde del campo al azul del cielo, a pesar de que aquello encarecería bastante la impresión del logotipo.

En el encabezamiento de los folletos, McKenna colocó una quote que a veces se le atribuye a Leonardo Da Vinci, convertida luego en el mantra de la filosofía de diseño de Jobs: "La sencillez es la máxima sofisticación".

Este logotipo fue el que serviría de base en 1998, tras la vuelta de Jobs, para su aplicación monocromática. Apple ha modificado ligeramente las aplicaciones de su logo desde entonces (en positivo, en negativo o en relieve), pero todas ellas guardan estrictamente la forma de la creación de Janoff.


nombre

La historia del logotipo de Apple nos deja 2 aprendizajes: el primero, que a veces hay que romper radicalmente con un logo anterior y otras no. Todo depende de si la identidad que representa ha cambiado o no, es así de sencillo. El segundo, que el estilo per se nunca es garantía de Branding efectivo. El "no quiero un logo mono" de Jobs resume que tras todo buen logotipo siempre hay algo más que un simple logo.

¿Porqué se llama Apple?


logo

Corría el año 1976 cuando los dos Steve (Jobs & Wozniak) decidieron fundar su primera empresa. Steve Jobs, quien tenía clara su vocación empresarial, tuvo que convencer a Wozniak, que por aquel entonces trabajaba en Hewlett-Packard. Nunca utilizó el argumento de que fundar una empresa les reportaría beneficios: "Incluso si perdemos dinero, tendremos una empresa propia. Por una vez en nuestra vida, tendremos una empresa".

El argumento de embarcarse en esa aventura fue lo que convenció a Woz, que tuvo que vender su calculadora HP por 250 dólares de la época para conseguir el dinero suficiente para arrancar el negocio. Jobs, por su parte, vendió su furgoneta Volkswagen por 1.500 dólares que más tarde se quedaron en la mitad tras un fallo de motor del recién vendido vehículo.

Y ahora que habían reunido el capital suficiente para empezar, debían nombrar a su nueva criatura. ¿Quién propuso el nombre de marca? ¿Tuvo algo que ver Newton y su inspiración en el proceso de Naming? ¿Fue un homenaje de Steve Jobs a Apple Records, la discográfica de The Beatles?

La cosa, en realidad, fue mucho más sencilla que todo lo anterior. Muchas veces, algunas Consultoras o agencias crean complicados procesos de trabajo para crear el NameList, esa lista de nombres que proponemos a nuestros clientes. En el caso de Apple, ni siquiera existió un NameList al uso. Había, en realidad, tres nombres.

Los dos primeros los podríamos clasificar en el eje creativo "Tecnología": "Matrix" (en referencia a la matriz de puntos de una pantalla) y "Executek" (en relación a la capacidad de ejecutar órdenes de un ordenador). ¿Alguien se imagina hoy día llevando en su bolsillo un iPhone de Matrix? O peor aún... ¿trabajando en un iPad de Executek?

Otros nombres fueron descartados por ser demasiado genéricos, como en el caso de "Personal Computers Inc.". Y en ese momento entró el tercer nombre en discordia. Así lo contaba el propio Jobs.

"Yo estaba siguiendo una de mis dietas de fruta y acababa de volver del huerto de manzanos que podaba en la All One Farm. Sonaba divertido, enérgico y nada intimidante. El nombre Apple limaba las asperezas de la palabra "Computer". Además, con aquel nombre adelantaríamos a Atari en el listín telefónico".

Cabe recordar que por aquel entonces tanto Atari como IBM eran las empresas de referencia en un sector de la computación que, todavía, no era personal. Y el hecho de tener un nombre que empezara por la primera letra del abecedario facilitaba mucho las cosas a la hora de que la audiencia encontrara a la marca, ya que la guía de consulta de empresas eran las páginas blancas.


porQue

Otro learning brandero que podemos sacar del tema es el del tipo de nombre utilizado. Matrix era un nombre descriptivo y muy enfocado en los valores tecnológicos de la marca. Executek era un neologismo creado a partir de una palabra técnica y propia del sector. Apple, sin embargo, era el nombre que menos relación funcional tenía con la parte tangible de la marca. ¿Qué tiene que ver una manzana con la tecnología?

Efectivamente, los nombres conceptuales ayudan a forjar, a lo largo de los años y nutriendo de Comunicación la marca, una identidad mucho más fuerte y enfocada que los descriptivos. De hecho, Apple en sí es un nombre descriptivo pero no para el sector donde iba a operar la marca. Si Jobs hubiera pensado en abrir una frutería con el mismo nombre hubiera pasado totalmente desapercibida.

Y es que tan importante como la creatividad es tener clara la categoría donde se encuadrará la marca. Por eso algunos nombres que a simple vista parecen descriptivos, enmarcados en una determinada categoría, dejan de serlo. Jobs no tenía ningún complicado sistema de creación de nombres de marca. Simplemente tenía sentido común. Ya se sabe, a veces... el menos común de los sentidos.




notvad