Fenómenos del clima

¿CÓMO SE FORMA LA NIEBLA?

Fenómenos del clima

La niebla es otro de los fenómenos producidos por la condensación del vapor de agua atmosférico. En realidad, es una nube tan baja que toca el suelo. Tanto la niebla como la nube consisten, en esencia, como ya hemos detallado en el apartado correspondiente, en un conjunto de gotitas dispersas en el aire.

Las diferencias existentes entre ambas formaciones son la altitud a la que cada una se origina, y que las nubes contienen cristalitos de hielo.

La niebla, pues, está constituida por gotitas de agua tan microscópicas que flotan en el aire, reduciendo la visibilidad tanto cuanto más juntas están, o sea, cuanto más espesa es la misma. La niebla se forma al enfriarse el aire que está en contacto con la tierra o el mar. Al igual que las nubes, así que una masa de aire cálido y húmedo se enfría, alcanzando el punto de rocío, o sea la temperatura en que queda saturado, el exceso de vapor se condensa en gotitas de agua gracias a los núcleos de condensación.

Existen dos maneras de que se enfríen esas masas de aire, lo cual origina dos tipos distintos de niebla: la niebla por convección o advección y la niebla por radiación.

En la niebla por convección, la masa de aire se traslada de una superficie caliente hacia otra más fría, con lo que su temperatura disminuye. Las nieblas marinas se forman, generalmente, por este procedimiento, y aparecen cuando una masa de aire caliente y húmeda se encuentra o cruza una corriente fría. El aire sufre, entonces, un brusco enfriamiento, alcanzando el punto de rocío, y el vapor de agua que contiene se condensa sobre los núcleos de condensación, partículas de sal en este caso. La niebla tropical, que es el tipo más corriente en alta mar, se origina por un enfriamiento progresivo del aire húmedo procedente de los trópicos, a medida que avanza hacia latitudes menos calurosas.

Por su parte, la niebla por radiación se forma sobre tierra firme, al enfriarse ésta por la noche, principalmente en las noches claras y serenas, al no haber nubes que actúen como capa aislante. Al perder la tierra parte de su calor por radiación, se enfría muy rápidamente, haciendo lo mismo las capas inferiores de aire que están en contacto con su superficie. De esta manera, si no sopla viento, la masa de aire enfriada queda "encerrada" o "atrapada", pues l aire más cálido que se encuentra encima impide su ascensión. Si la masa de aire atrapada contiene vapor de agua suficiente, se origina la niebla.

Con la formación de la niebla se produce el fenómeno llamado inversión de la temperatura. La temperatura de la atmósfera, en sus capas inferiores, disminuye con la altitud, pero cuando se enfría la superficie terrestre se produce una perturbación en la distribución de temperaturas. En este caso, la temperatura aumenta con la altura hasta un determinado punto, en que comienza a descender y sigue la escala normal. A cierta altura, pues, tiene lugar la inversión de la temperatura.

Las nieblas siempre se forman por debajo del nivel de la inversión de la temperatura. Un factor primordial para que se forme la niebla por radiación consiste en que el aire ha de estar estancado, prácticamente en calma, pues un poco de brisa es suficiente para disipar el aire encerrado bajo la capa de inversión, haciendo que se mezcle con el más caliente de las zonas superiores.

En cuanto a la llamada niebla de montaña, casi siempre es una nube baja en contacto con montañas altas. En otros casos, este tipo de niebla se forma en las laderas de los montes que dan al mar, al enfriarse el aire más caliente procedente del mismo.



¿QUÉ CARACTERÍSTICAS PARTICULARES PRESENTA LA NIEBLA EN EL MAR?

De todo es conocido que la niebla, en el mar, es una de las causas principales de siniestros. Por lo tanto, interesa a todos los navegantes contribuir a su estudio, verificando sistemáticamente la observación de las que encuentren y comunicando los resultados a algunos de los servicios meteorológicos que han establecido para ello organizaciones y dictado normas especiales.

Los datos más útiles son los referentes a los momentos de penetrar en la niebla y salir de ella, precisándose para cada uno la hora, la situación exacta, la intensidad y las temperaturas del aire del mar. Observaciones intermedias ayudan a concretar la importancia y las causas de la condensación.

La niebla requiere, para formarse, humedades altas, de más del 90 %, aun cuando se observan algunas con grados higrométricos mucho menores. Favorecen su aparición las calmas y los vientos flojos, siendo, por el contrario, casi incompatibles con los algo fuertes.

En el mar el origen de la niebla es casi siempre la diferencia de temperatura entre el aire y el agua superficial; cuando las circunstancias son propicias, basta una variación de dos o tres grados en la temperatura del aire para que la niebla se forme o se disipe. Las nieblas marinas aparecen principalmente en verano y las terrestres en invierno, si se prescinde de las nieblas de montaña debidas a la convección.

Algunas veces, la causa, aun en el mar, reside en la atmósfera, y entonces las condiciones de aparición son las mismas que en tierra; tal acontece con las condensaciones que acompañan a los frentes de las depresiones. Otras veces se forman en los bordes de las corrientes marinas, donde la intervención del aire en el fenómeno es parecida a la que da lugar a las nieblas costeras.

A igual que la niebla tropical, el paso de masas de aire caliente sobre aguas frías es, de todos los hechos que intervienen en la formación de la niebla marina, el más frecuente y el que origina condensaciones más persistentes. Un ejemplo de ello es lo que se observa en el banco de Terranova (Canadá), donde, desde abril hasta agosto, el aire que ha sido calentado por la corriente del Golfo entra en contacto con las aguas frías del Labrador. La temperatura de las capas atmosféricas más bajas desciende entonces hasta más abajo del punto de rocío, adquiriendo una gran estabilidad y llenándose de niebla densa, muy peligrosa debido a lo frecuentado de la zona por las flotas pesqueras de todo el mundo.




¿QUÉ ES EL FENÓMENO DE LA "MAR HUMEANTE"?


Existe un fenómeno inverso al descrito, el cual tiene lugar cuando una masa de aire frío se sitúa sobre aguas tibias o más calientes. La capa atmosférica más baja, en contacto con la superficie líquida, se calienta y se satura, dando lugar a una inestabilidad particular en virtud de la cual se engendran en el seno del aire pequeñas corrientes de convección, y cada una de éstas se traduce en una bocanada de niebla que se eleva y disipa rápidamente, produciendo el conjunto de ellas el vistoso fenómeno del "mar humeante".

Las nieblas o brumas de esta naturaleza son típicas de las costas del océano glacial, especialmente en verano en las costas occidentales de Noruega. Al principio del invierno aparecen en algunas costas de los países templados cuando las brisas terrales matutinas procedentes de planicies o valles muy fríos desembocan sobre el agua del mar, que entonces posee todavía una temperatura 10° ó 12° más elevada que la del aire.

Se encuentra, por ejemplo, en algunas calas de la Costa Brava, entre la punta de Tordera y la frontera francesa, durante las madrugadas calmosas y serenas de diciembre y principios de enero. Estos tipos de nieblas también son las que se encuentran, al anochecer, en los valles de los ríos, en los pantanos y en los prados húmedos así que la temperatura del aire llega a ser inferior a la del agua. Finalmente, pertenecen a esta categoría de brumas las nieblas heladas que se forman en los fiordos escandinavos cuando desde el interior de las tierras sopla un viento frío sobre las aguas calientes de la superficie de los fiordos, siendo tanto más espesas cuanto mayor es la diferencia entre la temperatura del aire y la de la superficie del mar.

La niebla, pues, es un impedimento gravísimo para las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas. El empleo de los nuevos sistemas (lámparas de yodo, radar, etc.) sólo lo reduce parcialmente. En marina se concede gran valor al uso constante de la sonda para recalar en la costa cuando ésta se halla invadida por la niebla. Al recalar en la costa con cerrazón de niebla no confían jamás en la certeza de oír una señal de niebla. Por regla general, los buques-faro no dan señales de niebla antes de que la visibilidad se reduzca a menos de tres a cinco millas. La niebla también es muy perjudicial para la salud, pues da lugar a la formación del temido smog.




¿LA ESCARCHA Y LA HELADA SON EL MISMO FENÓMENO?

clima

niebla

Contra la opinión generalizada, la escarcha no es el rocío que se hiela, sino que es un fenómeno independiente. Cuando la condensación del vapor de agua se produce a una temperatura inferior a 0° C., en las condiciones estipuladas para el rocío, se precipita sobre los vegetales y objetos malos conductores del calor en forma de cristalitos de hielo, ya sea como agujas, plumas, escamas, etc.

La escarcha es, pues, un hielo que proviene directamente del vapor atmosférico sin pasar por el estado líquido. De ahí que este fenómeno también se le conozca por el nombre de helada.



¿POR QUÉ SE DICE QUE LA CENCELLADA ES BUENA PARA EL CAMPO?

Fenomenos

Existe un fenómeno muy parecido a la escarcha que recibe el nombre de cencellada. Acostumbra a producirse en días nublados, cuando una nube baja o una niebla muy húmeda, con temperatura inferior a los 0° C., contiene gotitas de agua en estado de subfusión, las cuales pueden conservarse en estado líquido hasta temperaturas de 6° C. bajo cero. Si esa nube o niebla encuentra algún objeto en su camino, ya sea árboles, paredes rocosas (principalmente verticales), etc., las gotitas se adhieren a ellos, congelándose instantáneamente, formando cristales de hielo duro que crecen cara al viento y que, algunas veces. llegan a alcanzar varios centímetros de longitud.

Esta precipitación es muy rica en nitrógeno, por lo que resulta beneficiosa para el campo.



Fuente: http://www.infoclima.com

Fuentes de Información - Fenómenos del clima

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 1 - T!score: 10/10
  • 0 Seguidores
  • 13.392 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - Fenómenos del clima