Sudaca: La moto eléctrica argentina

Cuatro estudiantes de Diseño Industrial de la UBA se unieron para crear una moto eléctrica argentina. Se llama “Sudaca” y, más allá de su polémico nombre, es una muy interesante propuesta para un vehículo urbano ágil y de bajo costo.
Autoblog entrevistó a Guillermo Callau, Federico Ferreyra, Mariano Filippini y Fermín Indavere, los padres de la Sudaca.
-¿Cómo nació el proyecto Sudaca?
-El proyecto Sudaca nace como un trabajo universitario en la carrera de Diseño Industrial en la UBA durante el año 2013, formando parte del trabajo final de la materia tecnología en la cátedra Louzau. El trabajo consiste en cubrir las etapas de conceptualización, diseño y desarrollo de producto para la producción de un prototipo funcional. Nuestra idea de la creación de una moto eléctrica surge con intenciones del cumplimiento académico, pero además con la ambición de diseñar un producto fabricable en la región. El Equipo Sudaca está integrado por los diseñadores industriales: Guillermo Callau, Federico Ferreyra, Mariano Filippini y Fermín Indavere.
-¿Cuáles son las características técnicas de la Sudaca?
-Al hablar de un vehículo eléctrico se deben tener en cuenta fundamentalmente dos factores: las baterías y el motor. Entendemos que ambas áreas están avanzando velozmente en términos de tecnología, por esa razón decidimos crear un producto que se pueda adecuar a estos avances en el futuro. Nuestra idea no era crear un único producto, sino una plataforma de motocicletas que pudiese adaptarse a diversos componentes. De esta manera, creamos una jaula de baterías desmontable que puede almacenar tanto una serie de baterías de plomo o una serie de baterías de litio, siendo las segundas más costosas, más livianas y de menor tiempo de carga. En el prototipo actual, debido a dificultades de importación, se utilizó una serie de tres baterías de plomo de 36v y 20ah. Su autonomía es de alrededor de 30 kilómetros y el tiempo de recarga es de alrededor de seis horas. Su equivalente en litio podría reducir ese tiempo de recarga a una hora y media y reducir su peso a una fracción.
-¿Qué motor utiliza?
-Debido a su versatilidad, se decidió usar un motor Brushless In-Wheel. Estos motores tienen la ventaja de estar ubicados en la masa de la rueda trasera. De esa manera, no se necesita transmisión, ya sea por cadena o por correa. Estos motores se ofrecen en una amplia gama, desde los 0,25 kw hasta los 12 kw, con modificaciones mínimas en su tamaño y forma, ya que la diferencia de potencia está dada por la cantidad de cobre en su bobinado interno. Adicionalmente, se nos informó que esta tecnología de motores actualmente se está desarrollando en la Argentina, con expectativas de producción nacional. En el prototipo actual, nuevamente por limitantes de importación, decidimos usar un motor de 0,75 kw, con un rendimiento de alrededor de 40km/h en una aceleración progresiva y sin cambios. Al igual que con las baterías, la adaptación a un motor de mayor rendimiento no exige ninguna modificación estructural. El mismo cuadro podría eventualmente alojar un motor de mayor rendimiento. Las intenciones de un segundo prototipo sería integrar baterías de litio y un motor de 4 kw de potencia.
-¿Por qué el asiento tiene capacidad para sólo un pasajero?
-El objetivo era crear un vehículo urbano ultraliviano, creando una nueva categoría de vehículos donde se priorizase la relación peso/rendimiento. Además, se fundamenta en una optimización de los recursos utilizados. Con esto en mente, buscamos limitar componentes innecesarios, lo cual resultó en una reducción de peso, costos y energía utilizada. El target de nuestro producto es una persona que viaja alrededor de 20 kilómetros por día entre su hogar y su trabajo, en zonas urbanas. Teniendo en claro el target, se diseñaron y dimensionaron todos los componentes del producto para esas necesidades. Se buscó crear una moto hecha a medida del cuerpo humano y cuyas dimensiones faciliten su movilidad en los espacios reducidos que ofrece la ciudad. El resultado es un producto compacto, visualmente liviano y con un peso real menor a 80kgs. Es un producto cómodo para el denso tráfico.
-¿Por qué eligieron el nombre “Sudaca”, que puede sonar despectivo o polémico?
-En la década del ‘70, los productos Made in Japan tenían una connotación negativa por ser de baja calidad y baratos. Mediante trabajo y aplicaciones de know-how, los industriales japoneses revirtieron esa imagen posicionándose en la cima del high-tech. Similarmente, sentimos que Sudamérica ha sufrido una degradación en cuanto a su potencial productivo. Nuestra intención es tomar de manera sagaz aquél adjetivo para revertir la imagen de lo producido en la región. Creemos que mediante el diseño de productos de calidad y confiables, se puede redefinir la industria nacional.
-¿Cuáles son los planes de producción y en qué etapa se encuentra el proyecto?
-El proyecto lleva un año de desarrollo, durante el cual se diseñó y fabricó el primer prototipo. Actualmente, estamos a la espera de socios para la realización de un segundo prototipo y una eventual pre-serie. El desarrollo del producto fue íntegramente pensado para una producción local. El total de su estructura está formada en caños de acero y chapa plegada, procesos fácilmente adaptables para una producción en nacional. Se limitaron la cantidad y las dimensiones de los carenados, y se complementó el diseño propio con motopartes comerciales, accesibles en el mercado local.
-¿Qué precio tendría la Sudaca en el mercado argentino?
-El valor de venta estimado, considerando una producción en serie, rondaría los 16.000 pesos compitiendo en precios con un scooter 125cc y teniendo una ventaja económica, considerando su amortización a largo plazo al no consumir combustible.
Entrevista de C.C.
Fotos: Caro Patlis
Contacto: facebook.com/motosudaca


primera

motocicleta

sudaca

electrica

Argentina