la Argentina entre 1930 y 1955

Bueno gente este es mi primer post, no me imaginaba que justamente iba a ser de politica.

En esta ivestigacion que hice (sin usar wikipedia ni encarta) cuenta lo que paso en Argentina durante 1930 y 1955, desde que termina el gobierno de Yrigoyen y el segundo gobierno de Perón.


Argentina

Política, economía y sociedad entre 1930 y 1955


Índice

El golpe de estado de 1930
-La política, Uriburu
-Economía durante la crisis de 1930

Crisis económica entre 1930-1943

La restauración conservadora
-El gobierno del Gral. Justo
El gobierno de Ortiz
-La trampa electoral
-El presidente Ortiz y su gobierno
-Un destino adverso
-El desenlace

Castillo y el golpe militar
-Causas
-Los días revolucionarios
-¿Qué paso después?

El ’45 un año decisivo, la aparición de Perón

-¿Quién era Perón?
-Los orígenes del peronismo
-La estrategia política de Perón
-Las elecciones del ’46

El gobierno de Perón
-La triunfal reelección y el fin de su gobierno.

El voto femenino

Bibliografía




El golpe de estado de 1930

La revolución del 6 de Septiembre de 1930 que llevó al gobierno al General Uriburu fue, como tantas otras revoluciones, bicéfala. El ejército y los apoyos políticos de la revolución estaban divididos entre partidarios de un régimen corporativo que urgía una reforma constitucional y aquellos que sólo querían restaurar el orden plebiscitario, herido por las prácticas yrigoyenistas y llamar a elecciones lo antes posible. Asimismo, fue un gobierno en donde se ejerció una dura represión, con torturas sistemáticas a obreros, estudiantes y aún militares jóvenes opositores, pero, sobre todo, fue un gobierno atacado por una profunda crisis económica que generó un incremento de la prostitución, de la desocupación, de las villas miserias en donde los pobres eran cada vez más pobres y en donde la delincuencia y las ilusiones colectivas se intensificaron.

La asunción al poder por el General Uriburu como Presidente del Gobierno Provisional en Septiembre de 1930, señaló el comienzo de un período de diecisiete meses de gobierno de facto. En esa misma época y posterior a ella, se ofrecieron diferentes descripciones de su gobierno: un régimen militar, un gobierno civil-militar, una dictadura personalista o una dictadura totalitaria.

La política, Uriburu

En el año 1929 Yrigoyen debió enfrentar la crisis económica provocada por la caída de la Bolsa de Nueva York. A ese hecho le siguió la Gran Depresión y un panorama muy difícil en la economía internacional.
Los diarios criticaron muy duramente al gobierno. Algunos creyeron que era el momento de destituir a Yrigoyen. Nacionalistas, conservadores, radicales antiyrigoyenistas y socialistas independientes se unieron con ese objetivo. Para ello, buscaron en el ejército un aliado para que llevara a cabo un golpe de estado. Ese hombre fue el general José Félix Uriburu, quien el 6 de septiembre de 1930 encabezo el golpe militar que derroco a Yrigoyen.
Uriburu juró su cargo de presidente provisional el 8 de septiembre, ante una multitud reunida en la Plaza de Mayo. Uriburu inició su presidencia disolviendo el Congreso, interviniendo en las provincias (salvo dos que no se habían identificado con Yrigoyen) y adoptando medidas de fuerza con los opositores... pronto se advirtió que el nuevo gobernante abrigaba proyectos de reformas institucionales de clara inspiración fascista. Los ministros del gobierno de facto fueron Matías G. Sánchez Sorondo, Ernesto Bosch, Enrique Pérez Padilla, Horacio Beccar Varela y Octavio Pico, además los titulares de las carteras militares, General Francisco Medina y almirante Abel Renard. Uriburu, cuyo proyecto corporativo excluía de entrada a los políticos –varias veces dijo en sus discursos “La política es mala palabra”-, se rodeó de los más extremados conservadores; éstos deshechos como partido tras la Ley Sáenz Peña, habían demostrado su ineptitud para ejercer otras formas políticas que no fueran la infiltración y la división de las fuerzas adversarias, el ataque ensañado y la intriga de cenáculo. Estos con su sutil estrategia, dejaron que Uriburu esbozara su Estado corporativo y se deshiciera de los políticos, hasta finalmente neutralizarlo. El mismo día de la Asunción se desencadenaron tiroteos entre la Casa de Gobierno y el Palacio de Correos, un intento subversivo probablemente auspiciado por algunos yrigoyentistas. Por la noche el general Uriburu, como precaución ante futuros levantamientos, ofreció el cargo de comandante en jefe del Ejército al general Justo, quien solo desempeño su cargo por unos pocos días ya que su pedido de relevo aparecerá como un renunciamiento.
La dictadura, tal como Uriburu la concebía, dispondría por decreto la reforma de la Constitución, lo que a pareció que abría la perspectiva de una de esas Convenciones interminables que haría igualmente interminable la dictadura y prepararía la guerra civil. Y por último el general Uriburu declaraba parte fundamental de su programa la derogación de la Ley Sáenz Peña, de la que hacía burla y menosprecio.
A la intervención en los sindicatos obreros que declaraban huelgas, a la intervención a las Universidades de las cuales expulsó a profesores y alumnos disconformes, se añadió el que por primera vez en Argentina se aplicaron a los presos políticos diversas clases de tortura... El fracaso de una intentona revolucionaria radical (en febrero de 1931) explica que Uriburu, equivocándose en las concretas resonancias de su gobierno, imaginara al radicalismo como si su situación de partido desorganizado significara la de un partido ya sin horizontes ... Uriburu aceptó el asesoramiento de algunos de sus colaboradores y creyó que una convocatoria comicial mostraría la base popular de su autoridad: a manera de "ensayo" se llamó a elecciones para gobernador de la provincia de Buenos Aires... El escrutinio dio un categórico triunfo al radicalismo... Un decreto de Uriburu anuló estos resultados y desistió de las otras elecciones programadas.
Uriburu demostró en el cargo de Presidente total incapacidad política... Pronunciaba palabras tajantes que ponía bajo la salvaguardia de "su ruda franqueza de soldado", gobernó conflictuado entre lo que decía y los que deseaba... Así, mientras por un lado elaboraba planes antidemocráticos, llevado por su perdurable estimación hacia Lisandro de la Torre, imaginaba que su viejo camarada de las inquietudes ciudadanas de 1914 podría ser quien le sucediera en el gobierno.
Para impedir la línea "Uriburista" de la revolución se sumaron dos factores. Uno de carácter muy general: los partidarios de Justo, apoyados en las tradicionales fuerzas conservadoras y en los grupos económicos, creían más ventajoso buscar una salida electoral. El otro factor fue la mala salud de Uriburu: una úlcera gástrica le quitaba reposos y le multiplicaba insomnios.

¿Cómo prolongar, sobre esa fisiología doliente, un gobierno de tipo dictatorial?...

Cuando en julio de 1931 fracasó otro movimiento radical el grupo militar "justista" impuso su criterio de llamar a elecciones; Uriburu tuvo así que aceptar la frustración de sus planes de cambios institucionales. A la negativa de Lisandro de la Torre a aceptar ser el candidato presidencial de las simpatías de Uriburu, agregó éste la amargura de ver que, en los comicios del 8 de noviembre, De la Torre encabezara la fórmula opositora y el fraude electoral de ese día consagraba el triunfo del general Justo. Y éste y Uriburu no habían hecho siempre otra cosa que cultivar celos y recelos...

Uriburu entregó el poder el 20 de febrero de 1932... Derrotado por Justo y por la úlcera, Uriburu marchó a Europa calculando, para mejorar su salud, los recursos quirúrgicos del Viejo Mundo. . . Los cirujanos no lograron el remedio.


Economía durante la crisis de 1930

El crac de 1929 afectó las economías estadounidenses y europeas. Los países que invertían o compraban en Argentina (entre ellos Gran Bretaña) dejaron de hacerlo o disminuyeron sus compras; decidieron proteger sus economías para evitar el exceso de gastos y, de esta manera,
Salir de la crisis.
Como consecuencia de la Gran Depresión de 1930, los productores de carne se perjudicaron por las caídas de las ventas. Para defender sus intereses el vicepresidente Roca viajo a Gran Bretaña en 1933. Allí, se formo el llamado pacto Roca-Runciman; este acuerdo aseguraba que Gran Bretaña compraría carnes a nuestro país a cambio de ventajas comerciales en la Argentina.
El Estado comenzó a intervenir en la economía como nunca antes. Se crearon el Banco Central y las Juntas de Granos y Carnes, que trataban de mantener los precios de los productos. Para disminuir los gastos, el Estado también redujo las importaciones. La caída de las ventas y los precios de cereales y carnes exportables debía contrarrestarse con el recorte de las importaciones, muchas de ellas destinadas al consumo.


Crisis económica entre 1930-1943

La década de 1930 fue un periodo en el que se produjeron importantes transformaciones en la estructura social y económica Argentina. La crisis económica mundial de 1930 desorganizo los patrones del congreso general vigente, y esta desorganización afecto los términos del intercambie que argentina, como planisferio, mantenía con los países centrales, exportando materia primas e importando manufacturas.
En este contexto la burguesía agraria vinculada con el mercado externo tubo que emprender una serie de ajustes en el sector primario exportador y en la organización de la economía Argentina en general e impulsaron un proceso de sustitución de importaciones de manufacturas industriales (ISI) que origino la expansión de la industria original y el surgimiento de una nueva clase obrera.
También se produjeron cambios en la composición de los distintos grupos sociales y una profunda crisis el la forma de representación política, el estado asumió la forma de interventor.
El derrocamiento del 2do Irigoyen abrió una nueva etapa en la vida política Argentina. El golpe militar de 1930 interrumpió el lento proceso de construcción de la democracia política iniciado en 1912. los avances hacia la legitimación de régimen político se vieron frenados por la reinstauración del fraude.
Crisis económica y cambios el al organización del modelo agro exportador.
La crisis del capitalismo mundial de 1929 afecto las bases del modelo agro exportador sobre el que estaba organizada la economía Argentina. Frente a la crisis, los países centrales adoptaron el proteccionismo especialmente Gan Bretaña, principal comprador de cereales y carnes argentinos, redujo sus importaciones y en la CONFERENCIA de OTTAWA (1932) estableció acuerdos preferenciales con sus colonias para las compras de materias primas y alimentos y esta decisión tubo un gran impacto sobre el funcionamiento del capitalismo agrario argentino.
La crisis mundial altero la balanza comercial Argentina y el nivel de renta de los capitalistas agrarios. Estos tuvieron cada ves mas dificultades para mantener el nivel de inversiones; además, fue cada ves menor el ritmo de incorporación de nuevas tierras a la producción agropecuaria de la región pampeana. Estos datos hacían evidente el deterioro de los términos del intercambio entra los países centrales y los periféricos.
Desde 1930 los poderosos hacendados invernadotes presionaron para que la Argentina firmara con Gran Bretaña un acuerdo para asegurar la cuota de exportación de carnes al mercado ingles en los niveles anteriores a la crisis.
El PACTO ROCA-RUNCIMAN además de asegurar cuotas de exportación para las carnes argentinas, que afirmo el vinculo comercial con Gran Bretaña. Las cláusulas mas importantes del acuerdo comercial fueron las siguientes la Argentina se aseguraba una cuota de importación ni inferior a 390mil toneladas de carne enfriada , el 85% de las exportaciones de nuestro país debían realizarse a trabes de frigoríficos extranjeros. La Argentina se comprometía a mantener libres de derechos el carbón y a no reducir las tarifas de los ferrocarriles ingleses.
El vicepresidente roca resumió en una frase el espíritu de la delegación negociadora “por su importancia económica, la Argentina se parece a un gran dominio británico”. Frente a este conjunto de factores externos e internos de la renta de los capitalistas agrarios los sectores dirigentes profundizaron la intervención del estado en la economía y tomaron medidas importantes cuales fueron la introducción del control de cambios, la fundación del banco central, la unificación del régimen impositivo y el establecimiento de Juntas Reguladoras y controlar a cada una de las producciones del sector primario del país.
El pacto Roca-Runciman no logro resolver los problemas económicos de la Argentina en ese periodo, ya no era posible volver atrás: la crisis altero la división internacional del trabajo, a la que la Argentina se había incorporado como productora de materias primas y alimentos y receptora de manufacturas.
Frente a estos cambios a la economía mundial, los grande terratenientes y comerciantes exportadores -nucleados en la SOCIEDAD RURAL ARGENTINA (SRA)- terminaron por coincidir en sus orientaciones económicas con los grupos industriales -nucleados en la UNION INDUSTRIAL Argentina (UIA)-: ambos aceptaron el desarrollo de la actividad industrial como una solución para los problemas de la economía nacional.
La virtual imposibilidad de obtener bienes manufacturados en el mercado internacional, determino que aquellos países con una base industrial la expandieses, esta expansión no apuntaba a complementar los bienes manufacturados importados, sino a remplazarlos. La expansión industrial se baso, por lo tanto, sobre la substitución de importaciones y se concentro en bienes de consumo en ves de en vienes de capital. Se desarrollaron la industria textil (lana y algodón), la industria alimenticia, productos químicos y farmacéuticos. Este tipo de industrialización no requería un monto de inversión de capital, comparable al que necesitaron las industrias pesadas de los países centrales. Entre 1929 y 1945 la expansión del mercado interno fortaleció el proceso de industrialización permitiendo la disminución del empleo, el aumento de salarios y ganancias.
Desde el punto de vista del empresario individual, las ventajas de invertir en este tipo de industrialización eran numerosas: mercado cautivo, créditos y tarifas que subsidiabas sus inversiones. En otras palabras ganancias con bajo riesgo y retorno de la inversión.
Durante la década de 1930 el grupo mas poderoso de los capitalistas agrarios argentinos comenzaron a diversificar y a integrar sus inversiones de capitán. Estos capitalistas conformaron grupos económicos dedicados a las actividades de la dinámica agro exportadora, la producción industrial y la construcción.
El desarrollo de la industrialización estuvo también financiada por nuevas inversiones realizadas por capitales de Estados Unidos, Alemania, Francia y en menor medida Gran Bretaña. Entre las empresas mas importantes encontramos Philco, Eveready, Good Year, Firestone, Johnson y Jonson. Dado el alto nivel de las tazas de ganancias que obtuvieron desde el primer momento, estas empresas reinvirtieron sus utilidades y comenzaron un proceso de integración y diversificación de actividades industriales y no industriales.



La restauración conservadora

El gobierno del Gral. Justo

En 1932, Agustín P. Justo asumió la presidencia, acompañado por Julio A. Roca (Hijo). Durante la gestión del general Justo fueron intervenidas las provincias opositoras y se aplico el fraude implacablemente. La consigna fue un gobierno para una minoría selecta, y por ello había que evitar el acceso de las mayorías al poder. El presidente mantuvo una línea de continuidad en torno de sus objetivos principales: no lo preocuparon ni la posición radical ni la heterogeinedad de las fuerzas que lo acompañarían en su gestión. Tampoco la ausencia de consenso popular. No aspiraba a ningún liderazgo solo el de la gente distinguida que lo seguía.
Durante su mandato se cumplió con un importante plan de carreteras y de obras públicas. En materia internacional, la inteligente acción de su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Saavedra Lamas, contribuyó al prestigio del país. Sin embargo, su presidencia se vio ensombrecida por el fraude electoral, por la denuncia de escándalos y negociados, por el llamado debate de las carnes, originado por los privilegios acordados a frigoríficos extranjeros, y que tuvo su momento más dramático, el 23 de julio de 1935 cuando en pleno Senado fue asesinado el senador electo Enzo Bordabehere, y por los conatos revolucionarios radicales. En materia económica y financiera la política seguida por el gobierno de Justo recibió duras críticas por parte de sectores nacionalistas e yrigoyentistas, especialmente por los compromisos asumidos en el pacto Roca-Runciman, celebrado en Londres en 1933 y que dio lugar que el vicepresidente Roca expresara algunos conceptos inoportunos.
En marzo de 1935 de sancionaron seis leyes (12.155 a 12.160) que determinaron la fundación del Banco Central de la Republica Argentina y del Instituto Movilizador de Inversiones Bancarias, el establecimiento el régimen legal de los bancos y la modificación de las funciones de los bancos de la Nación Argentina e Hipotecario Nacional. En Junio del mismo año Lisandro de la Torre (Fundador del diario La Republica y de la Unión Cívica Radical) denuncio al Senado de las irregulares cometidas en el comercio de la carne.
El 23 de julio se cortó abruptamente el debate, cuando un matón de comité, provocador callejero y policía corrupto, que acompañaba el debate dentro del recinto, asesinó a tiros al senador Enzo Bordabehere, compañero de bloque de De la Torre. El asesino fue preso, pero la Justicia no pudo determinar a los responsables de su acceso a la sala de sesiones, ni a los instigadores, que quedaron impunes.
El gobierno de Justo termino el 20 de Febrero de 1938.


la Argentina entre 1930 y 1955
Foto: Yrigoyen y Justo

El gobierno de Ortiz

Producto del fraude impuesto en el país, la fórmula Ortiz-Castillo triunfó en las elecciones de 1937. Sin embargo, el presidente fue demostrando, con actitudes tales como la intervención de la provincia de Buenos Aires, que deseaba ofrecer una nueva propuesta a la Nación. En marzo de 1940 la muerte de su esposa y el recrudecimiento de una antigua diabetes, que lo dejó casi ciego, precipitaron el final de su gobierno. Ante su renuncia, Castillo se convirtió en encargado del Poder Ejecutivo. Desde su residencia particular, Ortiz no podía sanear los hábitos de una Argentina acostumbrada a la corrupción y la hipocresía.
Su enfermedad era irreversible: murió el 15 de julio de 1942, facilitando de esa manera la aparición de figuras nuevas en el escenario mayor de la política nacional.


La trampa electoral

El 5 de septiembre de 1937 se llevaron a cabo las elecciones. La violencia y el fraude alcanzaron su punto máximo, de modo que en Buenos Aires no fue posible que los radicales votaran. Juan Maciel fue baleado cuando pretendía enfrentar a los matones que impedían votar a sus correligionarios en Coronel Dorrego, y también hubo tiroteos en San Martín, Lincoln, Tres Arroyos… En Santa Fe los votantes fueron obligados a comunicar su voto. En Mendoza y San Juan se multiplicaron las presiones. En Salta y en Jujuy la votación se interrumpió antes de finalizar el horario de los comicios, y fueron detenidos numerosos sufragantes. Los opositores manipularon las urnas y alteraron completamente, volcándose a su favor, los resultados de la votación.
El escrutinio se completó un mes más tarde. Horas antes de los comicios, Justo había garantizado al ex presidente Alvear que los resultados serian transparentes, pero de ninguna manera fue así. La UCR había triunfado en la Capital Federal, Córdoba, Tucumán y La Rioja; en las restantes provincias, la victoria era de Ortiz-Castillo. Nasa menos que 248 electores conservadores y anti-personalistas contra 128 radicales aseguraban a la Concordancia su permanencia en el oficialismo hasta 1944. Y el 20 de febrero de1938, en una ceremonia llena de solemnidad. Justo entrego el mando a quien habría de sucederlo.


El presidente Ortiz y su gobierno.

Roberto M. Ortiz era un hombre joven: apenas cincuenta y dos años al asumir la presidencia, y su figura saludable ocultaba una diabetes relativamente controlada. Dedicado desde su juventud a la actividad política había sido concejal, diputado, ministro de Obras Publicas durante el gobierno de Alvear y de Hacienda en el de Justo. Luego se unió al antipersonalismo. Su conocimiento de la política era grande, y sus convicciones democráticas se contraponían a su actitud de colaboración de un gobierno claramente fraudulento. Ortiz sabia que era imposible seguir gobernando de esa manera y entre sus proyectos políticos alentaba al de unir a lo mejor del conservadurismo y el radicalismo. Aunque no lo pareciera, era capaz de tomar decisiones drásticas, y así lo había demostrado cuando, siendo ministro de Alvear, no vaciló en obligar por decreto a rebajar tarifas abusivas. El origen de su mando era viciado, estaba claro, pero Ortiz se proponía hacerse perdonar cambiando el rumbo de la historia.
Ortiz comenzó a gobernar y no habían demasiados problemas urgentes por resolver. La crisis parecía haberse resuelto, la desocupación había disminuido y el peso volvía a ser fuerte: un dólar por 3,80 pesos moneda nacional. Una excelente cosecha de trigo prometía buenos réditos a los hombres del campo. Justo había iniciado obras públicas que continuarían desarrollándose durante el gobierno de Ortiz: la Av. General paz trazaba uno de los limites de la ciudad de Buenos Aires, y por el nuevo camino a Mar del Plata circulaba toda clase de transporte automotor (Entre otras obras).
En 1940 debía renovarse gobernador en la provincia de Buenos Aires, los conservadores postularon a Alberto Barceló, caudillo de Avellaneda, socio de los principales prostíbulos y casas de juego de esa localidad. Los radicales presentaron como candidato a Obdulio Siri, y el presidente advirtió a ambos partidos que no toleraría irregularidades. Los radicales ganaron cómodamente. El 8 de Marzo en medio de gran tensión, el presidente decretó, en acuerdo de ministros, la intervención de la provincia de Bs. As. En el momento más alto de popularidad, cuando la designación de Octavio Amadeo como interventor de Bs. As., comenzaron a interponerse los problemas de salud de Ortiz. Como sino fuera posible avanzar en una estrategia política que terminara con los años de fraude y vergüenza.


Un destino adverso

El 3 de julio de 1940 el presidente delego provisionalmente el mando a Castillo (debido a sus problemas de salud), en lo que se pensó que seria un hecho transitorio, en realidad nunca volvió a ejercer la presidencia de la nación. A principios de septiembre el gabinete del presidente Ortiz renunció, para dejar a Castillo, como encargado del poder ejecutivo, en libertad de acción. Castillo desconocía el tiempo de su mandato, y optó prudentemente por un gabinete mixto; y en las elecciones diciembre en Santa Fe se repiten las prácticas fraudulentas.


El desenlace

El departamento de Estado estaba interesado en que Ortiz volviera al gobierno, ya que el neutralismo de Castillo no era de su agrado. Pero Ortiz no pudo recuperar su visión. El 22 de junio presento su dimisión a la primera magistratura. Un manifestó le explicaba al país las razones de salud que lo obligaban a alejarse del cargo. Poco más de un mes después Ortiz fallecía debido a una inesperada afección cardiaca.

Castillo y el golpe militar

Cuando en 1939 se declararon nulas las viciadas elecciones de Catamarca, el vicepresidente Castillo se distanció de Ortiz. La mala salud de este precipito los hechos; primero hubo una delegación del mando, hasta que, en julio de 1942, Castillo asumió de pleno derecho de la presidencia. Con un gabinete homogéneo y solidario, puso en práctica obstinadamente sus ideas sobre la defensa de la neutralidad y el nacionalismo económico, pero volvió a las prácticas electorales fraudulentas. Esta política, unida al creciente avance de las ideologías de extrema derecha en el mundo entero, movilizó a ciertos grupos en la búsqueda de una salida regeneradora. Entre algunos militares volvió a germinar entonces la vocación de poder, y los sucesos fueron condicionando la revolución de junio de 1943: inesperada, sorpresiva y drástica ruptura con los sistemas vigentes en la política nacional.
Castillo cambió las condiciones existentes y reveló tres líneas militares. El se inclinaba hacia los conservadores y nacionalistas.
Unos meses después la censura de la mayoría del Senado al ministro de guerra provocó una fuerte reacción en el presidente. Enseguida, el 22 de agosto, Ortiz envió su renuncia. Pero la posición y mantener la naturalidad argentina impidiendo que cayese en la influencia norteamericana. Seguiría restaurando el conservadurismo con apoyos del nacionalismo y contra el radicalismo. Comenzó la crisis, mientras Ortiz hacia público el retorno del fraude político, que dio pie para que se intentaran conspiraciones nacionalistas y la penetración Nazi en la Argentina. Pero los partidarios de Justo las neutralizaron. Castillo afirmó la neutralidad argentina ante la guerra, lo que provocó el aislamiento continental y el endurecimiento de sus relaciones con Estados Unidos.
La posición política de Castillo parecía más fuerte en 1.942 y en las fuerzas armadas disputaban tres líneas: la " justicia", la " nacionalista", y la "profesionalista".
Al año siguiente, el 11 de enero de 1,943 muere Justo por un derrame cerebral.
El campo parecía despejado para Castillo aunque su prestigio cayó al comunicar que Robustiano Patrón Costas le sucedería en el gobierno.


politica
Foto:Santiago Castillo

Causas

Después de 20 meses de tranquilidad. Los generales Rawson y Menéndez, viejos conspiradores, se lanzaron a buscar adeptos. Los oficiales mayores no pensaban en revolución. Pero a los jóvenes no le gustaba Patrón Costas, que significaba el abandono de la neutralidad y la continuación del régimen con sus falsificaciones electorales y lastre de corrupción. Pero con una "revolución" que derrocase al gobierno constitucional bastaría. Todo era cuestión de oponerse a Patrón Costas un candidato radical, que podía ser Amadeo Sabattini, radical quien acababa de hacer un gran gobierno en Córdoba, y se manifestaba neutralista.
La noche del 15 de mayo se reunieron los directivos del GOU convocados por Perón. Se propuso la " acción inmediata " pero predominó la opinión de seguir los contactos radicales. Pero estos no encontraban una figura que pudiera unir a las dos fracciones radicales. Entonces se propuso a Ramírez, ya que Castillo no podría hacerle fraude a su ministro de guerra. Castillo se enteró de inmediato y le reprochó su falta de lealtad y lo comprometió a desmentir por la prensa su posible candidatura.
Los días revolucionarios

Ramírez lo hizo, y el 3 de junio se corrió la voz de que este había renunciado.
En esa misma mañana el teniente coronel González se enteró que había un decreto privado por Castillo, que "separaba" a Ramírez de su cargo y lo ponía como titular de marina.
Esto sería el detonante de la revolución. González se pone en contacto con Perón quien dice que el desplazamiento sin renuncia de Ramírez no era solamente un agravio al ejército, sino descabeza al GOU (grupo de oficiales unidos).
Se resolvió a iniciar el movimiento con la marcha de Campo de Mayo y Liniers sobre Bs. As. Solamente jefes de unidades eran miembros del GOU, pero se les informó a la 1º división y a la 2º y 3º de la Infantería. Antes de comenzar se relató una proclama revolucionaria.
Ramírez había pedido que en caso de decidirse la revolución fuera un general y no la logia de oficiales quien apareciese al frente. El GOU pensaba que le comprendía al general Martín Gras, quien no pudo aceptar por una enfermedad repentina. Entonces Arturo Rawson fue quien cumplió el cometido. Desde ese momento obró como jefe de la revolución.
Los comandantes de Campo de Mayo se reunieron en la escuela de caballería de Campo de Mayo para informarle de la situación y resolver la actividad de acontecimiento. González informó la exoneración (alivio) del ministro de guerra. A todos le pareció que era un agravio y Campo de Mayo debía ponerse en pié de guerra para sostener al ministro y, un caso necesario derrocar al presidente.
Rosas y Belgrano deben levantar la Escuela de Infantería en ausencia de su director, y Sosa y Mascaró anular al Regimiento de Ciudadela.
En esa noche (3 de junio) Castillo recibió la información que en la Escuela de Caballería de Campo de Mayo estaban reunidos varios jefes del acontecimiento con el secretario del Ministerio de Guerra (González), entonces llamó a Ramírez. Este creyó que era para pedirle la renuncia. Con ella se presentó el Olivos. Eran las 2 de la mañana del 4 de junio. Pero el presidente no lo había llamado para pedirle la renuncia, sino para que le informara sobre la reunión de Campo de Mayo. Ramírez no pudo decirle nada, porque en realidad no sabía nada. Castillo le ordenó que fuera a Campo de Mayo a "ver lo que allí sucedía". Si Campo de Mayo se había levantado en armas o estaba por hacerlo debía conseguir una demora de 24 horas para aclarar el malentendido.
Ramírez, sin presentar su renuncia, le expresó su lealtad y se fue a Campo de Mayo.
Eran las 3 de la mañana cuando llega Rawson a la Escuela de Caballería. La mayoría de los miembros del GOU habían ido a cumplir sus cometidos.
Nadie ha hablado de un enfrentamiento. Poco después llega el Gral. Ramírez que viene a cumplir la misión encargada por el presidente. Pero Rawson no la acepta y comunica que Castillo debe irse, y si se encontraba oposición "tendría que correr sangre".
Ramírez se desconcierta. La deposición de Castillo no tiene objeto, pues no ha retirado su confianza al ministro. Pero los preparativos estaban terminados y todos estaban en sus puestos.
Será un levantamiento total de las Fuerzas Armadas. No podrá haber resistencias efectivas. Los pocos jefes legalistas han perdido el control de sus unidades, pero aseguran que no correrá sangre.
Se abren los portones de Campo de Mayo y la tropa se pone en marcha con Rawson a su frente. Ramírez vuelve a Buenos Aires a comunicarle al presidente el fracaso de su gestión.
Diez mil hombres de las tres armas se dirigen hacia Buenos Aires desde Campo de Mayo, Liniers y Ciudadela. Son las 6 de la mañana.
En Olivo, la residencia se estaba llenando de ministros y altos funcionarios porque la existencia de una revolución había corrido por la ciudad.
Castillo no puede convencerse de que sea una "revolución", ya que todo estaba bien el día anterior. A las 5 de la mañana visita la división de Palermo donde le comunican que no hay síntoma de sublevación ya que los comandantes obedecen al ministro Ramírez y sin su orden no se pondrán en marcha. Castillo y los ministros se trasladan hacia la Casa de Gobierno. Todo está tranquilo. Unas horas después llega Ramírez informando que no ha podido cumplir su orden y que las tropas están saliendo de Campo de Mayo. Castillo arresta a Ramírez.
En la ciudad desde la noche anterior saben que algo pasa. Hacia las 9:30 le informan a Castillo que no era posible resistir al alud. Sólo el departamento de policía está de pie para defender al presidente. Entonces éste ordena que se suspendan las medidas preventivas y que preparen el rastreador porque se embarcará en él. Invita también a los ministros. Poco después parten.
Mientras tanto las tropas de Campo de Mayo llegan a la avenida Gral. Paz y de allí se desplazan hacia el río.
Las de Ciudadela y Liniers entran por la calle Rivadavia; las del Arsenal circundan el Departamento de Policía (que tiene orden de no hacer fuego contra el ejército).
Rawson manda al coronel Mendoza, para que Martínez, jefe de la policía, le entregue su cargo y divida sus tropas en dos columnas, una que marchara por la avenida Alvear y otra por Cabildo. Pero al enfrentarse la Escuela de Artillería y la Escuela de Mecánica, se produce un inesperado combate con un saldo de 70 víctimas. La marcha siguió, al medio día, la columna revolucionaria llegó al viejo Tiro Federal.
Desguarnecida la policía, la plaza de Mayo es un hormiguero de gente.
Un grupo de comunistas intentan incendiar las publicaciones nacionalistas que difunden los jóvenes de la Alianza, y destruyen los ómnibus de la Corporación de Transporte.
Rawson entra a las 15 a la Casa de Gobierno, que acaba de abandonar Castillo. Llegan los jefes de Campo de Mayo, el liberado Ramírez y el primer escalón del GOU. Se ha tomado el Ministerio de Marina. Rawson nombra a González secretario de la presidencia.
Ha llegado la hora del trabajo: Farrell irá a la comandancia de Palermo, con Perón, Eyzaguirre, al Segundo Regimiento y Ducó al Tercero. Todos son hombres del GOU.
Castillo, embarcado en el Drummond vuelve, y atraca en el Río de la Plata, donde lo esperaba Mason, en representación de Rawson, y un grupo de oficiales. A estos les había avisado la Marina, ya que no le era leal a Castillo. El Gral. Quiere conminarlo a que cumpla una formalidad que los militares entienden necesaria: que entregue la renuncia del cargo.
Castillo sonríe y los acompaña al Regimiento nº 7. Pregunta si debe dirigirla al Congreso; le dicen que ha sido disuelto, entonces no la dirige a nadie y traza dos líneas que entrega a Mason. El Gral. Le informa que está en libertad y puede disponer de su persona. Trece años atrás, en ese mismo cuartel, firmó Yrigoyen su renuncia. Castillo va a su residencia donde recoge sus cosas y su familia. No hubo necesidad de designar a un presidente, Rawson entró al despacho y tomó asiento en el sillón presidencial. Nombra presidente a Sabá Suyro, su compañero de conspiración, y en el ministerio de Marina a Benito Sueyro. Dos días después asume Ramírez a la presidencia.


¿Qué pasó después?

En octubre de ese año Ramírez, por presiones de sus compañeros de armas, nombró vicepresidente al Gral. Edelmiro Farrell. En febrero de 1944 Ramírez solicitó licencia y días después renunció. Farrell asumió la presidencia y el 10 de marzo, designó vicepresidente de la Nación al Coronel Perón. Al promediar el año 1945 el gobierno surgido del golpe militar dos a los antes se encontraba desprestigiado. Los partidos políticos disueltos por decreto, estaban en realidad activos. Las críticas acusaban al gobierno de nazi-fascista y la situación europea mostraba la derrota de los sistemas totalitaristas. Sin embargo Juan D. Perón, un militar que había desarrollado una intensa actividad en la Secretaría de Trabajo y de Previsión, despertaba la simpatía de amplios sectores. Esa popularidad de Perón le creó enemigos dentro del Ejército, quienes presionaron al Gral. Farrell para que lo destituyeran. El 13 de octubre Perón fue detenido y enviado a la Isla Martín García. La huelga general decretada por la Confederación General del Trabajo y una enorme concentración realizada el 17 de octubre de 1945, evidenciaron el consenso que Perón había logrado en los sectores obreros.
Juan Domingo Perón asumió la presidencia de la Nación el 4 de junio de 1946, retornándose así a la normalización institucional.


El ’45 un año decisivo, la aparición de Perón

El año 1945, junto con el fin de la Segunda Guerra Mundial, marcó el nacimiento de un mundo nuevo. La Argentina compartió estos cambios universales, pero también ofreció algo profundamente original: un movimiento social que aún desconcierta a los expertos. Nacido en circunstancias singulares, el peronismo aglutina por primera vez las fuerzas sindicales con las políticas e instaura la figura de un líder como cabeza de transformación.
Apenas dos meses después de que el gobierno argentino hubiera declarado la guerra a las potencias del Eje, el conflicto había terminado con la rendición del Tercer Reich. En el escenario del Pacífico quedaba el Japón, cuya derrota definitiva tendría lugar poco tiempo después. La Argentina, entretanto, se enfrentaba con las debilidades del gobierno militar instalado el 4 de junio de 1943. Basado en principios indudablemente nacionalistas, sin embargo había tenido que ceder a la presión de los Estados Unidos y abandonar la neutralidad para evitar el aislamiento definitivo.


¿Quien era Perón?

economia
Foto: Juan Domingo Perón

Pocos meses después del golpe de Estado del 4 de junio, un coronel de cuarenta y siete años había saltado de la jefatura de la Secretaria del Ministerio de Guerra a la Dirección Nacional de Trabajo. Su nombre no resultaba desconocido: en marzo había firmado el acta de construcción del GOU y el 3 de junio había redactado la proclama del movimiento revolucionario.
A comienzos de 1944 cuando Ramírez es desplazado por el general Farrell, amigo de Perón, éste pasa a ocupar el Ministerio de Guerra. En junio se lo designa vicepresidente del gobierno de facto.
La concentración de poder que ha logrado Perón en un año resulta sorprendentemente: el control de las org. Gremiales, el del Ejército y la posibilidad de relevara Farrell.
Los orígenes del peronismo
En un clima social de gran descontento y con una opinión publica agitada por la segunda guerra mundial se produjo el golpe militar de 1943. esta intervención militar que destituyo al presidente Castillo contó con el apoyo del sector heterogéneo: nacionalistas, proaliados, germanófilos, liberales, radicales y conservadores. La expectativa era que el nuevo gobierno pusiera fin al fraude electoral y, en el plano internacional, se apartara de la política de neutralidad.
El golpe militar fue gestado por una logia denominada el GOU (Grupo de Oficiales Unidos) liderados por el entonces coronel Juan Perón, el que fue designado director del Departamento Nacional del Trabajo, institución desde la cual el gobierno abandono su política antiobrera, iniciando un acercamiento al movimiento de los trabajadores. Perón avanzo en la promulgación de una legislación social y sindical que transformo la posición de los trabajadores frente a sus empleadores y permitió un mejoramiento de sus condiciones de vida.
• La ley de despidos, que establecía que todo trabajador tenia derecho a percibir una indemnización en caso de ser despedid sin causa.
• El establecimiento del seguro social y la jubilación.
• El estatuto del peatón, que mejoro las condiciones de vida de los trabajadores rurales
• La fijación de mejoras saláriales y el establecimiento del aguinaldo.
• Se garantizo el cumplimiento de leyes ya sancionadas pero no cumplidas como es sábado ingles y vacaciones pagas.
La política social impulsada por pero produjo la polarización social: de un lado se concentraron los opositores activos a Perón - empresarios, universitarios, la clase media y la casi totalidad de los partidos políticos - los que se coaligaron alrededor del embajador de los estados unidos, Braden, quien apoyaba a la oposición antifascista.



La estrategia política de Perón

Los años 1944 y 1945 son decisivos en la carrera de Perón. Perón contaba en su accionar con firmes bastiones. En primer lugar, la radio. Fue manejada a su antojo por el secretario de Trabajó, Ministro de Guerra y vicepresidente de la Nación. En segundo lugar la secretaria misma, cuyas delegaciones en todo el país constituían una red de apoyo a su política. Y en tercer lugar, el propio Perón logro en pocos meses entrenarse como conductor, sobre todo a través de sus discursos.

Las elecciones del ‘46

El 17 de octubre, una jornada en la que el pueblo demostró su capacidad de presión, permitió a Perón impulsar desde el gobierno los preparativos para las elecciones y promover su propia candidatura. Los tiempos se aceleraron: la convención nacional del partido radical eligió la formula Tamborini-Mosca, apoyada por la Unión Democrática, formada por radicales, socialistas, comunistas y demócratas progresistas. El candidato antipersonalista prometió ser el “presidente de la Constitución”, y nadie parecía prestar atención a la candidatura del coronel Perón. Las elecciones se realizaron el 24 de febrero de 1946, con todos los requisitos provistos por la Ley Sáenz-Peña, y la victoria de Perón fue inesperada. La formula Perón-Quijano superó en 266.706 votos a los 1.211.666 obtenidos por los candidatos de la Unión Democrática.
La victoria dio al incipiente movimiento el control de la Capital y de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Mendoza, Salta, San Juan, La Rioja, Jujuy, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Santa Fe y Entre Ríos.
Se planteó entonces la necesidad de unificar las tendencias en un denominador común. De esta manera surgió, no sin algunas escaramuzas y amenazas de crisis, en 1947, el Partido Peronista, que aglutinó bajo la forma de alianza al sector obrero y al sector político. Luego de este paso comenzó a afianzarse el Estado peronista, para el cual la conducción de Perón resultaba una pieza clave. Por ello, hacia fines de 1947 circulo la idea de una reforma constitucional, basada en la idea de la reelección, ya que el mandato del presidente terminaba en 1952. La constitución se reformó, fue sancionada el 11 de marzo de 1949 y corono los primeros tres años del gobierno, que determinaron un fuerte ascenso del peronismo. Pero la conspiración acechaba y saldría del mismo cuerpo que había gestado al líder: las Fuerzas Armadas. Principalmente en la Marina, latía una sorda resistencia a este poder que amenazaba a enquistarse en la cúpula. Y la alarma creció increíblemente cuando Eva Perón (Mujer de Juan D. Perón) se convirtió en una jefa del movimiento tan importante como su creador.


El gobierno de Perón

Al asumir la presidencia Perón elaboró un Plan Quinquenal que intentó transformar la estructura económica del país fomentando la industria y estimulando el mercado interno. Paralelamente, el estado peronista emprendía una importante política de estatizaciones acorde con una corriente mundial en ese sentido. Pese a las buenas intenciones, el peronismo no logró transformar a la industria en la principal fuente de ingresos del estado, cuyas divisas seguían proviniendo de la exportación de granos y carnes. Una difícil situación internacional, con mercados cerrados, el fuerte boicot norteamericano contra nuestro país y dos malas cosechas consecutivas obligaron a Perón a replantear su política económica. En 1949, promediando su primera presidencia, Perón convocó a elecciones para una Asamblea Constituyente. El amplio triunfo peronista permitía incluir en el texto de la constitución la posibilidad de la reelección del presidente y los derechos del trabajador.
La triunfal reelección y el fin de su gobierno

Se establecieron también los derechos del estado sobre las fuentes de energía y el fomento de la intervención estatal en la economía. Esta reforma, junto con la Ley de Voto Femenino, sancionada gracias al impulso de Evita, llevarían en 1951 a Perón a un amplio triunfo electoral y a un segundo período de gobierno.

El Segundo Plan Quinquenal planteaba volver a una economía más tradicional y la aplicación de ajustes en los salarios y las políticas sociales. Las bases del modelo peronista comenzaban a tambalear y se produjo un acercamiento con los EEUU materializado en el polémico contrato petrolero firmado con la Standard Oil de California, que contradecía gran parte de los principios doctrinarios peronistas y daba enormes ventajas a la compañía norteamericana.
El peronismo tuvo ciertas características autoritarias y personalistas que irritaban a la oposición. Durante gran parte del gobierno de Perón fue muy difícil poder expresar ideas opositoras con libertad. La mayoría de los medios de comunicación estaban en manos del estado y los restantes sufrían permanentes clausuras. En las universidades, los estudiantes protestaban por el bajo nivel educativo y la importante presencia de profesores de tendencias fascistas. Líderes como el radical Ricardo Balbín y el Socialista Alfredo Palacios sufrieron la cárcel y el exilio.
La crisis desatada en 1952, coincidentemente con la muerte de Eva Perón, debilitó notablemente al modelo peronista y le fue restando apoyos.
En 1954, estalló el conflicto con la Iglesia Argentina cuando ésta decidió apoyar a un partido Demócrata Cristiano, siguiendo las orientaciones mundiales del Vaticano. Perón se ofendió porque consideraba a su partido democrático y cristiano, y no veía la necesidad de crear otro. De aquí en más las pasiones se desataron. Perón sancionó una Ley de Divorcio, legalizó los prostíbulos y suprimió la obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las escuelas. La Iglesia encabezó la oposición y, el 11 de junio de 1955, la tradicional procesión de Corpus Christi se transformó en una multitudinaria manifestación antiperonista. El descontento eclesiástico alentó la disconformidad militar y comenzó a prepararse un nuevo golpe cívico militar.
El primer intento golpista se concretaría el 16 de junio con el bombardeo de la Plaza de Mayo por parte de la Marina con el objetivo de matar a Perón. La acción causó más de trescientos muertos. Por la noche, grupos de peronistas quemaron en represalia las principales Iglesias de la Capital. Perón intentó parar la ola de violencia pero ya era tarde. El 16 de septiembre las fuerzas armadas tomaron el poder expulsando a Perón quien finalmente marcharía al exilio por 18 años.




El voto femenino

La llamada Ley Sáenz Peña, que en 1912 había instaurado en el país el voto secreto, obligatorio y supuestamente universal las había dejado afuera y había circunscripto sólo a los hombres el acceso a los derechos políticos. Recién 35 años después, el 9 de septiembre de 1947, durante el primer gobierno peronista, el Congreso Nacional sancionó la Ley 13.010, que incluyó a las mujeres en el voto obligatorio y que también les abrió las puertas a la posibilidad de ser candidatas y de ser elegidas por el pueblo.
De hecho, merced a esta ley, Eva Perón, quien fuera la principal promotora de su aprobación parlamentaria, sería hasta su histórico renunciamiento la compañera de fórmula de Juan Domingo Perón en las primeras elecciones a nivel nacional con la participación de mujeres, el 11 de noviembre de 1951. De todos modos, las banderas feministas por la igualdad de derechos y la inclusión política habían sido levantadas en el país ya desde principios de siglo, e incluso hasta 1942 más de una decena de proyectos de ley habían danzado sin éxito por los despachos parlamentarios. Uno de los hitos más sobresalientes de esa pelea fue un simulacro de votación femenina que las mujeres lograron realizar en 1920 en la ciudad de Buenos Aires, con la participación de 4 mil porteñas que fueron el hazmerreír de los compadritos de esos años.
La socialista Alicia Moreau de Justo, la radical Elvira Rawson, y la independiente Julieta Lanteri fueron íconos de la lucha por los derechos políticos de la mujer.
Incluso, según consta en el libro "Julieta Lanteri. La Pasión de una mujer", de la historiadora y periodista Araceli Bellota, esta transgresora y luchadora, que se graduó como médica, formó su propia agrupación, el Partido Feminista Nacional, y se postuló como candidata a diputada nacional en 1919. Pero esa no fue su primera conquista: siempre volcando a su favor los recovecos de la ley y poniendo en un brete a la Justicia, el 23 de noviembre de 1911, Lanteri logró que la habilitaran para votar en las elecciones de concejales. Así, 40 años antes de que fuera una realidad el voto femenino en Argentina, Lanteri se convirtió en la primera mujer en entrar a un cuarto oscuro en el país y, para algunos historiadores, también en Latinoamérica.





Bibliografía

El golpe de estado de 1930: elhistoriador.com.ar, autora: Prof. Romina Soledad Bada
La politica: Manual de Cs. Sociales, 205.
Luna Félix, Historia integral de la Argentina, La Nación, 902-906.
Gustavo Gabriel Levene, Historia de los presidentes argentinos, Seg. Parte.

Economía durante la crisis de 1930: Manual de Cs. Sociales, 205.

El gobierno del Gral. Justo: Luna Félix, Historia integral de la Argentina, La Nación, 936.
elhistoriador.com.ar, autor: Gustavo G. Levene.

El gobierno de Ortiz: Félix, Historia integral de la Argentina, La Nación, 937-948

Castillo y el golpe militar: Luna Félix, Historia int. de la Argentina, La Nación, 949
Historia Argentina. Lucas J. Luchel (otros). Editorial Santillana. Bs. As. Febrero de 1.995.
Historia: La Argentina del Siglo XX. María E. Alonso (otros). Editorial Aique. Bs. As. Agosto de 1.997.

El ’45 un año decisivo: Luna Félix, Historia int. de la Argentina, La Nación, 1009-1020
El gobierno de Perón: elhistoriador.com.ar
El voto femenino: Articulo de 26noticias.com.ar



Bueno eso es todo espero que les haya servido de algo , gaste mucho tiempo haciendolo 2 semanas aproximadamente (aclaro que yo hice este trabajo para el colegio)

Saludos, comenten por el esfuerzo aunque sea

Comentarios Destacados

@Katapelta +5
Argentina

esta foto es de como eran los soldados argentinos en el 30, re alemanes

27 comentarios - la Argentina entre 1930 y 1955

@Cualpo +1
muy bueno!! van +5
@mispiesdefuego +3
CON ESTA FOTO LA PIFIASTE FEO: CÓMO QUE YRIGOYEN Y JUSTO, LOCO?
historia
@chevy_racing
gracias viejo, yo tambien lo necesito para el colegio, y gracias a vos ya tengo la info xD, te dejo 10
@Knotlus +1
mierda muy largo loko me da paja leer pero we buen post por lo menos
@Katapelta +5
Argentina

esta foto es de como eran los soldados argentinos en el 30, re alemanes
@Bebe_Proveta +2
muy bueno, esta muy breve para mi pero esta muy bien explicado.
Aunque,economicamente en esa epoca eramos un pais rico y avanzado, el más en todo Sudamerica. Los golpes de Estados fueron todos apoyados por los Estados Unidos.
@ezeegn -2
flaco subi por que se produjo el golpe de 1945
@mmaaxxii_dc +2
Hola necesitaba saber como cambio la sociedad en 1930.. SI me decis muchas gracias! muy Bueno! el Post!! me sirvio +10
@cod999 +4
me sirve para un trabajo xddd graciassss
@dmxc19 +3
grosoooo ahora tengo q leer la put@ madre pero buenoo excelente post.... vieja de mierda lo q tengo q hacer ! XD +10
@diego_la12_bocajrs +4
dmxc19 dijo:grosoooo ahora tengo q leer la put@ madre pero buenoo excelente post.... vieja de mierda lo q tengo q hacer ! XD +10

tamos en la misma jaja
buen post
@luisttein +2
+ 10 con este resumen aprobé historia argentina 1 de la facu! e.e te debo un cajón de cervezaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!
@Santi77R +1
Te mandaste un resumen de aquellos.
@jordaniru12
genial! te deje 5! te sigo, me vendria bien las etapas posteriores hasta finales del neoliberalismo...
@xjuanpox
Gracias me sirvio para la facu

+10
@leo_7150
te deje mas 10 por lo de la crisis del 29 que lo precisaba muchas gracias cambiate la foto que esta errada!!!
@maximilianocoll +1
Katapelta dijo:1930-1955

esta foto es de como eran los soldados argentinos en el 30, re alemanes

si los soldados en esa epoca eran entrenados con pensamiento aleman se podria decir justamente estuvimos cerca de declararle la guerra a inglaterra junto con alemania
@GazRock
buen post, me sirvió muchísimo +10
pero fijate el error de "tuvo" que está escrito con 'B'