El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Christian Grey? Quien te conoce papá!

Christian Grey? Quien te conoce papá!


Top de Literatura Erótica:


A no ser que hayas vivido aislado de la realidad sabrás perfectamente cuál ha sido el bombazo literario de los últimos tiempos. Sabrás quién es Anastasia Steele, la recatada virgen universitaria que se rinde a los placeres del bondage, el sadomaso y los azotes que le propina el apuesto y enigmático multimillonario Christian Grey. La trilogía en torno a Cincuenta sombras de Grey no sólo ha encendido el imaginario sexual de millones de lectores y enfurecido por igual a la crítica literaria; el fenómeno arrasa en ventas y su autora Erika Leonard James se ha convertido en la más vendida de la historia en la web británica de Amazon.

Millones de mujeres eligieron sumergirse en una historia cuyo foco está puesto en la experiencia erótica de la mujer. Pero la literatura erótica no es, sin embargo, una novedad, los libros han sido un vehículo para canalizar pasiones mucho antes de que las mujeres pudieran ponerse un par de pantalones en público. Entonces, es una buena oportunidad para retomar esos libros que nos deleitaron con la exuberancia de los placeres carnales, aún en tiempos en los que el sexo no se manifestaba en otro lado que no fuera la cama.

Literatura


Cartas de amor a Nora Barnacle, de James Joyce


libro


El afamado irlandés James Joyce fue uno de los escritores más influyentes del siglo XX; su obra literaria suele ser un referente obligado cuando se habla del llamado modernismo anglosajón. Más allá de las obras mundialmente conocidas como Ulysses, también mantuvo una relación epistolar con su esposa Nora Barnacle. En esas cartas el autor muestra su lado erótico con palabras altamente explícitas, llenas de complicidad con su amada, con una fuerte carga de lujuria y perversión que hizo que sus descendientes las mantuvieran ocultas hasta hace pocos años.

Erótica Mix: cuatro historias de sexo y música, de Pep Blay


grey


Como bien lo dice el título de esta obra, el libro se divide en cuatro historias cuyo eje es la música. Las que Pep Blay desarrolla de forma inmejorable y que van desde lo romántico a lo policiaco, con el factor en común del deseo que se mueve al ritmo de las más diversas canciones, desde David Bowie, Édith Piaf, Vivaldi hasta Leonard Cohen.

Lolita, de Vladimir Nabokov


seller


Este clásico de la literatura erótica, obra del escritor ruso Vladimir Nabokov, continúa siendo uno de los títulos más representativos del género desde que se publicó por vez primera en 1955. Esta novela trata el escabroso tema de la atracción que puede llegar a sentir un hombre mayor por una mujer joven, específicamente una niña de 12 años.

El sexo sentido, de Tania Llasera


lopezound


En este libro, la autora vuelve al lector cómplice de sus propias vivencias y, al mismo tiempo, es capaz de ofrecer con desenfando y amenidad ciertos consejos para enriquecer la vida sexual. Escrito de forma sencilla, Tania Llasera se muestra franca al momento de relatar sus propias experiencias siempre con un sentido lúdico.

Diario de una ninfómana, de Valérie Tasso


Christian Grey? Quien te conoce papá!


Escrito de forma autobiográfica, en este libro Valérie Tasso narra sus experiencias sexuales como mujer exitosa en el mundo empresarial, a la vez que se replantea a sí misma y al lector los distintos tabúes de los que la sociedad ha llenado a la sexualidad, así como los arquetipos y convencionalismos tan redundantes y arcaicos que, sin embargo, continúan vigentes hasta hoy.

Las edades de Lulú, de Almudena Grandes


Literatura


En 1989 este libro ganó el premio Sonrisa vertical, reconocimiento al que se hacen acreedores los mejores trabajos de literatura erótica de habla hispana. Lulú, la protagonista de la novela, de 15 años de edad, se involucra en una relación erótica con un profesor de universidad. Tras varios años en que ella continúa alimentando su atracción por él, al cumplir los 30 comienza a involucrarse en nuevas relaciones que la llevan a experimentar distintas facetas de su sexualidad.

Las once mil vergas, de Guillaume Apollinaire


libro


En su momento, este libro fue publicado de forma anónima bajo la sugestiva advertencia de ser más fuerte que el Marqués de Sade. El protagonista de esta novela, un príncipe sumamente libertino, emprende un recorrido que lo llevará de Rumania a París enmarcado por la perversión, los vicios y las prácticas sexuales más escandalosas.

El amante de Lady Chatterley, de D.H. Lawrence


grey


Novela publicada en 1928 que debido a su trama sexualmente explícita logró ser censurada (hasta 1960). Abordados de manera romántica, el autor explora los temas de la infidelidad y el amor. La protagonista está casada con un hombre de clase alta quien sufre de paraplejia, por lo que ella comienza un romance con una persona de una clase social menos favorecida.

Una joyita que transgredió los límites impuestos por las clases sociales y anticipó la liberación sexual femenina en una época en la que las polleras no dejaban ver los tobillos.

Historia de O, de Pauline Réage


seller


Anne Desclos, quien para publicarla en 1954 utilizó el pseudónimo Pauline Réage la escribió para impresionar y reconquistar a su amante Jean Paulhan, quien le aseguró que las mujeres nunca podrían escribir literatura erótica del calibre del Marqués de Sade. Este libro es la clara prueba de que el señor estaba equivocado.

La novela narra la historia de una fotógrafa quien para satisfacer a su amante acepta ser llevada a un castillo para ser iniciada en un ritual de esclavitud y sumisión sexual. Multiplicó su fama gracias a la película que se estrenó en los setenta.

Corre conejo, de John Updike


lopezound


Es una fábula situada en la década de 1960, en Estados Unidos, el protagonista es el conejo Harry que cierto día decide dejar atrás la vida que lleva (lo cual incluye trabajo y familia) para ir en busca de algo que le haga sentirse vivo, aunque ese algo sea una verdadera incógnita. Humor, diversión y sexo, este libro explora a la sociedad norteamericana de la época.

Las relaciones peligrosas, de Pierre Choderlos de Laclos


Christian Grey? Quien te conoce papá!


Publicada en 1782, sigue siendo la novela epistolar por excelencia cuando de traiciones eróticas se trata. Fue llevada al cine por Glenn Close y John Malcovich en una película tan exquisita como lo es el libro.

La marquesa de Merteuil es una viuda depravada que sabe encubrir su mala conducta; ha mantenido relaciones de amistad con el vizconde de Valmont, su ex amante, seductor de profesión. Para vengarse de otro antiguo amante que se prepara a casarse con una joven apenas salida del colegio, la señorita Cécile de Volanges, y que anticipadamente se alaba de quedar inmune de desgracias conyugales, la Marquesa incita a Valmont a seducir a la jovencita.

Trópico de Cancer, de Henry Miller


Literatura


Publicada en 1931, su narrador exhibe crudamente sus experiencias sexuales en la París bohemia de la entreguerra. El libro se sometió numerosas veces a un tribunal de obscenidad en los Estados Unidos, pero eso no impidió que se convirtiera en un hito de la novela de principios de siglo.

Venus de Delta, de Anaïs Nin


libro


Se trata de una serie de cuentos que fueron escritos alrededor de 1940 pero publicados póstumamente en 1978. La literatura erótica le debe mucho a Anaïs Nin (1903-1977), amante de Henry Miller e hija del pianista y compositor español Joaquín Nin. Compañera de batallas de los surrealistas, sus relatos te permitirán hacerte una idea de cómo era el sentimiento antiburgués que se vivía en el París de entreguerras, ahondando en tabús de otros tiempos como el lesbianismo o el adulterio

Claudine en la escuela, de Sidonie Gabrielle Colette


grey


Esta escritora y periodista regaló a los lectores una de las mejores series de la erótica literaria: Claudine. Azotes entre colegialas, profesoras que flirtean con alumnas y amantes desesperados. Claudine en la escuela desentraña el libertinaje de principios del siglo XX (se escribió en 1900) y su protagonista acompañaría a Colette paralelamente durante su vida. Lástima que en un principio la firma se la (auto)atribuyese uno de sus maridos, Willy.

Miedo a volar, de Erica Jong


seller


publicado en 1973. Una crónica sobre amor, sexo y mentiras contada por Isadora, su protagonista. Un excelente retrato de los deseos, satisfechos e insatisfechos, de la mujer contemporánea.

Cómeme, de Linda Jaivin


lopezound


Cuatro amigas se reúnen para intercambiar experiencias sobre sus conquistas amorosas y sus fantasías sexuales. Julia es una fotógrafa obseionada por los chicos jóvenes; Helen es profesora de ideología feminista con deseos inconfesables; Chantal es editora de una revista de moda, con tendencia a dejarse seducir por nuevas experiencias y Philippa, una escritora que oculta su lesbianismo y sus tendencias sadomasoquistas.

El Libro de Jade, de Lena Valenti


Christian Grey? Quien te conoce papá!


Si existe la encarnación española de E. L. James, pasada por tintes vampíricos y sobrenaturales, es Lena Valenti. Mientras la británica popularizó sus inicios con adaptaciones eróticas de Crepúsculo, esta autora barcelonesa esta alzándose como el fenómeno literario del panorama patrio con romances basados en mitología escandinava. Las escenas subidas de tono con vampiros y hombres lobo (Vanirios y Bersekers) triunfan entre una red de seguidores hiperactiva. Cada año se organiza una fiesta anual en torno a la saga Vanir (Valenti ha publicado cinco de las diez novelas que la conforman), hay juegos de rol comercializados, una línea de tatuajes, merchandising e incluso una bebida oficial.

Lace, de Shirley Conran


Literatura


“¿Cuál de vosotras tres zorras es mi madre?”. Poco antes de convertirse en la dulce coprotagonista de Gremlins, Phoebe Cates entonó una de las mejores frases de la televisión barroca de los ochenta, aquella en la que los cardados y las hombreras estratosféricas eran uniforme oficial del tubo catódico. Emitida por Telecinco en los 90 como Lazos Secretos, la mini serie estaba basada en la novela de Shirley Conran, un superventas que rompió moldes 30 años antes de que Cincuenta Sombras de Grey acaparase titulares. Publicitada como “el libro que toda madre escondería a su hija”, la historia narra cómo una actriz del porno, abandonada al nacer, reúne a tres amigas para averiguar cuál de ellas es su progenitora. Imprescindible

El rapto de la bella durmiente, de Anne Rice


libro


Anne Rice no sólo ha escrito historias de vampiros. En los 80, bajo pseudónimo, ideó una trilogía erótica sobre la Bella Durmiente que ríete tú de Walt Disney. “Las mujeres tienen el mismo derecho a la pornografía que los hombres, y estoy hablando de pornografía literaria, literatura erótica. Si una mujer quiere ser abordada por un pirata, está en su derecho”, explicó al New York Times hace unas semanas, ahora que el tirón de E. L. James ha propiciado la reedición de su trabajo. Firmes creyentes del “y comieron perdices”, abstenerse. Aquí el Príncipe esclaviza sexualmente a una Bella que ya despierta desnuda de su hechizo.

Por siempre Ámbar, de Kathleen Winsor


grey


Tal y como ocurre con E. L. James, la estadounidense Kathleen Winsor (1919-2003) fue ridiculizada por la crítica y venerada por el público. He aquí 972 páginas que desgranan el libertinaje sexual que se vivió en la corte del rey Carlos II de Inglaterra durante el siglo XVII. Beneficiada por la polémica que generó, Por siempre Ámbar estuvo prohibida en 14 estados en los años cuarenta. El fiscal general de Massachussets justificó el veto alegando las 70 referencias a encuentros sexuales, 39 embarazos ilegítimos y los siete abortos que aparecían en sus páginas y la Iglesia Católica tildó al libro de “indecente”. Las aventuras sexuales de la huérfana Ámbar, una heroína disfuncional para los cánones de la época, fueron edulcoradas en su adaptación a la gran pantalla en 1947, pero propició que Amber fuese uno de los nombres más populares en EEUU durante la segunda mitad del siglo XX.

seller


Si les gusta la fotografía y la pintura no dejen de pasar por mi pagina en Facebook

lopezound


Christian Grey? Quien te conoce papá!

Comentarios Destacados

Zahlen225 +5
Yo conozco otra Grey...
lopezound +1
la estas invocando, hace mucho que no anda por Taringa, la dejaron de lado por nenitas como Chloe o la de Walking Dead

6 comentarios - Christian Grey? Quien te conoce papá!

Zahlen225 +5
Yo conozco otra Grey...
lopezound +1
la estas invocando, hace mucho que no anda por Taringa, la dejaron de lado por nenitas como Chloe o la de Walking Dead
opk0de +2
me llaman poderosamente la a atención los lectores de este género, y no tanto los libros.

Los libros de este grey son malos , que ni siquiera llegan a mediocres.
Th3_0taKu-_-_- +1
Este post me hace acordar cuando yo le dije a una amiga (que lee este tipo de cosas) : ¡¡¡PORQUE MEJOR NO TE VES UNA PORNO!!!
ahi fue cuando me revelo su secreto , resulta que tambien lo ve pero le da verguenza hablar de eso con otras personas
Desde ese dia se volvio mi mejor amiga ; y me di cuenta que muchas mujeres son fanaticas de estas cosas, pero en secreto.
Th3_0taKu-_-_-
Por ultimo antes de leerse alguna novela distopica moderna, le recomendaria que se lean: Battle Royale, 1984, El Señor de las Moscas, Rebelión en la granja, Fahrenheit 451, Un Mundo Feliz y La Naranja Mecanica.
lopezound +1
@Th3_0taKu-_-_- olvidate! te dicen, "me gusta leer" y a vos se te cambia la cara como si hubieras descubierto la pólvora, acto seguido les preguntas que leen y te contestan: crepúsculo, grey, divergente... las queres matar, de ultima prefiero que me diga que lee frases de Cortazar y Sabines que se van al carajo... Bukowsky de ultima
ojo! hace unas semanas conocí una mina que le gusta leer a Katzenbach (creo que se escribe así) me encanto!, pero tenia 16 años, así que todo quedo ahí, yo te
Th3_0taKu-_-_-
@lopezound Coincido contigo sobre todo eso y por cierto solo escuchaba el nombre de John Katzenbach por varios lados pero nunca tuve la oportunidad de leerlo, ahora que me hiciste acordarlo, me lo voy a leer.
Gracias por una buena conversación, talvez te agrege a mi Facebook