El envoltorio decía "muñeca" y fue transportado por una empresa de mensajería. Investigan quién pagó, porque la factura estaba a nombre de la víctima

La policía japonesa está investigando un misterioso caso de una mujer que estaba desaparecida y apareció muerta en Tokio adentro de un paquete enviado por correo y facturado a su nombre, informan hoy los medios locales. La víctima, una enfermera de 29 años identificada como Rika Okada, había desaparecido el 21 de marzo pasado en Osaka, sur del país asiático. Su cuerpo fue hallado la semana pasada en el interior de un paquete de dos metros de longitud ubicado en un depósito de alquiler en Hachioji, a unos 40 kilómetros al oeste de la capital nipona. El paquete llevaba inscrita la palabra "muñeca" y fue transportado por una empresa de mensajería que facturó el envío de más de 400 kilómetros a nombre de la propia víctima. El alquiler del almacén donde apareció el cadáver también fue contratado con la tarjeta de crédito de Okada. Los forenses encontraron más de una docena de heridas por arma blanca en el cadáver, aunque no había signos de un intento de defensa en puños o brazos, según el diario local Asahi. La investigación se centra ahora en rastrear la actividad con la tarjeta de crédito de la víctima, después de comprobar cargos recientes de más de un millón de yenes (unos 7.200 euros). La tarjeta habría sido utilizada en el aeropuerto de Haneda (Tokio) el pasado día 3 para adquirir un billete con destino a Shanghai (China), afirmaron fuentes del caso, mientras que los medios locales apuntan que el pasaporte de la víctima fue usado por otra mujer para salir del país. Justo antes de su desaparición, Okada dejó en su perfil de Facebook un comentario donde anunciaba que se iba a reunir con una "vieja amiga" a la que no había visto desde hace una década