Death Metal de Luto: Slipknot una esperanza desvanecida

Slipknot


All Hope Is Gone fue el título del último lanzamiento de Slipknot, uno que se remonta a hace seis años cuando todavía no se conocía el sombrío futuro para una banda que sufriría la muerte de uno de sus fundadores, Paul Gray, y el tumultuoso despido del baterista Joey Jordison, pieza clave del conjunto.

Todo sabe peor por la forma en que se desenvolvieron los eventos. Primero no hay peor noticia que la muerte de una persona y si a eso se suma que fue a causa de sobre exposición a las drogas es realmente devastador. El adiós de Paul Gray tuvo un fuerte impacto mental y emocional en sus amigos de Slipknot, quienes se tomaron su tiempo para asimilar la situación, rendir luto y recuperar la sanidad antes de pensar en continuar su siguiente proyecto.



futuro

El segundo punto importante fue el desgaste que se produjo del eterno conflicto Corey Taylor - Joey Jordison, originado por el nuevo papel prioritario que empezó a jugar Stone Sour en la vida del vocalista. Era común que varios de los integrantes de Slipknot participaran en proyectos alternos mientras la banda estaba en reposo, pero cuando era tiempo de comenzar a preparar nuevo material se entendía que todos centrarían su atención en ello.

El proceso natural de escritura de la banda era que Joey Jordison iba almacenando demos de canciones con ritmos de guitarra y batería, estructuraba el esqueleto junto a algún otro integrante y, para cuando todos se juntaran, ya se tenía ideas a desarrollar. Según información de diversas entrevistas, Jordison tenía demasiado material escrito y la banda estaba dispuesta a reunirse, con excepción de Corey Taylor, quien cuestionaba si valía la pena continuar con la banda tras la partida de Gray.

esperanza

Jordison perdió la paciencia y formó una banda conocida como Scar the Martyr; cabe decir que no tuvo mucho éxito y al volver a contactar a la banda revivió conflictos con Taylor. Se tiene poca información de los hechos durante este tiempo pero el 12 de diciembre se publicó en el sitio oficial de Slipknot la partida de Jordison citando razones personales. El primero de enero a través de un post en su página de Facebook, Jordison respondió explícitamente que él no dejó Slipknot con el siguiente mensaje “I want to make it very clear I DID NOT QUIT SLIPKNOT”. Dijo sentirse impactado ante la noticia pero que debía mantenerse en silencio por el momento.

Las cosas no cobrarán sentido hasta que no se esclarezca la situación por ambas partes. Ahora la banda se siente sin esperanza, y en el probable caso de que decidan continuar con el nombre sin la participación de Joey Jordison, será imposible ver el logo y escuchar la música con la misma percepción; simplemente nada será igual.


desvanecida

Este es un triste despido para un grupo que tenía todas las credenciales para seguir componiendo música de calidad, y más en un género que padece de pocas figuras relevantes e identificables mundialmente. Lo último que necesitaba el metal era perder el mayor portavoz que ha tenido desde la desaparición de Pantera, ya que Slipknot engendró nuevas generaciones de metaleros de forma masiva, tenían una calidad técnica exquisita y posicionaron el género en importantes festivales internacionales. No hay mayor publicidad para el metal que tener a una banda seria, pesada y dotada dejándose la piel con grandes presentaciones en cada rincón del mundo, y esparciendo a las masas las virtudes del caos y la distorsión.

Su decaimiento es una pérdida para todos los fanáticos del metal y nos lleva a cuestionar en donde está parado este género en la actualidad. ¿Qué más hay fuera de los históricos actos como Black Sabbath, Metallica, Iron Maiden, Slayer o Megadeth? Seguro existen buenas bandas pero no lo suficientemente grandes para portar el estandarte que pronto dejarán de cargar estos titanes.



Death Metal de Luto: Slipknot una esperanza desvanecida