LA CONSPIRACIÓN CONTRA HITLER : LA RESISTENCIA MILITAR AL NAZISMO

¿Porqué los generales alemanes de la Segunda Guerra Mundial eligieron ser conducidos a la destrucción por Adolf Hitler, en vez de destituírlo y someterlo a juicio por sus crímenes ? . No tiene una respuesta única; pero una razón importante fue que hubiera constituído un claro acto de traición ya que juraron lealtad total su führer (en agosto de 1934, al anunciarse el nuevo papel combinado de Hitler como Führer y Canciller del Reich, todos los oficiales hicieron el fatídico juramento de lealtad a su amo ).
Además hubiera sido un golpe contra la voluntad del pueblo alemán, cuya moral no decayó ni siquiera cuando en 1942 comenzaron los raids aéreos aliados en masa contra Alemania.
Pero no es excusa, también conocian perfectamente las atrocidades y la represión que cometían la Gestapo y los Einsatzgruppen (los escuadrones de la muerte de las SS), pero solo les interesó no ensuciarse las manos, mirar hacia otro lado.

Atentado contra Hitler

hitler Einsatzgruppen en acción

Pero las cosas cambiaron en 1944. El curso de la guerra no sólo se manifestaba en el avance aliado y el retroceso militar alemán. Una profunda crisis de mandos subyacía en la conducción del Reich. La operación de desembarco en Normandía y el empecinamiento de Hitler en desarrollar una guerra total habían impactado profundamente en la conciencia de vastos sectores de los mandos alemanes, que veían destruirse uno a uno sus ejércitos.

nazi

Klaus Shenk von Stauffenberg

En julio de 1944, el malestar se había transformado en un principio de conspiración. El día 20, en Wolfsschanze ("guarida del lobo") el cuartel de Hitler en Prusia Oriental, el teniente coronel Klaus Shenk von Stauffenberg del Estado Mayor, ingresó en un pequeño barracón que oficiaba de sala de conferencias, donde Hitler
presidía una reunión con los mandos supremos para analizar el curso de los acontecimientos.


Segunda Guerra Mundial

En Wolfsschanze

von Stauffenberg llevaba un maletín con un poderoso explosivo cuya carga equivalía a una granada de 150 mm. Su misión era la de perpetrar el atentado contra un Führer que, una vez desaparecido de la máxima conducción, permitiría una salida de la guerra negociada con los Aliados, impidiendo la destrucción total de Alemania.
Sin embargo, la conspiración falló. La detonación se produjo, hirió a 19 oficiales y causó múltiples destrozos, pero Hitler no había muerto .


Atentado
Hitler muestra a Mussolini la habitación destrozada

El Führer había superado el sobresalto y rápidamente se reponía de unas pocas lesiones y quemaduras leves.
Poco después, la Gestapo desató una obstinada persecución que terminó con el asesinato y el encarcelamiento de numerosos y experimentados oficiales de alta graduación. Muchos de ellos, incluso, no dudaron en quitarse la vida.


conspiración
Keitel, Göring, Hitler y Borrmann luego del atentado


von stauffenberg
Roland Freisler, el tristemente célebre fiscal del juicio a los acusados del complot

El fracaso de la conspiración situaba el fin de la guerra cada vez más lejos, a la vez que desalentaba a quienes veían desde adentro el empecinamiento del líder de los alemanes con ojos críticos, y que a esa altura no eran pocos.
Desde entonces, y para evitar posteriores situaciones similares, Hitler preferirá rodearse de mandos en los que rescataba, más que su experiencia militar, la devoción a su liderazgo. El jefe de las SS, Heinrich Himmler, un funcionario civil, ascendía así a los primeros planos del diseño militar, rol para el que no tardaría en mostrarse incapacitado.
Hitler, en tanto, se sentía más seguro, aunque varios de sus más prestigiosos militares ya no tenían voz ni voto. Su decisión, una vez más, era francamente desacertada para sus fines.

Bueno amigos de T! esto fue todo por hoy, pronto postearé más material de la WWII, abrazos!
Dr John Kitriel