¿Quién es el Rafa Di Zeo?


El líder de la barra brava de Boca está prófugo, aunque sus contactos no se apagan.
Poder, política y fútbol, un combo casi explosivo que Di Zeo conoce muy bien y aprovecha.
¿Quién es el cabecilla de La 12?


Rafael Di Zeo
o simplemente Rafa como se lo conoce dentro de la Doce, es el jefe de la barra de Boca, una de la más importantes y poderosas del país. Sin embargo, su impunidad y poder está en aumento.

Siempre estuvo metido dentro de La 12. Y su participación dentro de ella iba en aumento. Un ejemplo: La “Fundación Jugador Número 12” fue formada en 1990, con domicilio en la calle Araujo 2781; justamente allí vivían Rafael y Fernando Di Zeo…

Pero su escalada al poder comenzó con la caída de otro pesado: José Barrita. “El Abuelo” fue condenado en el 97, junto a otros barras de Boca, por el asesinato de Walter Vallejos y Angel Delgado tres años atrás.



Su escalada al poder de La 12 comenzó con la caída de otro pesado: José Barrita. “El Abuelo” fue condenado en el 97, junto a otros barras de Boca, por el asesinato de Walter Vallejos y Angel Delgado tres años atrás.



“Esto es un negocio, papá. ¿Sabés la plata que da la seguridad en el deporte? Fortunas”. Conoce las reglas de juego. Conoce todos los movimientos del poder. Conoce todos los vericuetos de la política. Tanto que Di Zeo es empleado del Gobierno de la Ciudad : cobra más de $2.000 en Servicios Públicos, aunque lo pasaron a disponibilidad hasta que su situación judicial quede aclarada. Eso sí: sigue recibiendo su cuantioso sueldo. En un prontuario que manejaba la Secretaría de Seguridad Interior antes del Mundial de Francia , los hermanos Di Zeo figuraban como empleados del Concejo Deliberante.

“No es que tengo el poder, la gente me ve como representativo para hacer cosas. Hoy para parar un quilombo y mañana para otra cosa. Y eso me lo gané por ir siempre a la cancha”, analiza Di Zeo. Aunque un tiempo después desafía y muestra la hilacha: “tengo los teléfonos del poder”.

En febrero de 2006, cuando hacía alarde de su fama como "barrabrava" en pleno Balneario 12 de Punta Mogotes, Rafael Di Zeo firmaba autógrafos a la par de algunos jugadores de Boca. Rodeado de la fama del "equipo de Alfio Basile" el barrabrava se cebó con la impunidad.


Ahora, el “popular y mediático” barra de Boca está prófugo: la Justicia rechazó el recurso extraordinario presentado por sus abogados para que la Corte Suprema de Justicia revisara las condenas que se les aplicaron por el ataque a hinchas de Chacarita. Ese hecho ocurrió el 3 de marzo de 1999, cuando Boca estaba jugando un amistoso con el club de San Martín en la propia Bombonera. Di Zeo estuvo preso durante 56 días y luego quedó en libertad, a pesar de quedar expuesto en todas las filmaciones golpeando salvajemente a un par de hinchas Funebreros. Pocos meses después, participó del tiroteo entre barras de Boca que terminó con el hincha Miguel Cedrón muerto en Mar del Plata.






Tiene otras tres causas abiertas y sin definición: "asociación ilícita, tenencia de armas de guerra y una denuncia contravencional.


A su vez, tiene otras tres causas abiertas y sin definición. La que más lo complica es la de “asociación ilícita” (prevee condenas de hasta 15 años). También tiene una causa por tenencia de
armas de guerra, que fueron encontradas en el domicilio de su madre durante un allanamiento. En aquella oportunidad, Di Zeo escapó por la ventana y con las sábanas como cuerda de escape. Y la última es por una pelea en el partido entre Vélez y Boca en el Clausura pasado (se hizo una denuncia contravencional).

La barra también tiene su negocio de exportación: les cobra 150 dólares a turistas extranjeros para ver el partido a su lado. Y brinda lecciones a hinchas de otros paises.

El “fenómeno Di Zeo” parece no detenerse. Con su poder y violencia. Con el apaño de dirigentes y políticos. Y también con el consentimiento de mucha gente del fútbol. Un fenóme

fuente:


http://www.minutouno.com/1/hoy/article/id_17562__page_1.htm