El soporte para Windows XP ha finalizado este año, lo que significa que Microsoft no lanzará más actualizaciones para Windows XP. Sin embargo, el soporte estándar para Windows 7 finalizará el próximo año 2015, mientras que el soporte extendido finalizará en 2020.

Será el 13 de enero de 2015 cuando finalizará el soporte estándar para Windows 7, y también para Windows Server 2008, Windows Storage Server 2008, Virtual Server 2005, Visual FoxPro 9.0 Pofessional Edition, Exchange Server 2010, Dynamics y Visual Studio 2012.
No obstante, se trata del soporte estándar. Eso significa que a partir de 2015, Windows 7 y el resto de software que ya hemos mencionado, ya no contará con actualizaciones importantes ni mejoras. Pasará a contar únicamente con el soporte extendido, hasta el año 2020. Mientras el soporte extendido siga vigente, Microsoft seguirá lanzando actualizaciones de seguridad, por lo que se puede decir que hasta ese momento, tanto Windows 7 como el resto de programas seguirán siendo seguros, o al menos, seguirán contando con el soporte de seguridad de Microsoft.

El soporte para Windows 7 finalizará en 2015

Sin embargo, el hecho de que el soporte estándar para Windows 7 finalice en 2015 podría ser clave para que los usuarios decidan actualizar a la nueva versión del sistema operativo que se lanzará en 2015, Windows 9. De hecho, uno de los errores que Microsoft habría podido cometer con Windows XP habría sido el hecho de que hubiera seguido lanzando actualizaciones de seguridad para Windows XP cuando el soporte extendido ya había finalizado. Esto hizo que muchos usuarios, y sobre todo muchas empresas, no actualizaran a una nueva versión del sistema operativo.
La finalización del soporte estándar de Windows 7, así como el hecho de que Windows 9 vaya a tener, según parece, un precio mucho más económico, deberían ser claves para el éxito de la nueva versión.

Windows