Sólo las hembras, entre los gatos, pueden tener tres colores en su manto. Los machos no presentan esa combinación y tienen pelaje unicolor o bicolor. La razón estriba en que los colores del pelo del felino están muy relacionados con los cromosomas sexuales.

Una hembra tiene dos cromosomas X (XX), mientras que el macho tiene un cromosoma X y otro Y (XY). Pues bien, en los gatos, el gen O (color anaranjado) funciona de un modo curioso y va unido al gen X. Si una gata tiene dos genes OO resulta tricolor.

El gato es imposible que tenga OO, puesto que sólo tiene un gen X y en Y no está el color anaranjado. El comportamiento en el gato macho es muy curioso: OY es de color naranja y OY es de color no-naranja, pero nunca es posible OO.

Algunos gatos, excepcionalmente, son tricolores porque tienen un cromosoma de más, es decir son XXY. Son tricolores, pero son estériles. Este caso se da en un gato cada 3.000. Más raro todavía es que sean tricolores y fértiles; gatos que presenten estas características se dan en la proporción de uno cada 10.000. Curiosidades de la naturaleza.


los gatos tricolores son gatas


genetica