Anime : Chicas con orejas de gato
Y dando seguimiento a los fetiches que tanto nos gustan y se manejan en las series de animación japonesa, ahora nos enfocaremos a los Antropomorfismos, es decir a la inclinación que tenemos hacia algunos animales a quienes les damos forma humana, destacando sus dotes animales aunados a la belleza del cuerpo humano.

Es curioso como incluso, sin que nadie nos diga nada, si dejamos que nuestra imaginación vuele por si misma e inmediatamente le detectamos algunas cualidades animales a ciertos personajes de nuestras series, ya sea de felinos, halcones, tigres, conejos o incluso vacas en el caso de las chicas oppai superdotadas (para referencia veamos este video)

Esto se debe a que ya de por sí cada personaje tiene perfectamente definida alguna característica animal, ya sea por su zodiaco chino o simplemente por su temperamento, y de estos antropomorfismos uno de los más comunes es el de las catgirls o “nekomimi”.

A diferencia del mundo occidental, donde la imagen más explotada es la de las “conejitas” (gracias a la comercialización de una renombrada revista para caballeros) en Japón la imagen más utilizada y popular es la de las chicas gato o neko. (Aunque en el mundo occidental también tenemos una figura felina muy bien definida, me refiero a Catwoman, de la serie Batman)



Lo curioso de estos personajes es que sus características no solo se limitan a su apariencia felina, como las orejas y cola de gato, sino que también aluden a la personalidad y habilidades físicas, muy similares a las de un gato.

Aunque como en todas las reglas existen excepciones, en el caso de las chicas nekomimi presentan patrones físicos y de comportamiento que les permite adquirir el título de chicas gato.


En primer lugar tenemos el físico atlético. Es decir, las chicas gato, al igual que los felinos suelen ser de porte atlético, ágiles y sigilosas, por lo que es en éste estereotipo donde abundan las chicas petanko, es decir de pechos chicos pero grandes caderas y esculturales piernas, además de una fuerza descomunal, aunque existen sus excepciones como en Asobi ni iku yo.


En segundo lugar tenemos su carisma caprichoso. En otras palabras, al igual que los felinos una chica “neko” puede aparentar ternura y fragilidad, pero en cuanto tiene la oportunidad suelen ser muy temperamentales e individuales, lo que las hace peligrosas. Al igual que los gatos, pueden provocarnos la más grande ternura pero en cuanto les damos la espalda nos pueden dar un tremendo zarpazo.

Un tercer elemento es su carácter explosivo y alegre, acompañado de una imagen sonriente pero con uno o dos colmillos bien definidos y afilados, lo que las hace aún más atractivas. Parece como si tuvieran sus feromonas activas todo el tiempo, por lo que muchos hombres constantemente están detrás de estas chicas, sin embargo, también su carácter fuerte e independiente mantiene en raya hasta los más grandes seductores, a quienes por lo general tienen de tapete.
Lo más curios de estas chicas, es que a pesar de ser muy atractivas y con una carga erótica muy fuerte también suelen ser muy pudorosas, de manera que no faltan las ocasiones en que suelen noquear o rasguñar a quien o quienes por accidente terminan por verlas en una situación de fanservice.
A esto se suma otro factor que las hace deliciosamente divertidas, y esto es que suelen ser muy propensas a terminar en situaciones de fanservice, exhibiendo en particular la parte de su cuerpo más característica y no me refiero a sus orejas sino a su “pussy cat”. Parte con la que a veces terminan noqueando a los caballeros en una combinación cómica entre el infierno y la gloria (como en Shadow Lady), dándole un nuevo sentido a la frase “creo que he visto un lindo gatito”.