El complejo Lolita o loli complex

Lolicon (ロリコン Rorikon?), también romanizado como lolikon, es una contracción japonesa de la frase "Lolita complex" (complejo de Lolita). En Japón, el término describe una preferencia sexual por jovencitas prepubertas, o a un individuo con tal atracción. También es comúnmente usado al referirse al manga lolicon o al anime lolicon, un género del manga y del anime en donde personajes femeninos de apariencia infantil son frecuentemente representadas de manera erótica, en un estilo artístico reminiscente del estilo manga shōjo. Fuera de Japón, "lolicon" tiene un uso menos común y usualmente se refiere al género.
complejo
La frase es una referencia al libro Lolita de Vladimir Nabokov, en donde un hombre de mediana edad se obsesiona sexualmente con una niña de doce años. Fue usado por primera vez en Japón en la década de 1970, y rápidamente fue usado para describir eróticos retratos dōjinshi (cómic amateur) de niñas.[cita requerida] En la década de 1980, el manga lolicon se hizo ampliamente disponible en un número de revistas de antología de manga pornográficas.[cita requerida] En 1989, tras descubrirse que un asesino en serie japonés era fan del lolicon, hubo pánico moral y llamadas para la regulación del manga.[cita requerida]

Se han ido promulgando leyes en varios países, incluido Japón, las cuales regulan contenido explícito que presenta niños o personajes aniñados.[cita requerida] Grupos de padres y ciudadanos en Japón se han organizado para trabajar por controles más fuertes y leyes más estrictas concernientes al manga lolicon y media similar.[cita requerida] Los críticos afirman que el género lolicon fomenta el abuso sexual infantil, mientras que otros dicen que no hay evidencia para esta afirmación.[cita requerida] Estudios sobre los fans del lolicon muestran que éstos son atraídos por una estética de ternura en vez de por la edad de los personajes, y que coleccionar lolicon representa una desconexión de la sociedad.

DescripciónEditar

Generalmente, el manga y el anime lolicon no retratan atracción sexual a niñas o a muchachas con características juveniles. Estrictamente hablando, Lolita complex en japonés se refiere a la parafilia en sí, pero la abreviación lolicon también puede referirse a un individuo que tiene la parafilia. Lolicon es un difundido fenómeno en Japón, donde es un frecuente tema de artículos académicos y criticismo. Muchas librerías generales y quioscos ofrecen abiertamente material lolicon ilustrado, pero también ha habido acción policial contra el manga lolicon.

El estilo kawaii (tierno) es extremadamente popular en Japón, en donde está presente en varios de los estilos manga/anime. La niña en edad escolar con uniforme escolar es también un símbolo erótico en Japón. Las tiendas Burusera atienden a hombres con complejos lolicon vendiendo bragas sin lavar, los hombres pueden hacer citas con adolescentes a través de terekura (clubes telefónicos), y algunas colegialas trabajan de noche como prostitutas. Sharon Kinsella observó un incremento en insustanciadas cuentas de prostitución escolar en los medios en los tardíos 1990s, y especuló que estos reportes no comprobados se desarrollaron en contrapunto al incrementado reportaje de mujeres de confort. Ella especuló que, "Puede ser que la imagen de muchachas alegres vendiéndose voluntariamente cancele la otra imagen culpable".