Yihadistas utilizan redes sociales para reclutar y aterroriz

El escalofriante vídeo de la presunta muerte de un periodista estadounidense a manos de yihadistas representa el último episodio de la guerra lanzada por estos extremistas en las redes sociales para sembrar el terror y, a su vez, reclutar nuevos combatientes.

Aunque los grupos yihadistas ya utilizaban sus propios medios para difundir mensajes y vídeos, recientemente plataformas como Twitter y Youtube les han permitido alcanzar una mayor audiencia.

A pesar del cierre de sus cuentas, los yihadistas crean rápidamente otras con nombres diferentes.

Un yihadista del Estado Islámico (EI) subió el martes a Youtube el vídeo sobre el brutal asesinato del periodista James Foley. El FBI estadounidense considera este vídeo auténtico, según el portal GlobalPost para el que trabajaba el reportero.

El documento lleva la marca de fábrica de los vídeos yihadistas: Foley aparece vestido con un traje naranja similar al de los presos islamistas de la prisión estadounidense de Guantánamo.

Youtube retiró rápidamente el vídeo, muy visitado en internet, pero las imágenes estaban ya reproducidas en otros portales y las capturas de pantalla circulaban en las cuentas de los yihadistas y de sus partidarios.

Estos últimos utilizaron Twitter para difundir estas imágenes junto a otras de actos de humillación y torturas cometidos por los soldados estadounidenses en la prisión iraquí de Abu Ghraib, para justificarse.

James Foley, de 40 años, cubrió la guerra en Libia antes de viajar a Siria, donde trabajó como freelance para GlobalPost, la AFP y otros medios.

Los yihadistas, por su parte, le acusaron en internet de ser un espía o indicaron que merecía la muerte simplemente por ser un estadounidense no musulmán.

- "Miedo, terror y odio" -

"La ejecución del periodista estadounidense a manos del EI es una estrategia deliberada. Al mostrar su brutalidad, el EI quiere dar miedo a sus enemigos", tuiteó Abu Bakr al Janabi, quien se presenta a sí mismo como un "extremista". "Busca suscitar miedo, terror y odio", añadió en inglés.

Bajo el 'hashtag' (palabra clave) #AmessageToAmerica (UnmensajeParaEEUU), 'KhalifaMedia' afirma que "el EI no dejará con vida a ningún ciudadano estadounidense no musulmán en el mundo árabe a causa de los ataques aéreos de (presidente estadounidense, Barack) Obama".

Cuando los bombardeos estadounidenses contra posiciones del EI comenzaron el 8 de agosto, cientos de cuentas de Twitter comenzaron a subir imágenes destinadas a amenazar a los estadounidenses con el 'hashtag' #AMessageFromISIStoUS (Un mensaje del EI para Estados Unidos).

Los tuits mostraban fotos de soldados estadounidenses llorando, fotos de ataques del 11 de septiembre y terribles imágenes de cadáveres y de cuerpos desmembrados.

"El terrorismo es por definición una estrategia de comunicación", afirma Max Abrahms, profesor de Ciencias Políticas en la universidad de Northeastern (Estados Unidos).

Según Abrahms, el EI controla mucho mejor las redes sociales que Al Qaida, máxime cuando recluta a menudo jóvenes que recibieron una educación occidental. "Estos occidentales tienen la ventaja de estar más expuestos a las redes sociales y su control del inglés ayuda mucho", añade.

"Si a la mayoría de gente les repugna (las imágenes de los asesinatos del EI), estas atraen a los elementos radicalizados de la sociedad", subraya el analista, quien considera los vídeos como "una demostración de fuerza".

Tras la publicación del vídeo, el director general de Twitter, Dick Costolo, anunció la suspensión de las cuentas que subieron imágenes impactantes de la filmación. Youtube también retiró inmediatamente el vídeo por violar las condiciones de uso.

Los usuarios de Twitter intentaron también detener la difusión de las imágenes para animar a los internautas a no dar publicidad del grupo.

"No compartiré ninguna foto o vídeo violento grabado intencionalmente y publicado por el EI para hacerse propaganda", escribió Hend, bajo el seudónimo Libya Liberty.

Con todo, las cuentas yihadistas volvieron el miércoles por la tarde con otros seudónimos. "Estos terroristas regresan de nuevo", comenta un usuario Twitter.