El gigantismo es una enfermedad causada por una falla en la glándula pituitaria, la encargada de controlar el crecimiento.

Esta lista es una recopilación de las mujeres más altas de la historia y sus historias de vida. Algunas se convirtieron en ejemplos a seguir, mientras que otras no tuvieron más remedio que cargar toda la vida con su propio peso.


Amazon Eve


Gigantas: las mujeres más altas del mundo

La modelo más alta del mundo, nacida en California, mide 2,3 m. Algunos la llaman el "rascacielos en bikini". Ella prefiere llamarse Amazone Eve o Eva de La Amazonía en castellano.

Trijntje Cornelisdochter Keever



altas

La holandesa conocida como The Big Girl nació en 1616 y fue la mujer más alta de la historia. A sus cortos nueve años ya medía 2 m. y sus padres vieron en ella un gran nació pues la exhibieron por tan solo unas monedas. El cáncer se la llevó a los 17 años, cuando ya había alcanzado los 2.55 metros.

Zeng Jinlian


mas altas

Sus 2.49 metros le valieron el título de la más alta según el Guiness (hubo otras de mayor estatura pero no son reconocidas por el libro de records). Esta giganta de origen chino no pudo llevar una vida normal pues su estatura y la deformación que ésta le causó le impidieron levantarse de forma recta durante su corta vida, pues murió en febrero de 1982, cuatro meses antes de cumplir 18 años.

Marlgorzata Dydek


gigantes

Esta polaca alcanzó el 1.80 m. a los 12 años; sin embargo, esto no fue un impedimento para que practicara uno de sus deportes favoritos: el basketball. Destacó en todos los equipos con los que jugó y se retiró en el 2007 debido a un embarazo imprevisto. Los Ángeles Sparks la contrataron un año después a pesar de su falta de entrenamiento y sus 34 años de edad.

Yao Defen


gigantas


Luego de la muerte de Sandra Allen, el título de la mujer más alta del mundo pasó a manos de la china Yao Defen con 2.33 metros. Su altura se debía a un tumor que le había crecido junto a la glándula pituitaria. Aunque quiso aprovechar su tamaño para destacar en el basketball, la osteoporosis y la cardomegalia (aumento excesivo del tamaño del corazón) han limitado su movilidad. Tuvo que ser operada para que no siga creciendo.

Ella K. Ewing


enormes

La Giganta de Missouri fue una niña de tamaño normal hasta los siete años, edad en la que empezó a crecer y no paró hasta que llegó a los 2.54 m. Sin embargo, debido a deficiente documentación médica de la época, los chicos de Guiness solo le reconocen 2.30 metros.

Sandra Elaine Allen


mujeres

Los 2.32 metros de altura de su cuerpo hicieron de Sandra Elaine Allen una mujer especial. Muchos vieron su gigantismo como un obstáculo para triunfar, pero ella lo vio como una oportunidad. Así, no solo obtuvo el título de la mujer más alta del mundo, sino que también es recordada como la actriz con más talla del cine. Il Casanova de Fellini y Slide Show fueron su oportunidad para entrar en la piel (y en la altura) de Angelina la Giganta y Goliatha, respectivamente. También es recordada por el polo que usaba y el cual recitaba “estoy con un bajito”. Allen murió en el 2008, a los 53 años, luego de pasar sus últimos años en una silla de ruedas pues ya no soportaba su propio peso.

Jane Bunford


Gigantas: las mujeres más altas del mundo

Jane Bunford fue una inglesa que nació en 1895 con una estatura normal. Sin embargo, un accidente sufrido a los once años, hice que su glándula pituitaria se dañara terriblemente, lo que la llevaría a medir hasta 2.41 m.

Huang Chang-Chiu


altas

La china Huang Chang-Chiu, nacida en 1966, mide 2 metros y 37 centímetros.
Emma Alline Bataillard


mas altas

Con 2.04 metros de altura, Emma Alline Bataillard era la gallina de oro de sus hermanas, quienes la exhibían como si fuera un fenómeno circense a cambio de unas moneras. Las hermanas Bataillard llegaron a Estados Unidos en 1892 como parte de una gira y en busca de obtener mayores ingresos gracias a la más grande de las tres; sin embargo, el tiro les salió por la culata pues Emma Alline murió cuatro meses después debido a la osteoporosis que padecía. Sus hermanas vendieron su cuerpo al Departamento Médico de la Universidad de Iowa por 200 dólares.