El impacto de las redes sociales en la industria musical

Cambios de la industria musical

Hoy en día uno de los grandes agentes transformadores de la comunicación son las redes sociales, pues a ellas se debe el hecho de que nos mantengamos diariamente conectados con nuestro entorno de amigos, contactos y gustos que forjamos a lo largo de nuestra vida.

También influyen en la manera como nos presentamos ante el mundo, lo que aportamos, la manera como elegimos, como descartamos, como nos quedamos justo con lo que nos importa y brinda algo a nuestro proceso individual.

Este cambio en la comunicación afecta directamente la estrategia de mercado para algunos sectores que dependen de ella, como por ejemplo el sector musical que es el que nos interesa ahora.

Reestructuración de la industria

musica

Años atrás el 70% de las ganancias de la industria musical provenía de la ventas de discos y 30% de los conciertos, hoy en día la fórmula se ha invertido debido a las nuevas tecnologías y al cambio en la producción, promoción y distribución en los medios digitales y los hábitos de consumo.

Hoy por hoy, tanto el sello discográfico, como el artista, como el consumidor han tenido que repensar la manera cómo tratan con la música, cómo la seleccionan, cómo la difunden, cómo la consumen y cómo la comparten. Y esto ha sido gracias al cambio que han provocado las redes sociales dentro de la industria, es decir, un cambio tanto estructural como funcional.

¿Cómo se transforma?

industria musical

Se podría decir que la aparición de servicios como Napster a finales del siglo pasado, fueron el punto de partida de toda esta transformación en los esquemas de la industria musical. Es gracias a este tipo de servicio que se populariza el Mp3 y las disqueras empiezan a sufrir a gran escala. El usuario se da cuenta que ya no tiene que ir a la tienda a buscar el disco de su artista favorito. La música estaba cada vez más a su alcance y después de unos pocos “clics”.

internet

A continuación Josep Valor, profesor del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa), nos comenta cómo sufre la estructura de la industria musical tras este panorama:


link: https://www.youtube.com/watch?v=laX2uRSNFJI

Según Josep Valor la estrategia que ahora se está planteando es ofrecer la música a través de Internet y las redes sociales, para así generar mayor difusión, con mayor alcance y por lo tanto un aumento en la cantidad de consumidores. De esta manera, simplemente haciendo estudios estadísticos sobre dónde se escucha determinada música, medir cuántos consumidores tienen los artistas en cada región, allí es cuando se planteará hacer o no un concierto en determinado lugar.

Este estudio se puede hacer rápida y efectivamente empleando las mismas redes sociales y páginas de los artistas. Además de tomar en cuenta la cantidad de usuarios que compran los discos o las canciones a través de internet, también se toma en cuenta la cantidad de usuarios que mantienen feedback con el artista a través de sus páginas, la cantidad de seguidores que tienen, la cantidad de gente que da “likes” o “me gusta” a las canciones y videos, así como la cantidad de reproducciones que tienen los temas en reproductores online, etc.

Según menciona Josep Valor, ahora se presenta el esquema de que los artistas prescindirán de los servicios de una discográfica y harán contratos directamente con las promotoras de los conciertos.

Por otro lado, Andrés Vegas, fundador de Apersonal Music sello de música electrónica radicado en Barcelona-España, nos explica que no es que las discográficas desaparecerán, simplemente se están reinventando: “hoy en día los sellos discográficos han tenido que ampliar sus servicios ofreciendo al artista todo un paquete que incluye publicación y distribución del producto, como también la promoción de los conciertos, a la vez que exigen la exclusividad”. Es decir, la estructura de los sellos discográficos ha cambiado profundamente, en pocas palabras se han unificado las tareas.

Spotify, el futuro de la música

redes sociales

Redes sociales como Spotify o Soundcloud que se encargan de ofrecer en streaming música posteada por los mismos artistas (en el caso de souncloud) y una biblioteca musical donde puedes encontrar un amplio catálogo musical (en el caso de Spotify), ofrecen algo que no ofrecen las tiendas virtuales de música como iTunes, y es justamente que tienen la característica de “red social”. De compartir y descubrir música a través de contactos, y a través de canales creados por los mismos usuarios.

Según Andrés Vegas, “Soundcloud por su parte ha sido básico para el contacto entre artistas y sellos discográficos sobre todo al nivel independiente y de artistas con poco presupuesto”. Se ha convertido en una herramienta de fácil acceso para los artistas con poco nombre a la hora de ofrecer su música y para los sellos a la hora de encontrar artistas nuevos, y esto se logra a través del constante intercambio de gustos musicales.

Arctic Monkeys

Se han visto casos muy conocidos, como la agrupación inglesa Arctic Monkeys, quienes se dieron a conocer años atrás a través de MySpace. Los chicos regalaba demos durante los conciertos que hacían en sus inicios, y fueron los mismos fans quienes se encargaron de ripear la música y difundirla a través de esta red social.

“Nunca hicimos esos demos para hacer dinero ni nada. Estábamos regalándolos de todos modos, era la mejor manera de que la gente los escuchara. Eso hizo que los conciertos fuesen mejores ya que la gente se sabía las letras y cantaban con nosotros”. Alex Turner, vocalista.


Internet sin duda trajo una nueva realidad a la industria musical dejando atrás el viejo modelo de ventas al detal de los contenidos multimedia. Dada esta realidad, el modelo de consumo en esta industria ha tenido que evolucionar hasta llegar a herramientas como Spotify, donde el usuario es libre en escoger lo que quiere escuchar con tan sólo un clic. Y, que tanto el artista como la disquera toman parte en este negocio, pues por cada clic que obtenga cada canción, un porcentaje de las ganancias van destinadas a ellos.

Finalmente podemos afirmar que en un principio esta revolución de Internet no jugó un papel a favor de la industria, sino que le hizo replantearse su estructura y hoy en día es cuando se vislumbran los beneficios que elementos como las redes sociales le han otorgado.