El primer trasplante de corazón en Argentina

El primer trasplante de corazón en Argentina
se realizó en la ciudad de Lanús

Corazón: Esperanza en
el Intento Argentino
La Señora Isabel Julia Perotto de Tomasetti puso la firma en un
papel. Allí empezó lo que todo indica un momento histórico para
la cirugía argentina. La señora de Tomasetti había firmado la
donación del corazón de su esposo, Emilio Tomasetti, declarado en
estado "clínicamente fallecido", por el equipo médico del
Hospital Ramos Mejía.

En la cama 23
La escena se desarrolló a las 21:45 de anoche ante la cama 23 de la sala 15 de ese nosocomio. Y veinte minutos después, el primer hombre cuyo corazón había sido donado en la Argentina, marchaba despaciosamente en la ambulancia "classic" chapa B 102750 de Capital Federal, hacia la Clínica Modelo de Lanús, situada en la avenida Pavón 4835.
Allí adentro, en la sala de cirugía del 2º piso, se juntaban todos los elementos para indicar el momento histórico de la cirugía argentina: el primer trasplante de corazón que se realiza en el país, el segundo en Latinoamérica y el 18º en el mundo.

Un grupo de científicos había anticipado a Clarín la inminencia de ese hecho. Clarín lo publicó en su edición del martes último al traer la opinión de varios cirujanos que integran el servicio cardiovascular del Policlínico Ferroviario que encabeza el doctor Hugo Mercado.

Por razones obvias y comprensibles no es posible al momento de completar esta crónica justo en el cierre de esta edición, señalar si la operación de trasplante en la Clínica Modelo de Lanús, se ha efectuado o no. Allí encontramos resistencia para la confirmación. Lo único, un dialogo con el profesor Miguel Bellizzi, a cuyo cargo estaría el proceso operatorio.

-Dr. Bellizzi, ¿estaría por realizar una operación de gran trascendencia?
-Bueno... hablemos concretamente: ¿se refiere a un trasplante de corazón?
-Si, nos referimos a un trasplante de corazón donado por Emilio Tomasetti.
-No puedo decirles nada. Salvo que aquí estamos trabajando desde hace tres meses es eso...

Clarín se quedo allí de guardia. Mientras tanto, iremos reconstruyendo el hilo de la crónica. Una crónica que comenzó en el hospital Ramos Mejía. allí llegamos a las 21. El dato era exacto.
En la sala 15 --cama 23-- se encontraba Emilio Tomasetti, argentino, de 47 años, secretario general del Sindicato de Aves y Huevos.

Lo asistían en ese momento un equipo de médicos. tenía practicada una traqueotomía. había llegado allí con embolea cerebral el 25 de este mes. Luego sufrió dos derrames. Y su estado hizo crisis en las últimas horas de la tarde de ayer. Pocas horas después se lo declaró "clínicamente fallecido".

Estaban también junto a la cama, situada en el centro de la sala del Ramos Mejía, su esposa, sus dos hijos mayores (Emilio Alberto de 20 años y Luís Manuel, de 18). Tiene otra hija: Laura Julia de 4 años.
Dos miembros del sindicato asistían a ese momento tan especial, del que participó Clarín muy de cerca.

El reloj marcaba las 21:35. Los 14 o 15 enfermos de la sala seguían el momento con enorme expectación. No existían dudas de que algo muy especial estaba ocurriendo.
La señora Julia Perotto de Tomasetti puso su firma. Acababa de donar el corazón de su esposo.

Familia Tomasetti
La familia Tomasetti se domicilia en la calle Lino Lagos 1124, de la vecina localidad de Aldo Bonzi. Además, surgió en medio de ese momento tan densamente dramático, un dato. El auténtico hilo. Se corrió la voz de que la operación de trasplante se iba a realizar en la Clínica Modelo de Lanús y que el equipo era encabezado por el profesor Miguel Bellizzi, cirujano de 42 años, perteneciente al pabellón noveno del Hospital Rawson.

Hacemos un llamado a la redacción. El archivo agrega más datos sobre el doctor Bellizzi. Es un profesional con experiencia cardiovascular. Trabajó en estados Unidos en operaciones de trasplante junto al reputado doctor De Bakey. Agregamos más detalles. Para ello llamamos telefónicamente al doctor Mercado. hay un diálogo significativo:
-¿Usted tiene noticias de algún trasplante en la Argentina?
-¿Donde fue?
-Dicen que en Lanús.
-Entonces es el doctor Bellizzi.

Fue la terminante respuesta del doctor Mercado. con el añadido de que es "un extraordinario profesional", que cuenta con "experiencia en el extranjero" y con "un equipo muy capaz tanto en lo profesional como en lo que hace a estructura operatoria".

Mientras toda la redacción trabaja, en el hospital Ramos Mejía se hacen los aprestos para el traslado. La camilla con Emilio Tomasetti es entrada en la ambulancia a las 22 y 5. De inmediato parte. Antes alcanzamos a ver que es atendido permanentemente con suero y que tiene colocado el electrocardiograma.

No queremos perder el momento en que el cuerpo de Tomasetti llegue a la Clínica de Lanús. Por eso cortamos camino con el jeep. Llegamos a la Clínica, un moderno edificio de cinco pisos, a las 22:45. Pero tenemos que aguardar quince minutos. Recién a las 23 llegó la ambulancia. Otro síntoma evidente: el traslado se hizo con enorme cuidado al punto que para recorrer el trayecto entre el Ramos Mejía y Lanús la ambulancia tardó 55 minutos, es decir, el tiempo normal de cualquier vehículo de transporte.

Entonces sacamos las fotos que ilustran esta crónica. La camilla es introducida en la Clínica trasladada hasta el segundo piso donde se encuentra la sala de cirugía. Allí termina toda posible investigación. Es lógico. Es evidente que la ciencia argentina está jugándose una alternativa histórica. Todo lo que sea espectacularidad solo serviría para alterar el proceso.
Mantenemos ese breve diálogo con el doctor Bellizzi, que transcribimos anteriormente, y nos quedamos en la Clínica, haciendo guardia.

Adentro -según todas las presunciones y constancias- la cirugía argentina estaba viviendo un hecho histórico. El primer trasplante de corazón.
Sabemos todos los datos de filiación del donante. Del que lo recibirá alcanzamos a detectar una versión. Se trataría de una persona del sexo masculino de una edad aproximada a los 50 años.

"Es sólo una operación más" dijo el doctor Miguel Bellizzi

Un ambiente tenso y optimista se vivió ayer en el quinto piso del Sanatorio Clínica Modelo, de Lanús.

Allí por la tarde, el cirujano argentino que por primera vez realiza una operación de trasplante de corazón, rodeado de periodistas, amigos y colegas, repitió al periodismo de todo el país el relato que por la mañana poco después de la operación habían obtenido los periodistas.

Eran las 18 y el doctor Bellizzi sólo había dormido pocas horas. "La operación comenzó a eso de las 4 y duró hasta las 7. El paciente presenta un aspecto cardio-vascular inmejorable -señaló el cirujano-; el panorama pulmonar está bajo control y he notado una mejoría importante en el problema cerebral postoperatorio".

¿Por que realizó esta operación de trasplante?, preguntamos.
"Esta ha sido una operación de urgencia. Se trataba de un enfermo con marcada insuficiencia cardíaca y una severa complicación pulmonar que lo llevaba a la muerte. No se trata de un enfermo al que hayamos preparado para esta intervención, a la que considero una solución de último momento".

"Solo una operación más"
Un cronista indica al doctor Bellizzi que, tal vez, no hubiera, antes de la operación pensado en un "post operatorio con periodistas". El doctor Bellizzi respondió que "no sabía por que se hace tanto ruido. Es una operación más de un cirujano. He practicado intervenciones más difíciles. Todos los transplantes son hijos de Shunway. La técnica es conocida desde hace muchos años".

La doctora Carmen Podestá, sentada junto al doctor Bellizzi, nos afirma sobre la emoción que todos los miembros del equipo de médicos experimentaron, finalizada la operación. "Lo abrazaban, reían, fue indescriptible" dice, y logra transmitir, en esas palabras, un poco de la sensación vivida pocas horas antes en el quirófano.

Un televisor cercano difunde una entrevista al doctor Bernardo A. Houssay, quien opina sobre el transplante realizado en Lanús, y después de escuchar atentamente al ganador del premio Nobel, el doctor Bellizzi señala su coincidencia con el destacado hombre de ciencia, que dice: "El transplante de corazón es una operación que hoy está al alcance de 15 o 20 cirujanos. Estas operaciones demuestran que el corazón es un órgano autónomo, capaz de funcionar como tal. Pero este tipo de intervenciones exigen una organización como la del doctor Barnard", y el doctor Bellizzi agrega por su parte: "El trasplante sólo debe hacerse a un enfermo que no tenga ninguna expectativa de vida".

Colaboradores
Los periodistas no lograron sin embargo, conocer la nómina completa de los profesionales que colaboraron con el doctor.
El doctor Hector Ruggero, cardiólogo, se encuentra a cargo del tratamiento inmuno-supresor, y fue quien decidió, junto con los doctores Bellizzi Hércules Rua, director, éste, del Sanatorio Clínica Modelo, la realización del trasplante, igualmente, un papel de importancia correspondió al doctor Eduardo Mouzo, jefe del servicio de Trasfusionistas.

Supimos luego que el doctor Bellizzi nació en esta capital hace 41 años; que su padre era empleado en los ferrocarriles; que se graduó en 1951 en la Universidad Nacional de Buenos Aires; que es padre de dos hijos, Miguel Jorge, de 14 años, y Daniel Enrique, de 11; que conoció a su esposa cuando ésta se desempeñaba como maestra en el Hospital de Clínicas, y que viajó a los Estados Unidos para perfeccionarse, con una beca de la universidad nacional local.

Ha estudiado con profesionales eminentes como Cooley, De Backey y Shunway, y es uno de los "15 o 20" cirujanos capaces de realizar trasplantes en la Argentina, a los que aludió el profesor Houssay. Trabaja en el pabellón número nueve del hospital Rawson, donde funciona el servicio de cirugía cardiovascular, a cargo del doctor Augusto Covaro, y desde hace diez años trabaja en trasplante de órganos.

La presente nota relata solo la parte que se refiere al fallecimiento de Enrique Serrano, ocurrido el día 4 de junio de 1968, la información sobre la operación de trasplante se detalla en las dos notas anteriores publicadas en esta misma sección.

El primer trasplante de corazón en Argentina
Dr. Bellizzi

Son las 21. En la Clínica Modelo, de Lanús, desde las 17 se viven momentos dramáticos. Desde el medio día -admitido por el profesor Ruggiero- el cuadro neurológico se agrava por momentos. Esa situación neurológica - está inconsciente desde el momento del trasplante- se ha agravado.

Ya prácticamente no hay reflejos y el encefalograma da un registro "chato". No hay impulsos eléctricos desde la corteza cerebral de Serrano. Ruggiero da la orden "llamen a Hugo a Chivilcoy", dice. El telefonista de turno, Carlos Salopiata, desde la central comunica a Hugo -en Chivilcoy- con el señor Natiello, pariente de Serrano, que esta desde temprano en Lanús acompañando a la señora de Serrano y a su hija.

"Huguito, venite porque parece que tu papá está mal". Hugo no pregunta, pero señala que llegará mas o menos a la 1", Mientras tanto ya son las 22, la lucha contra la muerte sigue en el quirófano, donde Serrano

permanece desde el viernes pasado.
Bellizzi, que se fue a las 19, por consejo de Rúa y de Ruggiero, ya está avisado. Telefónicamente. No puede volver a la Clínica por su estado gripal. La señora de Serrano, en la habitación 403 del cuarto piso, con su hija Norma han sido avisadas.

"Es un problema de una nueva frontera. Pensá -me había dicho Bellizzi muy entusiasmado- que es una nueva medicina. Alguien tenía que salir y el equipo anduvo". En realidad fueron dos los equipos: uno, el dirigido por Bellizzi, que injerta el nuevo corazón de Tomasetti en Serrano y otro el dirigido por Rúa, que extrae el corazón de Tomasetti para Serrano. Pero todos lo integrantes del equipo trabajan por Serrano.

A las 24 se produce un nuevo Boletín. Lo lee Ruggiero. Señala que continúa el retroceso. Hay coma neurológico.
Pero se continúa tratando de salvarlo. Ya los que quedamos en el segundo piso solamente esperamos la llegada de Hugo, a quien se lo espera a la una de la madrugada. Hubo otro llamado desde Chivilcoy, a las 22.30. Era Hugo que había tenido inconvenientes, pero que anunciaba que salía. Habló con Norma. "¿Realmente papá está mal?", le pregunto. Bueno..., mirá, venite cuanto antes".

Son las 2.20. El doctor Claros, el primer ayudante de Bellizzi, que todo el día se ha paseado junto con Díaz, Martínez, Lancestremere, siguiendo a Rúa y a Ruggiero, pasa junto a los periodistas y se encierra en el despacho de la dirección. De allí habla por teléfono con Bellizzi: "Serrano se va", se alcanza a escuchar, sale con los ojos humedecidos y vuelve a cirugía.

A las 22.45, Ruggiero, Rúa, Díaz, Martínez y otros médicos se reúnen en el despacho de Rúa. Allí convocan a los periodistas. Emocionado hasta las lágrimas, el profesor Ruggiero dice: "Bueno, ha pasado. Luego de profundizarse el coma neurológico que se había agravado a las 22, lamento comunicarles que Serrano ha fallecido".
Sigue: "el trasplante fue perfectamente realizado. El corazón latió normalmente y hasta diez minutos antes de morir tenía latido permanente. El deceso se produjo a raíz del retroceso que se inició al mediodía de ayer".

Luego de hablar con los periodistas, Ruggiero y Rúa se dirigen a la habitación 403 para hablar con la esposa e hija de Serrano. Recién a esa hora llegó Hugo. Había niebla y hubo que bajar la velocidad. Rizzo, el novio de Norma Serrano, se encarga de muchas cosas. Habla con otros parientes. Va desde el cuarto piso a la planta baja y vuelve.

Rúa se reúne con varios de los periodistas, a quien a través de cinco días de vela ya conoce bastante y conversa. Ya ha llegado la noticia de que el trasplante de los Institutos Médicos Antártida es una fantasía. "Cuando me lo dijeron me pareció lógico, por Roye. Está tan preparado como nosotros y esto no puede terminar así". Se habla sobre la posible autopsia. Rúa afirma: "No es por nosotros. es por la humanidad.
Solamente ha habido veinte casos de trasplante de corazón. y es muy importante en este caso por los que vendrán".

Hay que develar el misterio de la muerte de Serrano. Claros, poco antes había dicho: "Esto se complico de apoco. Pero lo más importante fue esa inconsciencia. No sabemos si fue una embolia de cerebro o falta de irrigación. Son dos cosas diferentes. Incluso el problema de riñón estaba solucionado con la diálisis peritoneal".

fuente:http://www.lanusmunicipio.com.ar/historia/indice.htm

2 comentarios - El primer trasplante de corazón en Argentina

@Juan01_12
Desconocia excelente +10
@UPLADER_ADICTA
Esto me recuerda la pelicula de Viernes 13, cuando JASON muere ya esta en la morgue, para hacerle la autopsia, les sacaron los organos y el corazon!! pero cuando lo ve que todavia late, un guardia de seguridad, o un enfermero novato, pues, SE LO COME!! y JASON; como que se posesiona de el