El misterio de los payasos

Como pude comprobar en otras notas publicadas, muchos de ustedes coinciden conmigo en que los payasos son personajes siniestros.

Ya les conté que siempre los odié.

Una de las primeras películas de terror que vi cuando descubrí este querido género fue El misterio de los payasos, un tremendo film que explotó a la perfección el pánico que mucha gente le tiene a estos sujetos.

Recién empezaba a ver filmes de este estilo y la verdad que me pertubó bastante.

Lamentablemente esta historia en la actualidad es recordada por un hecho abominable y terrible que ocurrió durante el rodaje del film.

Pero mejor arranquemos por el principio.

Clownhouse (asi se tituló originalmente), de 1989, fue el debut del director Victor Salva y marcó el final de una era en el género del terror.

La producción corrió por cuenta de Francis Ford Coppola, quien a partir de este proyecto se convirtió en el padrino artistico del director.

Con estos payasos psicóticos se cerró el cine de horror gore de los años ´80.

La etapa de las Slayers Movies (Películas de asesinos) culminó con este trabajo de Salva que en realidad fue mucho menos sangriento de lo que el público acostumbraba ver por aquellos días.

En mi opinión en ese punto reside uno de sus principales méritos.

Creo que Salva tomó como modelo el Halloween de John Carpenter y las escenas más aterradoras funcionanan gracias a los excelentes climas de suspenso que género el director.

La trama tiene como protagonistas a tres hermanos adolescentes interpretados por Nathan Forrest Winter, Brian McHugh y Sam Rockwell (Confesiones de una mente peligrosa) en su debut cinematográfico, que un día deciden ir a circo del pueblo donde viven.

Esa misma noche tres psicóticos se escapan de un hospital y asesinan a los payasos del circo para apoderarse de su identidad.

Los nuevos payasos, por motivos que nunca se explican, terminan obsesionados con los hermanos y deciden seguirlos a su casa para matarlos. Un concepto sencillo.

El film se proponía generar miedo con estos personajes y sin duda Salva lo logró a la perfección. El suspenso estuvo muy bien construido y los psicópatas la verdad que eran aterradores.

Para ser una producción de bajo presupuesto el director hizo maravillas gracias a los tremendos climas que creó con los payasos asesinos que en su momento generaron unas cuantas pesadillas.

No es una obra maestra, pero sin duda es un muy buen film de terror que estuvo correctamente realizado.

Aunque el film en su momento recibió buenas críticas y obtuvo el Gran premio del Jurado en el Festival de Sundance, el más importante del cine independiente, el director no llegó a disfrutar del éxito.

Durante la filmación de El misterio de los payasos el cineasta Victor Salva violó al chico que protagonizaba el film, Nathan Forrest Winter, de 12 años.

Los reiterados abusos sexuales fueron inclusive filmados por el director y más tarde ese material se convirtió en su perdición.

Cuando la familia de Winters hizo la denuncia los abogados no tuvieron muchos inconvenientes para probar la culpabilidad de Salva debido a estos videos.

En la Justicia, el director se declaró culpable y finalmente fue condenado a tres años de cárcel. Sin embargo sólo estuvo detenido 15 meses, ya que luego salió en libertad bajo palabra.

Francis Ford Coppola decidió apoyar a su pollo, pese a que violó un chico de 12 años y consiguió que los estudios Disney lo contrataran para dirigir el thriller Powder, de 1995, que protagonizó Jeff Goldblum.

Durante el estreno, Nathan Forrest Winter reapareció en los medios norteamericanos para recordar los que Salva le había hecho durante el rodaje de El misterio de los payasos.

El repudio contra Disney y Salva fue contundente por parte de los noticieros y la película terminó fracasando en las boleterías.

Sin embargo, el director siguió laburando con el apoyo de Coppola que le produjo sus filmes. En 1999 dirigió Ritos de trancisión, que resultó otro fiasco y en el 2001 la pegó con Jeepers Creepers, que dos años después tuvo su secuela.

A Michael Jackson no le fue tan bien con este tema.

En realidad el caso de Victor Salva no es tan distinto al del Bambino Veira.

En 1991 el futbolista fue denunciado por la violación de un chico, Sebastián Candelmo, y la Justicia lo encontró culpable de violación en grado de tentativa y fue condenado a seis años de prisión por el hecho.

Al igual que el director luego salió en libertad condicional y hoy es un personaje divertido con el que nos cagamos de risa , cuando cuentas sus anécdotas por televisión.

Tampoco digo que haya que matarlos, pero yo por lo menos me siento extraño cuando me descubro a mi mismo riendome de las frases del Bambino.

Con El misterio de los payasos me pasa lo mismo. Antes me encantaba, pero cuando descubrí esta historia la verdad que me cuesta disfrutarla sin pensar que al chico protagonista un hijo de puta le cagó la vida para siempre.

A veces es raro como el paso del tiempo puede borrar de la memoria algunos hechos.
Fuente: http://www.hugozapata.com.ar/?p=1974
Aca el Trailer

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=kTGMQKJlUqQ