Charles Darwin: de la creación a la evolución



Charles Darwin: de la creación a la evolución



En 2009 se avecina el año Darwin. Por azares numéricos añadimos al bicentenario de su nacimiento los 150 años del origen de las especies. Las editoriales llevan tiempo preparando el rodillo y engrasando su maquinaria comercial para inundarnos con obras sobre Darwin. Muchas han aparecido ya, otras están por llegar. A ver si sirve de algo e incide la coincidencia numérica en las ventas y, a posteriori, en el conocimiento de Darwin por parte del gran público.

Leía el pasado sábado 22 de noviembre un breve artículo de Sánchez Ron, Recordar a Darwin (Suplemento Babelia, El País), en el que nos alertaba de cómo todavía se siguen combatiendo a ultranza las ideas de Darwin. Porque es conocido que, sobre todo en EEUU, ha resurgido con fuerza el creacionismo, en oposición al denominado evolucionismo científico. Se ha contrapuesto la ciencia a Dios y quieren que en las clases de ciencias se explique también a Dios. 150 años más tarde, imagínense. Tiene tela. Hay encorsetadas mentes humanas que no entienden aún la compatibilidad de la ciencia y la religión. Les recomendaría la lectura directa de Darwin, por supuesto, y alguna de las conferencias de Richard Feynman al respecto del debate histórico entre ciencia y religión. Aunque los hay que preferirían el retorno de Aristóteles y de la teología medieval, probablemente, a unas aulas científicas empecinadas en superar el lastre teológico.

Ante la avalancha editorial sobre Charles Darwin, por si no se deciden, déjenme recomendarles una obra: Charles Darwin: de la creación a la evolución, de Francisco Pelayo (Editorial Nivola, www.nivola.com). Si no tienen tiempo –o nivel suficiente- para enfrentarse directamente a la obra de Darwin, Francisco Pelayo les puede ayudar en la tarea de conocer a Darwin. Pelayo ha publicado un excelente compendio de la vida y obra de Darwin, centrándose especialmente en el Origen de las Especies. La lectura es rápida y amena, pese a que Pelayo penetra en los conceptos fundamentales de las principales obras de Darwin.

Pelayo, doctor en biología, demuestra su dominio del tema (lleva años estudiando la historia de las ciencias naturales), en su facilidad para contextualizar a Darwin y en su agilidad en el resumen pedagógico del pensamiento darwinista. Pelayo, arropado por la cuidada edición de Nivola, aporta al hilo argumental de cada capítulo pequeñas cajas de información adicional, muy al estilo web, en las que logra explicar conceptos básicos de biología evolutiva, o ampliar algunas de las informaciones del texto principal. El valor de estos textos adicionales, auténticos hipervínculos textuales, es doble, pues además logra ubicar a personajes como Cuvier, Malthus o Lyell, muy directamente relacionados con el desarrollo de las tesis de Darwin, sin olvidarse de la figura de Alfred Russell Wallace, coautor de la teoría de la evolución, en muchos casos desconocido para el gran público. El resultado es una sencilla explicación de las principales ideas de Darwin, muy bien documentada y ubicada históricamente.

La obra de Pelayo se inicia con un resumen de la vida y época de Darwin, dedicando el capítulo segundo, cómo no, al viaje del Beagle (1831). Pelayo se detiene después en el proceso constructivo de la teoría de la evolución, para llegar finalmente al Origen de las Especies. El estudio de los textos de Darwin es exhaustivo, extractando y resumiendo sucintamente la información principal. Pelayo explica el impacto social de la obra de Darwin, en su recepción negativa por parte de la sociedad victoriana del siglo XIX y su colisión con la Iglesia anglicana y la católica. El conflicto entre la ciencia de Darwin y la creencia religiosa, no superado aún por desgracia en algunas latitudes, había empezado. Pelayo además, barriendo para casa, aprovecha su experiencia en el CSIC en el estudio de la historia de las ciencias naturales en España para hacer un interesante resumen de la llegada de la obra de Darwin a nuestro país, exponiendo las dificultades con las que los editores españoles del siglo XIX se encontraron para traducir la obra de Darwin.

Finalmente, Pelayo resume cómo en el siglo XX se debaten algunas de las tesis darwinistas, en el seno de la revolución genética, reformulándose el darwinismo, surgiendo algunas controversias aún no zanjadas en biología evolutiva, como por ejemplo el debate del gradualismo versus el saltacionismo, o las conocidas teorías del equilibrio puntuado de Elredge y Gould. No se puede pedir más en unas doscientas páginas.

En conclusión, lean a Darwin por Navidad, hagan una buena entrada en el 2009, sin miedo a que un rayo divino les parta en dos. Que se puede ser creyente, ir a belenes vivientes y a la cabalgata de los Reyes, y admirar a la vez la evolución de las especies sin ningún problema.

TÍTULO: CHARLES DARWIN. De la creación a la evolución.

AUTOR: Francisco Pelayo.

EDITORIAL: NIVOLA www.nivola.com

AÑO: 2008

Rústica/ 15 x 21 cm. 218 páginas. ISBN: 978-84-92493-21-0





Toda la obra de Darwin a tu disposición



evolucion



Textos, cartas, dibujos, esquemas, libros, artículos… todo Darwin disponible a la distancia de un clic en la dirección web, en inglés:

http://darwin-online.org.uk./

Para dar cuenta de su honestidad intelectual nos basta leer el capítulo “Dificultades de la teoría” en su obra cumbre “El origen de las especies”. Para dar cuenta de su humanidad una cita del final de su libro “El origen del hombre”: prefería, decía, descender del monito o del cinocéfalo, que se comportan con heroísmo para salvar a sus congéneres, que de “un salvaje que se complace en torturar a sus enemigos…, trata a sus mujeres como esclavas, desconoce la decencia y es juguete de las más groseras supersticiones”.



FUENTE




darwin