Qué mejoras permiten las ROMs de Android


Las siglas ROM corresponden a Read Only Memory, un tipo de memoria solamente de lectura que utilizan muchos aparatos electrónicos para almacenar información. De hecho, las también conocidas como Firmware, contienen el “alma” del dispositivo y son las que le permiten funcionar y ejecutar su software. A pesar de que tradicionalmente estos datos no podían ser alterados ni borrados, hoy existen ROMs modernas que permiten modificar el sistema operativo –más allá de las limitaciones establecidas por el fabricante– para potenciarlo o adaptarlo a las necesidades del usuario.Para ilustrar el gran abanico de posibilidades que ofrecen estas memorias nos centraremos ahora en el caso de Android, un sistema abierto cuyas ROMs permiten toda clase de cambios. ¿La razón? Se trata de copias del software que se pueden reescribir. Ahora bien, para lograrlo, según el portal Rootear, hay que sortear una serie de mecanismos de seguridad y disponer de un acceso especial –ser un superusuario–, un objetivo que se logra, precisamente, rooteando nuestro Android. 
La web 'El androide libre' recaba las principales ventajas que supone llevar a cabo este procedimiento: la corrección de fallos en el código, la transformación completa del dispositivo –es como estrenarlo de nuevo– y la introducción de mejoras en la velocidad u otros aspectos vinculados al rendimiento.
Aunque en apariencia se trata de una técnica complicada, apta solo para los expertos, en la actualidad es posible encontrar en la red un sinfín de comunidades de usuarios y desarrolladores dedicados a cambiar los parámetros más variados del sistema operativo. Incluso hay algunas ROMs Android –recogidas por Bitelia y otras páginas especializadas– como CyanogenMod, AOKP y Paranoid Android que gozan de gran popularidad.
No hay que perder de vista que la modificación de la ROM suele acarrear la extinción de la garantía del dispostivo. Por fortuna, se puede localizar un gran volumen de información en línea. La decisión acerca del uso que se le da queda en las manos de cada usuario.