15 beneficios que aportan los videojuegos
1 Los jugadores de títulos de acción en primera persona toman decisiones precisas con mayor rapidez, en concreto hasta un 25% más rápido que aquellos que no disfrutan de este tipo de juegos.


2 Los juegos de conducción mejoran la memoria, la concentración y la capacidad de hacer varias cosas a la vez de los adultos de mayor edad.


3 Algunos títulos animan u obligan a hacer actividad física, algo que ocurre con juegos cono Dance Dance Revolution y otros de Wii de Nintendo, por ejemplo.


4 Mejoran la capacidad visual, especialmente en jugadores de títulos de acción en primera persona, de forma que perciben mejor los detalles y contrastes.


5 En cirujanos mejoran sus habilidades a la hora de practicar cirugía laparoscópica.


6 En el caso de niños con dislexia los videojuegos mejoran su capacidad para leer.


7 Los videojuegos de deportes “incitan” los que los juegan a practicar ese mismo deporte en la vida real.


8 Los juegos de realidad virtual pueden ayudar a los pacientes con quemaduras a olvidar temporalmente sus dolores.


9 La realidad virtual puede ayudar a superar determinados tipos de fobias. (lastima que no cura el de las mujeres taringueros)


10 Mejoran la estabilidad emocional a nivel general de los niños, siempre que se utilicen de forma moderada.


11 Nos permiten aprender, ya que también resultan educativos en una gran variedad de aspectos.


12 Pueden contribuir a inculcar valores y principios, ya que los videojuegos transmiten emociones y nos obligan a tomar decisiones.


13 Ayudan a pacientes de enfermedades graves, como cáncer, a tener una visión más positiva y mejorar su estado de ánimo.


14 Los videojuegos nos ayudan a controlar mejor nuestros sueños, de forma que somos más propensos a disfrutar de lo que se conoce como “sueño lúcido”, en el que podemos controlar voluntariamente los elementos del mismo.


15 Mejoran la capacidad motora de los niños de preescolar, ya que ayudan a impulsar aspectos como la coodinación ojo-mano, por ejemplo.


La conclusión que podemos sacar es muy clara, los videojuegos tienen un gran potencial que todavía hoy sigue sin explotar y son algo más que un simple entretenimiento.
No hay duda, todo en exceso es malo, como también lo es un uso inadecuado, pero un consumo moderado de videojuegos adaptado a cada persona y edad resulta muy beneficioso.