Así se protocoliza un fraude con tierras fiscales, de parte del municipio que controla Máximo Kirchner



Kirchneristas implicados en fraude fiscal


En Río Gallegos, el intendente Cantín le cedió a un amigo político, hermano del candidato de Máximo Kirchner, un privilegiado terreno fiscal en pleno centro de la capital. La tierra tiene valores millonarios, que se infieren de la tasación inmobiliaria del mercado. La municipalidad en el Decreto de adjudicación y los expedientes de tramitación, omiten decir a cuánto se vende la tierra, cuánto se cobrará y en qué tiempo. Lo sacaron en un trámite exprés y la empresa adjudicataria es un laboratorio clínico de importante facturación.

El día 19 de septiembre de 2014 Publicamos una nota donde dábamos cuenta que la Municipalidad de Río Gallegos, entregó en forma fraudulenta, mediante ardides y acomodos políticos, simulaciones y sospechosos nombres detrás de estas maniobras, dos terrenos especialmente ubicados en las zonas más caras de esta ciudad. Uno de ellos en el Barrio Jardín a pocas cuadras de la casa de la presidenta, el segundo en pleno centro de la ciudad, en calles Ramón y Cajal y 25 de Mayo. En ambos casos los trámites fueron de manera express, incluyeron sospechosos expedientes municipales y en todos los casos, han tenido como destinatario de la millonaria tierra a personas vinculadas con la política, el oficialismo de Santa Cruz y de estrecha vinculación con Máximo Kirchner.

Uno de esos terrenos, el de Ramón y Cajal y 25 de Mayo de 3.867,01 m2, tiene detalles de adjudicación realmente asombrosos que constan en la documentación a la que accedimos OPI y Fm News, donde queda fielmente demostrado que desde el poder, se pueden trastocar todos y cada uno de los valores, reglas, normas y transgredir desde la mínima Ordenanza hasta la más complicada ley, solo con el hecho de pertenecer al club del FPV, los que han gozado de la década ganada y que como queda expresado en esta nota, fue ganada con excesivos beneficios.

La entrega

Mediante decreto 3263 del 12 de agosto de 2014, la Municipalidad de Río Gallegos, con la firma de Raúl Cantín (Intendente) y José Zzvaley (Secretario de Obras Públicas), le dieron cierre al Expte Nº 1.256-L-14, donde queda expresado que mediante el Decreto 2.610/14 se adjudicó en venta a favor de LABSUR SA (CUIT 71063486-2) la parcela Nº 5 Manzana Nº 301-B Sección B, Circunscripción II, con destino a la instalación de un Laboratorio de Análisis Clínico de alta complejidad.Es un amplio solar en esquina que en el mercado inmobiliario local está valuado en más de 10 millones de pesos.

Uno de los primeros datos llamativos, al leer la documentación, es el corto tiempo que se observa entre que LABSUR SA solicita el terreno y le es adjudicado, teniendo en cuenta la complejidad normal del sistema de otorgamiento de tierras fiscales y si bien existe un ánimo de poner allí un emprendimiento relacionado a la salud, el mismo es privado y no se conocen los motivos por los cuales los trámites de otorgamiento, deban estar generados en tiempo récord, a menos, claro está, que hubiera un interés particular de las autoridades municipales, por ceder ese enorme y carísimo lote, a un amigo político, como finalmente quedó demostrado.

El Decreto 3263 dice en el segundo párrafo “ que a fjs 49, obra constancia del Banco Santa Cruz, haciendo saber que el antes mencionado (laboratorio) cuenta con una calificación crediticia, por lo que deberá tramitar ante este municipio, el Decreto de Obligaciones cumplidas, con el fin de que se formalice la escritura traslativa con garantía hipotecaria a favor del banco”.


fraude
Terreno R y Cajal


Más adelante agrega que el importe de la tierra ya fue abonado, pero nunca dice a qué valor le fue vendida ni que precio fue pagado y en el último punto de los considerandos, agrega que “con el fin de permitirle al adjudicatario contar a la brevedad con la posibilidad de empezar a construir “se dispone la escrituración de la tierra fiscal con cargo a la construcción del laboratorio…” y establece plazos y porcentajes que, seguramente nunca se cumplirán o bien nadie controlará que ello suceda.

Otro de los puntos llamativos es que el Intendente Cantín, le otorga la propiedad inmediata al laboratorio, solo con haber tramitado la constancia de calificación crediticia; es decir, para que le quede claro al lector: LABSUR SA no tomó un crédito en el momento en que la municipalidad le cedió la tierra, el Intendente cedió un enorme y valioso terreno fiscal a esta sociedad, solo con la presentación de un papel que no dice nada, es solo una constancia de que – en todo caso – la sociedad puede iniciar los trámites para pedir el préstamo, pero de ahí a obtenerlo falta mucho por recorrer.

La trampa es evidente. Primero el Intendente omite, intencionalmente, señalar el valor por el que se vende este terreno fiscal. Segundo, se le facilita al “comprador” la posibilidad de escriturar sin intervención bancaria, lo que hace suponer que esa tierra fue o será abonada a precios ínfimos, sin necesidad de que medie una operación hipotecaria. Para evitar que esto se entienda así, en el artículo 4º establece que la escritura se encuentra condicionada a la obtención crediticia a 180 días corridos de la notificación. Pero como el pago al contado no queda establecido si puede o no hacerse por fuera del banco, bien podrá seguir adjudicada la tierra, si el beneficiario paga de alguna manera, la tierra en los valores que establece la comuna y que nadie conoce, excepto ellos, sin ninguna necesidad de recurrir a un crédito bancario.

Finalmente y para cerrar definitivamente esta operación, visiblemente viciada de corrupción administrativa municipal, digamos que quien es propietario de LABSUR SA, es Carlos Anglesio, hermano del Francisco Anglesio, hoy titular del INTA, hombre de Máximo, que perdió la municipalidad en manos de su par Raúl Cantín.

Ambos Anglesio, también fueron beneficiarios de la venta de tierras Fiscales en El Calafate, transacción que aprovecharon al inicio de la década ganada, desde el matrimonio Kirchner para abajo, todos los que rodeaban el poder. Una liquidación de tierras fiscales a un precio irrisorio, facilitado en ese momento por el Intendente Néstor Méndez. Hoy, en Río Gallegos, a precios de liquidación, Raúl Cantín traspasa millonarias tierras a manos de amigos, mientras a la gente le niegan terrenos para construir sus casas, a los empleados municipales les niegan un aumento salarial, los proveedores municipales deben hacer cola para cobrar y las familias que recurren al municipio en busca de ayuda se encuentran con un “no hay plata” y deben volverse como llegaron.

Ahora en Río Gallegos: terrenos caros a precios (¿viles?). Hasta el momento no podemos decir en qué valor se hizo la transferencia express a manos de un hombre ligado al poder, porque en la documentación, en la cual debiera estar establecido ese valor, se omite.

El Concejal de la UCR Pablo Fadul, le señaló a OPI que se encuentra tras los pasos de esta denuncia y estaba buscando información al respecto. Nosotros ya la tenemos. Solo que ahora el Intendente debería dar las explicaciones públicas correspondientes. Intentamos contactarnos con funcionarios del área de Tierras para tener información respecto de a cuánto se vendió la tierra, pero no fue posible saberlo. Esta tierra fiscal se suma a la de calle Carlos Gardel al 400 (otro millonario solar), entregado de manera similar a gente vinculada al senador Pablo González.

Hay varios terrenos fiscales más otorgados de la misma manera y en pocos días más tendremos en nuestras manos la constancia de entre de otra parcela muy bien ubicada, esta vez otorgada a un alto funcionario municipal.