La discutida tipografía cumple dos décadas, y a modo de homenaje crearon una máquina de escribir con esa fuente, y una campaña para recolectar fondos para la lucha contra el cáncer

Comic Sans cumple 20 años
Máquina creada en homenaje a la tipografía


En octubre de 1994 Vincent Connare (el autor de otro clásico de Microsoft, la Trebuchet) creó Comic Sans, una tipografía pensada para emular la caligrafía usada en los comics, y que estaba destinada a una serie de productos para niños de Microsoft (que hasta entonces usaban Times New Roman, que a Connare le pareció muy dura).

Fue incluida en Windows 95 y desde allí saltó a la fama, al uso indiscriminado (sobre todo, en cartelería, folletos, etcétera) y también a la sorna de quienes consideran que es demasiado infantil (y que hasta debe ser prohibida).



El propio Connare explica la idea original —y analiza la polémica posterior— en su sitio; la tipografía tiene un sucesor no oficial (Comic Neue, una fuente presentada en abril de este año) que busca revalidar su nombre.

Como le dijo Connare al Wall Street Journal en 2009, "si la amás, no sabés mucho de tipografía; si la odiás, tampoco sabés nada de tipografía, y deberías conseguirte otro hobby".

A modo de celebración, Jesse England creó una máquina de escribir al que le agregó a los martillos los caracteres que componen la Comic Sans.