La revelación de que en las vísperas del 17 de octubre la burocracia sindical de la CGT-Balcarce se haya reunido con Macri no debe sorprender. Después de todo, se sabe que la “lealtad” de los Caló-Gerardo Martínez y cia. es con ellos mismos. Lo que sí merece destacarse es el contenido de la conversación. Según el diario Clarín, Macri les dijo “los voy a ayudar a frenar a los trotskos que les están complicando la vida en los sindicatos”, lo que produjo “sonrisas de sus interlocutores”.
La revelación de que en las vísperas del 17 de octubre la burocracia sindical de la CGT-Balcarce se haya reunido con Macri no debe sorprender. Después de todo, se sabe que la “lealtad” de los Caló-Gerardo Martínez y cia. es con ellos mismos. Lo que sí merece destacarse es el contenido de la conversación. Según el diario Clarín, Macri les dijo “los voy a ayudar a frenar a los trotskos que les están complicando la vida en los sindicatos”, lo que produjo “sonrisas de sus interlocutores”.

Parar a los trotskos: Macri y Moyano


Liberalismo
La reunión entre Macri y los burócratas que por el momento ofician de oficialistas fue precedida por otras, en las que participaron los Moyano, Venegas y otros opositores. En todos los casos el objetivo fue el mismo: tender un puente para que la burocracia sindical respalde la candidatura presidencial del Jefe de Gobierno. Aunque es prematuro que esto ocurra en lo inmediato, es evidente que para Macri el objetivo está cumplido. El candidato del PRO sabe que la burocracia sindical es piantavotos, pero necesita mostrarle a la clase capitalista que puede lidiar con la burocracia sindical, y pactar con ella una persecución a la izquierda y al movimiento obrero combativo que crece en los lugares de trabajo y en los sindicatos.

El tenor de las conversaciones de los burócratas con Macri le da un sentido preciso a las movidas para lograr la unidad de la CGT que impulsan distintos sectores de la burocracia sindical. Moyano fue clarísimo cuando dijo que “el próximo gobierno deberá tener un fuerte apoyo político porque deberá llevar adelante un fuerte ajuste”. La unidad de la CGT tendría la función de viabilizar el golpe que planean los capitalistas contra los trabajadores, lo cual requiere preventivamente “frenar a los trotskos que les están complicando la vida en los sindicatos”.

Es de esperar que Cristina Kirchner guarde un prudente silencio ante la revelación de esta reunión. Los motivos son entendibles. Si usase uno de sus discursos para denunciar la `deslealtad` de los burócratas sindicales dejaría expuesta una debilidad enorme, que comprometería su propia capacidad de gobierno. Pero este es sólo un motivo. El otro es que la propia presidenta también es partidaria de “ayudar a frenar a los trotskos”, como lo prueba la acción represiva de Berni desplegada en la Panamericana, contra los obreros que siguen con el “sueño de tomar el Palacio de Invierno”. La fuente de inspiración del PRO está en la propia Casa Rosada.

El acuerdo de fondo que existe en los partidos del régimen para perseguir al movimiento obrero combativo prueba que existe una clara conciencia en la clase capitalista de que marchamos a un ajuste general, con devaluaciones monetarias, mayores despidos y suspensiones. Como toda bancarrota de fondo se planteará qué clase social soportará la carga de pagar la factura de la crisis.

La identificación de los obreros que pelean con “los trotskos” se explica por el hecho de que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda son el único bloque político consistente que enfrenta a los partidos capitalistas. Este enfrentamiento estratégico es el punto de partida para un desarrollo político de una alternativa de la izquierda y los trabajadores.