Sin duda alguna la Televisión y el Mundo del Ocio, son dos grandes instrumentos de manipulación de nuestra mente y de nuestras emociones. ¿Que no? Espera y verás.

Personalmente llevo desde aproximadamente julio del 2006 sin ver la televisión, más que en contadas ocasiones, y realmente lo he notado en mi mente. Siento que mi mente piensa más, está más lúcida, más creativa, más rápida, conecta ideas desconectadas con mayor velocidad, se enriquece mucho más con fuentes alternativas como conversaciones, Internet, libros, artículos, documentos de Internet, conferencias, documentales descargados de Internet, etc. Dado que no tengo televisión, y no volveré a tener, el tiempo que la vería lo dedico a otra cosa.

Les pongo un video para calentar motores...




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=http://www.youtube.com/watch?v=_acfHQiIhk0

En mi opinión, el mundo del ocio y el del entretenimiento cumplen su cometido, el de entretener y distraer a la mente de lo que verdaderamente ocurre en el mundo. Y no sólo de saber de verdad qué está pasando sino el de anular nuestra consciencia, la de impedir que nuestra consciencia se expanda y entremos en contacto con nuestro verdadero interior, con ese interior que nos da claridad mental para ver a través de los velos de la ilusión que todos estos medios construyen como realidad.

El cine, los videojuegos violentos, la publicidad subliminal, el consumo tecnológico (móviles, ipots, palms, ordenadores, y otros chismes.), el entorno de "fiesta nocturna", el alcohol, las drogas, la televisión, la pornografía, las revistas, los videoclips, la música y los libros "best-sellers" generan un estado de aletargamiento mental e intelectual que privan todo espíritu crítico y cuestionador del status quo. De esta manera seguimos siendo esclavos del sistema, estamos esclavos al sistema porque necesitamos trabajar para vivir, pero como estamos tan cansados y agotados, con preocupaciones monetarias impiden que así pensemos en algo más que no sea el mundo del ocio y el entretenimiento para descansar nuestro mente del trabajo durante más de 8 horas, más las otras obligaciones. La clave: mantener distraída a la mente, bien con cansancio o con algo que hacer.

Copio del primer libro de Daniel Estulin "El Club Bilderberg", pág. 23 sobre la T.V.:

"En 1956, un hombre llamado Theodor Adorno, que luego sería el autor de la mayoría de las canaciones de los Beatles, en Televisión and the Patterns of Mass Culture, explicó que la 'televisión es un medio de condicionamiento y control psicológico como nunca se ha soñado'. Para Adorno y sus colaboradores, escribe Harley Schlanger, la 'televisión suponía un medio ideal para crear una cultura homogénea, una cultura de masas, a través de la cual se pudiera controlar y conformar la opinión pública de modo que todo el mundo en el país acabara pensando lo mismo'.

'La manipulación inteligente y consciente de los hábitos y opiniones organizadas de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática. Aquellos que saben manipular este mecanismo oculto (es decir, la televisión y la publicidad y, como consecuencia directa, la opinión pública) de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el que realmente manda en nuestro país.

Daniel Estulin también habla de la cultura popular en los siguientes términos:

"Debería ser obvio para cualquier que reflexione un poco que la 'cultura popular' no es espontánea, sino que está controlada por las grandes corporaciones y fabricada por sus principales think tanks, por fundaciones y organizaciones relacionadas con los bilderbergs, el CFR y el Instituto Tavistock que, como demostraré más allá de toda duda en este capítulo, son os responsables de la música, de la TV, de las películas, los libros, la moda, etc."
Más aún, en una entrevista a la médico sintergética María Arboleda, preguntándole sobre qué limita nuestro despertar, uno de los factores es la televisión, aquí tenéis su respuesta:

"Viendo menos televisión… sí, la TV por ejemplo te pone el encefalograma plano, en un estado de no pensamiento, pero de un no pensamiento inferior, ni siquiera en un no pensamiento de la meditación que sería un pensamiento más rápido. Por ejemplo, si estás viendo una televisión de estas de plasma, lo que tienen estas televisiones es que tienen una calidad de imagen de 100 fotogramas o algo así por segundo, con lo cual generan todavía pensamientos más lentos que los antiguos televisores que son solamente de 4 fotogramas (aprox.).

Es interesante porque como cada día hay más masa de gente que está pensando, en el sentido de que tiene pensamiento más rápido, es decir que está empezando a despertar, si le ponen imágenes a menor velocidad, pues ya pasan por encima de ellas y no les afecta, pero si les ponen un televisor de plasma es más posible que a ese lo enganche y le induzca a un estado de no pensamiento inferior, porque está a su frecuencia, y por eso son imágenes más definidas, porque están un poquito más a su frecuencia. En la medida en que unos están subiendo de frecuencia porque están despertando, pues en el mercado están saliendo cosas que contrarresten. Es mejor la tv de tubo catódico con rayos x, con lo terribles que son los rayos x, que la tv de plasma con los gráficos super buenos y rápidos". (Enero de 2008).
Unas recientes pruebas llevadas a cabo por el investigador Herbert Krugman mostraron que, mientras mira la televisión, el cerebro del telespectador muestra una actividad del lado derecho que supera a la del izquierdo en dos a uno. Para decirlo más sencillamente: los televidentes están en estado alterado más a menudo que en estado normal. Están consiguiendo su ración de beta-endorfinas. Para medir el grado de atención, el psicólogo Thomas Mulholland, del hospital de veteranos de Bedford, Massachussets, conectó a jovenes televidentes a un aparato de EEG que estaba conectado a la TV y la apagaba cada vez que los cerebros de los niños producían una mayoría de ondas alfa. A pesar de que se les dijo a los niños que estuvieran atentos, sólo unos pocos pudieron mantener la TV encendida más de 30 segundos.

Muchos telespectadores están realmente hipnotizados. Hacer el trance más profundo es fácil. Una manera sencilla es colocar un fotograma negro cada 32 fotogramas de la pelicula que se proyecta. Esto crea un ritmo de 45 por minuto que solo es percibido por la mente subconsciente: el ritmo ideal para general una hipnosis profunda.

Los anuncios o sugestiones que contienen este tipo de proyección son aceptados más fácilmente. El alto porcentaje de espectadores que tienen capacidades sonambulisticas pueden aceptar esas sugestiones como órdenes, siempre que no pidan al espectador que haga algo contrario a su moral, su religión o su autoconservación.

El medio para poseernos está ahi. Para la edad de 16 años, los niños han pasado de 10.000 a 15.000 horas ante la televisión: eso es más tiempo del que pasan en el colegio. En la casa media, la televisión está encendida una media de 6 horas y 44 minutos al dia, con un incremento de 9 minutos al año durante la década de los 70.

Actualmente es obvio que no están mejorando las cosas... nos movemos rápidamente hacia el mundo en alfa, posiblemente muy parecido al "1984" de Orwell: plácido, ojos vidriosos y respondiendo obedientemente a las instrucciones. Un proyecto de investigación llevado a cabo por Jacob Jacoby de la Universidad de Purdue, encontró que de 2.700 personas probadas, el 90 por ciento entendieron mal cosas tan sencillas como los anuncios y la serie "Barnaby Jones". Unos minutos después de haberlo visto, el espectador medio contestaba mal de 23 a 36 % de las preguntas acerca de lo que había mirado. Por supuesto estaban entrado y saliendo continuamente de un trance! Si usted entra en trance profundo, debe recibir instrucciones de recordar, de lo contrario olvidará automáticamente.

¿VAS A SEGUIR VIENDO LA TELEVISIÓN?


Fuente:

http://www.trans-personal.com/efectostv.htm