¿Qué hacer cuando

se revienta una rueda del auto?




¿Qué hacer cuando se revienta una rueda del auto?


Quizás sea el momento más aterrador que puedas sufrir en la autopista. Te encontrabas conduciendo tu auto tranquilamente, cuando de pronto la serenidad y la maniobrabilidad a los que estás acostumbrado son reemplazadas por movimientos que lo transforman en un vehículo fuera de control.
Es normal entrar en pánico. Lo más probable es que trates de pisar los frenos o mover bruscamente el volante, pero debes evitarlo. Mantén la calma, apártate hacia la derecha y mantente en tu carril hasta que encuentres un lugar seguro y bien iluminado. Una vez detenido el vehículo, pon el freno de estacionamiento y enciende las luces de emergencia. Asegúrate de ubicarte lejos de la circulación y de cualquier peligro, y luego llama al servicio de asistencia o bien, dedícate a cambiar el neumático averiado.

Si está oscuro instala los triángulos reflectantes detrás del auto para advertir del peligro a los otros conductores. Bloquea el vehículo con tacos, insertándolos delante y detrás del neumático opuesto al averiado. Despliega una manta, quita la tapa de la llanta y ponla boca arriba en ella. Con la llave de tuercas afloja las tuercas de la rueda pero no las quites aún.

Coloca el gato abajo el auto según las instrucciones del manual del propietario. Si no lo tienes, debes investigar primero para descubrir cuál es la posición correcta. Antes que nada, ¡asegurate que el gato se apoye sobre una superficie plana y sólida antes de levantar el vehículo! Luego levanta el vehículo hasta que logres suficiente espacio para quitar la rueda e instalar la de repuesto. Ahora sí, quita las tuercas y colócalas dentro de la tapa de la rueda para no perderlas.


Ahora empujá la rueda directamente hacia ti. Ten cuidado porque podría soltarse de golpe y arrojarte hacia atrás. Instala la rueda de repuesto y atornilla las tuercas a mano, pero no las aprietes del todo aún. Baja el vehículo hasta que el neumático se apoye en el suelo y ya no pueda girar libremente. Aprieta las tuercas con la llave, alternándolas en un patrón de estrella o apretando la tuerca opuesta a la que acabas de asegurar. Baja el vehículo hasta que el gato se libere y luego aprieta las tuercas una vez más. Vuelve a colocar la tapa de la llanta –si es que encaja en la rueda de repuesto– y no olvides guardar las herramientas.

Ahora que has cambiado el neumático exitosamente, es hora de volver al camino. Ten en cuenta que la pequeña rueda de refacción que viene en la mayoría de los vehículos sólo está pensada para conducir una corta distancia. Si estás lejos de casa o de la ayuda más cercana, asegurate de detener el vehículo cada una hora para permitir que el neumático se enfríe. ¡Un neumático caliente corre serios riesgos de reventarse!


Fuente
coche
http://actenomys.bloringa.net
Se agradecen comentarios y aportes, compartan..