El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 1)

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 1)

Comenzaré diciendo que Babasónicos es una banda de la cual soy fánatico recientemente. La realidad es que tiempo atras los tenía mal vistos, como una banda de "putos" pero lo cierto es que estaba muy equivocado y no había escuchado nada de ellos.
Lo primero que fui escuchando como buen fanático del rock nacional son las canciones más conocidas y comerciales (Irresponsables, Putita, La Lanza, Microdancing, etc.) y luego fui descubriendo algunos discos: Jessico, Romantisísmico, Infame pero siempre de este siglo. Hasta que después conocí la primera etapa de la banda.
Es dificil poder definir en concreto que es lo que me atrajo de esta banda pero puedo destacar que las letras de sus canciones son de un ingenio increíble, con palabras y frases muy bien logradas; a pesar de que muchos deben conocer a Babasónicos por las canciones radiales, esto no significa que sean una banda comercial, basta con escuchar sus discos para descubrir las maravillosas canciones de culto que poseen.
Otras virtudes a destacar son la clara influencia cinéfila de los miembros que se hacen notar en las letras (Cine clase B, Faster, Pussycat! Kill! Kill!, Armando Bó, Nélida Lobato, etc), sus primeros videoclips eran dirigidos por ellos mismos, letras perfectas para enamorar a muchas mujeres, sobre tienen eso: atraen a las mujeres, vestuarios muy originales que fueron variando (hay que reconocer que en sierta época se vestían de un modo "trolo" en particular el líder Adrián Dargelos jaja).
Desde sus comienzos de juventud rebelde hasta la ahora han demostrado el valor musical que tiene la banda, llevando 23 años de carrera y con una madurez notable en sus composiciones de la actualidad.
El que conoce la banda sabe de lo que les hablé más arriba y los que no, los invito a conocerla: descubrirán álbumes asombrosos y totalmente distintos uno de otro (sobre todo en la primera etapa).

NOTA: A cada disco le pondré 2 videos de alguna canción a destacar.


Ahora si, los dejo con el post!!!



PASTO

Año: 1992



musica


Canciones:

01- Intro
02- D-Generación
03- Tripeando
04- 41" de ocio
05- Sobre la hierba
06- Chicos en el pasto
07- Canción de la bandera
08- La era del amor - parte 1
09- Natural
10- Mutha Fucka
11- Somos la pelota
12- Guarda D.P.!
13- Bien
14- Listo
15- Indios
16- Fiebre Roller
17- Sol naranja
18- Umito
19- Margaritas
20- D-Generación Trash Mix







Y bueno… es como debe ser un primer disco…
- Dargelos


Es un disco a toda velocidad, sin silencios…
- Gabo



"Eleven sus mentes y dejen que el instinto fluya…”, precisas palabras que funcionan como epígrafe (la Intro) y que definen a la perfección a un disco que fluye sin avisos, destrozando absolutamente todo. Pasto tiene eso especial que significa ser el primer disco de una banda, que –ellos quizás lo sabían, o mejor dicho, lo deseaban- sería el inicio de una extensa discografía. Puesto que contiene la frescura y la fuerza que cualquier primer disco debiera tener, ya que en Pasto todo ocurre rápido, no hay pausas entre canción y canción, demuestra todo el ímpetu de chicos que siempre han querido hacer un disco de rock. Diego Tuñon lo definió en un momento como un disco punk. Ya que el primer tema, D-Generación, es una declaración de principios, contundente: “olvídate, ya pasó…”.Y se referían a superar el rock argentino, de cierta tradición entablada, de Spinetta, García, Páez, de toda esa institución de lo que es “El Rock Nacional”. Babasónicos siempre estuvo muy en desacuerdo con eso, ellos no querían llegar para formar parte de lo que se llamó rock nacional (argentino), sino que tratar de interrumpir esa tradición, trayendo algo de aire fresco, muy parecido a lo que realizó Virus (banda que será una constante influencia estética en la banda, a lo largo de su carrera) en los 80. Lo que trae Babasónicos es un neo-hippismo, muy de comienzos de los 90, influenciados por el sonido de Manchester, de The Stone Roses, los Happy Mondays, y bandas de esa movida. Que definían por aquellos años un sonido más moderno que algunas bandas nuevas en Argentina experimentaba. Se la llamó la “movida sónica”, de la cual Babasónicos formó parte como escena, otras bandas amigas fueron Los Brujos, Juana la loca y El otro yo.

Decíamos, D-generación es el comienzo, la declaración de principios, pero a mi gusto, existen cinco canciones que definen el disco, todas ellas muy distintas entre sí, pero que le dan cierta coherencia: Tripeando, Sobre la hierba, Chicos en el pasto, Sol Naranja y Margaritas. Y digo coherencia, porque en estas canciones está tratado parte del concepto del álbum, en todas ellas se habla de ese estado de ensoñación, de relajo, de que todo va bien por un deseo, que digámoslo, es totalmente inmanente y necesario. Porque no es una ensoñación trascendente (aunque a ratos parezca) sino que es una ensoñación, que Dargelos llamó “natural”. Y este estado está graficado con las referencias múltiples al pasto, a la hierba, al sol, al dejar pasar, a la risa, cosas que son producidas claramente por un consumo de ciertas sustancias que no están especificadas explícitamente. Yo diría que los tres primeros discos de Babasónicos (Pasto, Trance Zomba y Dopádromo) tienen una clara referencia a las drogas, se percibe al escucharlos, que en cada disco la experiencia con drogas es lo principal a la hora de hacer canciones, de construir ese universo sónico. Pero veamos, Tripeando es algo así como lo que ocurre en la noche, lo que acá en Chile sería tradicionalmente llamado “carreteando”, es quizás el tema más sónico (con influencia shoegaze) en cuanto al sonido, los efectos de las guitarras dan esa impresión de una noche en que todo ocurrió. Sobre la Hierba, uno de los ya clásicos de la banda, con esa intro sampleada de Mustapha, el clásico de Queen, nos propone un viaje, una fuga, pues como decía, el disco tiene esa frescura del primer disco de una banda, de rebelión adolescente: “papá está perdido en un desierto de palabras”. Y la letra es pura ensoñación, puro flotar, una letra emocionante, y sigue inmediatamente Chicos en el Pasto, referencia clara a una droga que hace pedir y pedir más, para seguir en ese estado que la canción te estimula en cada momento. Chicos en el pasto tiene un toque muy funk, de orgía completamente musical. Por su parte Sol Naranja, balada acústica, muy hippie, ya es casi una oda religiosa a esa droga, aquella droga que pueden ser tantas cosas, pues bien, un amor, eso que solo basta para vivir: “te tengo a vos y eso me alcanza”, tanto así que es un tener Dios. Y finalmente, Margaritas, tema que cierra el disco: “margaritas por siempre…”, que no es otra cosa que reír por siempre, es decir, que clara referencia a ese estado que veníamos diciendo, un tema muy joven, que posee un bajo de Gabo espectacular, un verdadero clásico.

rock nacional


La particularidad de Pasto, en sus veinte canciones, es que sólo doce son canciones en formato convencional, ya que el resto, es decir siete pistas, son pequeños experimentos, que van desde la intro, aquella frase que grita Dargelos, que enuncié al comienzo de la reseña, hasta disparates varios, como una orgía que se supone que los seis Babasónicos realizan (?) que es Umito; los 41’ de ocio, que es un en experimento musical que dura precisamente 41’; otra es La canción de la bandera, que es una de las cosas que más a la posteridad ha quedado, en el sentido de su gran frase que dice “somos forajidos con contrato”, alusión que para los fans más clásicos de la banda suena a cierta premonición de lo que ocurrió con Babasónicos en la década del 2000; Guarda dp, es una de las cuestiones más locas de Pasto, aún yo no sé que cosa es, ¿es una simulación de un asalto?, algunos dicen que es la recreación del robo de la cinta que los mismos Babasónicos hicieron de ella (preámbulo de Pasto) a la discográfica con la cual iban a lanzar el disco, antes de firmar con la Sony; Listo, es también algo así como 41’ de ocio, simplemente funciona como abertura para Indios; Muthafucka, es una especie de zapping radial o musical, quizás mostrando todo aquello que sonaba o ocurría por la época. Todos estos experimentos confunden a la hora de escuchar el disco, pero yo creo que precisamente lo hicieron para eso, para confundir. Me recuerda un poco a The Who Sell Out de The Who con sus variadas intros y pequeños jingles que acompañan al disco entremedio de los temas, acá en Pasto es algo parecido.

Creo que en mi opinión el mejor tema del disco no es porque refleje o represente al disco en su integridad, es simplemente porque es el mejor tema, con quizás la mejor letra. Natural es tremenda porque condensa en ella toda una emoción, es la que alcanza más ese grado de profundidad por llamarlo de algún modo, pues toda su instrumentalización, la vocalización y la letra de Adrián es de un nivel altísimo. Ya tiene altura de himno: “me tiro sobre el pasto, y miro como gira el frente…”. Un clásico. De los demás temas, pues la balada por excelencia y quizás un temprano tema de amor de la banda (cosa que reaparecerá recién en discos como Miami o Jessico) es Bien, un tema simple, de base acústica, pero hermoso, también muy sentido, con mucho feeling, es que Pasto tiene esa onda, temas con mucha emoción, como muy de adentro. De los restantes, son quizás canciones que en mi opinión son menores, como La era del amor que simplemente da paso a Natural, Fiebre Roller, un adelanto funky y boggiedelico para Trance Zomba, y Somos la pelota e Indios, como temas más roqueros y guitarreados, mostrando que Babasónicos también podían (después lo demostrarán con creces) rockear con bastantes ganas.

Pasto como debut es perfecto, quizás en la época mostró a una banda con una enorme proyección, pero yo creo que nadie se imaginó qué podía venir, era demasiado impredecible. En mi opinión, si empezaste escuchando los últimos discos de Babasónicos te costará entender de qué se trata este álbum, porque realmente parece otra banda. Para terminar diría algo importante, es el primer disco pero ellos ofrecen de productores del disco, gesto que será primordial en la trayectoria de la banda. De ser una banda en suma, bastante auto-gestionada, como auto-producida.

babasonicos



analisis


TRANCE ZOMBA

Año: 1994



jessico


Canciones:

01- Desarmate
02- Malón
03- Montañas de agua
04- Coral Caraza
05- Ascendiendo
06- Patinador sagrado
07- Koyote
08- Poder ñandú
09- Arbol palmera
10- Sheeba baby
11- Misericordia
12- Posesión del tercer tipo







Es un disco pobre, humilde… los sonidos del disco son así, tenía que ser un disco de bajo sopor, de descanso… es un disco de clase media.
- Gabo


… nos tomamos calma, silencio, meditación y swing.
- Diego Uma



Si en Pasto todo era rápido y no había ni respiros, ya que ni siquiera existen pausas entre canción y canción, en Trance Zomba sucede todo lo contrario. Pues este disco es precisamente un trance, en donde hay una excesiva contemplación, que no precisa de velocidades evidentes, sino que existe un medio-tiempo constante. En Trance Zomba hay una energía que es algo difícil de explicar y definir, simplemente una energía, una catarsis, pero que no necesita ser en movimiento, es otro tipo de velocidad, de hecho hasta los temas que son en sí más rockeros tienen una pausa, un no-vértigo, una entrega para que los sentidos viajen. Pero ojo, no solo es un efecto de languidez total como quizás se podría pensar, en este disco hay mucha psicodelia, pero también hay mucho de bandas como Sly and The Family Stone o Funkadelic, por dar ejemplos mencionados por la banda en esa época. Pues el swing es otro de los elementos que Trance Zomba hace alarde, la música negra es algo fundamental en este disco. Claro, se podría pensar que acá hay en juego elementos demasiados disímiles, pero Babasónicos echa a andar todo esto en una juguera de la cual es producto Trance Zomba. Pero si a estos dos elementos primordiales del disco, le damos como producto un tercero, Trance Zomba adquiere toda su originalidad. Este tercer elemento sería el glam rock, pero que no es musicalmente explicito, sino que lo es a un puro nivel estético. En Trance Zomba la imagen empieza a ser más que relevante para Babasónicos, partiendo por la estética de ellos mismos en el arte del disco, o en los videos promocionales, y también en los shows de presentación (que ojo, fueron muchos), la estética-sónica puso una cuota de demasiada originalidad dentro del rock argentino.

Diría que Trance Zomba y su estética es quizás lo más representativo de esta banda. Ya que desde mi opinión, Trance Zomba perfectamente podría ser catalogado como uno de los puntos más altos (sino el más alto) de la discografía sónica. Primero, porque es un disco que define lo que son Babasónicos, es decir, existe en Trance Zomba una imagen, una definición de estos chicos que quedó a la posteridad. Algo así como Ziggy Stardust lo es para Bowie, o A Night At The Opera para Queen, o El León para los Cadillacs, para poner un ejemplo más cercano. Como señalaba, en términos estéticos, Babasónicos marcó un camino, un quiebre en el rock latinoamericano, ya que antes de este disco nadie se vio, ni se escuchó igual, y aparte de eso, marcó un sello de la banda, algo que los hizo distintivos. En segundo lugar podría decir que Trance Zomba es el mejor disco sónico por una cuestión más simple: sus canciones. Creo que acá se encuentran tres de los clásicos más nombrados, más representativos de la banda; Malón, Montañas de Agua y Patinador Sagrado, son temas íconos de los sónicos. Y no sólo estos tres que son de lo más conocido y clásico, sino que temas que quedaron a la posteridad como clásicos más “ocultos”: Sheeba Baby, Corralcarraza, Desármate, Posesión del tercer tipo, etc. Y por último, porque creo que en este álbum se logra más a la perfección lo que siempre ellos quisieron hacer con sus discos, hacer discos, es decir más allá de un conjunto de canciones, darle una unidad coherente a las canciones dentro de un concepto, esto no quiere decir que Babasónicos hayan hecho discos conceptuales, sino que en todos sus discos hay una idea de lo que es el disco, pero esto no pasa ni por las letras, ni por el estilo musical (cosa siempre diversa en toda su carrera), sino que en la producción. Obsesos con la producción, ellos siempre los produjeron todos, dándole más importancia a eso que a la misma elaboración de canciones: Trance Zomba es donde a mi gusto la cuestión de la producción se logra definitivamente, creo que junto a Babasónica, son los discos en cuanto a producción y en cuanto a lo conceptual, más acabado.

adrian dargelos


He dicho que la producción en el sentido de que deben haber por lo menos 3 o 4 temas que perfectamente podrían haber estado en Pasto, más que nada por las letras, por la instrumentalización, etc., pero evidentemente uno no se lo imagina más que en Trance Zomba, por justamente el sonido homogéneo que los envuelve, que es único. Uno de esos temas es el corte que abre el disco, único tema creo yo de crítica social directa que han tenido en su historia Babasónicos, que es Desármate. Un tema con base rap en donde Adrián nos cuenta la experiencia de la calle (¿quién dijo que Babasónicos eran escapistas, o peor, quién dijo que era música para burgueses?), en donde todo es un desastre por la violencia callejera. Las bases rítmicas rap, que tienen al comienzo una entrada soul, pero en un momento entran las guitarras pareciendo los Beastie Boys, por esa fusión del rap con el rock más pesado Uno de los elementos fundamentales de Trance Zomba es la llegada del scratch, en este disco Babasónicos se transforman en siete integrantes, con el ingreso a la banda de DJ. Peggyn, un icono dentro de los fans antiguos. Primera vez que en Latinoamérica una banda poseía un Dj como miembro estable. En Desármate es claro ese scratch que aparece dentro de los riffs de Mariano Roger que dan paso a un clásico: Malón. Primer single en ese entonces, con un video espectacular, pero ya acá es ese rock pesado que enunciaba más arriba, que más allá de estimular el mosh o el headbangers, nos transporta a un espacio sicodélico, en donde las formas se relajan, Malón y Montañas de agua, temas que van casi unidos, tiene esa onda, aparte de poseer unas líneas de bajo alucinantes, que sirven de base absolutamente sicodélica a ambas canciones. Pues digamos que el trabajo de Gabo en este disco es protagonista, hasta el sonido mismo del bajo tiene una producción especial, que lo hace sonar así como lo escuchamos, de forma bastante extraña. El sonido en general de Trance Zomba es único, aunque los mismos Babasónicos dicen ahora que odian como suena Trance Zomba, pero yo considero que toda la magia de este disco recae en eso. Decíamos: Malón y Montañas de agua, tiene quizás las primeras claves que dan a pensar una de las grandes influencias de Babasónicos: Black Sabbath. Las guitarras son sabbathianas, es más, desérticas, y tienen un extraño vínculo con grupos como Kyuss, absolutamente contemporáneos a Babasónicos.

La cuarta canción es una de las más sicodélicas, floydianas de este disco: Corralcarraza. Si decíamos de ese estado de ensoñación, de libertad alucinógena, Corralcarraza tiene todos esos ingredientes de sobra. El juego vocal de la canción lleva pura psicodelia, pero más allá de remontarnos a los 60’, acá hay un vínculo (que ojo se percibe en todo el disco) con lo desértico, con una experiencia quizás altiplánica, muy a lo Castaneda, dentro de ese imaginario, que provocaría una psicodelia otra, más cercana a una traducción latina de la misma. Corralcarraza es un ejemplo, pero también lo tenía antes Malón y Montañas de agua. Que decir de Koyote, tema de un minuto y medio que es sobre una pulcra y (otra vez) desérticas notas de guitarras, que transportan a un no-lugar. Dentro de esta misma onda está Árbol Palmera, otra ensoñación, otro estado alucinógeno, con una letra que es idílica.

La primera parte del disco te agarra, de hecho, diría que el primer lado, los seis primeros temas son absolutos clásicos. El quinto tema es Ascendiendo, tema que perfectamente también podría haber estado en Pasto, de hecho lo tocaban en los conciertos de esa época. Tiene una letra alucinante, Dargelos siempre ha sido un buen letrista, pero esta es una de sus mejores letras dentro de su catalogo más juvenil: “mirá como se desvanece Adrián, andando lejos de la realidad…” o también, “salgo afuera, salgo a dar vueltas, y no me preguntes por dónde, vuelvo cuando amanezca, no me preguntes más…”, pura rebeldía juvenil; el tema aparte tiene unos arreglos de piano y una base funk más que interesante. Pero la mejor canción del disco, y quizás la mejor canción en la trayectoria del grupo es la sexta de Trance Zomba: Patinador Sagrado. Tremendo clásico, yo diría que este tema puede definir a Babasónicos, posee todos los elementos que la banda siempre quiso demostrar. Sin embargo, ¿cómo definir esta canción?, ¿un rap?, ¿un tema funk?, ¿qué es? Tanto así que Babasónicos tuvo que crear un estilo nuevo para definir parte de su música: este tema es boggiedelico. ¿Qué significa boggiedelico?, es para un comentario aparte. Creo que Patinador Sagrado es esa extraña mezcla de funk, rap, música futurista, que es algo nuevo, innovador, yo creo que cualquiera que escucha esta canción sin conocerla, sabe que está ante una cosa que nunca ha escuchado, y que es sumamente original. Patinador Sagrado aparte tiene una de las letras más exquisitamente voladas que yo he escuchado, dice mucho pero no dice nada, te confunde, a la par que los múltiples arreglos que hace Dj Peggyn y Uma-T en el scratch y teclados respectivamente. Qué decir del bajo de Gabo que es hipnótico, y que se confunde con el sampler de un sartén friendo. Sin lugar a dudas, un momento único en los 20 años de trayectoria de esta banda.

Luego de Patinador Sagrado, la segunda parte del disco la abre Koyote, tema que ya algo dijimos. Pero luego de Koyote viene quizás el tema que pone la cuota de incertidumbre y sorpresa, porque sin dudas es demasiado inesperada. Esta es Poder Ñandú, tema ya clásico de la banda también. Y pues este tema es una sátira, una burla, al rock pesado, pero a la vez, es una declaración de principios. Una de las primeras declaraciones de ese meta discurso sobre el rock que Babasónicos explotaría posterior a Jessico unos años más adelante. Y bueno, Trance Zomba termina con tres temas fenomenales. Uno de ellos es Sheeba Baby, un tema casi progresivo, que consta de dos partes bien definidas; la primera es una experimentación entre sonidos de exteriores más una incursión sonora algo cinematográfica. Luego la voz de Adrián nos comienza a contar aquella historia de esa chica serpiente que te hipnotiza. La trompeta que toca Diego Uma ofrece un arreglo a la canción que es magnifico, toda esta primera parte se ve interrumpida en un momento por unos sonidos primitivos, que me recuerdan a esos experimentos del Ummagumma de Pink Floyd, pues se escucha una especie de ritual indígena, unas aves, todo muy natural. En el minuto 3:38 todo cambia, porque ese primitivismo se convierte en una pista de baile funk, tipo onda disco de los 70. La influencia de Sly And The Family Stone es patente. Gabo nos proporciona unas líneas de bajo memorables, en donde el scratch de Peggyn no te estimula a otra cosa que a bailar. Qué decir de ese riff de Roger en un momento, con mucho swing, si se fijan es el mismo tipo que tres temas atrás tocaba el riff de Poder Ñandú, dando muestra el guitarrista de su más profunda versatilidad. Considero que Sheeba Baby en sus ocho minutos cumple todas las expectativas, es un clásico, un temazo. No aburre nunca después de las muchas escuchas que uno puede darle, siempre te estimula a bailar, a moverte.

Misericordia no es tan grandilocuente como Sheeba Baby, pero es un tema de gran factura. Para variar en Trance Zomba es Gabo el que se luce con un bajo ajustado y solvente. Los grooves de esta canción son increíbles, se percibe (bueno, como todo el disco) esa aura negra que hemos señalado. Los arreglos están entre los más creativos de la banda, creo que no hay otro tema en donde la influencia más bluesuera se haga más patente en Babasónicos que acá. Y bueno, el cierre del disco es con otra grandilocuente y bombástica canción, no era sólo Sheeba Baby un intento más experimental y progresivo dentro de este Trance Zomba. Posesión del tercer tipo es una suite que se prolonga por casi once minutos y también consta de dos partes, pero que a diferencia de Sheeba Baby están más separadas y realmente parecen dos canciones aparte. La primera parte es una suite a medio tiempo, muy atmosférica, por esas líneas de guitarras y el ritmo pausado de la batería. Cuando entra a cantar Adrián: “Prefiero flotar en mi laguna, no quiero nadar, no tengo lagunas…”, una harmónica (tocada por Diego Uma) da un toque melódico notable luego de cada verso. La letra es fenomenal, críptica, de miles sentidos, de viajes sensoriales, pero a la vez de una posesión particular. En un momento unas guitarras acústicas hacen una aparición para que Adrián lance unos de los mejores versos escritos y cantados por él: “Salvajes de traje… me quieren enseñar. Salvajes de traje… me quieren educar.” Creo que esos versos describen el disco y quizás a la banda en sí, definen la subversión que implica la música y estética de Babasónicos, como una insubordinación total a cualquier tipo de formalismo y poderes coercitivos. Trance Zomba es una lucha, una fuga, a una opresión, a través de la belleza. Bueno, el tema se prolonga, con una instrumentalización agradable, que te transporta, que te posee también, por cerca de siete a ocho minutos, y el tema termina, pero…

“Hey Zomba escucha esto… Babasónicos al lugar metalizado, Babasónicos es un estado la mente…”Es que el disco tenía un final inesperado, con estas palabras Adrián nos introduce al cierre del disco, para que nuestros cuerpos bailen y se expresen. Es una secuencia de swing y éxtasis cortesía sobre todo de Gabo y Roger, que pelean en quien hace las líneas más sudorosas y bailables, y la percusión de Panza y Diego Uma al cien. El disco finaliza de forma espectacular, rescatando ese espíritu de baile, de swing, de ese estilo que ellos mismo crearon, llamado boggiedelico.

Romantisismico



Babasónicos: análisis de sus discos (parte 1)


DOPÁDROMO

Año: 1996



musica


Canciones:

01- Zumba
02- El Médium
03- Cybernecia
04- Safari Vixen
05- ¡Viva Satana!
06- Perfume casino
07- Calmática
08- Coyarama
09- Su majestad
10- Pesadilla biónica del perro biónico
11- Gronchótica
12- Su ciervo







En Dopádromo usamos formas muy diversas, estructuras sometidas a cambios artificiales muy grandes, mutaciones orgánicas. A pesas de tener tanto efecto y teclado no llega a ser tecno, justamente porque el sonido es muy orgánico.
- Gabo



Existe cierta opinión consensuada que dice de Dopádromo como el mejor disco que grabó Babasónicos en su carrera. Sobre todo porque contiene dos de los mayores clásicos que hicieron alguna vez: Viva Satana! y Perfume Casino. Pero también, porque le permitió a la banda llegar a cierta masividad, rotar sus videos en el MTV y además, grabar un show eléctrico para la misma cadena televisiva. Dopádromo transformó a la banda en una realidad, más que en una promesa de lo que llamaron en la primera mitad de los noventa, el ‘nuevo rock argentino’. La presentación que realizaron del disco en Obras (la catedral del rock argentino, por la época) los erigió en una banda referente de los años 90.

Unas cosas sobre el disco, para empezar, decir que es un viaje, estaría tentado a decir: un viaje al futuro. Pero sería simplificar demasiado las cosas. Sin embargo, es innegable que es un disco de rock futurista o que es un disco dedicado al viaje temporal. Ya que hay una idea que ronda en torno al futuro, aquella idea que ha circulado dentro de la cultura del siglo XX, como algo aterrador y deseable a la vez, pero de la cual ya se está y se hizo total realidad. El viaje, en términos generales, está presente en el álbum desde la experimentación con el peyote (Zumba y Coyarama) hasta con la era cibernética (Cybernecia y Cálmatica), el disco pareciera tratar de proyectar sendos viajes, que atraviesan todo tipo de temporalidades, que serían consustanciales a algo así como el “presente”. Pero, habría que precisar cosas más concretas, como por ejemplo, en un momento Babasónicos definieron al disco dentro de la subcultura cyber-punk de los 90, es decir, existen acá altas cuotas de ciencia ficción y delirios, propios de la época. Dargelos alguna vez señaló que el disco planteaba una “futurística” que se debía diferenciar del mero pronóstico del futuro, o de una sociedad del futuro. La idea era, cómo pensar la obsesión del hombre moderno por imaginar su futuro, más que sencillamente plantearlo. Esta obsesión lo haría presa de una alienación total, al ya estar consumido y totalmente inmerso en eso que se llamó o se quiso definir como “el futuro”.

Dopádromo desde acá se puede plantear como un disco a-temporal. En su temática, pero también por su sonido, pareciera que el trabajo de Andrew Weiss (productor de Ween) en la co-producción, le dio un poco más de profesionalismo al sonido de la banda. Colaboración que perduró hasta mediados de la década que pasó. Aún así, el disco por muy a-temporal que sea, se puede situar en los noventa. El uso de los riffs a ratos recuerda a cosas que hacía Tool o Alice In Chains por la misma época. Es un disco pre-Babasónica, en el sentido de que es también un disco de rock pesado, pero matizado con una producción “futurística”. En este sentido nuevamente podemos comprobar cómo Babasónicos son excelentes productores, hay temas que podrían haber estado en Trance Zomba, así como otros en Babasónica, sin embargo, aún así, el disco tiene una homogeneidad apabullante. ¿Qué lo hace ser homogéneo? Pues como decía al principio, la temática o concepto que engloba gran parte de las canciones, pero también los miles de efectos de sonidos, trucos instrumentales, ambientaciones sónicas, y una gran dosis de psicodelia, hacen del disco un mestizaje estético sorprendente. Aparte de tener como ingrediente una orientación psico-experimental-andino (?) que tenía su anterior trabajo (Trance Zomba), pero que acá está mucho más elaborada. Babasónicos agarra a ratos influencias de Los Jaivas para ponerse a experimentar con percusiones e instrumentos andinos, sobre todo en Coyarama. Qué decir del bossa-nova de Perfume Casino. O el melodrama latino, homenajeando a Sandro y Tura Satana a la vez, que es el ya clásico Viva Satana! El disco, en definitiva, no es una exportación de un sonido foráneo, Babasónicos no es Soda Stereo, en Dopádromo hay un rock latino implícito, que se condensa por ejemplo en Viva Satana!

rock nacional


Pero vamos comentando las canciones, el disco se abre con Zumba, con una letra apabullante, es un viaje que guarda influencias de Carlos Castaneda, que funciona perfectamente como inicio de disco. Para pasar El Medium, con influencias del kraut-rock, donde predomina el brillante teclado de Diego Tuñon (Uma-T, por esa época). Luego, Cybernecia, que ya dijimos algo, puede ser leída como una declaración política de Babasónicos, pero sin caer en el juicio barato a lo U2. El intermedio de Safari Vixen, que es un viaje instrumental bastante experimental, funciona como banda de sonido y prepara la entrada del temazo que viene después, que es Viva Satana. Qué se puede decir sobre esta canción, es la Sympathy Of The Devil sónica, una definición de lo qué podría ser el “rock latino”. Otro clásico decíamos: Perfume Casino, que es una escena neorrealista y barroca, un punto altísimo en la trayectoria de la banda. Calmática, bastante en la onda de lo que vendrá con Babasónica, pero es de esas letras muy de la época de Dargelos, con tintes introspectivos y apocalípticos. Coyarama, que ya comentamos, es un cruce entre Los Jaivas y el trip-hop. Su Majestad, que es algo así como la primera parte de una suite que terminará con Su Ciervo, es la primera parte de esa canción. El verso dargeliano es hermoso. Otro instrumental es Pesadilla biónica del perro biónico, que es una zafada total de los siete sónicos. Una de mis favoritas de la banda es la que sigue, Gronchotica, que podría ser descrita como la visión social de Babasónicos, con un concepto propio: una especie-gronchotica. Como si hayan tendio que inventar un concepto, derivado de lo groncho, para mencionar lo que realmente pensaban. Y el final del disco, otro clásico, Su Ciervo, Babasónicos rockeaba, pero a lo Black Sabbath, es en donde la influencia de esa banda se refleja mayormente, este tema sirve como el paso a Babasónica, su siguiente disco.

Algunos sostienen, no sólo que este es el mejor disco de Babasónicos, sino que también el más experimental. A mi me parece que este disco es continuación de lo que hacían ya en Trance Zomba, acá suenan mucho más pulidos, y quizás la experimentación se nota más, al estar más elaborada. Sin embargo, la experimentación se mide de diversas manera, si bien acá hay rock pesado, bossa-nova, electrónica, trip-hop, música andina, e influencias de Sandro (?!), el disco que sigue, que es mucho más homogéneo en cuanto su sonido, puede ser también llamado experimental. Dopádromo es una compilación de doce tracks de excelente factura, produce lo que un disco de rock debe causar, una especie de religión que te transporta, que te lanza hacia lo desconocido, que es en definitiva, una experiencia.

babasonicos



analisis


BABASÓNICA

Año: 1997



jessico


Canciones:

01- Egocripta
02- Seis Vírgenes Descalzas
03- Demonomanía
04- Sharon Tate
05- Sátiro
06- Parafinada
07- Delnitro
08- Esther Narcótica
09- Calmado, Matamos Al Venado
10- Convoy
11- Pasta de Hablar
12- Passionale
13- El Adversario







El disco tiene una presencia: música de hombres hecha por mujeres. Cuando escuchás Babasónica parece un disco tan macho… Después descubrís que lo muy macho tiene que ver con la matriz femenina… Sabemos que si existiese Dios sería femenino.
- Dargelos


Las canciones de Babasónica son devenires, algo que va a la deriva de un lugar a otro. Creo que es un disco que va navegando siempre a la deriva a una velocidad torrentosa.
- Gabo



Babasónicos se encuentra en un momento de despegue internacional, un poco antes de editar Babasónica hacen un show para MTV, donde adelantan dos temas de esta placa, Seis Vírgenes Descalzas y Convoy. La banda adquiere el rótulo de freaks, de alternativos, de encarnar de cierta forma todo el espíritu de la década, de aquellos tiempos de programas del MTV como “Lado-B” de Ruth Infarinato. La banda es bastante cool, cool de lo alternativos que son. Ante eso, en un poco más de un año deciden sacar nuevo material y hacen el disco que nadie esperaba. ¿Cómo hacer un disco de rock pesado en plenos años noventas? No tengo la respuesta, o más bien, la respuesta sería que sólo una banda como Babasónicos tendría la desfachatez de realizar algo así. Un disco de heavy metal, oscurantista, barroco, canciones de casi cinco minutos que rondan lo progresivo, la cita acá es Black Sabbath, que si bien había pervivido como influencia en sus anteriores dos discos, acá se toma como influencia fundamental. Es un disco que podría rozar el mal gusto, como por ejemplo titular una canción Demonomanía y blasfemar hacia Cristo, sin embargo en otros momentos, más allá de ser un disco de metal extremo, pareciera ser un disco de folk psicodélico (Sharon Tate, Esther Narcótica y Parafinada). Si bien es el disco más homogéneo de la banda no deja de tener cosas variadas. Todas las canciones son bastante singulares, pero las atraviesa una temática barroca, es como una de esas pinturas de El Greco, aunque para Adrián es un disco crítico a la moral occidental, a la dialéctica de los opuestos, sobre todo a la del bien y el mal, y lo bello y lo feo.

Hacer un disco de metal en el año 97, bastante extraño. Pareciera que a Babasónicos mucho no les importaba componer discos para un mercado determinado (en este caso, el mercado ya establecido de lo alternativo), más bien los tipos seguían su singular deseo, de hacer lo que se les cante. Babasónica, para varios, condensa el espíritu libre de la banda, es el disco quizás más arriesgado, también el más experimental desde ese prisma. Muchos no reconocerían a la banda de Putita, Yegua o Microdancing en estas canciones, donde Dargelos habla desde una posición mucho más trascendental, con aires proféticos, mesiánicos y apocalípticos. Babasónica tematiza el fin del mundo (fin del mundo que tendría su contraparte más social y política en el siguiente disco), pero lo que tematiza es el fin del mundo como decadencia de la cultura occidental. Es más menos lo que canciones como Egocripta y Seis Vírgenes Descalzas quieren señalar. Ambas son consideradas por los fans más acérrimos de la banda como verdaderos clásicos. La primera señala “la histeria de la historia”, en donde se grafica la muerte de la identidad, del ego, del sujeto, como nosotros lo entendemos sin saberlo, muerte y vida, imágenes paganas, de confusiones y espejos, el estribillo plantea la crisis total de aquello que se entiende como “hombre”. El otro tema es más trascendental, es la pérdida de la creencia religiosa, precisamente trascendental y su inversión total, por la devoción de las vírgenes descalzas que te vienen a buscar, descarnan al cordero y te llevan al altar. En este mismo registro sigue Demonomanía, ya en un tono radicalmente blasfemo, Dargelos dice: hijo de nadie, hijo de nadie, falso mesías naciste muerto. El tema es lo más pesado que se le escuchó a Babasónicos, es verdaderamente metal en castellano. No hay otro tema así de pesado en el disco, de hecho los tres primeros temas en ese sentido son apabullantes. Uno podría seguir esta línea en Sátiro, que si bien es pesado, ya es más hard rock, sobre todo en su factura de los riffs, pero acá la letra sigue siendo hereje y totalmente pagana: cada uno de tu raza quien convenza es mi victoria. Sátiro es una de las canciones del en vivo de Babasónicos hasta el día de hoy, debe ser la canción que más rescatan de esta época, porque realmente en vivo gana demasiado. De temas más directos otro es Delnitro, con una melodía que nos rememora al rock de los 70, no sólo de Sabbath, y un coro antémico: voy a morir mañana, voy a morir mañana! Tanto o más blasfema es Calmado, Matamos al Venado, donde las figuras de la sangre, del vino, de la carne, son hechas comparecer ante la indiferenciación entre el bien y el mal, que la banda quiere plantear. Más bien, inclinar la balanza ante el mal, como suelo donde se anclan todas las representaciones de nuestra cultura. Es más que nada hacer operar el que estamos funcionando siempre bajo puros dualismos, lo que Dargelos llamó una crítica a la metafísica de los dos mundos. El disco se puede escuchar sin saber esto que estoy señalando, ante todo, Babasónicos es una banda de rock, pero es interesante ver cómo la banda siempre ha planteado sus discos con un meta discurso de fondo, son verdaderas obras, como por ejemplo, un cineasta piensa su film o un artista visual su instalación.

adrian dargelos


El disco eso sí tiene baladas y grandes baladas. Para empezar está Sharon Tate, dedicado a la esposa asesinada de Roman Polanski, es una bellísima canción interpretada principalmente por Mariano Roger, que desde acá (aunque también presta su voz para Coyarama del disco anterior) contribuirá bastante con su voz en los discos de la banda. El juego vocal es electrizante, la combinación melódica totalmente hermosa, sin lugar a dudas uno de los puntos altos del disco. Otras semi baladas son Esther Narcótica y Parafinada, la primera mucho más psicodélica, en donde Dargelos, nos llena de imágenes evanescentes que al parecer evocan a una musa. Musa que uno podría pensar modernamente, de ahí que lo “narcótica” nos haga pensar muchas cosas. Desde acá la impronta de la banda siempre pensó en la figura femenina no desde la belleza, sino que desde una figura mucho más trágica. De ahí que a Babasónicos le interesan las figuras femeninas encarnadas en drogadictas, prostitutas y chicas que guardan una personalidad imponente (el homenaje a Tura Satana en el disco anterior es manifiesto). En Esther Narcótica me atrevo a decir que parte esta obsesión sónica, de hecho, el nombre que encarna el disco es en femenino. Como si con esto quisieran decir que el heavy metal o la estética que representa, también pueden ser expresados en femenino. Parafinada, por su parte, es un tema sabbathiano, adelanta cosas de Miami, pero también se trata de un canto a una divinidad, no sé si femenina, pero es un canto devoto, una plegaria, un sacrificio. El riff que acelera la canción es apabullante, las percusiones de Diego Uma y Dj Peggyn, geniales. Otros temas en medio tiempo son Convoy y Pasta de hablar, la primera en un formato clásico, con un comienzo acústico para terminar en un vendaval de riffs, y la otra, pareciera también adelantar el sonido más trip-hop de su sucesor, en una épica angustiante de parte de Dargelos, el tema plantea un drama medular y existencial, el estribillo es brutal: me voy flotando, me extinguiré en el silencio, me voy flotando…

El disco lo cierran dos canciones algo distintas, primero Passionale que grafica lo que decíamos al principio, sobre el fin del mundo, hay que pensar que todo esto es bien de fines de los noventa, aunque claro, en Babasónicos no es tan explícito, pero por ahí uno puede leer una sensibilidad de época. Y el cierre es con El Adversario, uno de los singles, que está dedicado al entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde, un tema casi de metal industrial, en sintonía con lo que hacía NIN por la época, pero también con influencia de la primera electrónica, de los años 60 esa influencia está en el disco pero no se percibe totalmente, me parece que en los out-takes, en Vórtice Marxista sobre todo, se puede alcanzar a vislumbrar.

Finalmente, señalo que Babasónica es un disco apabullante, siempre lo recomiendo a gente que gusta del rock, ya sea clásico o más pesado, y vea cómo hay una traducción de ese sonido en una banda latina. Eso sí, hay resistencia, Babasónicos es una banda que no se deja apresar muy fácilmente, su música está destinada al prejuicio, eso fue desde discos como este hasta cuando hicieron canciones como Yegua o Carismático.

Romantisismico



Babasónicos: análisis de sus discos (parte 1)


VÓRTICE MARXISTA

Año: 1998



musica


Canciones:

01- Larga siesta
02- Fioritos
03- Antonio Fargas
04- La muerte es mujer
05- Chingolo Zenith
06- Los clonos de J.T.
07- Forajidos de siempre
08- Cerebros en su tinta
09- Traicionero
10- Fórmica
11- Bananeando







Como lector de Marx, que unos tipos populares, una banda totalmente mainstream (hablo a mediados de los 2000), tuviera un disco con ese nombre que mencionaba al marxismo me pareció más que atrayente. Ya escuchaba ciertos discos de Babasónicos pero no tenía aún una idea tan precisa de lo que significaban, su discografía me parecía excesiva, impenetrable y extraña, y este disco en particular, me lo demostraba mucho más, por su nombre y también por el sonido. Vórtice Marxista es un disco de out-takes que Babasónicos lanzó de forma clandestina el año 98, eran “temas-sobras” de sus tres primeros discos; temas que tocaron en vivo en esa época o ensayaron mucho, pero que no quedaron dentro de los discos oficiales. La leyenda cuenta que la Sony (sello de Babasónicos en ese tiempo) no permitió sacar el disco de manera oficial, que fuera como un material extra de lo que eran sus discos oficiales (hasta esa fecha eran cuatro). Al parecer el disco estaba, así que Babasónicos lo lanzó de forma independiente, culpando luego a los fans de haber sacado material sin su autorización, ya que Babasónicos no podía sacar material por fuera de su contrato con la Sony. Por este motivo el disco se hizo material de culto desde ahí hasta la actualidad, encarnando la veta más alternativa de la banda. Aunque de manera clandestina, igual tuvo una presentación por ese año, pues Babasónicos presentó las canciones de Vórtice Marxista en “La confitería la ideal”, donde se dedicaron a tocar temas inéditos, agregando canciones que aparecerían dos años después compiladas en Vedette. Ya que ese año 2000, ya fuera de la Sony, Babasónicos lanzó Vórtice Marxista por su propio sello, creado para este lanzamiento y de todo el material que no fue incluido en sus cinco discos oficiales, el sello se llamó "Bultaco Records", iniciando una etapa independiente de la banda, en plena crisis económica en la Argentina.

La edición de Vórtice Marxista del año 2000, incluyó tres canciones más que en la versión pirata del 98. Si bien el material no tiene ningún tipo de coherencia al ser elaborado en tiempos artísticos y compositivos muy disímiles en la banda (habría que ver que entre Pasto y Dopádromo si hubo bastantes mutaciones). Pero aún así el disco, empezando por el nombre, tiene una fuerza demasiado potente para entenderse simplemente como un recopilatorio de out-takes. Para empezar, la vibra que posee lo hace ser, a mi gusto, el disco más rockero de Babasónicos, el más zarpado, el más atrevido, más que nada por la forma en que están hechas las canciones, con una libertad que puede perturbar. No hay ningún patrón que pudieran seguir Babasónicos en los 90: eran rock pesado, hip hop, psicodélicos, baladistas, todo eso a la vez y revuelto.

Temas que destaco, sobre todo los seis primeros, que son un proyectil intenso y destructivo. Larga Siesta con un riff casi metalero, de esos que en la época componían, y su letra pasional, de una intensidad sexual sugerente, rock y sudor para empezar. Misma intensidad que se respira en Fioritos, tema que describe una experiencia psico-sexual de Dargelos (quizás fue en la marginal Fioritos o quizás no) bajo unas melodías soul que parecieran ser hechas por una banda de trip-hop. Antonio Fargas, rocker-funk, es una canción atrevida y excitante, los riffs de Roger y Uma son bestiales, que respiran pura energía afro en ellas. La Muerte es Mujer es la experimentación sónica, una de las mejores letras de Dargelos, es un verdadero poema que se hace más bello al guardar esas texturas sónicas. Chingolo Zenith es el rap del disco, pero es un rap-sicodélico, las mil aventuras que relata Dargelos recuerdan a las neoyorkinas aventuras a lo Lou Reed, en la letra todo es marginal, un mundo oscuro, de drogas, perversión y delincuencia. Hasta acá todo tiene una relación, lo sexual y lo marginal tejen una trama que envuelve el disco, eso sí, uno sigue pensando en Marx, ¿dónde tiene que ver? Yo creo que precisamente en eso, en lo marginal. Babasónicos acá se declaran marxistas, pero desde un Vórtice, es decir desde un puro flujo, y como flujo no es sólo discursivo, ni representacional, ni muchos menos ideológico, sino que un marxismo experiencial, una política fuera de la representación política. Para Babasónicos eso podía hacer el rock, y sí hay un rock marxista, es el que nosotros estamos tocando y haciendo, en ningún momento representándolo, sino que como una pura performática.

Todo esto último es gráfico con la letra de Los clonos de John Travolta: "Somos los clonos de Travolta. Obvio, nos gusta, bailar... Dos anfetas dentro de un vaso de vodka, calzando un pene particular... Mi camisa apretada huele a saturday night... Entro en flash a 2001, silbo melodías de Satán." La canción es un manifiesto marginal, un manifiesto callejero, provocativo y vital. El tema es sicodelia por todas sus entrañas, y la figura de Travolta ayuda para provocar eso “grasa” que hacía de Babasónicos en esa época una banda tan singular. Los Forajidos de Siempre es un tema antiguo de la banda, una dedicatoria, de esos temas que se hacen cuando se empieza con la banda de rock, cuando se proponen conquistar el mundo. Siempre pensé – y no lo sé – que esta canción es de la época de Pasto.

Luego el disco entra en una vertiente más atmosférica y experimental. Cerebros en tinta, Traicionero y Fórmica, son instrumentales, en los cuales Babasónicos deja de ser una banda convencional, de guitarra, bajo y batería, para pasar a ser unos tipos experimentando con cualquier instrumento o máquina de sonido, demostrado que a la banda le seducía bastante la electrónica. Por esta razón a Babasónicos no le puede pasar por cualquier cosa, los tipos hicieron literalmente todo y en este disco demuestran que la electrónica y la experimentación era casi regla a fines de los noventa para ellos. El disco termina con un clásico de la primera época Babasónica, Bananeado, tema ragga-rap que canta sobre las bondades de todas las plantas alucinógenas, canción que ya antes de que se editara Vórtice Marxista era un tema muy pedido y reconocido por los fans de la época.

Vórtice Marxista es un disco que sólo Babasónicos podía sacar, tiene un sonido muy particular, pareciera que su producción fue a propósito, para que sonora como out-take, tiene un sonido de garage único. Un disco que a mi parecer es imprescindible para comprender a cabalidad lo que fueron esos años 90. Y personalmente, uno de mis discos favoritos, no por sus canciones por si sola sino que como un disco que provocó mi devoción total hacia esta banda.

rock nacional



babasonicos


MIAMI

Año: 1999



analisis


Canciones:

01- 4 A.M .
02- Desfachatados
03- El Ringo
04- El Sumum
05- La Roncha
06- Paraguayana
07- Valle de Valium
08- Bardo de estrella
09- El playboy
10- Drag dealer
11- Gustavo show
12- Combustible
13- Charada
14- Grand Prix
15- Colgado
16- Mal viaje
17- El shopping
18- Casualidad







Miami está en todas partes… es el aire acondicionado, que nos brinda el neoliberalismo.
- Dargelos



Babasónicos, a partir de Miami, generan un vuelco en su carrera. Muchos sostienen que ese giro se produce con Jessico, pero lo que sucede con ese disco, en mi opinión es consecuencia de lo que ya Miami plantea. En este disco, la banda comienza a elaborar una imagen (o discurso) que los hace, definitivamente, pasar de ser una banda alternativa a un referente dentro del rock argentino. Esto se debe a que ya consolidan el espacio que se buscaron hacer siete años antes, y esto lo logran creándose un imaginario, que comienza el año 99 y que perfeccionarían en la siguiente década.

Por ese tiempo, ya había pasado el boom del rock latino auspiciado por el MTV, “lo alternativo” daba paso a una generación de bandas (a nivel mundial) que encarnan muy estereotipadamente las referencias de la década, dentro de lo cual Babasónicos pretende desmarcarse, precisamente re inventándose para no caer en una auto-parodia. Por otra parte, en Argentina se comenzaba a vivir la gran crisis política-económica que desencadenaría en los hechos de Diciembre del 2001, y la coincidencia es que sería el último disco que graban con la Sony, luego de ese contrato firmado en el 92 por cinco discos. En este sentido, el contexto donde se genera el álbum es sumamente interesante, está cruzado por variadas cosas, en donde el exterior social y político, ya no es un simple afuera.

Miami es una profecía, es como un relato por-venir que desnuda a una Argentina corrompida y al borde de la crisis, en las antípodas del menemismo. Es un disco que busca un respiro, una salida, a la vez también es un disco que se podría catalogar íntegramente como anti-menemista y anti-neoliberal. Sin embargo, hay que tener cierta precaución, Babasónicos no es una banda como la Bersuit, pues las letras hablan en su totalidad –aparentemente- de relaciones amorosas, eso sí, trágicas y opresivas, y musicalmente hablando no contiene una furia, ni punk ni heavy, como para sostener que ahí se encuentren una actitud que es propiamente contestataria a momentos sociales o políticos. Toda esta última cuestión remite a una discusión que trata de entablar la banda, por aquella época, que si bien ya había sido instalada tangencialmente en los discos anteriores, pareciera que acá se hace temática. La discusión es en contra del rock con mensaje, el rock entendido tradicionalmente con contenido social o político, que instalaría un discurso codificado, como aquel que nos entregan por ejemplo los Media y los aparatos culturales institucionales, que no crean otro discurso, simplemente trasladan los discursos políticos standard a la música. La operación que Babasónicos trata de realizar con Miami es de una política que prescinda del mensaje, para propiciar un viaje plenamente sonoro, utilizando múltiples texturas, sonidos, capas instrumentales, variados estilos a nivel musical; y a nivel lírico, las frases que adornan las canciones nos confunden, instalando como referentes no la entrega de un mensaje consciente, sino que mayoritariamente la seducción y la confusión. Pasas de contradicciones a contradicciones, del reviente a la melancolía, del amor al desamor, de la velocidad a la lentitud. ¿De qué otra forma una banda de rock podría no colaborar con lo establecido sino es de esa manera?

jessico


Miami es el disco más político de Babasónicos, pero a su manera, con sutileza, con ironía, con sensualidad, con psicodelia, crea otra política, otra salida, partiendo por la instalación brutal que significa la portada del álbum. Ubicas a la Argentina de fin de siglo en lo que podría ser Miami. Es un pequeño gesto, muy sutil. Tanto como el inicio del álbum con 4 am que plantea que es preciso escapar de la casa aquella, de una casa apunto de estallar en llamas. Esa casa no es sino la Argentina de esa época, 4 am abre el álbum, en donde la banda se plantea una fuga, un respiro, a riesgo de pasar por las diferentes experiencias a que remiten estas canciones. Es un disco largo, pareciera que se propusieran hace “la obra”, “el disco”, me parece que hasta cierto punto lo consiguen. Quizás nunca más Babasónicos sonó tan accesible y complejo a la vez, tan románticos y fumados a la vez, tan electrónicos y rockeros a la vez, siempre en una polaridad radical. Un disco de tan extremos contraste como es Miami. Un disco pluralista musicalmente hablando: un disco de amor, un disco social, un disco bailable, un disco político, un disco en joda, un disco fumado. O podríamos decirlo en estas otras palabras: hay trip-hop (Drag Dealer, Mal Viaje), hay rock pesado (El Shopping), hay boleros sicodélicos (El Ringo, Casualidad), westerns fumados (Colgado), sicodelia por sí sola (Grand Prix), pero también corridos mexicanos rockeros (Desfachatados), folk (Valle de valium), funk-electro (Paraguayana) y así géneros musicales inclasificables.

Haciendo un repaso de las canciones, uno podría partir por cierta cuota de marginalidad que está instalada en el álbum, como por ejemplo con personajes de la calle, como en Drag Dealer, en donde Dargelos encarna a este transformista que pareciera estar diciéndonos que todo está en crisis, cómo si se necesitase de una figura de este tipo para describir el exterior social. Uno no puede sino pensar en que la banda te quiere decir algo, como en Combustible, hay gente quemando el dinero, mientras necesitas la droga para sentirte bien. El Shopping nos plantea que nos creen tener bajo control, y sutilmente Dargelos nos dice: “yo fumo bajo el agua”. Aún así, este tema debe ser uno de los más directos que hizo la banda, es el más declaradamente anti menemista (quizás con los temas de Groncho), pero también te sentencia el fin de la historia, el fin de siglo, y el “puro aire acondicionado” del capitalismo mundial integrado o la globalización. Otro tema más zarpado es El sumum, uno de los singles del disco, donde se trata de dar alguna imagen de lo más pútrido del menemismo, lo que ellos definieron como lo “moncho vip”, lo “grasa”, que no vienen a criticar desde una distancia, que siempre es moral, sino que la tratan de encarnar para llevarla a un límite. Mucho más radical es esta cuestión con El Playboy, tema íntegramente dedicado a Menem: “sonrisa de ganador, goza lo prohibido, affair del gran playboy”. Con influencias de la música basura de los 70, la canción es una sarcástica aproximación a lo grasa y a la crisis económica, proveniente del neo-caudillismo que encarnó Menem por esa época. La canción comienza con una frase de la sexy actriz argentina Coca Sarli, personaje que alude al cine basura de los 70 en la Argentina de la Dictadura. La cita secreta que ven Babasónicos entre ese pasado con aires de superficialidad cultural, de fines de los 70, parecieran estar más que presentes en los años del menemismo. Así como la Coca Sarli, también Armando Bo es nombrado en Paraguayana.

La sensación de fin de una época tiene una contraparte en una canción como La roncha, con hermosos arreglos de cuerda, la banda se pone a experimentar con una canción tipo Odessey and Oracle de The Zombies, pero la letra señala “como se diluye el porvenir”. Hay que decir que Miami encarna no lo más experimental de ellos, sino que la versatilidad que Babasónicos pudo llegar, tocan de todo, desde arpas, flautas, xilófonos, y otra infinidad de instrumentos. Lo fenomenal es que todos esos instrumentos los tocan ellos mismos. Dargelos ha dicho que Miami estuvo influenciado por discos como Pet Sounds o el ya nombrado Oddesey And Oracle. Instrumentalmente, debe ser es el mejor disco de Babasónicos. Versatilidad que se prueba en una canción como Paraguayana, donde se crea un referente dentro de Babasónicos, de cierto tipo de canción, que luego encarnaría en Delectrico, Suturno, Pistero, Microdancing o la más reciente, Muñeco de Haití. Temas que encarnan el lado funk-bailable de la banda, acá es Dj Peggyn encargado del “scratch control”. Es realmente un temazo, entre el riff funk de Roger, los samplers de Tuñon, y la letra ácida de Dargelos, que entre medio de vibras y bailes, se pregunta por la Nación: “la nación, la nación... se pregunta quién es él”. Como si el contraste se quisiera hacer mucho más potente, luego de Paraguayana viene Valle de valium, quizás el momento más alto del disco, el lado más folk de la banda, que quizás alcanza su punto culmine. Una letra del viaje en valium, también una oda total al viaje sensorial, en otro momento dedicado a Víctor Jara. Lo increíble, es la sucesión de melodías, tanto de la atmósfera lograda en la canción, el juego vocal de Dargelos y la guitarra de Roger. También folk, pero más sicodélica es Grand Prix, tema compuesto y cantando por Mariano Roger, se pasea por un tema recurrente en Babasónicos, la cuestión de la velocidad, de la intensidad, del grado cero de experimentación. Como si de una novela de Henry Miller se tratara, Roger nos transporta a un estado otro de ensoñación. Otra de Roger es El Ringo, acá cantada a dueto con Dargelos, es una historia de una pareja que sobrevive a la catástrofe exterior. Con un arreglo bellísimo de un xilófono, la canción plantea ya los primeros acercamientos de la banda a la canción romántica latinoamericana. Y si hablando de romanticismo se tratara, pareciera que en Miami comienza este acercamiento de Babasónicos a la canción de este tipo, que lograría su consumación en Infame, está en El Ringo, pero también en Gustavo Show, otro dueto entre Dargelos y Roger, donde el quiebre de una pareja se transforma en un talk-show. En ambas canciones, la emoción es lo fundamental. Cuando uno se enamoró de Miami, pasó siempre por este tipo de canciones que el álbum trabaja.

La veta electrónica en el disco es sumamente importante también, está presente en los dos instrumentales. En la genial Bardo de estrellas, composición de Tuñon y Dj Peggyn y la electrónica western de Colgado. Pero pervive sobre todo en los temas más trip-hop, como ya en la comentada Drag Dealer, pero también en Charada, donde la letra rememora a un Bryan Ferry, un drama sexual encarnado en la figura de una femme fatale que desea ser atada a la cama, con sus propias medias de nylon, todo esto con un increíble arreglo de trompeta (lleva tu civilización a otra parte); mucho más calma y dramática, en ese sentido, es Mal Viaje, una épica del desarraigo, del escape radical, una mala línea es la condena que trae la canción. Pareciera que acá pasamos del derroche del deseo al límite del exceso, a la mala línea tomada. Como decíamos, es parte de Miami, estas dieciocho canciones parecieran querer introducirnos en una experiencia radical, donde prácticamente ocurre de todo. Desde la abertura con 4am donde se nos pedía que abandonáramos la casa, imperiosam

Comentarios Destacados

@Nic02 +7
Los discos viejos y la discografía paralela te vuela la cabeza, te hace flashear y tener orgasmos jajaja
Hace años que sacan a la venta y en radios temas asquerosamente comerciales que a las masas les gusta, pero a los que tienen un poco mas oido les causa rechazo y no se ponen a escuchar lo que verdaderamente son (o fueron)
@Jaleadeflor +5
Entiendo que los fans que escucharon los primeros disco de los Babas, hoy desaprueben lo que están haciendo. Hay que entender que la energia, la violencia y la provocación que tenían, se fue diluyendo con el correr de los años. De pronto me pongo a pensar en artistas ingleses (a mi criterio los mejores haciendo música) y no tengo presente ninguno que haya sido de joven y ahora ya "mayor" igual de desafiantes. Vean videos de Genesis en los 70' y miren como esta Peter Gabriel, Phill Collins, etc. ahora. Antes hacian música para jovenes rebeldes y ahora hacen música para veteranos o gente casada (jajaa!). Alguna vez lei que la etapa más creativa de las persona, abarca de los 17 años a los 25.. y tal vez sea cierto. De todas maneras, sigo escuchando Babasónicos, nuevo, viejo, futuro, a mí criterio, la banda más experimental del rock argentino, mezcla de hip hop, folk, rock, harcord, electro..etc. Músicos que sin ser virtuosos, supieron romper con los parametros de lo que se estaba escuchando. Sencillamente distintos.

Los escucho en el bondi yendo al laburo, sabés como entro?? Re manija..

Dejo un tema, que es solo una muestra de lo TREMENDO que son!

Pd: Fumarte un churro y escuchar a los Babas, es uno de los placeres más grande de mi simple vida..!! jaja!

https://www.youtube.com/watch?v=eo1MZ4uwEmg

21 comentarios - Babasónicos: análisis de sus discos (parte 1)

@Nic02 +7
Los discos viejos y la discografía paralela te vuela la cabeza, te hace flashear y tener orgasmos jajaja
Hace años que sacan a la venta y en radios temas asquerosamente comerciales que a las masas les gusta, pero a los que tienen un poco mas oido les causa rechazo y no se ponen a escuchar lo que verdaderamente son (o fueron)
@RogerianoFederer +5
LOS PRIMEROS DISCOS DE LA BANDA ESTABAN MORTALES!!!
@Satin_Devil -14
........... Hay que estar verdaderamente al pedo para hacer un análisis de este tipo. Buscate un laburo, flaco.
@DINING +10
Yo trabajo y tengo tiempo para hacer este tipo de posts kpo, asi que si no te gusta buscate una vida porque con ese nombre de usuario tan pelotudito no podes deirle nada a nadie.
Tomate el buque y andate a la reconcha de tu hermana!
@Reflex_01 +1
yo me acuerdo cuando los
chetitos bailaban microdancing

y desde ese día dije a váyanse a la conch4 de la lora
y no lo escuche mas

tendría que darle otra oportunidad mas?
tal vez
@rolling_94
Si, dasela, yo tambien estaba igual que vos, pero los segui igual y valio la pena, escucha el ultimo disco esta bastante bueno (no tanto a proposito)
@Silvioerrera
que carajo importa si lo bailan los cheto? la culpa es de la banda o de los chetos?
@Andyroots
Suena el telefono en la radio fm hit. Atiende dassy may queen. Piden 'microdancing'. Deje de escuchar babadonicos. Los primeros 5 discos y yoda si discografia B son epicos. De jessico para aca es pura basura fm hit.
@rolling_94 +1
Jessico es el mas importante para mi, no cualquiera hace un disco como Jessico y menos en ese contexto y encima despues viene Infame para superarlo, post jessico tiene unos temazos barbaros, aparte fm hit, te va a poner Carismatico/Yegua,etc no van a poner Sin mi diablo, Atomicum o Humo
@jmansilla62 -9
Un análisis rápido de Babasonicos: UNA BOSTA!!!
@Jaleadeflor +5
Entiendo que los fans que escucharon los primeros disco de los Babas, hoy desaprueben lo que están haciendo. Hay que entender que la energia, la violencia y la provocación que tenían, se fue diluyendo con el correr de los años. De pronto me pongo a pensar en artistas ingleses (a mi criterio los mejores haciendo música) y no tengo presente ninguno que haya sido de joven y ahora ya "mayor" igual de desafiantes. Vean videos de Genesis en los 70' y miren como esta Peter Gabriel, Phill Collins, etc. ahora. Antes hacian música para jovenes rebeldes y ahora hacen música para veteranos o gente casada (jajaa!). Alguna vez lei que la etapa más creativa de las persona, abarca de los 17 años a los 25.. y tal vez sea cierto. De todas maneras, sigo escuchando Babasónicos, nuevo, viejo, futuro, a mí criterio, la banda más experimental del rock argentino, mezcla de hip hop, folk, rock, harcord, electro..etc. Músicos que sin ser virtuosos, supieron romper con los parametros de lo que se estaba escuchando. Sencillamente distintos.

Los escucho en el bondi yendo al laburo, sabés como entro?? Re manija..

Dejo un tema, que es solo una muestra de lo TREMENDO que son!

Pd: Fumarte un churro y escuchar a los Babas, es uno de los placeres más grande de mi simple vida..!! jaja!

https://www.youtube.com/watch?v=eo1MZ4uwEmg
@LelisMC46
Deberias leer "arrogante rock" es el libro de ellos, esta Increible!
@fedeqwer
Buena banda me hace recordar a mi 2rio ahi los escuchaba, sonaba mortal!
@daddyshankar
Fanático de los primeros discos. Creo que después se relajaron y no me gustó más lo que hicieron.
@Zorronde -8
Análisis, ja ja - escucha música, no eso, por favor.-Edúcate musicalmente, en forma urgente ja ja
@elviejodelahorquilla +1
uruguayo de mierda andá a escuchar a jaime ros
@drink_n_drive
Metí mal el dedo cuando ripeaba mis cd's... jaja
Romantisismico
Muy buen laburito che, ahora voy por las demás partes.
@DINING
Jajajaj
@SyMoon +1
Muy buen laburo che. Te felicito de corazón.Tengo 37 años y lo sigo desde los 17. Imaginate. Trance zomba tuvo un no se que en la ironía hacia lo grasa que me senté a ver una obra de teatro con cada cancionero prácticamente. Dopádromo es un capítulo aparte y siempre estuvo en el podio a mi criterio. Esa parte hardcore la han perdido prácticamente después de Babasónica. Pero se han acercado a otra cosa diferente como cada ser humano que la madurez lo hace diferente al tiempo y al sentir del alma. Pero cada disco tiene su condimento especial muy propio e increíble de ellos. Cada uno es un viaje aparte bien marcado aunque los últimos si bien más que buenos son excelentes ya comparten un algo (baladas quizás..?), como una cierta maduración que los une de alguna manera. Han explotado cierta cantidad de esas baladas y me pareció muy acertado, pues uno disfrutaba de ellas en ciertos momentos del disco o ciertos momentos del viaje... que proponen con cada nuevo material. Infame explotó esa condición melodramática. Aunque ya se sintió en Babasónica. Les cayó siempre bien la IRONÍA y eso fue lo que a mi me atrapo desde casi sus comienzos. Miami desparrama belleza y dulzura... siempre unidas al dramatismo que la banda propone como una función teatral casi. Así es en todos sus discos. Violines, flautas y Peggyn. Splash! Miami esconde bajo su piel la narrativa de un cuento del medioevo contado por televisión. El sonido es muy claro y exquisitamente correcto. Llevan al espectador a querer ver la serie completa de sábados por la tarde. Babasónica y esa especie de trash, gótico... ciertas escenas tribales con cultos prohibidos y siniestros. De esas bajo la luz de la luna con poncho, pucho y grillo. Violenta tranquilidad y el lobo que se acerca. Un disco muy cargado, muy burgués. Con él despiden Dopadromo para pasar a otra historia totalmente diferente como Miami. En fin querido. me copé un poco con las sensaciones parece. De ppio a fin cada disco propone un viaje estupendo. Irónico a más no poder. Gracioso, grosero, maleducado y romántico. Caprichoso, chanta y À gogo, Eso siempre se mantuvo intacto y original. La gente madura y la llama se pone más cálida... pero sigue disipando en su combustión ese frío azul en la base que lo hace sumamente sónico.
Te mando un abrazo che.
@SyMoon +1
Muy buen laburo che. Te felicito de corazón.Tengo 37 años y lo sigo desde los 17. Imaginate. Trance zomba tuvo un no se que en la ironía hacia lo grasa que me senté a ver una obra de teatro con cada cancionero prácticamente. Dopádromo es un capítulo aparte y siempre estuvo en el podio a mi criterio. Esa parte hardcore la han perdido prácticamente después de Babasónica. Pero se han acercado a otra cosa diferente como cada ser humano que la madurez lo hace diferente al tiempo y al sentir del alma. Pero cada disco tiene su condimento especial muy propio e increíble de ellos. Cada uno es un viaje aparte bien marcado aunque los últimos si bien más que buenos son excelentes ya comparten un algo (baladas quizás..?), como una cierta maduración que los une de alguna manera. Han explotado cierta cantidad de esas baladas y me pareció muy acertado, pues uno disfrutaba de ellas en ciertos momentos del disco o ciertos momentos del viaje... que proponen con cada nuevo material. Infame explotó esa condición melodramática. Aunque ya se sintió en Babasónica. Les cayó siempre bien la IRONÍA y eso fue lo que a mi me atrapo desde casi sus comienzos. Miami desparrama belleza y dulzura... siempre unidas al dramatismo que la banda propone como una función teatral casi. Así es en todos sus discos. Violines, flautas y Peggyn. Splash! Miami esconde bajo su piel la narrativa de un cuento del medioevo contado por televisión. El sonido es muy claro y exquisitamente correcto. Llevan al espectador a querer ver la serie completa de sábados por la tarde. Babasónica y esa especie de trash, gótico... ciertas escenas tribales con cultos prohibidos y siniestros. De esas bajo la luz de la luna con poncho, pucho y grillo. Violenta tranquilidad y el lobo que se acerca. Un disco muy cargado, muy burgués. Con él despiden Dopadromo para pasar a otra historia totalmente diferente como Miami. En fin querido. me copé un poco con las sensaciones parece. De ppio a fin cada disco propone un viaje estupendo. Irónico a más no poder. Gracioso, grosero, maleducado y romántico. Caprichoso, chanta y À gogo, Eso siempre se mantuvo intacto y original. La gente madura y la llama se pone más cálida... pero sigue disipando en su combustión ese frío azul en la base que lo hace sumamente sónico.
@SyMoon +1
Esa mezcla entre el azul y el rojo. El hombre y la mujer. Lo violeta entre la corneta y un violín che.
@SyMoon +1
Una nébula incandescente bañando la estampida de jinetes que galopan hacia la frontera sin importarles un comino absolutamente nada.
@SyMoon +1
En mi historia musical y a modo de culto ya, desde hace décadas... espero cada nuevo material para ser escuchado en soledad con auriculares y con un porrito al lado. Ese momento único no lo tengo con otra banda a nivel mundial.