El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 2)

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 2)

GRONCHO

Año: 2000



musica


Canciones:

01- Demasiado
02- La Pincheta
03- Drogas... ¿Para qué?
04- El súbito
05- Promotoras
06- Pavadas
07- Pop Silvia
08- Clase gata
09- Boogie boutique



link: https://www.youtube.com/watch?v=-Nvz4Mzs03k


Groncho son los residuos de Miami. Es quizás el disco de out-takes que más homogéneo suena en relación a los otros dos, ya que se nota su vínculo compositivo y estético con Miami. Disco con apenas nueve canciones, podría haber sido perfectamente el oficial, ya que es un disco coherente, diseñado como producción artística, como obra a fin de cuentas.

El disco comienza con Demasiado, un tema que sin lugar a dudas introduce la experiencia que vamos a vivir. Las referencias son sobre sí mismos, cosa que pronostica lo que vendrá para Babasónicos en la década, en sus múltiples auto referencias y auto reflexiones sobre el estatuto de la banda, sobre lo que son y lo que deben ser, Soy Rock, Irresponsables, Gratis, Pobre Duende, Yo Anuncio, son ejemplos de eso. Demasiado habla de ellos, de lo que ya en ocho años de vida artística y seis discos han terminado haciendo, y lo muy lejos que han llegado, que a su vez – en ese momento – era a la misma nada. Babasónicos está en el año 2000 sin sello discográfico y con una crisis económica que no pronostica ningún futuro para nadie, menos para una banda de rock. Lo más sensato sería dejar de tocar, Demasiado traspasa esta cuestión y a la vez condiciona el “humor” del disco.

Toda esta introducción, quizás reflexiva, en un tono más acústico y relajado, es para que aparezca la maquinaria musical y estridente de La Pincheta, que a final será el sonido definitivo del álbum. Desde acá ya hay referencias a la crisis, al momento histórico en el cual Groncho y Miami fueron diseñados, la crisis es la caída y el fracaso de las prácticas neoliberales menemistas: los “tan débil, tan débil” no son sino alusiones a la GRAN crisis ya instalada. El tema tiene una oscuridad y una opresión que para tipos que años después harían Yegua o Y Qué es inimaginable. Tan inimaginable como Drogas Para Qué, tema de lo quizás más crítico frontal que hayan hecho los argentinos: los vínculos del menemismo con el tráfico de drogas. Pero esto frontal no cae en lo demagógico-trivial de la Bersuit con su “todos son narcos”, Dargelos no cae en lo facilista, sino que lo despliega con imágenes como esta: “tv barata, masaje, cable… nos venden todo miserable”. El trafico de drogas no es sino también el mercantilismo neoliberal que subsume absolutamente todo. Musicalmente el tema es un trip-hop, con samplers por doquier, efectos y trucos electrónicos que pocas bandas de rock latinoamericanas han llegado a crear. La que sigue es El Súbito, y acá la cosa se pone más densa. El disco en esta primera parte es pura opresión, como que el disco refleja una ira, una rabia, pero que es opresiva, que está guardada, acá yo diría que está la grandeza que siempre he visto en Groncho, que refleja un momento social y político a la perfección, pero sólo en términos estéticos no panfletarios… Bueno, El Súbito, es ya la pérdida total, la subsunción te carcomió tu cuerpo, tus recuerdos, “ya no hay sentido que alcance” dice Dargelos, para pedir un poco más de memoria, un poco de ayuda, que ya todo se va. Todo se va porque todo se fue a la reverenda mierda. El tema tiene una vibra de película-drama, de cine b, los arreglos que Diego Tuñon realiza son bestiales, que decir de esa guitarra que sólo acompaña con dos sutiles notas atrás de la guitarra acústica. El tema es notable, lo considero un punto altísimo en la carrera de Babasónicos.

El disco en esta primera parte como decía tiene una opresión y oscuridad que Babasónicos nunca más volverá a mostrar, pero este afecto del disco, en la segunda parte se modifica, extrañamente con el tema más social que ha hecho Babasónicos: Promotora. Si decía que con El Súbito todo se fue a la reverenda mierda, Promotora lo confirma: “aquella industria nacional pasó a edificio abandonado, sirvió como estacionamiento y es el shopping del momento… la gloria del cine de barrio terminó evangelizado, si como templo estafa lista, hoy es bingo menemista.” Estos versos describen los últimos 40 años de Argentina y de toda Latinoamérica. La industrialización a lo Keyness terminó fracasada, abandonada, la industrialización no resultó, terminó siendo estacionamiento del shopping neoliberal, y con esto, la vida comunitaria, el barrio, lo evangelizaron, lo hicieron fetiche, religión, adoración de la mercancía en el bingo que hizo Menem con Argentina, o para extrapolarlo, lo que hizo Pinochet y los Chicago boys en Chile en los 80: bingo y estafa lista, muerte del Estado, paso al puro Mercado. Promotora aparte, tan social que es, pero a la vez es muy pop. No es necesario para Babasónicos hacer canción de protesta ni menos un tema punk anarko para cantar algo así. Es que Babasónicos en su época más política no quería concientizar a nadie ni menos identificarse con ningún tipo de lucha. Es simplemente seis tipos que cantan su rollo, lo que ellos sienten y ven, en un momento en que las cosas ardían. Promotora tiene un estribillo re simple, que te aprendes inmediatamente, pero esa es la superficie…

Luego viene Pavadas y Pop Silvia. Quizás algo más liviano que lo que veníamos escuchando. Pero Pavadas es irresistible en cuanto a su melodía, de cierta manera pronostica lo que vendrá con Jessico al otro año, pero es un muy buen tema. Pop Silvia es el tema de Mariano Roger, su balada típica de esos años de Babasónicos con aires sicodélicos y sesenteros. Clase Gata se sale del libreto ensayando Jessico, con un tema ya marca registrada Babasónicos para la siguiente etapa de la banda. La provocación, la actitud de qué no nos importa una mierda nada, y una entrega al puro placer, a las bajas pasiones… Y finalmente el disco cierra con la experimentación electrónica de Boogie Boutique, en donde los seis Babasónicos agarran las máquinas y deliran.

Para mi es un excelente disco, corto y conciso pero Babasónicos jamás volverá a grabar algo así, es de cierta manera una despedida.

rock nacional



babasonicos


VEDETTE

Año: 2000



analisis


Canciones:

01- Dopamina
02- Muchacha magnética
03- Su auto dejó de funcionar
04- La hiedra crece
05- Italia 2000
06- Vórtice
07- YSL
08- Bandido
09- Chupa gas
10- Careta de Acasusso
11- La salamandra
12- Arenas movedizas



link: https://www.youtube.com/watch?v=IEPLMnmzdWc


Vedette a primera oída no tiene ninguna relación con Babasónica, esta es la primera diferencia que presenta ante Groncho, siendo discos que difieren en sus lanzamientos solo por meses. Vedette, como decía, no parece un álbum de residuos de Babasónica, más bien son los temas compuestos por Babasónicos en las sesiones de ese disco que fueron desechados por no mostrar mayor cohesión con la temática que diseñaron. Babasónica a secas es un disco de rock pesado, con letras oscurantistas, barrocas, influenciado casi en un 100% por Black Sabbath y toda la estética del metal proveniente desde ahí. Es un disco totalmente intempestivo para la época, es decir, en el año 97 sacar un disco de heavy metal era de pésimo gusto. Pero bueno, Vedette, al ser lo residual de Babasónica no tiene ese tinte, salvo en un par de temas. Todo esto se demuestra con el tema que da inicio al disco: Dopamina. Tema que guarda más conexión con Miami que con Babasónica, sobre todo en sus texturas electrónicas, casi trip hop, que abren hipnóticamente el disco. Qué es dopamina, invito a todos uds a investigarlo. Ya que el tema pareciera estar definiéndolo en todos los minutos que dura. Dopamina es un tema ya clásico para los fans de la banda, material de culto casi, que hasta sirvió de nombre para un disco tributo a Babasónicos.

Vedette prosigue mostrando que es un disco completamente antagónico a Babasónica, ya que es ecléctico y no tiene ninguna coherencia estilística, sino más bien un ensayo de lo que Babasónicos podía hacer y deshacer por la época. Muchacha Magnética es el segundo tema, que tiene una onda media “a go – go”, cosa que ya pronostica lo que vendrá en discos como Jessico o Infame, en ese revival de la estética de los años 60 que esos discos producen. Muchacha Magnética, más allá de lo más pop que esos posteriores discos trabajan, todavía guarda algo mucho más rockero y alternativo aún, sobre todo en ese solo de Mariano Roger que encuentro letal. La letra, otras de las perversiones de Adrián Dargelos. Si hay algo que quizás le da coherencia a Vedette es su acercamiento al rock clásico, en una vena más hard rock sicodélico, cosa que Su Auto Dejó De Funcionar hace patente. Las suaves notas con las que el tema comienza, más el fraseo que Dargelos utiliza, no es sino un guiño total al hard rock de fines de los 60. El cambio de ritmo de la canción es una cosa alucinante: “como el culpable soy yo…” y las guitarras totalmente rockers y ese teclado de fondo, tributando a John Lord, es puro hard rock, yo no sé si otra banda de rock latinoamericana a sonado así alguna vez. Sí, quizás el rock argentino de principios de los 70, pero estos tipos lo hacen 30 años después y lo hacen de una forma increíble, es un temazo. Pero si de temazos hablamos, la que viene es un hit total. La Hiedra Crece es otro de los clásicos de Vedette, tema que en su versión original siempre fue eléctrico, acá lo hacen desenchufado. Es sólo Diego Uma con la guitarra acústica y en coros, más la voz principal de Dargelos, no se necesita más para que el tema suene intenso, como si estuvieran tocándolo eléctricamente. El coro es uno de los más originales y creativos que yo he escuchado: “Dios es una mujer de piel negra”. El despecho nunca estuvo más sutilmente retratado.

Hasta acá el disco muestra una vena rockera sin igual, pero Italia 2000 pone la confusión. Un tema instrumental, que está más cerca de temas como Bardo de Estrellas o Colgado de Miami, ya que es una secuencia de ritmos y sonidos ambientales, más pensado como banda sonora de alguna película que de una canción. Esto demuestra que todas estas canciones fueron compuestas en un período muy prolífico de la banda, donde a mi parecer debió salir mucho material, que fueron producidos y editado de maneras diversas para esos dos discos fantásticos. Italia 2000 es un tema brillante, muestra la total creatividad de una banda que se puede poner cualquier traje, calzándole todos. Los samplers de Diego Tuñon, más el riff infeccioso de Rogers, dan una onda de película de Fellini. El tema marca un punto de inflexión en este disco que no es un disco al parecer. Ya que el siguiente tema hace recordarnos que estos son los out-takes de Babasónica, pues Vórtice (otra confusión es que tema tiene el nombre de otro disco de la banda) es el tema más metalero del disco. Yo no sé por qué no quedó dentro del disco, pero bueno está acá, y el tema es alucinante. Babasónicos puede ser una excelente banda de heavy metal, y Dargelos se manda unos versos que Rob Halford o Bruce Dickinson perfectamente podrían cantar: “rabia estoy maldito vengo fuera de mi… búscame, estaré desecho” canta totalmente desquiciado. Los riff infecciosos de Rogers y Uma están hechos a la perfección. Este tema siempre lo tocaron en la época de Babasónica y hasta por lo menos la época de Jessico aparecía, y claramente, es un tema para el en vivo.

Sin embargo, cómo si cambiáramos la frecuencia radial, Vedette nos sorprende con un tema radicalmente distinto: YSL. Y acá se nota que el año 2000 fue el año de la mutación y del cambio en la banda. Porque YSL perfectamente podría estar en Jessico o Infame, por sus aires de balada romántica latinoamericana, con influencias de la canción italiana. Pero la diferencia es que este tema de Mariano Roger es de amor, claro, pero dedicado a una mina drogadicta y narcotraficante, pero sigue siendo una declaración de amor. Los arreglos del tema a veces parecieran no ser hechos por una banda que minutos antes sonaba como Judas Priest y acá suenan a música que uno tilda de basura. Pero el tema me encanta, aparte la voz de Roger produce un magnetismo groso. El tema termina y Adrián Dargelos nos introduce con esos versos brutales: “Abandono la ciudad, borré todas mis huellas…Y mi historia personal, mañana tendrá otro nombre…” Es Bandido, uno de mis temas preferidos de Vedette, hacen volver a esa influencia del rock o de la música popular de los años 60, ya que tiene unos teclados deudores totales de ese sonido. Pero lo particularmente bueno de esta canción es la letra, sin lugar a dudas una de las mejores de Adrián Dargelos, donde ensaya toda su prosa desconfiada, perversa, oscura… “en el cielo no hay lugar, para que mi alma descanse, ni siquiera religión, porque no buscó perdón”. Bandido es un temazo.

Luego de Bandido el disco se introduce en una zona más calma, relajada con dos temas acústicos. La sicodelia inunda a Vedette por todos lados. Chupagas. La letra de este tema alude a una intoxicación, no sé con qué sustancia pero está alegorizada en el gas, con relatos de imágenes de Nerón y alguien pariendo la tierra. Las guitarras acústicas, la percusión y la voz de Dargelos son una cuestión hipnótica total. Acá hay puro rock clásico, por todos lados destila eso, en una vena folk que Babasónica poseía. La recitada de Dargelos es totalmente de culto… La que sigue es otra acústica, a mi gusto el tema más flojo del disco, pero que pese a su onda más sicodélica ya acá hay mucho de lo que vendrá en la década del 2000. Un mensaje con un mal mensaje: “yo no soy un santo, no bebas con extraños, no sabes que te pueden convidar… yo no soy un santo, no fumes cosas raras, no sabes que te pueden convidar” Todo eso para terminar diciendo que el placer es algo en todos lados, y que “al final lo raro no es tan malo, al final lo extraño es excitante…”.

Pero bueno ese interludio acústico termina dando paso al final del disco que es mucho mejor. La Salamandra, otro de mis temas favoritos del disco, es un rocker de esos que pululan en este disco. La guitarra de Roger en una de sus mayores performances, las citas a la tradición del rock clásico son claras. Sin embargo, lo mejor del disco no podía sino venir en su último tema. Tema desfasado de todo lo que han hecho Babasónicos no sólo en Babasónica sino que en toda su carrera, ésta si que es la canción mas políticamente directa de Babasónicos. Arenas Movedizas es el manifiesto que solo una vez hizo Dargelos. Acá arremete contra todo, pero contra todo: contra la religión, contra la educación, con la vida, con la política, etc. El tema es una base rap, pero con unos arreglos de música electrónica. Babasónicos sólo necesitó de una canción para decir las cosas frontalmente y ese es este, no hay otro. Arenas movedizas…

Finalmente el disco es disfrutable, quizás sigue siendo una rareza, no sé si es el ideal para empezar a escuchar a Babasónicos, pero lo tengo muy claro de que es un disco que cualquier banda de rock quisiera tener. Ecléctico pero a la vez bastardamente cohesionado, como un disco de Babasónicos.

jessico



adrian dargelos


JESSICO

Año: 2001



Romantisismico


Canciones:

01- Los calientes
02- Fizz
03- Deléctrico
04- Soy Rock
05- Pendejo
06- El Loco
07- La Fox
08- Toxica
09- Yoli
10- Rubi
11- Camarín
12- Atomicum



link: https://www.youtube.com/watch?v=exyPQqohghs


Dicen que es el mejor disco que la banda grabó, lo dice, por sobre todo, eso que llaman “la crítica”. Elegido en Argentina como el mejor disco de la década, nació siendo el disco más respetado de la banda. Es el disco que en definitiva cambió la imagen de la banda, en realidad, el nombre de Babasónicos se dio a conocer gracias a este disco en muchos lugares de Argentina y en Latinoamérica. Sin Jessico Babasónicos no sería el estandarte actual del rock argentino, ni sería una de las bandas de rock latinoamericanas más populares y aclamadas de la historia. Es difícil hablar de un disco tan sobresaliente, dentro de una discografía que es notable desde todos los ángulos posibles. Qué tendrá o tuvo Jessico que se hizo popular, tan freak y popular a la vez. ¿Acaso serán sus canciones? No son pocas las clásicas: Deléctrico, Los Calientes, Soy Rock, Pendejo, Fizz, El Loco, y estas son sólo las seis primeras canciones del disco. Evidentemente es por sus canciones, es que son grandes canciones, pero también puede ser por otro motivo: salió en el momento preciso.

El fenómeno es extraño, porque el año anterior a Jessico, la banda se había convertido en el paradigma de lo independiente: sacar cuatro discos por un sello propio. Discos sin ninguna difusión. Argentina para peor, estaba en una de las crisis más grandes que ha sufrido el capitalismo mundial. La banda no tiene nada, ya que con Miami se había terminado su contrato con la Sony (que duró 5 discos!), los noventa se habían acabado, el esplendor contra-cultural que ocurrió en Latinoamérica con el rock, ahora tenía un relevo cómico, reflejados en fenómenos pop latinos como Juanes, Shakira, Diego Torres o Jennifer López. El rock de los noventa latinoamericano, que tan buenas bandas dio, moría y el MTV latino pasaba a ser un canal estrictamente pop. Entonces habían dos opciones: seguir como una banda que se auto-edita, como muchas que hay por ahí, y convertirse en underground, pero la otra opción era, la de firmar por un sello cualquiera y empezar de nuevo, como una banda nueva. Hicieron lo segundo. Firmaron por pop-art un sello independiente bastante reciente que más que editar discos se dedicaba a armar shows, con el cual emprendieron este nuevo camino.

Este material, no sé si a propósito o no, corta con el pasado de la banda. Aparte de cortar cualquier hilo que pudiera tener con algún público, fans de la banda. La cosa es que para Babasónicos seguir siendo fieles (no sé a qué, pero a veces las bandas de rock piensan que deben ser fieles a algo) significaba quedarse estancados en lo mismo y pasar a ser una banda revival de los años 90, eso era volverse underground o sino en una imitación burda a sí mismos. La idea fue totalmente lo contrario: hagamos como si fuéramos nuevos sin ningún público determinado; creo realmente que pocas bandas se han atrevido a algo así, tan suicida, porque perfectamente podía no resultar. Sin pensarlo o quizás con pensarlo, eso no lo vamos a saber nunca, Jessico contó con un formato mucho más convencional comparado a los exuberantes cinco discos anteriores (sobre todo pensando en Miami). Si bien el disco era muy variado, tenían estas doce canciones algo en común, que lo hace ser mucho más homogéneo. El álbum en definitiva marca una ruptura total con la estampa experimental y alternativa de la banda en la década anterior. Es como una bienvenida a la década, que ofrecía escenarios totalmente distintos. Babasónicos con Jessico emerge como si fuera una banda nueva, y al igual que hace diez años atrás, rompe con todo lo que está sonando.

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 2)


Jessico tiene toda la vibra como si fuera el primer disco de una banda de veinteañeros. Porque trae mensajes contundentes, como en Deléctrico (“no deje que el disco lo domine... es usted quien debe dominar al disco”) o en Soy Rock (“mantenida, gracias a la propaganda no voy a ser tu ramera, no limpio lo que ensucias”), Babasónicos instalaba su discurso meta-rock como lo llamaban ellos. El rock debe tener opinión en tiempos de crisis, no levantando un discurso sobre el exterior social o político, sino elaborar su propio discurso, su propia política. Jessico es eso, un manifiesto sobre la situación del rock como contra-cultura en la época del "corralito". Fizz, Soy Rock, Camarín, Yoli, son ejemplos notables. Aunque claro, hay que entender que para Babasónicos las letras y la música están totalmente compenetradas, y la letra jamás va a significar más que la música, ni viceversa. Es que más allá de todo, es un disco de doce fenomenales canciones, Babasónicos se mete de lleno a experimentar en la canción pop, y hace temas notables, que si se hubiese pensando posible en el año 97 sólo provocarían risa. Fizz para empezar, un verdadero clásico, el primer guiño a la canción inglesa, pero a la vez también, a la canción pop argentina de los años 60, este tema adelanta el también fenomenal Infame. Pero es una canción que no volvieron ni volverán hacer. Demuestran que ya la experimentación no es lo que los motiva, sino que hacer canciones más estructuradas, pero dentro de las cuales, la experimentación pase por un aspecto más melódico y estético. En este sentido, Fizz es una canción dedicada a Buenos Aires, a sus calles, pero todo esto, en ningún momento desde una postura identitaria de la ciudad en un sentido chovinista. Operación parecida, con el formato canción, que realizaba con Soy Rock, y este tema es mucho más rockero que el anterior, pero se mantiene dentro de un formato más convencional, que está hecho de manera alucinante. Hasta dónde sé el tema tiene un scratch de un tema de ZZ Top, que sirve para el manifiesto meta-rock del que hablábamos. El rock no es mantenido ni por la propaganda, ni tampoco sirve para proyectos populistas-demagogos, es una puta, trabaja para todos pero a la vez para nadie. Este tema, viene a resignificar un poco el lado más rockero de la banda, que siempre estuvo, pero en Jessico adquiere otro cariz, al igual que Pendejo, o el cierre con Atomicum, como también la seductora La Fox, temas influenciables totalmente por el rock tipo ZZ TOP y el primer Aerosmith. Reinventan su sonido de una forma espectacular. Yo no sé si una banda (de hecho ni algunas de las más grandes) se pueden reinventar de forma tan perfecta como Babasónicos, luego de casi diez años juntos, los mismos seis tipos sin perder nivel, es más, logrando totalmente otro nivel. Pendejo hasta ahora sigue siendo un imperdible del en vivo de Babasónicos, es donde se percibe la influencia mexicana que tiene el álbum (partiendo por la portada). Es una canción que demuestra la enorme potencia de la banda cuando se propone sonar más cruda, las influencias obsesivas de Sabbath se hacen totalmente presentes. La otra es Atomicum que tiene esa influencia a lo Aerosmith que decía, de hard rock desfachatado y arrogante que la banda se encargaría de encarnar en toda la década, lo mismo es con La Fox, donde una declaración perversa hacia una mina que es “gata declarada”, “indecente, esponja del placer” y un sin fin de adjetivaciones brillantes.

El Loco y Tóxica son las baladas sicodélicas de Jessico, que recuerdan a cierto sonido ya experimentado en Miami y Babasónica, esa especie de folk rock a la Tyrannosaurus Rex, pero acá en un formato mucho más pop. Tóxica es bellísima, pasajes instrumentales notables, y la voz fumada de Mariano Roger, hablando de esa musa drogona que le ha quitado al sueño siempre. El Loco fue single, el primer tema que se dio a conocer del nuevo material, me parece que generó bastantes suspicacias, porque de partida el video ya no era tan provocador – en apariencia – a lo que hacían antes, y la banda sonaba más reposada. Aún así, la canción se convirtió en clásico absoluto, en una de las performances líricas de Dargelos más notables. Y bueno, hay bastante psicodelia en el álbum, eso en Babasónicos no se acaba nunca, pero aparte se dice que es el disco más bailable de Babasónicos, ellos mismo lo dijeron, que era su The Game, y el paralelo tiene total concordancia. Los Calientes abre el disco como para entrar a la discoteca babasónica, la letra es simple y banal, pero la prosa de Dargelos convierte las relaciones precoces y adolescentes en una cuestión estrictamente barroca. También fue uno de los singles, y hasta donde tengo entendido fue el primer hit de la banda en diez años. Sonando en todos lados, en lugares que ellos jamás pensaron en sonar. Deléctrico fue otro de los hits del disco, otra bailable, y un tema que es puro sin sentido, aunque al final tiene su mensaje con sentido, el tema es funk-electro, una cosa extraña que sólo Babasónicos podía llegar a tocar. Otra que fue single y fue popular a raíz de su video, provocativo, en donde salía un chico masturbándose, fue Rubí. Se minimizó un tanto la canción, pero era la primera canción expresamente no-rock que hacían. Un bolero, con mucha influencia de la canción latinoamericana, que en el siguiente disco se haría mucho más manifiesta.

Y bueno el disco por la portada, que no diría nada, y su nombre propio vacío (Jessico), tiene una atmósfera que se percibe en gran parte del disco, el homenaje a Roberto Bolaño como dijo Dargelos alguna vez, el desierto mexicano está ahí presente, en Yoli y en Pendejo manifiestamente. El desierto en donde pasa todo pero en silencio, aunque Yoli es una canción que parece de las antiguas, sobre todo por tener una letra mucho más elaborada. Finalmente, decir algo sobre Camarín, un tema que es un clásico oculto, pero que significó muchas cosas, por sobre todo lo de “tan freak y tan popular”, que ellos mismos se volvieron en ese año 2001. Una canción que habla de excesos, de la vida del rock star, como si con esta canción hubiesen predecido todo lo que les venía. Destaco de esta canción la melodía y ese coro antémico, brillante: “soñé ser critico de rock”.

Jessico en definitiva es un gran disco, uno de los puntos altos de la discografía de la banda, no sé si es su mejor disco, pero me atrevería a decir que es el más importante, sobre todo porque cambió muchas cosas externas a la misma banda. Marcó, yo creo, a una generación, sobre todo en Argentina, que tendrá en Babasónicos a su banda fetiche, pero de eso seguiremos hablando, sobre todo en los dos discos que siguen. Lo que sí, es que en Jessico aparece otra banda.

musica



rock nacional


INFAME

Año: 2003



babasonicos


Canciones:

01- Irresponsables
02- Risa
03- Pistero
04- Estertor
05- Putita
06- Suturno
07- Mareo
08- Sin Mi diablo
09- Curtis
10- Y Qué?
11- La puntita
12- Fan De Scorpions
13-Gratis
14- Once



link: https://www.youtube.com/watch?v=9A17UWLxkP0


Infame no está comprometido, explora en la superficie. A partir de ahí, podés descubrir el interlineado que tiene, que tira una especie de posta desde el no querer tirar nada, de no ser inteligente.
- Dárgelos


Infame es el disco que resuelve todo, de las ideas que ya venían en Miami y que se profundizan en Jessico…
- Mariano Roger



A Babasónicos en dos años le cambiaron muchas cosas. Si a fines del 2000 tocaban en el mítico lugar Cemento, pasaron en dos años a tocar en un teatro como el Gran Rex o en dos años y medio, encabezar festivales como el Quilmes Rock. El año 2003 recibe a la banda en un pedestal a nivel latinoamericano, por ejemplo en Chile, tocan en el teatro providencia, en unas de las presentaciones más gloriosas que haya tenido la banda en este país, y si hace meses tocaban en discotecas, ahora lo hacían en un teatro con mucha más capacidad para recibir gente. Jessico crecía con los meses, y Deléctrico, Los Calientes y El Loco pasaban a ser éxitos totales en gran parte de América.

¿Qué más podía venir? Por supuesto que sacar muy rápido otro álbum, aprovechar el vendaval de popularidad. No era fácil, muchos fans se sentían desilusionados con el nuevo cariz que Babasónicos había tomado en esta década. Sin embargo, la banda parece no estar muy interesada en lo que piensan los demás, y se esmera en producir y lanzar el sucesor del exitoso Jessico. Esto ocurre a fines del año 2003, y el nombre del disco es Infame. Un nombre con mucho más nivel semántico que el anasémico Jessico. Infame por un lado, tenía la connotación de un disco maldito, de un disco trágico, que produciría efectivamente en muchos, una mala reacción. Definitivamente la banda se volvía mucho más pop y accesible que en Jessico. Y por sobre todo, tematizaban en muchas de las canciones, la cuestión de la fama. Como si pensaran en la canción de Bowie (Fame), Babasónicos realiza un álbum In-fame. Canciones como Putita o Irresponsables (dos de los mayores hits del grupo, no sólo acá, sino que de su carrera) tratan sobre los efectos y causas de una fama que llega y desquicia. Si Jessico es el disco que musicaliza el ascenso popular de la banda, Infame es el peak de la fama.

Musicalmente es muy cercano a Jessico, pero a diferencia de lo que dicen la mayoría de los críticos, que han tratado a los discos de Babasónicos de la década del 2000 homogéneamente, me parece que esa igualdad no es tal. Hay muchos cruces, pero es evidente que entre Babasónica y Dopádromo también los había; entre Dopádromo y Trance Zomba también hay muchas similitudes. Entre Infame y Jessico existen sobre todo por ese tema, que señalaba cuando escribía sobre Jessico, Rubí, que da el aire más de canción latinoamericana, anclada en el bolero que tiene Infame, que sin lugar a dudas, define el álbum. Lo demuestran La puntita, Mareo o Curtis, efectivamente, Infame es un disco muy romántico, de baladas, es un disco fogoso, de enamoramiento, de flasheos como dicen los argentinos. En Jessico no predominaba la balada, era un disco mucho más bailable. Sin embargo, es difícil homologar los discos de Babasónicos, ellos se preocupan de producir la incertidumbre. Por ejemplo en Infame, existen canciones como Sin mi diablo y Once, que son rockers muy directos, la primera es un tema tan recurrente en el en vivo de la banda como Pendejo, una letra de orgías, drogas y pactos, muy de la onda oscura que Dargelos venía componiendo desde la época de Dopádromo, pero es una canción tremenda. Once también, con el sugerente mensaje “trae a casa mi rock & roll”, rescata el espíritu de canciones tipo Judas Priest o en términos locales, de Riff. Son canciones que se escapan al tono que el álbum por momentos podría tener. Pero al igual que Jessico, el disco también contiene momentos del repertorio bailable de la banda. Suturno es una de ellas, el tema más Daft Punk que hizo la banda alguna vez. Es el tema de Diego Tuñon y Diego Uma, los juegos vocales, los samplers más el ‘talk-vox’ y el ritmo frenético y estimulante del “quiero revolcarme con vos”, tantas veces cita en nicks de messengers o títulos del fotologs. Es que algo Babasónicos hace emerger en esta época, se pone en sintonía de una forma muy extraña (que habría que profundizar), con una generación teens, totalmente sexualizada que se está formando paralelamente con el reggeton, que también irrumpe en esta época. Pareciera que Babasónicos entrega a estas generaciones una vía alternativa, que al final se podría consumar en lo mismo. En un desprejuicio total, en las letras de la banda, en la postura que adoptan en sus recitales, y en cómo tratan de entregar, eso que Diego Uma dijo una vez, “mensajes inconscientes”. Provocativa en este sentido, y bailable a la vez, es Y Qué. Acá la cosa se trata de agujonear a la novia de tu amigo o algo por el estilo, el mensaje es claro: sé un puto. Sin tener ningún tipo de moralidad ni de querer formar (educar) a una juventud con buenos consejos, Babasónicos se encarga de instalar en la radio, en el mtv, en el inconsciente de una generación entera, puros descaros, pura desfachatez, y pura infamia, de la más pura. Independiente de todo eso, Y Qué con su ritmo funk en el bajo de Gabo, los arreglos de Tuñon en los sintetizadores, y los solos de guitarras finales, lo hacen ser un temazo. Otra bailable es Pistero, el nombre lo dice todo, pero la sigo encontrando uno de los momentos más bajos del disco, y realmente no logra ser la segunda parte de Paraguayana.

analisis


Como decía, el tono del disco lo da su onda romántica, muy influenciada por Sandro, Los Ángeles Negros y Leonardo Fabio, entre otros, pero por sobre todo de la canción latina. Por ejemplo Risa, es una canción muy influenciada por bandas quizás no tan románticas, pero de una generación paralela, que es la de agrupaciones como Los Gatos o Los Náufragos. Nos remonta a los años 60, si Fizz algo ya había planteado, Risa lo viene a consumar, es una canción exquisita en su cita kitsch al pasado. Mareo es un ejemplo clarísimo, de la influencia primordial que ejercieron Los Ángeles Negros en este álbum. Es la épica de la derrota en el amor que es manifiesta en esta canción. Uno de inmediato se pregunta, dónde está el límite con la parodia en la ejecución de estos temas en la banda. Pareciera que no lo hacen en serio, y en realidad, Babasónicos siempre se caracterizó por tocar lo que se le antojara, nunca fue una banda honesta. En ese sentido, la influencia implícita de ellos siempre fue Queen, una banda sin ningún tipo de prejuicio a la hora de hacer música: podían hacer lo que quisieran. Si hicieron temas de heavy metal, blasfemando a Cristo, perfectamente podían hacer una canción romántica como Mareo. O como Curtis, donde lo meloso ya es radical. Acá el sonido más latino es irresistible, logrando una calidad interpretativa fantástica. Ambas canciones, no son criticables por ningún lado. La banda parece alcanzar un nivel melódico envidiable, y nadie los podría acusar de estarse vendiendo y ser más comerciales. La esencia de Babasónicos siempre estuvo en romper cualquier tipo de esquema, en subvertir cualquier código de fidelidad u honestidad. La Puntita es un bolero mucho más radical en su propuesta que el anterior Rubí. Un tema que podría remontar a un boliche frecuentado por personas no menores de 40 años: “lo malo es mentir, palabras de amor… acéptalo, no estamos para esto, nos falta valor.” Dice Dargelos, sin ningún tipo de pudor. Algunos podrían pensar qué descaro en la de estos tipos de sacar canciones como esta. Precisamente el descaro es sinónimo de Infame, este disco es puro descaro, desfachatez, ningún pudor, una sinvergüenzura total. Tan así, que el siguiente tema es Fans de Scorpions, que es la canción que define el álbum y también el nuevo camino que la banda había tomado. “Atrévete a lo poco claro, atrévete a querer lo raro…”, “dejemos la crítica de lado, la música no tiene mensaje, la música no tiene moral…” Pareciera que a Babasónicos no le importa ningún contenido que la música, o que el rock en este caso podría tener, es sólo esta performance rara, de que una banda de rock se disfrace de lo que sea, y que más allá de lo que esté tocando, esté creando un singular delirio. La canción es la justificación a este álbum que ya dejaba muy atrás la era alternativa o supuestamente más experimental.

Es un disco calmo en términos generales, como en Estertor, que suena a cómo una pareja está refugiada del estallido social y político. Uno no puede sino pensar en los acontecimientos de diciembre del 2001: “acurruquemos mi amor, todo estalla alrededor… la miseria y su estertor nos mata.”. Otra, favorita personal, es Gratis. Sin lugar a dudas una de las canciones más bellas que escribieron. Uno, este tipo de canciones las puede adoptar, en realidad, toda canción es adaptable a tu propia experiencia, eso es lo significativo de la música popular. Gratis algunos han dicho que es una manifestación de la propia banda, un manifiesto personal, en contra de la supuesta mercantilización que habrían sufrido con Jessico. Puede ser, sin embargo, es una canción de amor, muy profunda, muy significativa, de un encuentro, de un hermoso devenir, en un amor. Al fin y al cabo lo único gratis que nos va quedando.

Finalmente, terminaré comentando los dos mayores éxitos de este disco, y quizás de la banda en su historia. Fueron los dos primeros singles, que rondaron las radios y canales de televisión especializadas en música en todo ese año 2004. Irresponsables y Putita. La primera, es el tema que abre el disco y fue elegida como single de difusión, de cierta manera se encargó de darle el tono al álbum, y muy bien que lo da. Irresponsables es la fusión perfecta de lo que quisieron hacer por esta época. Un rocker muy latino, que sonara con referencias populares, que todo hablante hispano tiene. La cosa es una épica amorosa, radical, apasionada. He querido ver algunas veces una letra dedicada a ellos mismos, a su gran devenir, a lo que son o fueron como banda. Pero también, puede ser entendida como una canción pasional, en definitiva, es una canción para cualquiera. Putita ya es más compleja – aunque en apariencia sea muy superficial – porque pareciera hablar de ellos mismos también, en esta época en la que supuestamente se vendieron y se hicieron mainstream. Babasónicos parece reírse de ese prejuicio. Es una canción perfecta, en un sentido instrumental (oír detenidamente el bajo de Gabo), una balada que los catapultó al inconsciente colectivo de la música popular latina, por cierto, entre otras cosas. Uno lo ve cuando Babasónicos toca en festivales, el tema lo canta cualquiera, es una especie de himno, la Seminarede la banda, aunque en estilo de Babasónicos: perversa y satírica.

Infame es un disco que con los años me parece que muestra y testifica la llegada a una madurez compositiva en ellos, “madurez” es una palabra cara para la idiosincrasia de Babasónicos. Habría que pensarlo más bien como el momento de inflexión, en donde alcanzan la popularidad que anduvieron buscando por casi 15 años.

jessico



adrian dargelos


ANOCHE

Año: 2005



Romantisismico


Canciones:

01- Así se habla
02- Carismático
03- Yegua
04- Un Flash
05- Pobre Duende
06- Solita
07- Puesto
08- Falsario
09- Capricho
10- El colmo
11- Ciegos Por El diezmo
12- Exámenes
13- Muñeco
14- Luces



link: https://www.youtube.com/watch?v=RI6KCHRy67c


Anoche es un disco que dice un montón de cosas contradictorias y pesadas. Como si fuera: Anoche, la experiencia que nosotros llamamos vida. Todas las canciones están cantadas en primera persona, pero cada una piensa distinto o miente. Es la experiencia de anoche de catorce primeras personas diferentes. O tal vez no, quizá todas esas canciones las escribí anoche.
- Dargelos


Lo que hicimos es tratar de plasmar una forma en la cual el espacio-tiempo esté más reducido y compacto. Básicamente por eso nos llevó a hacer canciones cortas.
- Gabo



Hace muy poco, Mariano Roger señalaba que con Infame habían alcanzado una cúspide de un proceso musical que se venía gestando desde Miami. En Jessico lo habían profundizado, pero ya en Infame había alcanzado perfecta forma. Bajo este prisma, Anoche vino a plantear totalmente otra cosa. Son catorce canciones que uno en ese momento se preguntó: ¿de dónde estos tipos sacaron esto? En dos años, Babasónicos volvía a sorprender con un disco que le discutía a su antecesor, que planteaba una nueva épica, con canciones mucho más arriesgadas en sus enunciados y formulaciones, pero por sobre todo, en su sonido. El disco, por ejemplo, suena a un nivel profesional sorprendente, pareciera que el cambio de sello pudo influir en algo, la banda ya definitivamente graba este nuevo material por Universal. Pero quizás el gran factor fue la inclusión de Phil Brown en la mezcla, volviendo a ser ellos mismos los productores del álbum, ya que los anteriores trabajos habían tenido a la banda en coproducción la mayor parte de las veces junto a Andrew Weiss. El disco, en este sentido, marca su singularidad a lo anterior realizado en su sonido. Cosas de producción que Babasónicos ha siempre cuidado de una manera muy especial. Recalco esto, porque muchos señalan que Anoche es la continuación de lo que venía desde Jessico. A mi me parece que no es tan así, no es tan hermano de Infame, como si lo es éste de Jessico.

Anoche plantea otra cosa, como decíamos, aún así, existen similitudes, más que a nada en un nivel perfomático. Ya acá no existe ese guiño a Sandro ni a la balada romántica, ni al bolero, ni ninguna manifestación de ese tipo de la música popular Latinoamérica, que había comenzado en Miami y se había consumado en Infame. La similitud parte por seguir explorando la veta de la superficialidad, que acá aparece radicalizada. Si en Infame aparece la desfachatez de canciones como Suturno o Y Qué, acá son totalmente llevadas a un límite en canciones como Yegua y Puesto, por ejemplo. La sensualidad infame que proyectaban Babasónicos por la época, su política del “mensaje inconsciente” que poblaban sus canciones, traía aparejada dos efectos simultáneos. Por un lado, una imagen total de banalización de una banda que en definitiva es superficial, y que habla de ser “fácil algunas noches”, del caradura que mira a la novia del otro, o de yeguas y de putitas, como personajes de la promiscuidad total. Por otro lado, a la banda llega un público muy juvenil, casi teenager, más que nada femenino, que ve en la banda (especialmente en Dargelos) un destape sexual. Este público, de lo que se llegó a llamar “la generación flogger”, son los nuevos fans de la banda a mediados de la década pasada. Ya no un público under o alternativo más vinculado a la contra cultura, como ellos mismos llamaban en los noventa, sino a niñitas de trece años que están creciendo sexualmente, y que ponen frases de sus canciones en el nick de Messenger o en el título de su reciente fotolog. La banda nunca se preocupó de eso, en definitiva, nunca les importó mucho quién era su público, y muy por el contrario, parecen abrazar esta especie de “beatlemania” que viven por estos años. Sus conciertos se transforman en griteríos, donde poco se escucha su música, y en donde Dargelos se pasea como un ícono sexual juvenil, pero evidentemente en una caricatura total de ese estereotipo. Esto lo digo, evidentemente, porque Dargelos mismo jugó ese rol, desde la composición de las canciones de esta época y hasta la perfomance en los shows. Por ejemplo, cuando recién había salido Anoche, Dargelos señaló muchas veces que lo más que le estimulaba un tema como Puesto, era el hecho de salir a cantarlo. Realmente la canción en vivo adquiría un tono notable, en cada frase del flirteo “sos hermosa” o el ya más caradura “soy hermoso”, producía un desconcierto generalizado, sobre todo del público masculino que miraba con sopor, mientras que en el femenino una particular provocación. Aún así, Puesto es una gran canción, Babasónicos demostraba que en tres minutos podían hacer una pequeña suite de tres canciones distintas, pero que formaban un todo. Hay que decir que en este disco ya la banda demuestra una soltura compositiva admirable, dentro del registro de la canción pop.

Este registro es explorado con creces en una especie de trilogía que define al álbum. La comienza Carismático, canción elegida como primer single del disco, a mi me sorprendió bastante la onda de la canción, no sé hasta ahora donde ponerla, de dónde cresta sacaron ese riff, mitad electrónico, mitad más rockero, donde Dargelos señala que tiene “que aprender a fingir más”, la canción nos entrega sutiles pasajes instrumentales que se aceleran y la letra de un barroquismo casi demencial. Carismático se termina con el coro que adelanta la canción que sigue que es Yegua “algunas noches soy fácil…” se pliegan al siguiente track, que es mucho más vintage por decir de algún modo, con una mezcla excepcional. La canción es ridícula en su enunciado, en su factura, pero el desenvolvimiento que tiene, su más pura singularidad, la hace excepcional. Debo confesar que en un momento me aburrió, porque fue un hit total en el verano del 2006, y de cierta manera muchos se llevaban una imagen muy errada de la banda. Efectivamente: no eran sólo Yegua, ni siquiera el disco Anoche se podía resumir en esta canción. Pero a Babasónicos no le importaba, al contrario, lo explotaban con mayor radicalidad. Aún así, la banda en pleno salía en defensa de su obra cuado se le empezaba a comparar con bandas como Miranda!, ellos decían: nosotros somos antes que cualquier cosa, una banda de rock. Poco se entendía esa noción de rock que manejaban por esta época, mucho menos con Yegua como segundo single de difusión. La que no alcanzó a ser single fue el tema que cierra esta trilogía, Un Flash, una muy linda canción que alcanza niveles geniales en algo que la banda exploró mucho en este disco: los juegos vocales. Anoche de frentón es un disco muy sesentero en su propuesta, en sus arreglos, en los riffs de guitarra. Es increíble que cuando uno escucha bien la discografía de la banda, se comienza a dar cuenta de ciertas secuencias compositivas, por ejemplo, esta onda más retro-rock, en Mucho se consolidada totalmente. Un Flash sobresale por el riff cortesía de Mariano Roger, que si de onda más retro, más sesentera tipo The Byrds o The Zombies se trata, viene de forma más explícita con Muñeco. Un riff que demanda por todos lados una influencia que nunca asomó en Babasónicos, pero acá se hace muy presente (la de The Beatles). Es una canción que de a primeras pasa desapercibida, pero con el tiempo se ha hecho una de mis favoritas de este disco.

Babasónicos: análisis de sus discos (parte 2)


Anoche como todo disco de Babasónicos es muy variado, sin embargo predomina una veta mucho más rockera, muy a la vena, o en otras palabras, mucho más directa. Babasónicos siempre hizo rock, pero acá las canciones al ser más cortas, ganan en potencia y efectividad. La que da inicio al disco lo demuestra. Así se habla es una canción no sólo directa musicalmente sino que en su declaración: “vamos quiero una explicación…” canta un enojadísimo Dargelos. Un tiempo después, el vocalista reconoció que en Anoche la banda estaba algo enfadaba, por sobre todo con lo que pasaba con Gabo, que a esta altura ya se le había detectado el cáncer que tres años después le causará la muerte. En este sentido, la banda hace un disco muy potente rockeramente, de decir muchas cosas en 3 minutos, con riffs directos, de verso y estribillo. Como en Solita, muy hermana de Así se habla, en su formulación. Pero acá es una declaración de amor, muy directa sin ningún tipo de metáfora. Tan al hueso como Ciegos por el diezmo, que sin lugar a dudas es una de mis favoritas del disco, muchas veces usadas durante la presentación del álbum como tema de apertura de los shows. En general, Anoche fue un disco muy para tocarlo en vivo, tanto que la banda estuvo dos años y medio casi ininterrumpidos tocándolo. Otra muy rockera es Luces, canción que cierra el disco, y que titularía el primer dvd y disco en vivo que hicieron. Es una canción muy en la onda del meta-rock que impusieron con temas como Soy Rock y Once, aunque debo decir, que Luces es la más floja de las tres. Es una canción con una cita a un tema de Virus, Se Zarpó: “son unos caretas, César es cometa…”, Dargelos la transforma y dice: “sáquense caretas, cállense profetas, oigan un cometa gritar…”, planteando una épica del rock star, basada en el “arrogante rock”. La canción en ese sentido funciona, pero nunca ha sido una de mis favoritas. Sin embargo, donde este discurso adquiere mucha más resonancia y consistencia, y por qué no decirlo, con tintes casi míticos, es con Pobre Duende. Algunos hablaban de que era la toma de posición de la banda ante el accidente en Cromañon: “miren lo que han hecho con el duende del rock…” A la vez, muchos dijeron que era un mensaje de Babasónicos a los antiguos fans, que los acusaban de traicioneros: “muy desquiciados, bajaron mambo, estilo y gran provocación, y se marcharon sin decir nada…”. Nunca vino Dargelos a explicarla. Es una canción cortísima, de un minuto y medio, en acústico, media folk, donde el rock está encarnado en un duende, que está “convertido en estampa estúpida de sumisión.” La canción es notable, en tanto plantea muchas cosas y está como en tres registros distintos de lectura.

A diferencia de los dos anteriores trabajos, Anoche tiene pocas baladas, exactamente son dos los temas más calmos que contiene el disco. Una es la bellísima Capricho, con un solo de arpa gentileza Diego Uma, que nuevamente se pone el traje de multi-instrumentista. La otra es Exámenes, una canción más sencilla, un tipo de balada que marcaría cierta pauta para lo que viene en la banda. Y dejo para el final, dos canciones, que sin lugar a dudas son de lo mejor que hizo Babasónicos en este disco, aunque ambas con resultados muy distintos. Primero, algo sobre Falsario, una canción que no volvieron a hacer, no sólo en vivo, sino que en su estilo. Falsario goza de la participación de Carca en guitarra, que ya acá comienza a ser un nuevo Babasónicos. De hecho, el juego de guitarras es lo mejor de la canción, existe un solo con influencia blueseras y zeppelianas por ahí que es brillante. La letra está escrita por Dargelos en conjunto con el escritor Marcelo Cohen. Y la otra canción, que señalaba, tuvo otra suerte, porque creo yo que es el tema más popular el disco. Me refiero a El Colmo, que fue elegido tercer single de Anoche, y se convirtió en clásico instantáneo. Babasónicos no había hecho una canción de este tipo, de medio tiempo, con una letra – en teoría – más introspectiva. Dargelos siempre dijo que en esta canción quiso decirlo todo. Son dos minutos y medio en el cual un tipo quiere mandar todo a la mierda, pero dentro de la canción misma. Una épica media romántica y trágica a la vez, que Adrián Dargelos hizo hit popular. Sin lugar a dudas, es uno de los momentos más altos en la historia de la banda.

Finalmente, decir que Anoche es un disco sumamente importante en la trayectoria de Babasónicos, de a cabo los instaló como una de las más grandes bandas de rock en Latinoamérica, o quizás, por esos años y hasta ahora en la banda de rock argentino más importante que está viva.

musica



rock nacional


babasonicos

No dejen de ver las demas partes!

Parte 1:

http://www.taringa.net/posts/info/18429658/Babasonicos-analisis-de-sus-discos-parte-1.html


Parte 3:

http://www.taringa.net/posts/info/18429736/Babasonicos-analisis-de-sus-discos-parte-3.html

3 comentarios - Babasónicos: análisis de sus discos (parte 2)

@rolling_94
Babasonicos Gracias por hacer Dopadromo
@jordanvera77
groncho me volo la cabeza lo escuche 40 mil veces ..te dejo unos puntoss