Los científicos consideran que existen tres grandes tipos de ecosistemas: los terrestres (como los bosques, los desiertos o las praderas), los acuáticos (desde los ríos hasta el fondo del mar) y los endolíticos. Un ecosistema endolítico es el formado dentro de una roca.

Los organismos endolíticos o endolitos son, por tanto, los que viven dentro de las rocas (hasta 3 km de profundidad), bien porque excavan ellos mismos sus agujeros o porque se sirven de grietas o de las fisuras abiertas por otros endolitos. Entre ellos podemos contar a los líquenes, como éstos del género Verrucaria, que viven dentro de los túneles excavados por ellos mismos en las rocas calcáreas:

¿Cuántas clases de ecosistemas conocés?



Otro ejemplo son las cianobacterias del género Chroococcidiopsis, apaces de vivir en cualquier tipo de medio en la Tierra. De esta forma, se ha propuesto utilizarlas para el terraformig de Marte, es decir, la producción de oxígeno y de biomasa por fotosíntesis en el planeta rojo y la eliminación del dióxido de carbono de su atmósfera, para hacer posible la colonización de su superficie algún día.

Muchos endolitos son litótrofos, es decir, obtienen la energía que necesitan de los minerales de hierro, azufre y manganeso de las piedras, e incluso del arsénico y del uranio de las mismas. Otros son fotótrofos, organismos que realizan la fotosíntesis, lo cual no es una contradicción con su hábito de vida, ya que la luz puede penetrar varios milímetros en el interior de las rocas que colonizan.

Recientemente se han descubierto nuevas especies de bacterias y arqueobacterias en la profundidad de las minas, lo que deja entrever que una parte de la biomasa de la Tierra se encuentra bajo la superficie. Lo curioso de estos organismos es que pueden vivir completamente sin luz solar, sólo con la energía que extraen de reacciones anorgánicas, por lo que este tipo de vida podría ser plausible en otros planetas.

clases
Una forma de vida endolítica fotosintética encontrada dentro de una roca antártica.


Fuente