Los 5 Mayores Errores de la Medicina


Bueno, este texto no es mio, pero me parecio muy interesante, asi que lo transcribo aqui :


Es indudable que la medicina científica progresa y evoluciona cada vez más rápido y los resultados pueden apreciarse en la población: El pronóstico de las enfermedades cardiovasculares, cáncer o SIDA nunca había sido tan favorable. Gente que hace unas décadas estaría condenada a una muerte segura, puede ahora superar su enfermedad. Las infecciones han pasado a un tercer plano gracias a su control en los países desarrollados. La esperanza de vida en algunas regiones nunca había sido tan alta en toda la historia de la humanidad. En los albores de nuestra especie, pocos eran los elegidos que podían llegar más allá de los 30 ó 40 años. En la actualidad, en países como España o Japón la esperanza supera los 80 años.

Pero no es oro todo lo que reluce. La medicina, como la ciencia, no es infalible. Aunque la medicina vaya desarrollándose en conocimientos y tratamientos, no está exenta de errores. Errores de los que se termina aprendiendo pero que llevan a la muerte o al perjuicio de los pacientes cuando éstos aún no se han corregido. Y nunca podemos estar 100% seguros de que no se vayan a cometer. Ante esa incertidumbre que se asienta en los límites de la ciencia o la experiencia no hay más respuesta que la modestia y la humildad. Y, para ello, nada mejor que conocer los grandes errores del siglo pasado junto a una pregunta tan molesta como necesaria: ¿Podríamos caer nosotros también en errores de tal magnitud?



medicina



Las recomendaciones tabacaleras de los médicos (1920-1950)

La archiconocida frase "Las autoridades sanitarias advierten..." no siempre estuvo puesta en las cajetillas del tabaco. Hubo una época, casi un siglo atrás, donde los médicos no sólo no criticaban ni prohibían el tabaco a sus pacientes sino que lo recomendaban para algunas dolencias e incluso se utilizaba la figura del médico para hacer publicidad. Era la época en la que los médicos fumaban Camel o cualquier otra marca, la que mejor pagara por la publicidad. Eslóganes hoy inimaginables para el tabaco se presentaban en revistas y televisión: «Cuida tu salud, fuma Chesterfield», ‘L&M, justo lo que el médico te mandó». La prostitución tabacalera de los médicos expandió el consumo de esta droga cancerígena.

No fue hasta más adelante de los años 50 cuando cada vez más estudios demostraron de forma rotunda la relación entre el tabaco y el cáncer (amén de otras muchas enfermedades) y entonces los anuncios favorables se fueron retirando progresivamente para sustituirlos por otros más realistas: "El tabaco mata". Pero para entonces el daño ya se había hecho y miles de personas ya eran adictos a una sustancia que creían beneficiosa, en parte, por la publicidad que habían hecho de él los médicos.



INCREIBLE :
medicos


errores


La técnica del picahielo (1945-1980)


Freeman fue el inventor de esta "gloriosa" técnica de psicocirugía con la que se trataba de realizar la destrucción de la corteza prefrontal, lo que recibe el nombre de lobotomía. Según el médico, era útil para tratar una amplia variedad de trastornos mentales o aquello que se saliera de lo normal en la época: La depresión, la neurosis, la esquizofrenia, la homosexualidad (por aquel entonces era considerada una enfermedad), la ansiedad...

El nombre de la técnica del picahielo no era precisamente por azar; literalmente, la lobotomía se realizaba con un picahielo. El doctor Freeman, con un picahielo en una mano y un mazo en otra, clavaba el primero a través de la zona interna y superior del párpado (vía transorbitaria) hasta llegar al lóbulo prefrontal. Una vez que el picahielo estaba dentro de la corteza prefrontal, empezaba a girarlo a un lado y otro para destruirlo, todo esto sólo bajo anestesia local y en cualquier consulta. Tan sólo eran necesarios unos pocos minutos para realizar esta lobotomía y los pacientes podían volver a casa al momento.

¿Cuáles fueron los verdaderos resultados? Las personas adquirían un comportamiento similar a la que vemos en los zombis de las películas. Parcial o totalmente indiferentes al mundo que les rodeaba, con una pasividad extrema. Pero eso para Freeman era lo de menos, ya no había neurosis, ni ansiedad ni estados de agitación. ¿Cómo iba a haberla si había convertido a muchos de sus pacientes en unos «vegetales» mentales?

El júbilo del doctor y la publicidad de esta técnica hicieron que se realizara a miles de personas por todo Estados Unidos. Incluso llegó a viajar por Estados Unidos en un vehículo al que llamó cariñosamente «Lobotomóvil». Freeman, tenía carisma y lo sabía, su método fue anunciado a través de la televisión, por el boca a boca, en periódicos… Se llegaron a realizar más de 5.000 lobotomías sólo en EE. UU. La gente acudía haciendo cola para que se la realizasen. Imagínense la escena de un doctor clavando picahielo en serie, una persona tras otra. Sólo se me ocurre una palabra para ello: Dantesco.

Gracias al desarrollo de la Clorpromazina, que permitió tratar con fármacos a esquizofrénicos y otros trastornos psiquiátricos, esta locura terminó. Más tarde, se demostró que la lobotomía sólo tenía una efectividad del 10% y unas secuelas irreversibles en la mayoría de las personas. Lo que no sirvió para enmendar el Nobel de Medicina de 1949. Posiblemente el Nobel más vergonzoso de la historia de la medicina, dirigido a Egas Moniz, por ser el pionero de una técnica que logró más trastornos que curaciones, la lobotomía prefrontal.


mayores



Cinco


Manicomios penitenciarios: La reintegración no es una opción (Siglo XIII - Finales del siglo XX)


La historia de la psiquiatría alberga más oscuros que claros en su forma de tratar los trastornos mentales. Además de la inexistencia de tratamientos efectivos hasta mediados del siglo XX, la psiquiatría se caracterizó generalmente por marginar y maltratar a sus pacientes. Los argumentos de autoridad, la religión y los prejuicios de las sociedades de la época influían fuertemente en las bases de esta especialidad médica y la ciencia era aún algo que se tenía en cuenta de forma marginal. Uno de los reflejos más fieles de todo lo anterior fueron los manicomios.

El origen de los manicomios es ciertamente difuso. Inicialmente consistían en templos en la antigua Grecia que reunían y acogían a enfermos mentales pero quizás esto fuera lo poco que tenían en común con los verdaderos manicomios que aparecerían en torno a la Edad Media. El primer manicomio del mundo, según algunos autores, se creó en Inglaterra en 1247 y se trataba del Bethlem Royal Hospital. Y digo "según algunos autores" porque para muchos, más que un manicomio se trató de un zoológico de humanos. Los enfermos mentales quedaban recluidos en habitaciones similares a cárceles y muchos de ellos quedaban encadenados. No había prácticamente ninguna intención de tratar a los enfermos, sino de esconderlos de la sociedad, como vendría siendo casi la norma durante siglos posteriores. No sólo los pacientes del hospital de Bethlem recibían un trato carcelario e inhumano por parte de sus "cuidadores", con el tiempo el lugar se convirtió en un espectáculo de feria donde los adinerados iban al manicomio a contemplar a los enfermos paseándose por las dependencias como quién va hoy a ver el zoo.

El segundo manicomio (o primero, si consideramos al anterior como un zoológico) lo creó un monje en Valencia con el nombre de "Hospital de los locos e inocentes". El trato con los enfermos era, a diferencia del manicomio anterior, más humano y con cierta intención reintegradora. Los internados gozaban de cierta libertad (se trataba de eliminar el empleo de cadenas) y se intentaba darles trabajo y actividades para ayudarles a desenvolverse en el mundo.

Los manicomios, que fueron proliferando a lo largo de Europa entre los siglos XVII y XVIII conforme las ciudades iban creciendo y las sociedades iban desentendiéndose y estigmatizando a los enfermos mentales, trataban a la locura como algo peligroso o inexplicable. Se les consideraba desde criminales y endemoniados hasta víctimas de un castigo divino. Aquellos con un trastorno mental más grave y un estatus social más bajo eran los principales candidatos a estar encerrados en estas instituciones médico-penitenciarias. No sólo los enfermos no mejoraban en su estancia en los hospitales sino que su marginación y la restricción de libertades empeoraban, con mucho, su condición mental. Fue lo que se llamó neurosis institucional. Desencadena por el aislamiento, la falta de libertad, el trato vejatorio y por unos tratamientos más parecidos a una sala de torturas que a un hospital: Sangrías, purgantes, lobotomías, terapia de shock insulínico, eméticos...

Por suerte, el despropósito de los manicomios fue desapareciendo a partir de mediados del siglo XX. La psiquiatría se replanteó seriamente este sistema de "tratamiento" a los enfermos mentales y se hizo una drástica reforma de estas instituciones. Ya no se trataba de marginar y encerrar a los pacientes, sino tratarlos con el arsenal terapéutico existente siguiendo unos protocolos científicos y reintegrar al máximo al paciente con la sociedad. Tampoco se encerraban ya a los enfermos de por vida, sino que permanecían el mínimo tiempo posible en el hospital para tratar las fases agudas de la enfermedad mental para posteriormente educar y preparar a la persona y reinsertarla en la sociedad rápidamente. Con las décadas se fue viendo que conforme más tiempo pasaban los enfermos recluidos en los hospitales, más difícil era después que pudieran hacer una vida normal en la sociedad. Hasta el punto de que algunos, tras mucho tiempo recluidos, tenían miedo de enfrentarse al mundo exterior.

Y así, con el paso de los siglos y hasta llegar a casi finales del siglo XX, las personas con trastornos mentales pasaron de ser marginadas y consideradas como criminales o endemoniados a ser tratadas como personas con una enfermedad a las que había que ayudar a reintegrarse.

Los 5 Mayores Errores de la Medicina



medicina


La catástrofe de la talidomida (1953-1963)


La prescripción de talidomida a embarazadas durante los años 50 y 60 cambió las bases en el control de medicamentos.

Corría el año 1953. Una compañía farmacéutica suiza, Ciba, acababa de sintetizar una nueva sustancia cuyas consecuencias jamás imaginaron: la talidomida. Después de un periodo de pruebas extenso, no completaron su desarrollo al no encontrarle efectos farmacológicos apreciables. Sin embargo, otra compañía alemana, Chemie Gruenenthal, asumió la responsabilidad de continuar el desarrollo de esta sustancia en 1954.

Según la propia compañía alemana, realizaron experimentos con la talidomida en monos, un paso indispensable para la evaluación del fármaco antes de ser aplicado en el ser humano. No se encontraron efectos secundarios. Tampoco en conejas, ratas y perras preñadas a las que se les suministró el medicamento durante varias semanas. Mucho más tarde se descubriría que los animales recibieron la talidomida en un periodo de tiempo equivocado y/o en dosis tan grandes que los fetos habían muerto. En resumidas cuentas, las pruebas se hicieron de forma incorrecta y los resultados se falsearon.

Basándose en estas supuestas «pruebas», las autoridades alemanas aprobaron la talidomida para humanos. No tenían ninguna razón para rechazarla, pues según los informes todo era normal. Se unía además el hecho de que no fue hasta 1961 cuando se introdujeron en Alemania unas leyes específicas sobre el control de fármacos. De esta forma, el paso a la comercialización de la talidomida fue algo bastante sencillo.

Después de muchas indicaciones experimentales, la talidomida terminó convirtiéndose en un medicamento de elección para prevenir la naúseas, vomitos y ansiedad en embarazadas. Su distribución fue muy amplia, abarcando su comercialización a varios países de Europa, África, América y también en Australia.

Las consecuencias no tardaron en llegar. Miles de niños (se estima que unos 15.000) padecieron los efectos de este medicamento: Nacían con una falta de desarrollo total o parcial de piernas y brazos (focomielia). Los obstetras detectaron que algo iba mal cuando esta rara malformación genética de causa espontánea había aumentado espectacularmente su frecuencia. Tras varias investigaciones y encuestas a mujeres cuyos hijos tenían focomielia descubrieron quel el culpable había sido la sustancia que ellos mismos les habían recetado, la talidomida.

La avaricia de la farmacéutica distribuidora de la talidomida y la ignorancia de los obstetras que la recetaban sin conocer las consecuencias, llevó al mayor desastre humano causado por un medicamento. Aunque muchas víctimas fueron compensadas económicamente y Chemie Gruenenthal fue llevada a juicio, aún muchas personas no han podido conseguir justicia debido a la rocambolesca burocracia necesaria para demostrar que fueron consumidores de dicho medicamento.

medicos

errores



La homosexualidad como una enfermedad (¿?-¿?)


A lo largo de casi toda la historia, la homosexualidad ha sido perseguida y castigada por sus detractores y escondida por miedo a represalias. Sin embargo, pueden encontrarse notables excepciones como la antigua Grecia (donde se consideraba una orientación sexual más) . La medicina, lejos de defender y apoyar la homosexualidad desde una perspectiva racional y científica no hacía sino amplificar la irracionalidad y el odio de la calle a la consulta. Que las propias instituciones médicas considerasen a los homosexuales enfermos, pervertidos o con un trastorno mental aportaban un falso tinte académico a los argumentos contra la homosexualidad. El papel estigmatizador de la medicina fue especialmente importante desde la Edad Media (con un importante oscurantismo religioso) hasta mediados de los años 70 del siglo XX.

Los homosexuales eran tratados como enfermos mentales y, como tales, se internaban en manicomios, se les practicaban lobotomías y se les realizaban dantescos tratamientos médicos (a cada cual más inhumano) para tratar de cambiar su orientación sexual hacia una considerada más "sana", que venía a ser única y exclusivamente la orientación heterosexual. Una medida, no sólo basada en prejuicios sino completamente inefectiva. No es posible cambiar la orientación sexual en personas que ya la han desarrollado completamente.

Famoso fue el caso de Alan Turing un importante matemático e impulsor de la informática como la conocemos en la actualidad. Tras ser declarado "culpable" de haber mantenido una relación sexual con otro varón se le dieron a elegir entre ir a la cárcel o inhibir su deseo sexual con un tratamiento hormonal. Turing eligió lo último, una decisión que terminó costándole la vida. El tratamiento hormonal consistía en inyecciones de estrógenos (hormonas femeninas) que llevaba a una pseudofeminización progresiva: Le crecieron los pechos, se convirtió en impotente y le causaron numerosas afecciones tanto físicas como psicológicas. Turing no aguantó mucho este proceso y dos años después de iniciado el tratamiento se suicidó tomando una manzana envenenada con cianuro.

La visión que la medicina le había dado a los homosexuales a lo largo del siglo XVII, XVIII y XIX fue cambiando poco a lo largo del siglo XX, con su culminación en 1973 tras la retirada de la homosexualidad del DSM (Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales) como trastorno mental para ser considerado una alteración de la orientación sexual. Concepto que también sería eliminado años después tras la siguiente revisión del DSM. A partir de esa medida, numerosas instituciones médicas y profesionales de la medicina fueron desechando los prejuicios acumulados contra la homosexualidad y fueron eliminando de sus criterios diagnósticos la homosexualidad como enfermedad. La OMS se tomó su tiempo en reaccionar y no fue hasta 1990 cuando por fin se decidió a eliminar la homosexualidad como trastorno mental.

Desafortunadamente, aún no podemos hablar de un consenso global en cuanto a la postura de la medicina sobre la homosexualidad. En numerosos países con un fuerte componente religioso aún los profesionales de la medicina siguen estigmatizando sin criterios científicos a los homosexuales y en otros, como España, donde este colectivo ha logrado grandes avances, todavía podemos observar energúmenos como Aquilino Polaino reflejando sus ideas infundadas sobre la homosexualidad y destrozando la vida a múltiples personas con la intención de cambiar sus orientaciones sexuales.

mayores



Cinco



La fuente :


Los 5 Mayores Errores de la Medicina

http://www.soitu.es/soitu/2008/04/16/salud/1208365268_173550.html



medicina