El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Ficción: La Guerra de las Malvinas 1982/83- Parte III Final

ACÁ PARTE 1 !!!!!!!!!

ACÁ PARTE 2 !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


La Segunda Guerra de Malvinas - 1983

Denuncias, acusaciones cruzadas, y escaladas verbales en el área de la diplomacia ocurrieron entre junio de 1982 y octubre de 1983. Gran Bretaña logró el apoyo pleno de la Commonwealth, no pleno de la CEE, y el respaldo abierto de Estados Unidos. Chile, oficialmente se declaró neutral, pero no se pudo disimular la llamativa adquisición de armamentos y radares británicos, y Buenos Aires lo acusó de apoyo encubierto, lo que tensionó las relaciones y le hizo desviar tropas y recursos a la frontera.

En el ámbito diplomático, el Canciller Costa Mendez fue removido de su cargo en el segundo semestre de 1982, ya que su imagen en la ONU quedó muy desgastada y como parte de las pujas entre las tres armas, reemplazado por Aguirre Lanari. Argentina siguió en desventaja en las Naciones Unidas, y siguió amenazando con invocar al TIAR, lo que al parecer de muchos analistas, si podría llegar a tener éxito si Gran Bretaña atacaba suelo continental argentino, lo que esta vez se daba por descontado para terror de los patagónicos argentinos.

En Argentina, al gobierno militar le costaba mantener la llama del conflicto viva entre la población, habida cuenta que pasaba el tiempo "y los piratas no venían". Los ataques de comandos británicos a algunas instalaciones en las islas, o algun sabotaje en el continente, permitía reenfocar el asunto y mantener el poder suspendido en el tiempo.

Ficción: La Guerra de las Malvinas 1982/83- Parte III Final
Soldados argentinos con visores nocturnos

Londres quiso utilizar la desinformación para que en el Atlántico sur no se tenga fecha exacta de la llegada de la Task Force ’83, pero fue imposible con los medios cubriendo la despedida de las tropas aunque no fuesen tan apoteóticas como el año previo.

La Task Force ’83 levantó amarras desde Portsmouth el 11 de octubre de 1983. A partir de ese momento, comenzó el refuerzo de las guarniciones en las Malvinas a través del puente aéreo. Así, los “muchachos de Rospentek” por el lugar donde entrenaron la mayoría durante el año y lo que la propaganda de la dictadura hizo repercutir en la opinión pública para darles entidad, comenzaron el salto a las islas en C-130 y aviones de Aerolíneas Argentinas. La guarnición creció de 7000 a 11.000 hombres

Tras unos días de repostaje obsceno en la isla Ascensión, los británicos retomaron viaje. Traspasando los limites, el 11 de noviembre de 1983 los británicos llegan a la zona de guerra donde pronto comenzará la lucha por Malvinas II, esta guerra será decisiva para Argentina en cuanto a sus aspiraciones para el Atlántico Sur. Así estaba por comenzar la guerra más anunciada de los últimos 50 años, con su carga de nervios y tensiones acumulados.

La guerra comenzó de la manera más espectacular, con comandos del SAS y SBS que desembarcaron en gomones, después de ser dejados por submarinos nucleares, y se posicionaron con indicadores laser para guiar a las bombas inteligentes lanzados desde Harriers a la base en Goose Green y en la capital, mientras bombarderos Vulcan lanzaron bombas sobre la pista de Puerto Argentino, fallando y destruyendo un Aermacchi a un costado, dos Mirage III averiados – que fueron luego canibalizados para repuestos - pero la pista no tuvo daños de significación. El ataque de los Harriers sobre Puerto Argentino falló por la pesada cortina antiaérea que se mostró eficaz. Menos suerte tuvieron en Goose Green, donde las bombas inteligentes provocaron 35 muertos y la cacería de los pocos comandos, que no pudieron reembarcarse a los SSN y fueron capturados el 14 de noviembre. Los británicos, alertados por el poder antiaéreo, decidieron no arriesgar más Harriers con bombas Paveway sobre el aeropuerto por temor a pérdidas pesadas.

ejercito argentino

El 14 de noviembre, un avión de alerta temprana detectó la cercanía de la flota inglesa a las islas. De inmediato se envían tres Mirage V desde la base de Puerto Argentino, armados con misiles Magic R.550 Dos Sea Harrier despegan del portaaviones HMS Illustrious con un plan de vuelo de una hora, para ser apoyados por otros 2 aviones más si eran atacados por los cazas argentinos.
Los Mirage V tenían el rol de cobertura, y desde el continente despegaron seis cazas A4 Skyhawks con apoyo de una chancha KC130 Hércules de reabastecimiento, tres de los A4 armados con los misiles antibuque israelíes Gabriel III.

Los buques británicos comenzaron a disparar una andanada de misiles y artillería antiaérea contra los A4 Skyhawks y los Mirage V, y aunque esta vez habría pocos acercamientos casi kamikazes como en el ’82, los misiles británicos también habían sido mejorados tras la campaña del año previo, y a eso ayudaron los Phalanx que enviaron los EEUU. Un misil derriba a un Mirage y un Sea Harrier da cuenta de otro caza argentino. Los A4 argentinos fue hacia un grupo de destructores y buques distintos, casi al ras del agua…allí lanzaron sus misiles antibuque de fabricación israelí Gabriel III, a 40 km, el cual puede ser lanzado desde muy baja cota.
La cortina de misiles de los buques británicos intentó darles a los bandidos argentinos, que escapan una vez que los misiles de los Skyhawks habían sido lanzados. Tres certeros impactos en dos destructores, dos destructores hundidos. Esto no venía bien para Gran Bretaña. Los tres Skyhawks misileros escapan. Dos de los tres Skyhawks con bombas son derribados antes de arrojar sus bombas, uno acierta en una Fragata 21 que explota y queda seriamente averiada
En el uso de bombas, una de las lecciones aprendidas fue el apertrechamiento y producción local de bombas tipo snakeyes, con paracaídas y Expal para la Fuerza Aérea y la Aviación Naval, de resultados más efectivos que las bombas MK que no explotaban en 1982.

La segunda oleada vio en acción a tres Mirage III armados con misiles antibuque MP-1000 Martin Pescador, dos misiles cada caza, con otros dos M-V de cobertura con misiles aire-aire Magic 550 de cobertura, todos despegando desde Puerto Argentino. Los antibuque MP-1000, al ser de fabricación nacional, no eran escasos. Un Mirage III disparó un misil nacional al primer blanco que avistó, a 17 km, el cual fue desviado, y los otros dos Mirage también dispararon al unísono sus MP-1000, causando impactos en dos buques diferentes, y con averías de consideración.
Los dos cazas M-V de la defensa de Puerto Argentino son derribados por otros Sea Harrier, aunque esta vez un Harrier es derribado en un combate dogfight, lo que hace mucho por cambiar la mentalidad de ambos bandos al respecto

Cinco buques británicos entre averiados y hundidos en cuestión de minutos. Los helicópteros de salvamento estaban por todos lados, intentando rescatar sobrevivientes. A su vez, cuatro aviones argentinos se habían perdido, y un avión inglés había sido derribado.

armada argentina
ficcion
Octubre de 1983, después de un año y medio de entrenamiento, es hora de reforzar las islas

La Avenida de las Bombas II por la Fuerza Aérea Argentina

El 19 de noviembre de 1983 son detectados dos portaaviones ingleses junto a su cobertura de destructores tipo 42 y fragatas tipo 21, por lo que son enviados 10 cazas Dagger y Mirage III, junto con Skyhawks, con los Dagger de cobertura y el resto armado con misiles MP-1000 y dos Super Etendard armados con misiles Exocet AM39 conseguidos, según se rumorea, vía Irak, triangulados por Libia, y se creía que eran un total de 15 misiles AM-39 los que disponía la Amada Argentina para aquel entonces. Todos desde el continente. En la pista de Puerto Argentino, se aprestan otros dos cazas Mirage con misiles aire-aire que hacían guardia aérea en caso de emergencia, mientras más A4 Skyhawks eran armados con bombas y misiles MP-1000 para salir en apoyo de la fuerza continental argentina.

La Task Force detecta el movimiento y lanza unos 30 Harriers desde sus tres portaaviones en caza de los intrusos, mientras se preparan a disparar los misiles antiaéreos de los destructores.
Los Super Etendard disparan sus AM 39 Exocet contra el portaaviones HMS Illustrious y los Skyhawks en otra oleada se lanzan al ras del agua con sus bombas con espoletas arregladas a la caza de más escoltas, dándole a una fragata tipo 21 en el blanco, mientras otro A4 es derribado. En la segunda oleada se les aparecen cinco Mirage III a los destructores, y ahí estaba la clave de ser detectados, tenían que elevarse de un poco más del ras del agua para disparar sus MP-1000, sobre los destructores 42 y las fragatas tipo 21, y lanzan sus misiles a 15 km pero tres de los Mirage al tener que elevarse y escapar, son destruidos por las antiaéreas, lo que no logra evitar que sean disparadas las andanadas de misiles MP-1000, logrando saturar los radares y que sean tocados y destruidos 2 destructores británicos tipo 42.

Despegan cinco Mirage III de la base de Puerto Argentino, y antes despegan cinco Mirage V desde el continente, que repostan rápidamente en la capital malvinense, y despegan para enfrentarse con los Harrier. Por otro ángulo llegan cinco A4 Skyhawks y seis Dagger desde el continente, para atacar a otro Grupo de Portaaviones. Los Dagger disparan misiles Gabriel III, hundiendo tres destructores escolta del impactado mortalmente portaaviones, mientras los A4 B Skyhawks se largan en picada para arrojar sus bombas, previo reabastecimiento en vuelo y en la última oleada, los Dagger disparan los misiles antibuque MP-1000.

Los británicos, si bien desviaron varios MP-1000 Martín Pescador, habían subestimado la capacidad para fabricarlos localmente por Argentina, además del uso que le daban los aviadores argentinos, ya que la flota britanica tenia misiles antiaéreos de 4km contra los 19km del MP-1000, con los cañones de 20 y 30 mm tienen un alcance maximo de 3km, los misiles Seawolf para combatir aeronaves o misiles que vuelan bajo tienen entre 4-10km máximo de alcance. Si bien la Task Force '83 tenian el Sea dart con 80 km de alcance no podian derribar aeronaves que estaban a menos de 8 km porque primero se elevan estabilizandose y recién buscan el blanco por lo que cuando se vuela bajo, el Sea dart es ineficaz. Por ello, EEUU le había suministrado el misil Phalanx a la fuerza expedicionaria británica.

En el combate aéreo tres Sea Harrier son derribados, y se pierden tres Skyhawks y dos Mirage V. Pero a los Mirage III despegados desde Puerto Argentino se le unen dos Mirage V desde la misma base, uniéndose a la batalla mientras los Harriers estaban distraídos y dispersos, y con una andanada de misiles aire-aire otros tres Harriers son derribados, cayendo un total de seis.
En Malvinas hay cinco Mirage Dagger, dos Mirage III y estaban llegando seis Mirage III más, además de 18 aviones Pucará y unos diez Aermacchi MB339. En el continente todavía quedaba una cincuentena de Mirage de toda clase, A4 Skyhawks y Super Etendard navales.

30 de noviembre de 1983 - DESEMBARCO INGLES

Los británicos bombardeaban en varias posiciones en las islas para crear confusiones en el mando argentino y la inteligencia, adonde podrían desembarcar. Los comandos SAS y SBS hicieron raids sobre aeródromos lejanos malvinenses con algunas bajas y moderados éxitos y un bombardeo sobre la base de Puerto Argentino daño alguna infraestructura pero falló gracias a la cortina antiaérea de SA-7, Skyguard y misiles Roland.

El muy inteligente uso de contramedidas y movimientos varios por los británicos, hicieron creer que el desembarco sería en San Carlos otra vez, por lo que se desvió recursos y se perdió tiempo en el mando argentino. Pero el desembarco sería en Bluff Cove, que estaba poco guarnecido y sin minas acuáticas. Los mandos argentinos supusieron que tras la debacle en el área en 1982, los británicos no lo volverían a intentar allí. Un rasgo adicional fue que los argentinos habían reconstruido el puente allí, lo cual facilitó el avance de las primeras tropas británicas en el área.
Allí estaban para enfrentar el primer embate, unidades del BIM 2, y más tarde se movilizaron refuerzos de Puerto Argentino: en primer lugar un puñado de Comandos Anfibios de la ARA, hombres del GOE (FAA), unos veinte hombres de la 601 y 603 (EA), y Grupo Albatros (PNA) y Grupo Alacrán (GNA) y, en otro retraso poco comprensible, dos días después se movilizaron los tanques AMX 13 en las islas, los lanzacohetes móviles SAPBA de 17km ya que fue complicado intentar desplazar 4 obuses de 155mm sobre el terreno; y se dejaron de reserva 3 de los 10 tanques TAM que se habían llevado meses antes para hacer pruebas de campo.

Al mismo tiempo, como se dijo, se hizo creer que otro desembarco ocurriría en San Carlos, otra vez, pero las fuerzas del RI 25 estacionadas allí, los que se apersonó el coronel Seineldín para supervisar las maniobras, y los hombres de la Brigada de Montaña VI en Teal Inlet, rechazaron el “desembarco” con el uso mortífero de la artillería de 155mm, los Aermacchi con los MP-1000 y A4C Skyhawks enviados desde el continente.

Fuerza aerea argentina
Cañones SOFMA 155mm argentinos

Pero una vez que se determinó que el esfuerzo principal británico era el Bluff Cove, el poder aéreo fue soltado; los Mirage llegan sin ser detectados, con misiles Martin Pescador, volando sobre la silueta de las islas y redondeando para valerse del terreno, y una hora después arribó una tanda de A4 Skyhawks volando al ras de agua. Los A4 tirando todo lo que tenían, esta vez bombas y no misiles ni los MP-1000, dejando fuera de combate dos buques logísticos, dos destructores Tipo 42, y dos fragatas. Se perdieron un Mirage y dos Skyhawks

En una maniobra arriesgada, todos los Harrier del portaaviones en pie, y del maltrecho Ark Royal (que son trasladadas a improvisadas pistas en portacontenedores), fueron puestos en el aire. Había que proteger a toda costa el desembarco.

Los Sea Harriers armados con los AIM9-L Sidewinder son una pesadilla para la Fuerza Aérea Argentina, pero esta vez había más defensas antiaéreas, hubo más tiempo de adiestramiento y los Mirage y Skyhawks tuvieron tiempo de entrenar mejor con sus misiles aire-aire, además de las mejoras de una parte de los Mirage y Daggers, como se ha mencionado antes. Mientras, en tierra, los cañones de los AMX 13 eran utilizados como artillería móvil porque los lanzacohetes SAPBA desde 17km, que eran disparados a las costas de desembarco, lo hacían con poca precisión, ya que la salinidad de las islas los afectaba. Menos fortuna tuvo los 4 cañones de artillería de 155mm, que a duras penas fueron movilizados con los Unimog a orugas, y fueron acallados rápidamente por el cañoneo naval preciso

la guerra de las malvinas

Los Harriers atacan a las posiciones defensivas y pesados bombardeos Vulcan atacan nuevamente el aeródromo de Puerto Argentino con misiles y bombas dando un golpe terrible al destruir media docena de cazas Mirage y destruir en parte la pista con bombas guiadas por láser lo que imposibilitaba, hasta ser reparada, que cazas puedan despegar aunque podían seguir recibiendo provisiones desde los C-130 Hércules. Tras el bombardeo a la pista, 6 Sea Harriers se encargan de destruir a los restantes aviones argentinos Mirage con asiento en Puerto Argentino.
Tras machacar duramente con bombardeo naval, bombas guiadas por láser y duros combates, y luego de replegarse en orden según el plan de “defensa elástica de desgaste” del mando argentino; los ingleses pueden establecer su cabeza de playa una semana después, el 6 de diciembre, tras poder neutralizar el escollo de la Brigada Aerotransportada (EA) con 3 Regimientos Paracaidista. Uno de los errores de la conducción, se dice, fue no haber enviado a Bluff Cove a los paracas también. Argentina no poseía la capacidad de movilizar tácticamente tropas como UK, por consiguiente, no era una mala idea armar una defensa con posiciones de defensas "en profundidad" y elásticas, haciendo que cada metro cuadrado de avance británico fuera realmente costoso, y así fue planteado, en una campaña de desgaste para el avance terrestre anglo mientras el poder aéreo argentino hacía su parte

La situación era desesperante, la flota británica estaba diezmada pero los defensores en las islas no podrían recibir refuerzos sustanciales, el mar estaba atestado de submarinos nucleares y su baza principal, la pista de Puerto Argentino estaba dañada. Se habían perdido en la capital malvinense 12 cazas Mirage, 5 Pucarás y unos 5 MB339 Aermacchi. Las tropas argentinas retroceden unos kilómetros, a medio camino de Monte Challenger, donde se pliegan con tropas del Regimiento de Infantería de Montaña 26, pero se pierde material en la lucha de desgaste en esos días. Para ese momento, unos 120 argentinos han caído prisioneros mientras otros 200 han muerto en combate, y al igual que unos que 250 británicos caen fatalmente en acción.

Desde el comienzo de la nueva fase de la guerra, se habían perdido 21 Mirage, Mirage Dagger y 15 Skyhawks, lo que tornó la situación en punto límite. Como bien reflejaba el titular del diario francés Le Figaro, del 12 de Diciembre de 1983: “Realmente valen tanta sangre dos rocas en el sur?”, o el “Hey London! This ain’t no WW2!” de una revista europea, ese era el sentimiento mundial, e Inglaterra buscó homogeneizar las sanciones de la CEE contra Argentina pero no halló gran alcance, mientras EEUU profundizaba su ayuda.

La resistencia argentina es dura, y tras dos semanas de combate, comienza a hendirse. El Cañoneo naval, la escasez de misiles Gabriel III y Exocet los hace racionalizarse, y los vuelos al ras del agua ya no son tan efectivos gracias a la ayuda estadounidense en misiles antiaéreos. En tierra, la suma de tropas británicas que desembarcan y en espera, podrían superar en 2,5 a 1 a la Argentina y 3 a 1 en vehículos blindados, y los TAM no son tan útiles en la turba, pero dan buena cuenta contra los Scorpion y Scimitar.

Guerra de las Malvinas
Comandos anfibios junto a otros camaradas de armas de otras fuerzas, noviembre de 1983. El APCA de la derecha lleva un visor nocturno como parte de su equipamiento, adosado a sus pertenencias, al igual que sus camaradas de espaldas y de frente en la foto.

Bombardeo sobre territorio argentino – No Bombardeen Buenos Aires

Las tropas británicas están intentando crear una bolsa alrededor del área de Puerto Argentino, con el propósito de inutilizar las posiciones de defensa linderas a la capital, y más lejanas como Goose Green. Pese a las grandes bajas, para el día 19 de diciembre parecía que los esfuerzos estaban por rendir frutos cuando las fuerzas británicas están presionando muy duro a las defensas en Mte. Dos Hermanas en dirección a llegar a Tumbledown. Para más, Australia y Nueva Zelanda entregaron destructores y fragatas de sus Armadas para reemplazar las bajas sufridas, y se rumoreaba que EEUU anunciaría que en cualquier momento otorgaría en préstamo un portaaviones ligero para la Royal Navy junto con su versión del Sea Harrier en cubierta.

El 4 de diciembre fue bombardeada Comodoro Rivadavia por bombarderos Vulcan que fueron reabastecidos en vuelo, aunque dos bombarderos son derribados por cazas argentinos en el continente. La ciudad, por lo impreciso del bombardeo, sufrió 30 muertos civiles y causó honda conmoción, pánico en la cúpula militar argentina pero a la vez aumentó el número de voluntarios a enrolarse en las filas del ejército.

ucronia

Pero si eso los asombró, las otras acciones de los Vulcan causarían escozor en la Argentina
Los Bombarderos Vulcan de la Royal Air Force (RAF), habían estado realizando entrenamientos en Escocia y en Canadá en el marco de un plan para atacar territorio continental argentino, desde el verano boreal de 1982 es decir entre junio y septiembre, una vez finalizada la fase I de la guerra de Malvinas, y durante buena parte de 1983.

Los militares ingleses desarrollaron un plan para penetrar en el espacio aéreo argentino y bombardear las pistas de aterrizaje de dos de las mayores bases aéreas en el país. De los entrenamientos participaron 12 bombarderos, en Escocia, y el ataque fue lanzado desde la Isla Ascensión, las cuales están mil millas más cerca que las Islas Malvinas de los objetivos en la Argentina. Luego de recargar combustible en vuelo, el Escuadrón de bombarderos voló a 300 pies para iniciar el recorrido final utilizando el radar, durante un vuelo nocturno.

Las aeronaves fueron equipadas por primera vez con misiles aire-aire Sidewinder para repeler un posible ataque argentino y con un radar Dash-10 y misiles anti radares AGM-45. El plan consistía en cargar 21 bombas de mil libras cada una y arrojarlas para destruir las pistas de aterrizaje en bases aéreas argentinas. En teoría, los AIM9L, al ser un aire-aire avanzado, daría la diferencia, pero el Vulcan al ser tan pesado, no permitía maniobrar, y algunos lo pagarían caro.
Pero finalmente se atacó la base aérea de San Julián y la base Naval de Puerto Belgrano, acabando con los destructores ARA Bouchard, ARA Seguí y ARA Piedrabuena, con lo cual también los Vulcan fueron cargados con misiles antibuques Harpoon el 15 de diciembre, y hombres del SAS y SBS infiltrados utilizan guiadores láser para guiar a las bombas Paveway contra instalaciones de la Brigada Mecanizada IX en Santa Cruz. El mensaje es terrible, ningún lugar es seguro para la Argentina

guerra de malvinas 1982

El día 18 de diciembre, la desangrada Task Force ’83 abrió un segundo frente para cerrar la pinza en la Península Freycinet, por la Bahía de la Anunciación, y allí también halló escasa resistencia mientras lanzaban un ataque distractivo en la Península de San Luis, en el área cercana a Puerto Johnson, que desvió la atención de los radares argentinos.

Argentina convocó al TIAR, el presidente Figuereido de Brasil anunció que era inaceptable este ataque a suelo continental latinoamericano, por lo que ofrecía a la Argentina “ayuda en lo que precise”, aunque dijo que no estaba contemplado el envío de contingentes de tropas brasileñas. Estados Unidos le advirtió a Figueredo que de ningún modo va a aceptar la posibilidad que gobierno brasileño ceda sus cazas F-5 para que sean usados por pilotos argentinos. Perú amplió su ayuda. Cuba volvió a ofrecer, y puso en alerta baterías antiaéreas de SA-2, SA-3, SA-6, SA-8 y ZSU-23-4 para ser desplegadas en caso de la aceptación argentina de su ayuda.

Todo indicaba que antes de enero de 1984 la guerra podría terminar, nada bien para Argentina.

bim 5 malvinas

El 20 de diciembre de 1983 es EL DÍA.

Allí fue cuando se dio paso a la “Operación Cuervo”, la mayor muestra de guerra aeronaval argentina de la historia: se da la orden de movilizar a las reservas de la IMARA helitransportadas desde Puerto Argentino, y se ordenó a dar un paso adelante a algunos de los hombres en Longdon y Tumbledown, para reforzar la zona Monte Dos Hermanas, y adelantar las líneas de defensa a una posición de virtual ataque y dentro de la capital junto a los aprontamientos del Pucará Torpedero y de los tanques que quedaban, los camiones lanzacohetes; unos 4 misiles MM-38 Exocet desmontado de buques argentinos y remolcados para ser disparados desde tierra con ayuda de un radar terrestre y dos misiles tácticos Alacrán de la fuerza aérea, de 250km de alcance, que había arribado días antes, lanzables desde tierra.

Pero lo más arriesgado fue el movilizar a una parte de la Armada, y sus submarinos 209. Casi suicida, pero era a todo o nada.

Ficción: La Guerra de las Malvinas 1982/83- Parte III Final

Menéndez seguía siendo Gobernador de las islas, pero era casi un títere debido a la presión de los comandantes más prestigiosos en las islas, y desde el final de 1982 el encargado de la plaza militar de facto era el coronel Mohamed Ali Seineldín. Si bien había predominio de componente aeronaval, el jefe de la plaza era del Ejército, pero más permeable a trabajar con las otras fuerzas. Antes que se cierre el círculo británico y con la presión popular a flor de piel, demasiadas muertes “impedían” retroceder. En Argentina, la muerte de civiles y los bombardeos habían revitalizado el sentir popular sobre la guerra, y ahora era tiempo que la defensa elástica dé paso al contraataque.

Operación Cuervo

El plan para frenar la pinza creada tras el desembarco británico en Freycenet, se decidió lanzar en la llamada “operación cuervo”, el 20 de diciembre de 1983; la primera exclusivamente hecha por fuerzas especiales de las tres armas. Los comandos en las islas serían llevados mediante helicópteros hacia la isla de los Lobos y de allí en buques lo más cerca posible de la zona donde caerían los comandos del continente y formar un segundo frente para dar golpes de mano en la retaguardia británica. Los estrategas llegaron a proponer el lanzamiento de miles de paracaidistas para rodear a las tropas inglesas en las alturas de Monte Vernet, en el frente Freycinet.
En Malvinas estuvo comandada por el CLM Carlos Busser (pensaba ir con sus hombres más que nada porque sabía que era casi suicida entonces dijo “si mis hombres van al matadero yo voy a morir con ellos”): la fuerza estaba integrada por Buzos Tácticos, Comandos Anfibios, Compañías de Comandos 601 y 602 del EA, Grupo Alacrán de Gendarmería y Fuerzas GOE de la FAA. El aceptable grado de coordinación inter armas durante el desembarco británico en Bluff Cove fue lo que hizo pensar en esta operación.

Material: buques auxiliares el Yehuin y el Forrest, PNA Islas Malvinas, helicópteros de transporte o artillados y cualquier Pucará y Aermacchi en condiciones de dar apoyo terrestre, y el agregado de unidades del BIM 2 - BIM 3.

ejercito argentino
BIM 3

Desde el continente serían un total de 110 comandos anfibios y buzos tácticos comandados por CC buzo táctico Alfredo Cufré (quien viajó a Malvinas en un Fokker de la Armada alrededor del 5 de diciembre de 1983 para coordinar la operación con comandos y plana mayor de las Fuerzas Armadas en Puerto Argentino. Regresó al continente y presentó un informe muy escueto). Como Segundo Comandante sería el TNIM Robles que era el Jefe de Operaciones de los Comandos Anfibios: fuerza de Buzos Tácticos, Comandos Anfibios, Paracaidistas del R.I.P N°14 de la IV Brigada Aerotransportada y elementos de la Compañía de Comandos 603 y 604 del EA
Material: 2 CH-47 Chinook de la FAA, 2 Sea King de la ARA, aviones C-130, F.27, F.28 y otros disponibles para llevar los paracaidistas, lanchas rápidas Intrépida e Indómita para apoyo
Buques de la Armada: serían necesarios como maniobras de distracción y para atraer a buques y aviones ingleses y así dejar menos apoyo británico en las islas, junto a los dos Submarinos Tipo 209, el San Luis y el Salta.

Aviación Naval: lo que quedara de la Aviación Naval, aviones A-4Q en misiones de ataque antibuque, S-2 Tracker en búsqueda e incluso aviones Super Etendard para misiones aire-aire o aire-tierra (Esta vez quedaban Exocet pero solo quedan dos SUE por el atentado en la base de Río Grande).

Fuerza Aérea: sería el elemento principal para la misión, se necesitaría un apoyo y actividad fuerte la FAA si bien estaba desgastada por los combates pero todavía contaba con suficientes aparatos, sobraban misiles MP-1000, bombas snakeyes con paracaídas, aunque escaseaban ya los misiles Gabriel III para realizar un ataque a gran escala. También se usarían aviones Mirage III en cobertura y engaño junto con el Escuadrón Fénix. Todo para el Frente Freycinet.

armada argentina
Desembarco Británico sobre el frente Freycinet

La operación se dio de tal manera que los 2 Chinook de la FAA (que al momento del desembarco ingles del 30 de noviembre del ’83, estaban en el continente por “tareas de mantenimiento”), junto a 2 Sea King de la ARA, tenían el propósito de cruzar a las islas hacia el área de Freycenet, en donde se presumía que existían alrededor de 2000 efectivos ingleses. La operación sería apoyada por aire y mar.

Los medios que se emplearían serían para medianamente garantizar el cruce hacia las islas, y no para un eventual apoyo directo a los buzos tácticos y comandos anfibios desembarcados, para cubrir una zona mayor de radar pero sin adentrarse demasiado en la zona de exclusión ni trabar desventajoso combate con buques británicos.

Los comandos utilizaron armamento ligero (FAL, MAG, Instalaza) arrancando casi sin apoyo artillero terrestre, sin apoyo naval y con dudable apoyo aéreo pero que al final que se tradujo en una improvisada y letal ayuda de la fuerza aérea aunque sin misiles antibuques.
La operación causó daños de importancia y retrasos a las fuerzas británicas de desembarco, sobre todo en los sistemas de defensa AA en tierra, derribando 4 helicópteros de transportes y daños en las piezas de A de Campaña y puestos de comunicaciones pero al no ser debidamente notificadas las fuerzas de la IMARA y del EA en las Islas, sobre todo los acantonados en Puerto Argentino, que iban en camino a cortar la pinza, la operación no se pudo sostener y dar los frutos esperados, - al menos 40 hombres de las fuerzas especiales argentinas fueron capturados, con la operación dejando casi un centenar de muertos y heridos británicos- aunque causó un gran retraso que les sería contraproducente a los anglosajones.

ficcion

Supervivencia

Era claro que Chile no iba a atacar, pese a la ayuda a su aliado inglés…

Por su parte, fue lanzado virtualmente casi todo el poder aéreo armando con bombas, misiles MP-1000, casi los últimos Gabriel III que quedaban y los dos Super Etendard sobrevivientes al raid del SAS sobre la Base de Rio Grande, para luego escapar hacia Chile, armados con Exocet sobre los frentes y zonas donde estaban los buques británicos.

En el mar, los submarinos nucleares logran neutralizar en gran parte el despliegue de buques argentinos y los helicópteros nacionales se desviven por neutralizar a los SSN ingleses, pero se produce una bizarra sorpresa cuando la división de Corbetas tipo A69 argentinas, Drummond y Guerrico, aprovechando su pequeña y estrecha silueta - sólo eran detectadas por los radares enemigos a unas 20 millas náuticas; mientras que las corbetas podían detectar a los buques de gran porte ingleses a 30 millas náuticas - ventaja de 10 millas náuticas para con su dotación de los MM-38 de 42 Km. de alcance, deja de manera insólita fuera de combate a dos buques británicos. No obstante, la ARA Guerrico fue hundida al intentar escapar. Así, la Flomar emprendió la vuelta a los puertos. Los dos submarinos 209 argentinos solo hacen un disparo de torpedos, con poca fortuna y se retiran.

Con la distracción realizada, cuatro C-130 Hércules con aviones de Aerolíneas Argentinas adaptados, realizan un puente aéreo sobre las islas para apertrechar a los defensores y traer refuerzos. La pista de Puerto Argentino tuvo reparaciones de emergencia, aunque ya no sería capaz durante el conflicto, de albergar cazas. Unos 200 paracaidistas de elite argentinos, con asiento en Córdoba, son trasladados en C130 para tomar posiciones en Wireless Ridge, una improvisada línea de defensa base cercana a Puerto Argentino.

En total, la nueva ofensiva había hundido 4 buques británicos, un destructor, una fragata, y lo más importante, 3 buques portacontenedores y averiados 9 buques de diferentes tipos.
Pero los británicos también enviaron nuevos buques a la zona, a lo que los “repuestos de la ANZAC” les hicieron la posta, junto a nuevos buques cargueros que se acercaban para abastecer a las tropas que habían sido frenadas en el intento de embolsar Puerto Argentino.

Para el 14 de diciembre de 1983, los británicos quiebran el mantenimiento de la primera línea de alturas del arco concéntrico montañoso, con perno clave en el monte Kent (cerros Estancia, Challenger y Wall), sostenido por una Brigada de Montaña (EA). Allí, las tropas del 42 y 45 Commando, apoyados por bombas guiadas por láser lanzadas desde Harriers, fueron eficaces en crear una muralla que evitó que entren en combate las unidades argentinas enviadas desde San Carlos, Darwin-Pradera del Ganso -Goose Green-, Teal-Inlet, para dar apoyo.

Fuerza aerea argentina

También el profesionalismo de las tropas británicas logra romper la muralla creada por la IMARA con los hombres del RI 25 del Ejército y del RI 7 de La Plata - con sus conscriptos que tuvieron que entrenar un año más, y quienes tuvieron también el famoso “curso breve de comando intensivo”-, y una punta se dirige directo a Puerto Argentino para el 26 de diciembre, al alcanzar Mt Williams y crear una cuña que pueda acercarse peligrosamente a Sapper Hill mientras la punta de Freycinet vuelve a recuperar impulso, mientras son machacados por los cañones de 155mm e ingenieros del ejército argentino vuelan el puente en Murrel, en el Frente Freycinet, y colocan trampas explosivas en el lugar.

Las tropas de reserva en los sectores aledaños están a kilómetros del perímetro de la bolsa británica, y deben apresurarse antes que sean reforzadas las tropas inglesas. Dos días después la mitad de los tanques TAM son aplastados, por ataques aéreos. Pero tanta pérdida de pertrechos vitales, hundidos, empieza a mellar en el soldado británico.

Finalmente las tropas de reserva, en especial la saliente de Tumbledown compuestos por tropas del BIM 5 y el RIM 26 del Ejército apoyados por los Pucará y desde el continente por A4 Skyhawks, impactan sobre el eje de la intentona de bolsa británica el 28 de diciembre, manteniendo el monte y en coincidencia con que unidades de la Infantería de Marina Argentina (IMARA) reforzado por otras unidades, más un pesado apoyo de artillería de 155 mm y de aviones Pucará, logra hacer retroceder a los Scots Guards hasta monte Williams entre el 28 y 29, y lo mismo pasó cuando una avanzada del 3 Para inglés fue repelido en Longdon la noche del 27 de diciembre de 1983.
Al amanecer del 28, desde un punto a 100km se lanzan dos misiles tácticos Alacrán contra las retaguardias británicas, causando un alto grado de bajas y terrible sorpresa, pese a lo poco preciso del misil.

Ahora el ataque británico está estancado, y corre riesgo de fracasar. La reserva de tropas también ha sufrido desgaste pero avanzan, es un combate entre dos púgiles cansados en el 15to round. Las tropas británicas se dividen en dos, un grupo para tomar y consolidar posiciones, pero con muy poca artillería y otro para frenar el ataque de las reservas argentinas con el 3 y 42 PARA, la línea de suministros británicas ha sido quebrado y los suministros argentinos llegan a cuentagotas pero cuentan con el poder aéreo.

Para el 31 de diciembre de 1983, en las Malvinas solo quedan 3 aviones Pucará en las islas, los helicópteros ingleses atacan con misiles y cohetes en apoyo a las tropas que buscan sostener el ataque, contra fuerzas que deben ser apoyadas desde el continente por A4 Skyhawks. Los defensores contra la punta que avanza hacia Puerto Argentino, apoyados por los cañones 155mm y lanzacohetes móviles SAPBA, frenan el avance inglés, y los SA-7 de fabricación soviética se encargan de acallar la superioridad aérea británica que apoyaba a las fuerzas terrestres, y la punta británica que avanzaba desde la península Freycinet no progresa.

la guerra de las malvinas

El ataque británico se efectuó en tres puntos: 1º) Mte. Longdon, con el B Par 3 (+ 600 efectivos) reforzado (+ 250) - 2º) Tumbledown, donde el B 45 Cdo RM (+ 600), con refuerzos 3º) Mte. Williams donde el B 42 Cdo RM (+ 600) con refuerzos.

Allí, la defensa móvil argentina, finalmente dio un paso para adelante. Se habían perdido unos diez helicópteros, la mayoría con el mortífero ataque inglés a la pista de Puerto Argentino, pero todavía quedaban unos veinte para el transporte de tropas. Pero los británicos estaban peor, como bien rememora el Almirante de la US Navy, Harry Train: "(los británicos) habían agotado sus armas antisubmarinas, habían agotado sus armamentos para la guerra antiaérea, habían agotado la mayoría de las municiones de sus cañones, y sus pocos buques en condiciones comenzaban a sufrir fallas mecánicas...”

Los repliegues estratégicos argentinos pasan ahora a ser de naturaleza ofensiva, el eje de defensa Longdon-Tumbledown-Monte Williams está totalmente en manos argentinas. El revés de la Task Force en tierra, en esta etapa de guerra, cae en un momento culmine en cuanto al desgaste de ambas fuerzas contendientes

Cuatro días después, ahora la balanza es en favor de los defensores argentinos, pero los británicos se niegan a rendirse. Washington anuncia que “de hacer falta”, enviará a sus fuerzas para “frenar” la guerra, provocando el rechazo unánime de la OEA, y un arduo debate en la ONU aunque la administración Reagan hace oídos sordos a tal rechazo. Pero las cosas van más rápido, faltas de vehículos de apoyos, muy diezmados en el mar, y rodeados en tierra, deben tomar una decisión única. La flota británica debe volver a Londres, maltrecha y con pésimas noticias el 5 de enero de 1984.

Unos 850 prisioneros británicos son apresados, el resto logra escapar en diferentes puntos donde los buques pueden atracar. Otra vez, como en 1982, hay un pacto implícito, en el cual se dejó reembarcar a la Royal Navy excepto donde sucumbe la última víctima de la guerra, el hundimiento del HMS Glamorgan a manos del ITB que disparó dos MM38 Exocet desde tierra, y que cañoneaba en tareas de distracción para el reembarque.

Gran Bretaña se retiró, pero al igual que en 1982, no se rindió, y el día de reyes magos de 1984, el gobierno argentino anuncia al mundo “que la sangre brava del soldado argentino ha sabido defender y retener las islas Malvinas que por derecho son parte del patrimonio nacional”.
Sin dudas, la II Guerra por Malvinas fue más brutal y sangrienta que la de 1982. En este conflicto, Argentina perdió 1200 soldados, y murieron 121 civiles en suelo continental, en los bombardeos a las bases aéreas y a Puerto Belgrano; pese a la adquisición de misiles antibuques, la FAA perdió 30 Mirage III, V y Dagger y 30 A4 Skyhawks, y tras la declaración del Departamento de Estado de los EEUU, sobre que no le venderían “ni un tornillo” a la Argentina y la reticencia de Francia a vender más productos, parecía claro que se debería o bien fabricar localmente aviones o comprarlos a Israel o a la URSS. La Armada Argentina había perdido tres destructores, y una corbeta A69.

Pero Gran Bretaña la pasó peor; en comparación, la guerra del ’83 fue una tragedia a todas luces, perdiendo 36 buques, 15 hundidos entre ellos el portaaviones HMS Illustrious, y el resto de averías varías y graves, como el portaaviones HMS Ark Royal que quedó fuera de combate por los impactos días después. Muchos de los hundidos o de los dañados gravemente fueron por bombas con las espoletas corregidas, lo que aumentó el número de víctimas. Se perdieron 40 Harriers y Sea Harriers, 6 derribados por combates dog-fight, 20 por el fuego antiaéreo y el resto con los ataques a los portaaviones. Pero lo peor fueron los combates terrestres, donde EEUU había decidido “dejar” que Gran Bretaña se valga por si solo como forma de disuadir a los soviéticos; y en los buques atacados, en los bombardeos, en los combates terrestres y desembarcos se había perdido unos 2156 hombres, aunque fuentes citan más incluso.

La opinión pública británica alzó su opinión contra la guerra, y el efecto traumático hoy puede verse reflejado aun en la literatura, en la música y en diversos films. La OTAN también recriminó duramente a su principal socio, ya que en el transcurso de solo 2 años habían perdido más de 50 buques de toda clase e importancia a manos de un enemigo secundario en el tablero mundial.
El 11 de enero de 1984, Londres amenaza con bombardear diversas ciudades argentinas si las Malvinas no son devueltas. Los EEUU no mandaron su flota, pero si le proveyeron a Gran Bretaña de bombarderos de Largo Alcance y luz verde para lanzar algún misil Polaris desde submarinos nucleares, aunque sin ojivas.

Consecuencias – Gran Bretaña

Pero nada sería posible ya, otra crisis de gabinete británica con sus renuncias correspondientes, y llevó a la victoria de la coalición laborista y socialdemócrata en las elecciones inglesas de 1984, y el arribo de Michael Foot a la calle 10 Downing Street fue seguido de dramáticos cambios en Gran Bretaña, debido a las tendencias radicales de Foot, como una fuerte intervención estatal en las políticas industriales y proyectos como el desarme nuclear unilateral, y las cavilaciones sobre el rol británico con la Comunidad Económica Europea llevaron finalmente a una fuerte división en el gobierno laborista, lo que quebró la salud de Foot y lo forzó a dimitir en 1985.

Mientras el apoyo de Reagan ahora era más diplomático, y más pragmático, ya que también había que recomponer las relaciones con Latinoamérica, y en el mundo la sensación era que Gran Bretaña estaba pagando caro un capricho imperial; el apoyo de la CEE fue desplomándose y Francia no tardó en pasarle facturas a las apretadas de Thatcher de 1982 y del gobierno inglés de 1983, que menores, fueron también molestas. Monsieur Mitterrand declaró, en un giro típicamente cínico francés, ayudado por el estado de ánimo que “nuestros amigos británicos deben entender que sus días de gloria imperial han terminado”, u otras frases de líderes europeos sobre que “era hora de afrontar la realidad” reflejaban el desagrado con que los aliados de la OTAN veían que la 2da potencia de la fuerza haya perdido unos 50 buques de guerra en el lapso de un año en una guerra sin sentido para el resto de Europa.

Después de 1982, Londres pasó de la "relación especial" con EEUU a estar en el medio de USA o Europa, tras 1984, la "relación especial" era retórica vacía y Gran Bretaña no tuvo más opción que aceptar su rol europeo. A fin de cuentas, unos gauchos vestidos de uniforme lograron lo que decenas de políticos e intelectuales no habían podido: que los británicos se vuelvan "europeos de pura cepa"

Consecuencias – Argentina

Así como en 1982 la imagen de Galtieri se elevó por las nubes, y las condecoraciones llegaron a televisarse, en esta ocasión pasó lo mismo. Las celebraciones en todos los puntos del país fueron entusiastas, y muchos de los combatientes del ’83 alcanzaron el grado de celebridad, con sus historias de heroísmo y relatos en series, películas, revistas, diarios y libros. Los encargados de las defensas fueron todos ascendidos, como Seineldín que llegó a General.

Como nota negativa, generó un nacionalismo muchas veces exacerbado y que a veces llegó a provocar agresiones contra ciudadanos chilenos residentes, aunque otros los defendían en esos actos. Chile, a su vez, temió lo peor…el ser invadido por la Argentina, por la cuestión no zanjada del Beagle, y se siguió rearmando con ayuda de Inglaterra. Pero lo cierto es que las pérdidas materiales y humanas que sufrió Argentina, le impedían iniciar una nueva guerra, y la administración Reagan presionó fuertemente para que la Argentina evite cualquier intento de guerra con su vecino.

Es por ello que la victoria de la selección argentina frente a su par inglés en México ’86, no pudo evitar tener un tinte politizado

Guerra de las Malvinas
MiG-23 en el Aeropuerto de Neuquén, 1987

El tema de los desaparecidos no se trató, y gracias a este nuevo espaldarazo, se llegó a justificar en la opinión pública, a veces de modo vergonzoso…recién, unos 15 años después, y en casos particulares, algunos militares serían condenados por la justicia, y en algunos casos serían realizados pedidos de extradición desde el exterior por ciudadanos desaparecidos, sin éxito, o algún militar sería encarcelado en Europa por razones similares.

La relación con los países europeos y con el resto del mundo cambió, Argentina se empezó a apoyar más en los “No Alineados”, donde el dictador Galtieri no pudo alcanzar su sueño de ser el presidente del movimiento a mediados de los ‘80s. Con ayuda de Israel, la Argentina modernizó todos su cazas Mirage y Dagger en stock al standard KFIR, para 1988; Alemania Federal respetó los contratos para la construcción de cuatro destructores MEKO 360 y seis fragatas MEKO 140, junto con los cuatro submarinos TR-1700 y dos submarinos TR-1400 - con una parte de dicha flota construidos en Argentina - entre 1985 y1996.

Francia entregó el remanente de misiles AM-39 Exocet y cazas Super Etendard y si bien Argentina siguió comerciando con los países de la CEE, en algunas cuestiones hubo que cambiar la estrategia, como cuando Francia mismo se negó, por presión de Gran Bretaña, en vender Mirage 2000 a la Argentina, éste compró unos 25 cazas MiG-23 el cual con ayuda hebrea y técnica nacional, fue modificado, llevado a un upgrade en aviónica y adaptado para disparar misiles Gabriel III y los mismos AM 39 Exocet, éste último tomado de una experiencia acaecida en la guerra Irán-Irak.

En 1991, la Argentina y Brasil comenzaron la construcción del FMA/Embraer CBA 123, un avión de vigilancia temprana y a su vez, para uso comercial entre aerolineas regionales (1).y los misiles antibuque Martin Pescador, dieron paso al AS-25k (2) a partir de 1993. Al comenzar la década del ’90, los EEUU fue retirando las sanciones económicas contra Argentina y Francia accedió a vender aviones más avanzados

Por la guerra, la economía y los planes “aperturistas” del estilo Martinez de Hoz y el ministro Alemann, cayeron en saco roto y la economía se cerró, con lo cual algunas industrias no cerraron y otras sí, pero producto de la inflación. Finalmente, tras la fuerte crisis económica de 1986-87, se llamó a elecciones presidenciales. Hasta hoy persiste en vigencia el Estado de Derecho, pero el poder militar, aunque fuerte, ya no es un actor decisivo en la vida política, en gran parte gracias al proceso global en que las dictaduras ya no tienen lugar en el continente, pero tiene su lugar de influencia en sectores de la sociedad, y conserva el manejo del complejo militar-industrial, de un tamaño y un manejo tecnológico casi como el Italia, y un 5% del PBI de presupuesto. El servicio militar obligatorio se derogó en 1997.

Para comienzos de los ‘90s, las relaciones entre la Argentina y el Reino Unido se fueron recomponiendo. Pero una cosa no escapaba a observadores de ambos lados del Atlántico, Londres nunca reconoció la derrota en las islas.

FIN

(1)El Embraer/FMA CBA 123 Vector fue un avión turbohélice diseñado para servicios regionales, pudiendo llevar hasta 19 pasajeros. El avión fue desarrollado por un consorcio entre la compañía brasileña Embraer y la Fábrica Militar de Aviones argentina (en aquel momento, industria del estado), motivo por el que se incorporaron las siglas "CBA" a su nombre, que significan "Cooperación Brasil-Argentina". El avión fue uno de los turbohélice más modernos de su tiempo, incluyendo novedades tecnológicas en cuanto a aviónica, aerodinámica y propulsión. Por sus costos, la crisis política brasileña y la política de desindustrialización argentina, fue cancelado pocos años después.

ucronia

(2) El misil existe, CITEFA AS-25K es un misil Antibuque/Antitanque desarrollado por CITEFA, (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las FFAA), tiene 2 versiones, aire-mar y aire-superficie. Se impulsa mediante un cohete booster de aceleración y un cohete crucero de propergol sólido que le dan una autonomía de 25 km.Su peso no supera los 240 kg, con una potente cabeza explosiva compuesta por unos 60 kilogramos de Hexolita 50.50.

El CITEFA AS-25k con cabeza IR (Pasiva) ya está en su totalidad desarrollado y listo para ponerlo a prueba. Se trabaja sobre un ubicador de objetivos láser y que podría darle a este misil una moderna versión láser. También están comenzando el estudio de una versión TV de última generación.La detección se realiza por medio de una cámara de estado sólido CID, siendo el detector una matriz de 512 por 505 píxeles en horizontal y vertical respectivamente. La imagen tomada por la cámara, es tratada en cada cuadro en tiempo real a fin de obtener las coordenadas en <X> y en <Y> del baricentro. La exigencia de velocidad en el tratamiento de la imagen no permite que la solución sea solamente por software.

Sus mejoras son:

Mejoramiento de la velocidad y su alcance
Guía de alcance mejorada
Sistema "Dispara y olvida" (fire and forget)
Alcance Mejorado

0 comentarios - Ficción: La Guerra de las Malvinas 1982/83- Parte III Final