Tribus blancas de Europa, Africa y Medio Oriente

Tribus blancas de Europa, Africa y Medio Oriente
Tribus blancas de Europa, Africa y Medio Oriente

LOS TUAREG
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Argelia, Malí, Libia y Níger. Población total: 500.000 Lengua: tifinag

Conforman uno de los pueblos bereberes más conocidos. Su forma de vida se halla en peligro debido a la politización del Sahara.

Los Tuareg son bereberes de raza blanca, descendientes de la primitiva población del África septentrional. Aunque los invasores árabes empujaron a las tribus bereberes desde Libia hasta Mauritania, los tuareg continuaron siendo los dueños del Sahara.

Ya en el siglo X, en las crónicas de los viajeros árabes, se hallan descripciones sobre los tuareg a los que describen como “una raza de ladrones nómadas cubiertos con velos”; les llamaron los tawarek (olvidados de Dios). Obviamente las descripciones se basan en el profundo desconocimiento sobre este pueblo, con costumbres misteriosas e inaccesibles para los primeros viajeros.

Los tuareg comenzaron a ser mundialmente conocidos a partir de la exploración europea del Sahara, llevada a cabo en el siglo XIX. Aunque se resistieron ferozmente al avance francés por el desierto, la mayoría de las tribus fueron sometidas no sin dificultades para la administración francesa.

En la antigüedad, los tuaregs controlaban las rutas transaharianas de caravanas, cobraban impuestos por las mercancías que ayudaban a transportar y saqueaban a los pueblos vecinos. La división política del África sahariana a partir de 1960 ha dificultado cada vez más la conservación de sus tradiciones nómadas.

Muchos murieron de hambre durante las sequías de la década de 1970 y otros emigraron masivamente a las ciudades. En la actualidad existen más de 500.000 tuaregs, que ocupan una grandísima extensión de desierto (1,5 millón de km2) repartido entre Argelia, Malí, Libia y Níger.

La sociedad tuareg está constituida por nobles, vasallos y siervos. Las expediciones para capturar esclavos han quedado extinguidas; sin embargo, los descendientes negros de los antiguos esclavos siguen realizando las tareas serviles. A diferencia de la mayoría de las tribus bereberes, los tuaregs son matrilineales, su matrimonio es monógamo y sus mujeres gozan de un estatuto elevado y de una gran libertad.

Todo gira en torno a la familia, a su vez integrada en clanes que son parte de una determinada tribu. El otro puntal de su vida nómada lo constituyen los rebaños de dromedarios, ovejas y cabras, lo cual les obliga a recorrer grandes distancias en función de los pastos.

Aunque convertidos al islam por los árabes, han seguido conservando algunos de sus ritos ancestrales. Se les conoce también como ‘hombres azules’ u ‘hombres del velo’, porque los varones, y no las mujeres, utilizan un velo azul índigo o negro denominado litan. Ésta vestimenta les protege del calor, en un hábitat cuyas temperaturas llegan en verano a los 50-60 ºC; al igual que sus ropajes de lana y piel de dromedario, les resguardan en las frías noches desérticas.

Sus casas, tiendas confeccionadas con pieles cosidas, se sostienen sobre maderos y están profusamente decoradas con motivos geométricos. También es destacable el hecho de que los tuareg compartan una lengua propia, el tamashek o tamahak; y una propia escritura, el tifinag (relacionada con el fenicio), aunque no poseen literatura escrita. Esta es una de las muchas lenguas, destinadas a desaparecer, dado que los niños, hoy en día, sólo aprenden el árabe o el francés. Asimismo, si los gobiernos interesados en el Sahara consiguen llevar a cabo sus proyectos de explotación petrolífera y de comunicaciones transaharianas, es probable que esta forma de vida se convierta en poco tiempo en un anacronismo.

LOS DANAKIL O AFAR
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Djibuti y Etiopía Población total: 979,367 (Ethiopia 1998 SIL), 300,000 (Djibouti SIL 1996). Lengua: Afro-Asiatic, Cushitic, East, Saho-Afar

Un pueblo nómada y tradicionalmente caracterizado por su violencia guerrera.
Los danakil o afar son nómadas del desierto, ellos se reconocen como el pueblo afar ya que el témino danakil fue dado por los árabes y lo encuentran ofensivo. Se hallan establecidos mayoritariamente en Etiopía, y el territorio de Djibuti.

Tienen rasgos marcadamente árabes, aunque su piel es negra; y sus característicos poblados parecen diseminarse por el desierto de forma desordenada. Los hombres se cubren con chilabas y las mujeres sólo se cubren con paños a modo de largas faldas.

Su modo de vida hace que recorran permanentemente las tierras en busca de malezas y pastos para sus camellos y cabras, que constituyen su forma de subsistencia.

Se trata de una cultura de carácter guerrero, debido a las condiciones extremas de supervivencia que afrontan. Tradicionalmente, de hecho, eran premiados los asesinatos por honor y el número de víctimas de un guerrero se deducía de las joyas y ornamentos que lucía. Los guerreros acostumbraban a llevar al cuellos los órganos geintales de sus enemigos derrotados, o decorar sus tiendas con tales premios.

Debido a esta tradición, los muchachos han de pasar por el rito de la circuncisión, siendo iniciados por un guerrero reconocido en una fiesta que culmina con una excursión de caza y un festejo con baile y cantos.

Las chicas son sometidas a la infibulación (ablación parcial con cosido de la vulva) que se lleva a cabo al inicio de la pubertad, y simboliza la preparación al matrimonio, tras el cual la mujer abandona a su familia para incorporarse a la de su marido.

Aunque son practicantes musulmanes, muchos de sus ritos tradicionales se han incorporado a sus creencias. Así, el adulterio se trata con indulgencia, y se solventa con pagos en cabezas de ganado. Igualmente se ha conservado el culto a los antepasados.

La sociedad se instrumenta en dos clases sociales: los rojos (asaimara) y los blancos (adoimara). Los primeros se afirman descendientes de los conquistadores procedentes de las montañas de Etiopía, y su posición social es superior a la de los danakil blancos. Estos últimos son los que se encuentran básicamente asentados en lo que hoy es Djibuti (Gobad, Tajura y Rahayto).

El pueblo danakir fue originalmente una confederación de sultanatos (con un sultán -dardar-y un visir al frente), que constituía varios grupos de aldeas. Los dirigentes se nombraban alternativamente de uno de los dos linajes.

Hoy en día los danakil van abandonando su medio de vida y trasladándose a las ciudades. Los tradicionales atuendos se sustituyen por modernas vestimentas y frecuentan sus propios colegios y hospitales.

LOS TROGLODITAS DE CAPADOCIA
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Turquia Central

En la región de Capadocia (Turquía), todavía existen familias que viven a la forma tradicional de la zona: en cuevas de montaña

En la moderna Turquia, hay todavía gentes que han rehusado la probada seguridad de las casas de cemento. En las montañas del valle de Goreme (Capadocia, Turquia Central) todavía algunos grupos de personas viven en cavernas excavadas en la roca: son los llamados Trogloditas de Capadocia.

Los habitantes del lugar dicen que el primer troglodita fue Hierón (Jerónimo), un mártir de los primeros tiempos del cristianismos que se asentó en la zona huyendo de las persecuciones religiosas. Sus seguidores creían que la vida en las cavernas ayudaban a conseguir la santidad, por lo que poco a poco las montañas se fueron poblando. En el siglo XIII habitaban en cuevas más de 30000 cristianos y existían más de 300 santuarios.

Con el Imperio Bizantino la zona se despobló y a partir del siglo XVI quedaba poca gente viviendo entre las piedras, en su mayoría musulmanes. Las cavernas hoy en día se utilizan más para guardar el ganado que como vivienda habitual, y las pocas que albergan verdaderos huéspedes son difícilmente accesibles. Para llegar a la cima hay que ascender por una empinada escalares hasta la abertura, situada a 5 mt. de altura. Algunas de ellas se hallan comunicadas entre sí por estrechas galerías, pero en su mayoría poseen un único habitáculo.

Las cavernas, cuyas entradas se hallan embellecidas por arcos y dinteles, tienen un interior decorado con tapices de fabricación casera que se cuelgan de las paredes y cubren los suelos, además de gran número de cojines. Los estantes de piedra albergan los objetos de uso habitual, y todo el conjunto conforma una estancia de aspecto acogedor.

En algunos casos los dormitorios se encuentran en otro habitáculo, por lo que los ocupantes de la casa deben descender por la escalera hasta la base de la montaña para volver a ascender a otra cueva con ayuda de una escalera diferente.

Muchos otros habitantes del valle viven en casas adosadas a la montaña, de tal forma que asemejan un todo con las cuevas y las cónicas montañas. la actividad laboral se centra básicamente en la agricultura, pero dado que los suelos son pobres, muchos de ellos han optado por emigrar a las ciudades.

Su funcionamiento social gira alrededor del jefe del poblado y la unidad básica es la familia. Los muchachos se casan jóvenes y continúan viviendo en la casa familiar hasta la muerte de su padre. Dan mucha importancia al honor, hasta el punto de llegar a graves reyertas.

LOS KURDOS
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Turquia (12 millones), Irán (5,5 millones), Irak (3,5 millones), Siria, Sur de la antigua URSS, Australia y Norteamérica. Población total: 25 millones. Lengua:

25 millones de kurdos forman parte de uno de los pueblos más antiguos de la Tierra y el más numeroso hoy en día que no tiene tierra ni gobierno.

El territorio kurdo no tiene unos límites fijados. En un poema nacional, se definen así sus fronteras: "Te explicaré, ¡oh, kurdo!, cuáles son las tierras que los tuyos habitan. Hacia poniente, llegan hasta Alejandreta y al Taurus. Por el norte, al mar Negro, Ardahan y el Araxas. Por levante, desde los montes Elvend hasta el Araxas y, por el mediodía, desde Ahvaz hasta el Eufrates". Pero esta extensión -Kurdistán- solo existe para los propios kurdos, ya que los turcos, iraníes, iraquíes, sirios y armenios, reclaman el territorio para sí.

El pueblo kurdo se había movido entre los imperios persa y otomano hasta el final de la Primera Guerra Mundial. En 1920 se consumó el reparto de lo que fue el imperio otomano con la firma del Tratado de Sévres, en el que se otorgaba la autonomía a las regiones de mayoría kurda. Pero el Tratado no se cumplió y el pueblo kurdo comenzó a luchar por su independencia en continuos intentos, cuyos frutos obligaron a Sadam Hussein a reconocerles autonomía política en 1970. Apenas cinco años después volvía a comenzar la lucha frente al obligado exilio.

En todos los Estados en los que se han asentado los miembros del pueblo kurdo resultan incómodos. El permanente conflicto pasa por períodos de permisividad y violentas persecuciones. Además, los kurdos han sido tradicionalmente, y lo continúan siendo una excelente vía de escape hacia adelante para gobernantes en crisis necesitados de fervor nacionalista. En estos momentos, los kurdos. del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), apoyados por Irak, se matan con sus hermanos de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) ,protegidos por Irán, en los alrededores de Sulcimaniya (en los montes que separan Irak de Irán)

Cuando los primeros antropólogos modernos penetraron en el Kurdistán occidental, en el último tercio del siglo XIX, su sorpresa fue mayúscula. El antropólogo alemán Von Luschan, que los estudió, concluyó que una gran mayoría de los kurdos de diversas zonas eran rubios, lo que le llevó a constatar que originalmente se trataba de un grupo nórdico y europeo, dato que terminan por confirmar los estudios lingüísticos.

En cuanto a sus características sociales se suele decir de este pueblo que poseen un fuerte espíritu de clan, notable arrojo y valor, sentido del humor e ingenio. Son coléricos, violentos, y están dotados de una puntería legendaria. Pero, sin duda, la característica que más ha marcado el destino de este pueblo ha sido su eterna desunión, bien aprovechada por sus enemigos, y que ha sido atentamente estudiada por los historiadores quienes la achacan a una conjunción de factores diversos.

Por un lado, la dispersión de unas gentes que han sido nómadas y entre las que existe una mezcla de recelo y desprecio hacia los imprescindibles fundamentos de un Estado nacional: las aduanas, los impuestos y el servicio militar, aunque en la actualidad estos sentimientos se han atemperado y el kurdo se está haciendo más sedentario. Otro handicap para su posible unión nacional es que los kurdos siempre han estado ligados a las montañas -su hábitat natural- y al ganado -su medio de subsistencia- y que durante cientos de generaciones han hecho la vida de ganaderos trashumantes cuyo calendario vital se conforma a los ciclos de la naturaleza.

El kurdo es profundamente tribal, pero más allá de los límites de su tribu, a la que debe todo, no reconoce ninguna otra autoridad.

En cambio, estos guerreros formidables, estoicos, hábiles, sirvieron como mercenarios a Roma, a Bizancio, a la dinastía persa de los sasánidas y a cuantos supieron de un modo u otro granjearse su confianza, muriendo siempre por causas que no tenían que ver con la suya. Tampoco puede decirse que les faltaran oportunidades a lo largo de la historia para constituirse definitivamente como una nación, pero los representantes de las tribus nunca llegaron a un acuerdo para conseguirlo.

La tendencia al aislamiento de este pueblo se puede apreciar, por ejemplo, en el tipo de viviendas que habitan, determinadas por la altitud. Entre los 900 y los 1.000 metros, sus casas son de piedra o de tierra apisonada. Entre los 1.000 y los 2.500, viven en habitaciones subterráneas, y por encima de esta cota sólo ocupan tiendas preparadas para pasar el verano.

Una de las características que más distingue a este pueblo de todos los que le rodean, y quizá la que más lo ennoblece, es el trato que reciben las mujeres. Herederas de un antiguo matriarcado cuyos rastros se detectan aún en ciertos hábitos y costumbres, las mujeres kurdas siempre han sido las más liberalmente tratadas de todas las musulmanas. Son buenas amazonas, no llevan velo, se confía en ellas y se admite su opinión en la familia y en la tribu. No hay prostitutas kurdas, ni siquiera existe en kurdo una palabra para expresar este oficio.

El hombre kurdo es monógamo y se casa por amor. Es muy romántico y suele ser buen padre. En las fiestas, las mujeres bailan al lado de los hombres y, en general, son apreciadas como individuos casi de pleno derecho en el grupo. Y es también a ellas a quienes se debe una gran parte de la poesía lírica kurda, que, bajo la forma de canciones y romances, es una de las artes más y mejor cultivadas por este pueblo en cuyo destino atroz no parecen tener sitio la paz y la estabilidad que otras naciones disfrutan tan inconscientemente como si ésa fuera la única manera posible de vivir.

LOS TAYIKOS
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Tajikistan y Afganistán Población: 3,344,720 en Tajikistan (1991 SIL), 4,380,000 (población total) Lengua: Indo-europeo, Persa

La palabra tajik deriva probablemente de un antiguo término persa que significa árabe. Con el tiempo la palabra tajik se utilizó para todos los musulmanes de Asia central y luego pasó a usarse para distinguir a la gente de lengua persa y lengua turca. Ellos se denominan con el nombre del valle en el que habitan.

Los tayikos constituyen un 25 % de la población total de Afganistán. Conforman la conocida Alianza del Norte, que se enfrenta contra el poder taliban.
Son un pueblo mediterráneo de tronco caucásico, y en algunas zonas de Tayikistán presentan rasgos mongoloides debido a los frecuentes cruces con turcos y mongoles. En la zona de Afganistán, estos rasgos son casi imperceptibles. Existen muy pocos poblados puros habitados por tajikos, ya que muchos de ellos se hallan cruzados con uzbecos, de los cuales tampoco es fácil distinguirlos.

Tradicionalmente han vivido de la agricultura. En algunas zonas de Afganistán, más de un % de las familias poseen sus propias tierras, cuyos cultivos complementan en cuanto a la alimentación con carne de cabra y carnero. Sus viviendas, rectangulares y de adobe, se sustituyen en algunas zonas por otras redondas y con techo en forma de cúpulo. Los nómadas utilizan Khergas, una especie de tiendas portátiles.

La sociedad tajik está organizada de forma patrilineal. Es la mujer y sus parientes paternos quienes se ocupan de la educación de los hijos. Los tajik practican los matrimonios entre primos, para reforzar los lazos familiares. La dote de la futura esposa se compone de un número determinado de cabras y ovejas, y ella aporta al matrimonio un ajuar de telas y enseres. En cuanto a sus vestimenta, son menos tradicionales en Afganistán que sus vecinos Pashtun, y utilizan un manto con el que a veces se cubren el rostro.

La mayoría de los tayikos son musulmanes suníes, a excepción de algunos grupos del Pamir. Algunos grupos tayik creen que Mahoma se halla sepultado al norte de Afganistán y no en Irak.

En cuanto a su estructura política, el poblado está gobernado por los jefes de las familias más importantes. Los “barbas blancas” –el consejo de ancianos-, se reúne para tomar decisiones, a menudo conservaduristas que les enfrentan con los jóvenes.

A esta etnia pertenece la llamada Alianza del Norte, grupo liderado hasta su muerte (9-10-2001) por el carismático general Mashud, quien comenzó el enfrentamiento contra el poder de los talibanes en Afganistán. Su población en este país constituye un 25% del total, frente al 50 % de la etnia pashtun (a la que pertenecen los talibanes).

LOS PARSIS
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: India. Población: 60,000 - 150,000 en la India (SIL 1999). Población total 230.000 aprox. Lengua: Parsi

Los parsis constituyen una comunidad india que difiere del resto de la población por su religión persa, su extrema riqueza y su posición social. Los parsis creen que la salvación del hombre está en la pureza de pensamiento, palabra y obra.

Según una antigua leyenda, cuando los primeros parsis llegaron a la India procedentes de Persia, el rey hindú Jadi Rana les mostró una jarra llena de leche para simbolizar que allí no había lugar para ellos. Uno de los parsis deslizó una moneda en la jarra sin que la leche se derramase y el rey les permitió quedarse.

Aunque trabajaron como campesinos y comerciantes, se negaron a adoptar las costumbres hindúes, a excepción del vestido y la lengua materna. Por esta razón conservan aún hoy su religión persa y sus antiguas costumbres, como la de situar a sus muertos sobre bloques de piedra para que los buitres los devoren.

A finales del siglo XV la región de Sanjan, donde habitaban los parsis fue conquistada por los musulmanes. Los parsis huyeron y se asentaron entre Surat y Bombay. Allí comenzaron a prosperar, aprovechándose de la llegada de las compañías mercantiles europeas.

A pesar de constituir el grupo social más rico de la India, siempre han estado al frente de todo tipo de campañas solidarias y filantrópicas. En la actualidad, el panchayat parsi de Bombay administra más de mil fundaciones benéficas, y se precian de que entre ellos no existe ningún mendigo, hecho excepcional en la India.

La relación de los parsis con los británicos siempre fue amigable, e incluso le proporcionaron a muchos de sus hijos una formación inglesa. Por ello, la mayoría de los hombres visten a la usanza occidental, aunque muchas mujeres prefieren el tradicional sari indio. Tanto hombres como mujeres llevan bajo sus vestiduras un cordón sagrado o kusti, alrededor de la cintura, que es un símbolo de la inocencia y pureza. Los niños reciben su cordón en una ceremonia de iniciación, a los siete años.

Entre sus normas religiosas se incluye también la obligación de decir siempre la verdad, ser justo, legal, puro, diligente, sreno y caritativo; además de respetar la naturaleza y conservar la pureza del aire, agua, fuego y tierra. Todo ser vivo que muere se considera impuro y debe ser eliminado de forma natural, sin dañar a los cuatro principios naturales, por ello los cadáveres se ofrecen a los buitres en las Torres del Silencio, destino último de todo parsi.

LOS HUNZABUT
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Hunza (Pakistán) Población: 55,000 - 60,000 (SIL 1981). Lengua: Burushaski
Los hunzabut habitan la región de Hunza, situada en en el extremo noroccidental del Himalaya, "el techo del mundo". El término hunzabut agrupa a dos pueblos que habitan la zona a orillas del río Hunza: los wakhi y los burusho.

Los hunzabut están formados mayoritariamente por el pueblo burusho. Su sociedad es musulmana, tolerante, igualitaria y festiva

Los wakhi eran nómadas del Turkestán ruso y Afganistán, pero actualmente la mayoría se han establecido en esta zona. Su población se abastece de sus rebaños, ya que a 3.200 mt de altitud, la agricultura se hace imposible. De todas formas, los pastos son mejores que los que abastecen a sus vecinos burusho (a 2.450 mt de altitud), en el valle del río.

Los burusho constituyen la mayoría de la población. Algunos sostienen que su procedencia se remonta a los soldados de Alejandro Magno, otros relatan que anteriormente su pueblo vivía más al este, en Baltistán.

Un antiguo mito presenta a los hunzabut como un pueblo ancestral y sabio, sin conflictos ni enfermedades e inmerso en una vida apacible. Cierto es que aún hoy sus gentes se caracterizan por la cordialidad , cortesía y tolerancia. Pero también existen tradiciones orales que narran los orígenes de las familias reales de la zona, enfrentadas en guerras y unidas en alianzas mediante conocidos intercambios de princesas, costumbre arraigada en todas las regiones colindantes.

Los hunzabut fueron descritos en 1891 como "el terror de todos los pueblos desde Afganistán hasta Yarkand". Según esta descripción eran bandoleros que vivían cerca de las rutas comerciales. Sus jefes -mir- planeaban todo tipo de asaltos a las caravanas que portaban joyas, sedas, animales e incluso esclavos que después vendían.

Los sijs intentaron conquistar esta zona, pero la férrea defensa del pueblo de Hunza no lo consintió. También los kashmiris y los nagari lo intentaron. Éstos últimos se aliaron con los hunzabut que conocieron su primero derrota bélica contra el ejército inglés.

Desde 1892 hasta 1938 es estado hunza fue gobernado por el mir Mohamed Nazim Kham, de forma pacífica y armoniosa, además de promocionar la agricultura. Gracias a esta política el pueblo de hunza pasó a comprender a más de 10.000 personas, abastecidas por canales de riego. Aún así, hoy en día, la escasez de agua sigue causando problemas en las estaciones en que el glaciar no suministra su habitual abundancia.

La tierra se siembra dos veces al año, y las verduras como tomates, introducidos por los ingleses, forman parte de la dieta habitual junto con las patatas, el mijo o el trigo.

Adentrándonos en sus costumbres, es misión de las mujeres conservar y almacenar los alimentos. Esta función, que puede parecer de poca importancia, es vital para los hunzabut, ya que si se gasta demasiado alimento en verano, puede haber escasez durante el invierno. La mala administración de los alimentos es un motivo legítimo de divorcio.

Los núcleos familiares albergan a los padres, hijos y esposas de éstos con sus descendientes. Durante el frío invierno duermen todos juntos en la misma sala. Los solteros lo hacen rigurosamente separados. Debido a la climatología extrema, las casas no poseen ventanas, y es frecuente que la familia se reúna alrededor de una hoguera que también se aprovecha para alumbrar la estancia, en la que las mujeres cocinas mientras los abuelos cuentan antiguas leyendas a los nietos.

Durante el verano la vida es diferente. Es frecuente pasar el día y la noche al aire libre y el bullicio sustituye al silencio invernal. Los trabajos del campo y la educación de los hijos no se hallan repartidos de forma estricta, el padre y la madre se dedican a ambos indistintamente.

Su sistema social se basa en la figura del jefe de familia, que es quien se encarga de solventar los pleitos. Pero si el problema surge entre dos familias, ambas se someten al juicio del tribunal del poblado -los durbar-. El siguiente paso, si el desacuerdo continúa, es recurrir al tribunal "de los cuatro clanes", que se encuentra en la capital (Baltit). La pena mayor que éste puede imponer es la del exilio al valle de Shimshal, custodiando los rebaños del "mir" los años impuestos.

Este pueblo es tolerante también en el ámbito matrimonial. Generalmente los enlaces son acordados por los padres, fuera del propio clan, pero si los jóvenes alegan su incompatibilidad para la convivencia pueden obtener el divorcio. La joven recién casada se desplaza a la casa del marido, pero hace frecuentes visitas a su familia, que pueden durar hasta un año. Aunque la propiedad y la tierra la heredan los varones, la mujer recibe una dote, generalmente destinada a poder abastecer a su familia.

Los hunzabut son musulmanes, pero las mujeres no utilizan ningún tipo de velo, ni se cubren el rostro, la sociedad es totalmente igualitaria para ellas.

LOS PASHTUN
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Afganistán Población: 8 millones (1989) En Pakistán 9,5 millones. En Emiratos Arabes Unidos 100.000 (1989). Total en el mundo: 19 millones (1999 WA) Lengua: Indo-europeo, Pastho.

Los pashtun conforman la mayoría del pueblo afgano. En uno de los países más pobres del mundo, viven mayoritariamente de la agricultura o el pastoreo, en condiciones extremas

Los pakhtun o pashtun constituyen el grupo étnico más numeroso de Afganistán. El Afganistán moderno fue fundado por Ahmed Shah, que se proclamó rey en 1747. Su hijo estableció la capital en Kabul, que se convirtió en sede de la monarquía afgana. La nueva ciudad se encontraba en territorio tayiko, aunque quedaba lejos del territorio de la mayoría pashtun.

El nuevo estado adquirió un funcionamiento político propio, regido por un consejo de jefes de tribu. La comunidad era el centro de las decisiones, llevadas a cabo por consenso. Desde tiempos inmemoriales, los pashtun se han considerado semitas, aunque los investigadores afirman que son indoeuropeos. La concepción de que se trata de un pueblo árabe es errónea.

La mayoría de los pashtun han vivido tradicionalmente de la agricultura, aunque el clima extremo, solo permite cultivar el 12% del territorio. Unos pocos son pastores nómadas (kuchey o powindah) y vagan por todo el país con sus rebaños. En los últimos años de la monarquía, muchos pashtum emigraron a las ciudades para buscar una nueva forma de vida.

Entre los pashun, los niños reciben el nombre de un antepasado por vía paterna. Los nombres llevan el sufijo -khel (grupo) o –kai (hijo de). Los individuos con un mismo apellido forman grupos familiares cuya genealogía común de sus más de 60 tribus, se remonta, según ellos, hasta un guerrero del siglo VII llamado Abdur Rashid. La descendencia es muy importante, ya que los grupos con antepasados comunes tienen los mismos derechos sobre las tierras. Los nómadas son capaces de recordar su árbol genealógico hasta 15 generaciones atrás.

Esta descendencia común a todos los pashtun es fundamental para comprender su ideología igualitaria. Antaño, por ejemplo, las tierras se redistribuían entre todos los grupos familiares para que ningún campesino se llevase la peor parte. Este espíritu igualitario es aplicable también a la política. El cargo de jefe del pueblo no es hereditario, sino que se adjudica a quien sea experto en relaciones humanas, un buen orador y una persona valiente.

El código de honor –pakhto- ha sido tradicionalmente respetado por todos los pashtun. Cualquier ofensa o injusticia ha de ser vengada sin reparar en las consecuencias. También poseen un sistema de compensación, una forma de pago según el daño ocasionado. Baste decir que la hipotética moneda de cambio es el Khum: un hombre muerto vale un Khun; una mujer, medio khun. Es frecuente que el pago de las ofensas se efectúe en mujeres. No es de extrañar, con esta base tradicional, que la llegada al poder de los talibán supusiese un gran desprecio hacia el papel de la mujer en la sociedad.

En cuanto a los pashtun nómadas –mayoritariamente de ovejas-, su forma de vida difiere bastante. Asentados junto a sus familias (que pueden llegar al centenar de individuos) en tiendas de campaña móviles, pasan la mayor parte de su vida vagando por los desiertos y montañas, en condiciones extremas. No todos los nómadas son pastores, algunos se dedican al comercio. Las tribus se distinguen por sus diferencias en el dialecto, vestidos, costumbres y tiendas.

Algunos grupos nómadas construyen casas en los campamentos de invierno con barro, formando así poblados permanentes. La vida nómada es dura. Los pastores atraviesan torrentes, pasos a más de 3500 mt de altitud, glaciares montañosos....

Al igual que sucede con el pueblo sedentario, los pashtun nómadas poseen sus jefes tribales, uno por campamento, e igualmente es el único a quien se le permite tratar con las autoridades. Los nómadas casan a sus hijas muy jóvenes, excepto los más pobres, que tardan años en reunir la dote. El valor de la mujer, tradicionalmente, ha sido mínimo. Muchos nómadas todavía ofrecen a sus hijas como pago por alguna ofensa.

Comparados con otras sociedades nómadas musulmanas, los pashtun, son de los más religiosos. Los miembros de la familia que han podido estudiar en una escuela coránica (mullah) son muy respetados. Dirige las oraciones, oficia ceremonias fúnebres, celebra matrimonios y enseña a los jóvenes a rezar, leer y escribir. El ayuno y los rezos son respetados siempre por los pashtun.

Las mujeres pashtun nómadas no usaban velos antes de la llegada de los taliban al poder. Podían manifestar sus opiniones y participar de la vida diaria del campamento, aunque ya tuviesen prohibida la entrada a las mezquitas y estuviesen excluidas de las ceremonias religiosas.

LOS TALIBAN
--------------------------------------------------------------------------------
Los taliban, procedentes de la etnia pashtun, instauraron en 1996 el régimen más radical conocido en Afganistán.

Los taliban no son una etnia propia, sino un grupo cultural formado sobre una férrea base ideológico-religiosa. Proceden de la etnia pashtun, mayoritaria en Afganistán. El movimiento talibán surgió como respuesta a un momento de enfrentamientos tribales en el país, tras la retirada de los invasores soviéticos en 1898. El movimiento criticaba la corrupción de los dirigentes y les acusaba de haberse desviado del camino del Islam.

Muchos integrantes de los taliban se formaron en escuelas de Pakistán, de hecho talibán significa “estudiante del Islam”. Estos estudiantes elaboraron un programa que permitiría restaurar la paz en Afganistán, además de reforzar la ley islámica.

El movimiento naciente fue apoyado y secundado por la mayoría afgana, así como los residentes en Pakistán, quienes esperaban un periodo de paz y florecimiento. Tras diez meses de asedio tomaron la capital, Kabul, el 26 de septiembre de 1996. El presidente de Afganistán, Najibulá, fue asesinado y sólo en unas pocas horas los nuevos dirigentes convirtieron los ideales de paz de sus seguidores en el sistema islámico más radical del mundo.

Esta radicalización incluyó que las escuelas fueron cerradas –al igual que la Universidad de Kabul-, las mujeres expulsadas de sus puestos de trabajo, las televisiones fuesen destrozadas y las fotografías prohibidas. Los hombres debían dejarse crecer la barba y las mujeres fueron obligadas a utilizar la burka, cuyo uso hasta el momento era optativo y no estaba extendido en las ciudades.

Las mujeres fueron las grandes perjudicadas del nuevo sistema. Con la imposibilidad de desarrollar sus antiguos trabajos como profesoras o sanitarias, muchas de ellas huyeron de su país. Pero muchas otras se quedaron sometiéndose a las nuevas normas. Dado que los líderes talibán procedían de las zonas rurales, donde la mujer estaba mucho más relegada que en las ciudades, impusieron la sociedad que conocían. En su mundo la mujer no tenía necesidad de estudiar, y siempre había ido cubierta en honor a la tradición.

“ Se prohíben los vestidos elegantes y los adornos de las mujeres en los hospitales. Las mujeres están obligadas a comportarse con dignidad, a caminar con tranquilidad y abstenerse de golpear con los zapatos en el suelo pues produce ruido. No se permite a las mujeres trabajar en ningún campo, excepto en el sector médico. Las que trabajen en ese sector no se sentarán en un vehículo al lado del conductor. Ninguna mujer afgana tiene derecho a trasladarse en un mismo vehículo con extranjeros.”

Intelectuales musulmanes critican al régimen talibán su escaso conocimiento de la historia afgana y del Corán. Sus métodos, criticados en todo el mundo por islamistas reconocidos, son los propios de un grupo fundamentalista obcecado con imponer unas normas propias, que no forman parte del Islam; aunque ellos se apoyen en la interpretación coránica para llevarlas a cabo.

En la historia de todos los países, siempre ha habido grandes paradojas. En el caso de los taliban hay que mencionar que fue Estados Unidos quien alimentó el espíritu radical de este movimiento con armas, información y reclutamiento para que hiciesen frente a los rusos. También apoyó a los radicales entre los años 1994 y 1996, a través de sus aliados Pakistán y Arabia Saudita. ¿La razón? Un importante gaseoducto debía atravesar Afganistán y era necesaria la cooperación de los taliban.

Durante los primeros años de mandato taliban, muchas organizaciones nacieron para hacerles frente, para criticar sus métodos, para pedir ayuda a occidente y erradicar la injusticia, para denunciar el apoyo gubernamental a los grupos terroristas. Pocos les escucharon. Por desgracia, sólo después del 11 de septiembre (2001), con el ataque a EEUU, han cobrado actualidad los taliban y quienes llevan años denunciando la situación del pueblo afgano.

LOS KALASH o KAFIR
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Pakistán (actualmente) Población: 2900 - 5,700 (SIL 1992). Lengua:Indo-europeo, Chitral.

Un pueblo de procedencia enigmática habita entre Afganistán y Pakistán. Sus ideas y costumbres nada tienen que ver con los pueblos islámicos que les rodean. Alejandro Magno podría ser la clave de su origen.

Los kalash o kafir se consideran descendientes de soldados macedonios del legendario Alejandro Magno. Aunque tal teoría no ha podido ser demostrada, sí es cierto que este pueblo nada tiene que ver con el mundo que le rodea.

Habitan en la cordillera del Pamir cerca de la frontera afgano-pakistaní, aunque en otro tiempo su territorio era independiente y se llamaba Kafiristán. Los colonizadores británicos trazaron una linea divisoria (1893-línea Durand-) que dividió su tierra entre Afganistán y la India británica que luego se convertiría en Pakistán. Los afganos expulsaron a los kalash de su territorio y lo renombraron como Nuristani, pero los kalash del lado pakistaní han logrado mantener sus costumbres.

Sólo unos pocos miles han sobrevivido. Se reparten en aldeas formadas por casas de barro y madero, superpuestas en las laderas montañosas. Llama la atención el esmero que ponen en el decorado de sus hogares, con dibujos geométricos y mitológicos que incluyen cuernos de cabra tallados -símbolo alejandrino-.

Su cuidado personal también es esmerado. Las mujeres elaboran complicados tocados que adornan con conchas de colores, cuentas y otros útiles. Su larga cabellera, sus numerosos collares y sus coloridas ropas contrastan con las de sus vecinos musulmanes.

Los kafires viven de la ganadería y la agricultura. Las ovejas, cabras, maíz, arroz y otras hortalizas forman la base de su alimentación. Es llamativa también la red de canales que construye y mantiene este pueblo para conseguir el agua que baja de las montañas. Ocuparse de la que la ingeniosa red, formada por piedras y troncos, es tarea de las mujeres.

Es el único pueblo animista de la zona. Sus dioses son innumerables, y en ocasiones especiales se les ofrece como sacrificio alguna cabra. Además de dioses, su mitología alberga espíritus, ángeles, demonios e incluso adoran al fuego y a los antepasados.

El padre de los dioses es Imra, Gischt es el dios de la guerra y Bagsit es el dios del agua y la fecundidad. Algunas de estas deidades se parecen a los del panteón griego, como Balumain, cuyos atributos recuerdan a los de Apolo: el sol, el caballo, la luz y el cuervo.

En el mundo kalash los muertos no son enterrados, sino que se colocan en un atúd sin cerrar y se abandonan a la naturaleza. Sus tradiciones también suponen la existencia de templos, donde se celebran las fiestas y se ofrecen los sacrificios. Las mujeres se excluyen de estos rituales.

En cuanto a los matrimonios, se llevan a cabo por acuerdo de los padres, y pago de la dote. Desde muy niña la mujer tiene escrito su destino. Las normas femeninas son muy severas e incluso deben separarse del poblado y pasar la menstruación en una construcción de piedra a tal efecto, que además sirve para atender los partos.

Es curioso también el hecho de que algunos de ellos sean rubios de ojos claros. Su lengua es extraña para todos sus vecinos. Se trata de uno de los pueblos más enigmáticos del mundo. Rodeados de creencias islámicas beben vino, disfrutan de la música e incluso las mujeres danzan entrelazadas por la cintura. Sus ceremonias son un gran atractivo para otros pueblos de los valles de Pakistán. Su forma de vida es otro mundo en unos pocos kilómetros aislados por las montañas.

LOS SIJS o SIKHS
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Punjab (India) Población: Cerca de 20 millones (250.000 en Gran Bretaña) Lengua: Gurumukhi

Habitantes de Pakistán y la India no son ni musulmanes ni hindúes. Se trata de uno de los pueblos más exótico y combativo.
Los sijs (sikhs) habitan una región de la India conocida como Punjab, cuya mayor característica es que las relaciones sociales y políticas no se definen por las castas, sino por las familias, sus alianzas y el extremado valor que dan al honor.

El punjab occidental pasó a pertenecer a la república islámica del Pakistán en el año 1947 y, en el 1966 fue dividida la zona del Punjab indio para crear una provincia autónoma sij. En esta última viven la mayoría de los casi 20 millones de sijs actuales, tras una época de muchos conflictos. Muchos recordarán los problemas generados por radicales sijs, que culminaron con el ataque de Indira Gandhi (1984) al Templo Dorado –máximo centro religioso sij-. Cuatro meses después la primera ministra era asesinada por los miembros sijs de su propia guardia.

Pero a pesar de los violentos actos liderados en algunos momentos de su historia, el pueblo sij se ha visto a lo largo de los siglos oprimido por hindúes, musulmanes, mongoles, e incluso británicos. Incluso su territorio ha llegado a ser el blanco de las pruebas nucleares (1998) que ocasionó fuertes embargos a Pakistán e India por someter a la zona a esta actividad. Hoy en día, según un informe del grupo de trabajo de la ONU, sobre desaparecidos, el Punjab es el lugar donde se producen más desapariciones en India.

El carácter sij y su naturaleza guerrera, en buena parte caballeresca, les otorga un halo de misterio que nos remonta a la Edad Media. Incluso en el cine han sido retratados como personajes enigmáticos. Baste recordar la oscarizada cinta “El paciente inglés”, donde Julette Binoche se enamora de un íntegro desactivador de explosivos con su característico turbante. De esta especial caballerosidad hablan también sus nombres. Los hombres sijs poseen un apellido común, Singh, que significa león. A su vez todas las mujeres se apellidan Kaur, que significa princesa. La religión de este grupo es clara y definida.

Creen en un solo dios, revelado a través de diez profetas o gurús. Su libro sagrado, que recoge estas enseñanzas se denomina Granth Sahib. El sijismo, fue creado, como corriente religiosa por el primer gurú Nanak (1469-1539), quien elaboró una nueva visión entremezclando hinduismo e islam. Por esta razón, practican algunas actividades comunes a la tradición hindú, como la cremación de los muertos. El gran gurú fue sucedido por otros nueve, con lo que el oficio se hizo hereditario.

Los sijs toman un papel muy activo en la sociedad. A partir de su “bautismo” los jóvenes ingresan en la Khalsa, su hermandad religiosa y militar. Es entonces cuando comienzan a observar las cinco “k”, que han hecho reconocibles a los sijs en cualquier parte del mundo. Se trata de cinco máximas:

- un sij no puede cortarse el pelo ni la barba (kes), como símbolo de santidad,
- ha de portar un puñal o espada para defender al débil (Kirpan),
- lucir un brazalete acero (kara) es el símbolo de la determinación,
- el peine (kanghaa) de madera o márfil significa limpieza, y
- los calzones cortos (kachchh) implican el estado permanente de alerta para la lucha.

Todos los sijs respetan esta indumentaria característica y muchos de ellos colocan en los turbantes que esconden su largo pelo, un Khanda. Es el símbolo del sijismo, y representa una espada circular de doble filo que resguarda la verdad. Un círculo central representa la perfección de Dios.

Curiosamente, los sijs tienen derechos constitucionales que les permiten llevar consigo la espada para la defensa del débil, aunque no es frecuente que se produzcan altercados.

En sus casas, extremadamente austeras, guardan el libro sagrado que tiene su propia habitación y sus costumbres recogen la obligada visita diaria al templo. Además de estas particularidades se halla, en la tradición sij, la de otorgar el carácter de sagradas a sus tierras, además de estar siempre dispuestos a luchar hasta la muerte por su país.

Los sijs se definen como una comunidad religiosa. Su historia, recoge un sinfín de batallas para afirmar su personalidad religiosa y cultural frente a musulmanes e hindúes.

Su particular concepto de las relaciones familiares, cuyo lazo solo puede romper la muerte, les hace concebir el amor romántico como algo impensable, además de destructivo. Los sijs son eminentemente pragmáticos, y la mujer está dedicada al cuidado de los hijos, con quienes establece fuertes lazos emocionales.

También se conoce a este grupo por su papel en la sociedad occidental. Los sijs que viven en el extranjero, son habitualmente expertos médicos, ingenieros, políticos u obreros bien especializados. En su propio país son extremadamente hospitalarios y en sus templos dan cobijo a cualquier viajero, independientemente de su credo, raza o condición.

No es infrecuente verles realizando sus baños sagrados en el Estanque de la Inmortalidad del Templo Dorado, ni encontrarlos en peregrinación por los caminos de la India, hacia la ciudad santa de Anandpur. Su fiesta por excelencia, el Holla Mohalla, es todo un espectáculo de luz, poder y color.

LOS AINU
--------------------------------------------------------------------------------
Ubicación: Islas Hokkaido,y Kuriles (Japón) Islas Sajalín (Rusia). Población total: 15,000 Lengua: AINU ITAK. Quedaban 15 hablantes en 1996 (Alexander Vovin).

Los aino son probablemente, los más antiguos habitantes de las islas orientales de Asia.
Los ainos fueron los únicos pobladores de las islas septentrionales de Japón hasta la llegada de los japoneses, -etnia amarilla originaria de la isla central de Japón- hace poco más de 100 años, aunque no se sabe si eran sus moradores originales. Sus rasgos son de origen caucásico, pero no está clara su verdadera procedencia, ya que su lengua, extraña en la zona, ha generado diversas hipótesis al respecto.

Su forma de vida se ha basado durante siglos en la pesca y la caza de ciervos y osos. La alimentación se complementaba con vegetales y tubérculos y, durante el verano, con pescado.

En cuanto a las creencias de los ainu, es muy conocido el culto al oso, que supone todo un proceso ritual que comienza con la partida de los cabeza de familia en busca de oseznos. La base de este hecho se encuentra en la creencia de que los oseznos eran confiados por los dioses al pueblo aino, ya que los padres de las crías habían sido cazados por ellos.

Una vez capturados, son entregados a una mujer del clan, que los adopta como si de sus propios hijos se tratase, incluso llegando a amamantarlos. Finalmente, cuando los animales se convertían en adultos eran sacrificados para que sus almas llevasen un mensaje de fidelidad a los dioses, a los que a su vez se honraba con danzas y ofrendas alrededor de los cadáveres.

Otras de sus ancestrales costumbres consisten en el tatuaje de los labios de las mujeres, o las largas barbas de los hombres. El tatuaje femenino, se llevaba a cabo alrededor de los 18 años, y muchas veces incluía cejas, brazos, manos y dedos. Al igual que en otros muchos pueblos, es corriente observar a las mujeres con sus hijos cargados a la espalda mientras realizan sus tareas cotidianas.

La decadencia de este pueblo comenzó con la colonización japonesa. De los 40.000 que se contabilizaban a mediados del siglo XIX, su población se ha rebajado a la mitad, además de propiciarse el mestizaje con los colonos. La situación actual de los ainu se concreta en la lucha, por medio de asociaciones, para que Japón les devuelva sus derechos de caza y pesca, además de promover su propia cultura.

Entre los ainu que sobreviven, muchos se dedican al tallado de recuerdos turísticos, y pocos de ellos conservan sus tradiciones intactas. Cada vez se pueden observar menos danzas tradicionales alrededor de los tótems, así como otras actividades tradicionales.

SHALOM

Fuentes de Información - Tribus blancas de Europa, Africa y Medio Oriente

Dar puntos
2 Puntos
Votos: 1 - T!score: 2/10
  • 1 Seguidores
  • 15.376 Visitas
  • 1 Favoritos

3 comentarios - Tribus blancas de Europa, Africa y Medio Oriente

@lapinguina Hace más de 5 años
Lecciones de Adolf Hitler

Para lograr sus objetivos, la elite colonialista israelí, organizada políticamente en los partidos Likud, Laborista y Kadima, ha asimilado una que otra lección del colonizador Adolf Hitler. Ir por los triunfos fáciles, es decir, atacar a \"enemigos\" frente a los cuales se tiene una abrumadora superioridad militar.

Tener plena conciencia de la superioridad de una vida propia frente a una vida enemiga, de un israelí comparado con un palestino. Como decía una orden de los nazis: \"Por cada soldado alemán muerto por bandidos rusos (partisanos, resistencia armada-HD), hay que colgar a diez rusos.\"


Tomar a la población civil como rehén, secuestrar a sus miembros y aplicar el concepto fascista de \"responsabilidad colectiva\" (Kollektivschuld) a las familias, las comunidades, etc., sin importar la responsabilidad individual de las personas.

Utilizar acciones de \"Nacht und Nebel\" (noche y niebla), es decir, escuadrones de la muerte del ejército y de los servicios, para asesinar o desaparecer a palestinos, en la noche. Destruir los medios de subsistencia de la población y sus casas, encarcelarla y torturarla, no conceder el debido proceso jurídico, desplazarla forzosamente y bloquear su regreso a sus comunidades de origen.

Muchos de estos métodos de los nazis fueron codificados por los Tribunales de Nuremberg y Tokio como crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. Pero, sería ilusorio pensar, que los autores intelectuales y materiales de esos crímenes de Estado de Israel pudieran ser juzgados por la justicia internacional, mientras Washington y Bruselas sigan dominando el sistema mundial.

Por suerte, después de quinientos años, el control mundial del colonizador blanco está llegando a su fin. China e India son contrapesos ya inamovibles del sistema mundial. En este sentido, la política de la elite sionista israelí no es más que otro desesperado y anacrónico intento de mantener el proyecto del apartheid de la humanidad, que los europeos globalizaron a partir de 1492, y del cual el sionismo es parte integral desde el siglo XIX.
@escabiomal Hace más de 4 años
EliasEnoc2010 dijo:
lapinguina dijo:Lecciones de Adolf Hitler

Para lograr sus objetivos, la elite colonialista israelí, organizada políticamente en los partidos Likud, Laborista y Kadima, ha asimilado una que otra lección del colonizador Adolf Hitler. Ir por los triunfos fáciles, es decir, atacar a \"enemigos\" frente a los cuales se tiene una abrumadora superioridad militar.

Tener plena conciencia de la superioridad de una vida propia frente a una vida enemiga, de un israelí comparado con un palestino. Como decía una orden de los nazis: \"Por cada soldado alemán muerto por bandidos rusos (partisanos, resistencia armada-HD), hay que colgar a diez rusos.\"


Tomar a la población civil como rehén, secuestrar a sus miembros y aplicar el concepto fascista de \"responsabilidad colectiva\" (Kollektivschuld) a las familias, las comunidades, etc., sin importar la responsabilidad individual de las personas.

Utilizar acciones de \"Nacht und Nebel\" (noche y niebla), es decir, escuadrones de la muerte del ejército y de los servicios, para asesinar o desaparecer a palestinos, en la noche. Destruir los medios de subsistencia de la población y sus casas, encarcelarla y torturarla, no conceder el debido proceso jurídico, desplazarla forzosamente y bloquear su regreso a sus comunidades de origen.

Muchos de estos métodos de los nazis fueron codificados por los Tribunales de Nuremberg y Tokio como crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. Pero, sería ilusorio pensar, que los autores intelectuales y materiales de esos crímenes de Estado de Israel pudieran ser juzgados por la justicia internacional, mientras Washington y Bruselas sigan dominando el sistema mundial.

Por suerte, después de quinientos años, el control mundial del colonizador blanco está llegando a su fin. China e India son contrapesos ya inamovibles del sistema mundial. En este sentido, la política de la elite sionista israelí no es más que otro desesperado y anacrónico intento de mantener el proyecto del apartheid de la humanidad, que los europeos globalizaron a partir de 1492, y del cual el sionismo es parte integral desde el siglo XIX.


Todo este discurso es una contradiccion.

SHALOM


No, no lo es.