El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La verdad sobre el Triángulo de las Bermudas

La verdad sobre el Triángulo de las Bermudas

bermudas

El Triángulo de las Bermudas es una amplia zona del océano entre Florida, Puerto Rico y las islas Bermudas. Durante los últimos siglos se ha dicho que decenas de barcos y aviones han desaparecido allí en circunstancias misteriosas, ganándose el apodo de "El triángulo del diablo". ¿Qué hay de cierto en todas estas historias?

Mucha gente ha ido muy lejos con ellas. Se ha llegado hasta especular que es un área de actividad extra-terrestre o que hay alguna extraña causa natural que explica los accidentes. Sin embargo, se trata lo más seguro de una zona en la que la gente simplemente ha tenido mala suerte. La idea de un triángulo maldecido es igual de fantástica que la del Bigfoot o la del Monstruo del Lago Ness.

La mala reputación del Triángulo de las Bermudas comenzó con Cristóbal Colón. Según sus anotaciones, el 8 de Octubre de 1492 Colón echó un vistazo a su brújula y se dio cuenta que esta mostraba lecturas extrañas. Al principio no alertó a su tripulación: tener una brújula que no indicaba bien el norte magnético podría haber hecho que cundiera el pánico entre una tripulación que ya se encontraba al límite. Fue una sabia decisión, teniendo en cuenta que solo tres días después, tras avistar Colón solo una luz extraña, la tripulación amenazó con regresar a España.

Estas y otras supuestas incidencias dieron lugar al mito de que las brújulas siempre se estropean en el Triangulo de las Bermudas, algo que es incorrecto, o al menos una exageración. A pesar de ello, en 1970 la Guardia Costera estadounidense, al tratar de explicar algunas desapariciones en el Triángulo, afirmó:

Primero, el "Triángulo del diablo" es uno de los dos lugares del mundo donde una brújula magnética señala el norte verdadero, en lugar del magnético. La diferencia entre ambos se conoce como "declinación magnética". La variación puede llegar hasta los 20 grados de diferencia a medida que un barco se desplaza. Si esta variación no se compensa, un navegante puede llegar a desviarse de la ruta y encontrarse en serios problemas.


A pesar de que esto se ha venido repitiendo como una explicación para las desapariciones en el Triángulo, la declinación magnética en realidad es algo que cualquier capitán de barco (y otros exploradores) han conocido (y sabido cómo gestionar) casi desde que existen los barcos y las propias brújulas. Este fenómeno es solo una novedad para los principiantes, nada de lo que un capitán experimentado se deba preocupar.

triangulo

En 2005, la Guarda Costera revisó el tema después de que un productor de televisión en Londres preguntara sobre ello para un reportaje. En este caso, cambiaron correctamente su explicación al respecto:

Muchas explicaciones han aludido a propiedades magnéticas inusuales dentro de los bordes del Triángulo. Aunque los campos magnéticos del planeta están en constante cambio, el "Triángulo de las Bermudas" ha permanecido relativamente invariable. Es cierto que se han reportado algunas mediciones magnéticas excepcionales, pero ninguna que convierta al Triángulo en un lugar más inusual que cualquier otro en la Tierra.


La leyenda moderna sobre el Triángulo de las Bermudas no comenzó hasta los años 50, sobre todo con un artículo escrito por Edward Van Winkle Jones y publicado en Associated Press. Jones informó sobre varias desapariciones de barcos en el Triángulo de las Bermudas, incluyendo cinco navíos de ataque de la marina de EE.UU. que desaparecieron el 5 de Diciembre de 1945, además de los aviones comerciales "Star Tiger" y "Star Ariel", que se esfumaron el 30 de Enero de 1948 y el 17 de Enero de 1949, respectivamente. En total, 135 personas desaparecieron en esa zona. En palabras de Jones, "fueron engullidos sin dejar rastro".

Fue un libro en 1955, The Case for the UFO, ecrito por M. K. Jessup, el que empezó a señalar a posibles extraterrestres en esta zona. No se habían encontrado restos de los barcos, aviones ni cuerpos. En 1964, Vincent H. Gaddis, quien acuñó el término "Triángulo de las Bermudas", escribió otro artículo asegurando que más de 1.000 vidas se habían perdido en la zona. También dijo que estaba de acuerdo en que había sido "un conjunto de extraños eventos". La obsesión por el Triángulo alcanzó su punto álgido a comienzos de los 70, con la publicación de varios libros más sobre el tema, incluyendo el bestseller The Bermuda Triangle, escrito por Charles Berlitz.

No fue hasta 1975 cuando uno de los mayores críticos de estas teorías, Larry Kusche, publicó el libro The Bermuda Triangle Mystery: Solved, en el que explicó cómo otros autores habían exagerado sus cifras y no habían realizado ninguna investigación seria. Habían presentado algunas desapariciones como "misterios" cuando en realidad no eran misterios en absoluto, eso sin contar que algunos casos ni siquiera habían ocurrido dentro del Triángulo de las Bermudas.

Tras investigar ampliamente el tema, Kusche concluyó que el número de desapariciones que habían tenido lugar en el Triángulo de las Bermudas no era en realidad mayor que el producido en otro punto del planeta con similar tráfico marítimo y aéreo. Además, demostró que otros escritores habían desinformado a la opinión pública al no explicar, por ejemplo, que se habían producido fuertes tormentas los días de las desapariciones e incluso haciendo parecer que las condiciones meteorológicas eran normales, solo con el objetivo de fabricar una historia sensacionalista. En resumen: los primeros autores sobre el Triángulo de las Bermudas no habían hecho su trabajo y, de forma intencionada o no, se inventaron casi todo.

El libro hizo un trabajo tan detallado desmintiendo el mito que terminó de forma casi fulminante con el ruido mediático sobre el Triángulo. Aún así, meses y años después muchos artículos en revistas, reportajes en televisión y películas continuaron hablando del Triángulo de las Bermudas de forma misteriosa.

Dado que las desapariciones ocurridas en el Triángulo no son mayores que las de otro punto con tráfico similar, no sería necesario de hecho ni dar una explicación. Aún así, si todavía crees que la zona es un cementerio de barcos y aviones, ahí van algunas explicaciones naturales de la Guardia Costera estadounidense que desmienten las teorías magufas :

La mayoría de las desapariciones se pueden atribuir a las características concretas de la zona. La Corriente del Golfo es una corriente oceánica cálida que fluye desde el Golfo de México alrededor del Estrecho de Florida en dirección noreste hacia Europa, es extremadamente potente y turbulenta. Puede hacer desaparecer rápidamente cualquier resto de un desastre.

Las impredecibles tormentas del Atlántico y el Caribe dan lugar a olas de gran tamaño y trombas marinas que suelen acabar en desastre para marineros y pilotos. La topografía del suelo oceánico varía entre extensas dunas y algunas de las gargantas submarinas más profundas del mundo. Con la interacción de las fuertes corrientes sobre los arrecifes, la topografía cambia constantemente y produce nuevos peligros imprevistos para las embarcaciones.

No hay que subestimar el factor humano. Un gran número de barcos de recreo viajan entre la Costa de Oro de Florida y las Bahamas. Esos viajes se realizan muchas veces con embarcaciones demasiado pequeñas y tripulaciones inexpertas.


Datos extra


  • Cualquier que sean los rumores que hayas oído, no, las aseguradoras no cobran extra por atravesar el Triángulo de las Bermudas.
  • Otro "misterioso triángulo" es el de Michigan, un área entre Michigan y Wisconsin sobre el centro del Lago Michigan donde se han producido desapariciones. Una de ellas fue la del Capitán George R. Donner, quien supuestamente se esfumó sin dejar rastro a bordo del barco O.S. McFarland que transportaba carbón a Wisconsin. El 28 de abril de 1937, su segundo oficial le fue a avisar de que se aproximaban a puerto, pero nadie le pudo encontrar en el barco. En otra ocasión, un avión volaba sobre el triángulo y "aparentemente" desapareció sin más. Se encontraron pequeñas partes del fuselaje flotando en el agua, pero ni rastro del resto del aparato ni de los cuerpos de los pasajeros. Si estabas pensando que (casi) nadie ha dado crédito a teorías sobre el Triángulo del Lago Michigan similares al de las Bermudas, estás en lo cierto.

Verdad

1 comentario - La verdad sobre el Triángulo de las Bermudas

Ek_22
Buena info, sale reco