FORMAS DE CONTAGIO

Solamente tres son las vías de transmisión comprobadas:

Relaciones sexuales vaginales, orales u anales (con hombres y mujeres) sin protección.

El sexo oral es práctica de riesgo para el que pone la boca. Igualmente es aconsejable que se protejan los dos para evitar la transmisión de otras infecciones.

El paso del virus en las relaciones sexuales se realiza a través de las lesiones o heridas microscópicas que se producen durante la penetración y otras prácticas sexuales, por donde los fluidos de quien tiene el virus ingresan al cuerpo de la pareja.

Inyección o transfusión de sangre no controlada. Este mecanismo incluye con carácter
relevante el uso compartido de instrumentos de inyección en la población de usuarios de drogas intravenosas. La transmisión se da a través del intercambio de agujas y/o cualquier elemento punzante. El virus también puede transmitirse por transfusiones de sangre no controladas.


Transmisión perinatal, de madre a hijo, durante el embarazo, el parto y la lactancia.
Como se ve, son pocas y bien definidas las vías de transmisión comprobadas y, en todos los casos, involucran fluidos corporales como sangre, líquido preseminal, semen, secreciones vaginales y leche materna.

Lo antedicho también presupone la NO existencia de otros mecanismos de transmisión de frecuente preocupación popular, tales como el mosquito, el mate, la depilación, las piletas de natación, la atención odontológica, etc.

Finalmente, existen casos aislados que demuestran que si bien remota, es posible la transmisión producto de la exposición accidental del personal de salud, lo que por otra parte no es sino una forma especial de transmisión por sangre y fluidos corporales.

La vía sexual es responsable de 3 de cada 4 casos de transmisión de HIV. De los casos transmitidos por vía sexual (80% del total), se estima que el 90% corresponde a exposición heterosexual y el 10% a exposición homosexual. Diversos estudios indican una mayor probabilidad de transmisión de hombre a mujer, comparado con la transmisión de mujer infectada a hombre no infectado, lo que de todas maneras no autoriza a despreciar este riesgo.

La transmisión madre - hijo que plantea el principal mecanismo de adquisición del SIDA para los niños, constituye un problema de extraordinaria importancia, si se tiene en cuenta que las persona infectadas por HIV se agrupan mayoritariamente en la población sexualmente activa. De no recibir adecuada atención médica, una madre HIV positiva que se embarace tiene una chance sobre tres de dar a luz a un niño infectado, el que a su vez presenta altas probabilidades de desarrollar la enfermedad en los primeros años de vida. Esta situación mantenida en el tiempo, puede generar un notable aumento de la mortalidad infantil en diversos países, especialmente los africanos.

No son formas de infección:

• Dar la mano a un enfermo o infectado.
• Usar el mismo baño que previamente ha utilizado un enfermo.
• Picaduras de insectos o mordeduras de animales domésticos o salvajes.
• Jugar con otro niño enfermo.
• Compartir la misma aula de clase.
• Caricias o roces.
• Besos en la mejilla.
• Conversar muy cerca con una persona infectada.
• Alimentar a un enfermo.
• Usar piscinas publicas.
• Usar el mismo jabón.
• Bañar a los enfermos.
• Compartir el uso de platos.
• Toser o estornudar.
• Abrazar y dar cariño a un enfermo.

Análisis y donde podés hacertelo.


El test de HIV (Virus de Inmunodeficiencia Humana) consiste en un análisis de sangre que detecta la presencia de anticuerpos al HIV. Esta prueba se llama ELISA (Ensayo inmuno enzimático absorvente) y no es específica de esta infección, por ello, debe ser confirmada con otra prueba denominada Western Blot, en caso de dar el ELISA un resultado positivo. En lugar del ELISA, el paciente también puede realizarse la prueba de MEIA (método enzimático de inmuno análisis).

El cuerpo humano normalmente produce anticuerpos para luchar contra las enfermedades. En el caso del HIV los anticuerpos solamente muestran que la persona está infectada por el virus. Estar infectado significa que el virus está presente en el cuerpo y que, de no tomar las precauciones correspondientes, puede infectar a otras personas, aunque se sienta bien y no tenga síntoma alguno. Estar infectado, no es lo mismo que tener sida.

Los resultados

Un resultado positivo significa que se encuentran anticuerpos del HIV en su sangre. Esto significa que es portador del HIV, no que tiene Sida. Es importante saber que puede infectar a otra persona si mantiene relaciones sexuales sin protección (sin preservativo) o por contacto directo de sangre con sangre. Estas personas deben protegerse siempre en sus relaciones sexuales para no correr riesgo de re-infección, por lo tanto, deben evitar que el HIV vuelva a ingresar en su organismo, ya que eso aumentaría la posibilidad de contraer Sida.

Si el resultado es negativo, significa que no se encontraron anticuerpos al HIV en la sangre. Para estar seguro del resultado del análisis debe esperar hasta un máximo de 6 meses después de la situación de riesgo.

¿Cómo se realiza?

A través de un análisis de sangre, con un previo ayuno de 8 horas, se podrá saber el resultado del test. El paciente debe ser mayor de 18 años, de lo contrario, deberá ser autorizado por un mayor. Si no es por una rutina de control, se recomienda realizar el test tres meses después de la situación de riesgo.

Los resultados están disponibles después de una semana a 15 días de realizada la prueba.

¿Cuánto cuesta?

El test se realiza de forma gratuita en todos los hospitales municipales.

¿Cuándo es conveniente realizar el test?
La detección es sistemática y obligatoria entre los dadores de sangre, de esperma, de órganos y de tejidos para evitar la transmisión del virus al receptor.

También es recomendable para todo profesional de la salud que haya padecido un accidente con riesgo de contaminación potencial, especialmente en caso de heridas con material manchado de sangre.

Las personas expuestas a la infección (múltiples parejas), o simplemente luego del contacto sexual sin protección, (heterosexuales, homosexuales o bisexuales), los adictos a drogas por vía endovenosa y personas provenientes de países donde la tasa de infección es elevada deberían realizarse el test.

Las mujeres embarazadas también deberían realizar la prueba como forma de precaución.

Cuánto tiempo debe transcurrir luego de un contacto infectante para que la prueba sea positiva?

Los anticuerpos aparecen después de un cierto tiempo, de 3 a 12 semanas como término medio.

El test para detectar anticuerpos es por lo tanto negativo al comienzo de la infección a pesar de que la persona sea portadora del virus. La positivización del test corresponde a la aparición de anticuerpos, eso es lo que se denomina seroconversión.

Confidencialidad

El análisis de Sida puede hacerse solamente con el consentimiento de la persona que se lo realiza, es confidencial.