El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Top 8 asesinos de la historia argentina



Top 8 asesinos de la historia argentina

asesinos

el petiso orejudo

Top 8 de asesinos de la historia argentina


Argentina

Numero 8:

Yiya Murano

historia

María de las Mercedes Bernardina Bolla Aponte de Murano es una asesina y estafadora argentina. Condenada por tres homicidios, estuvo presa durante dieciséis años. Su caso policial es uno de los más famosos en la historia criminalista argentina, tomando mucha repercusión y manteniéndose a lo largo de los años.

Historia

El 24 de marzo de 1979, Carmen Zulema del Giorgio de Venturini, prima de Murano, sufrió una caída y falleció en la escalera del edificio de la calle Hipólito Yrigoyen, donde vivía. Los médicos diagnosticaron paro cardíaco. La hija de Zulema, Diana María Venturini, se percató de que entre las pertenencias de su madre faltaba un pagaré por un valor de 20 millones de los entonces pesos ley.

El portero del edificio dijo que mientras la Sra. de Venturini agonizaba en el interior del edificio, la Sra. Murano había llegado a visitarla con un misterioso paquete en mano (que luego se descubriría que eran masas finas) y de la manera más natural le había pedido una copia de las llaves del departamento de su prima, justificando su intromisión con un "necesito su libretita para avisar a los parientes". Había entrado en la vivienda de la mujer y luego había salido rápidamente con unos papeles y un frasquito en la mano. Se lamentaba en voz alta: "Dios mío, es la tercera amiga que se me muere en poco tiempo".


asesinatos

Al realizarle la autopsia, los peritos descubrieron cianuro en el cadáver. Los investigadores relacionaron el veneno con el supuesto frasco mencionado por el encargado. Entonces se supo que Nilda Gamba, una vecina de Yiya, había muerto el 10 de febrero de 1979,y que pocos días después, el 19 de febrero de 1979, un infarto había matado a Lelia Chicha Formisano de Ayala, otra amiga de Yiya.

Murano les debía dinero a ambas mujeres y ambos cuerpos presentaban signos de haber sido envenenados con cianuro. El veneno era camuflado dentro de las masas finas, aunque en un reportaje su único hijo afirma que su madre le confesó que el cianuro estaba disuelto en el té.


robledo puch

Numero 7:

Walter De Giusti

Walter Alfredo De Giusti (Rosario, 1962 - Rosario, 27 de mayo de 1998) fue un psicópata asesino argentino, se puede considerar un asesino relámpago, tristemente célebre por haber asesinado a las abuelas del músico Fito Páez.

Estudió en la escuela secundaria Dante Alighieri, donde conoció a Páez. Walter De Giusti tocaba el bajo en una banda de heavy metal, mientras que Páez estudiaba piano y vivía con su padre y sus abuelas.


yiya murano

Historia

La cadena de crímenes de De Giusti comenzó el 31 de octubre de 1986, cuando, teniendo 23 años y acompañado por su hermano menor Carlos Manuel De Giusti (de 18 años de edad), ingresó a una vivienda de la calle Garay 1081 de la ciudad de Rosario con la excusa de efectuar tareas de plomería. Allí asesinó a golpes y puñaladas a dos mujeres: Ángela Cristofanetti de Barroso (de 86 años) y a su hija adoptiva Noemí (de 31).

Una semana después, el mediodía del 7 de noviembre de 1986, en calle Balcarce 681 de la misma ciudad los hermanos De Giusti cometieron otro brutal crimen. En esa oportunidad balearon y acuchillaron a Belia Delia Zulema Ramírez viuda de Páez, de 76 años (abuela paterna de Fito Páez), Josefa Páez, de 80 años (tía abuela paterna de Páez) y Fermina Godoy, de 33 años (empleada doméstica de la casa), que estaba embarazada. Se cree que De Giusti conocía y frecuentaba la casa de sus víctimas.

Un mes después, el 4 de diciembre de 1986, De Giusti ingresó como agente de policía a la subcomisaría de Pueblo Esther, a 15 kilómetros al sur de Rosario.

Casi un año le llevó a la policía de Rosario descifrar los crímenes. Finalmente De Giusti fue delatado por una mujer transgénero de la zona, que lucía un collar que pertenecía a las abuelas de Páez y que declaró que se lo había regalado su novio Walter.

Al día siguiente, la policía allanó la casa de la familia De Giusti, que vivían en Güemes 2130, a unas cuadras al norte de la familia Páez (Balcarce 681). Lo primero que se encontró al entrar a la misma fue el grabador que Fito Páez le había regalado un tiempo atrás a su abuela Belia.


El juicio

La justicia declaró culpable del quíntuple asesinato a Walter De Giusti como autor material de los hechos. Durante el juicio se dejó entrever que De Giusti o bien se trataba de un bajista frustrado que evidenciaba una actitud envidiosa contra Fito Páez, o bien tenía una actitud resentida debido a que había sido plagiado por Paez. Ante el juez Benjamín Ávalos, De Giusti confesó la autoría de los cinco crímenes. El 24 de agosto de 1987 el juez Ávalos lo condenó a reclusión perpetua en la cárcel de Coronda (provincia de Santa Fe).

Nueve años después de su reclusión perpetua en mayo de 1996, la defensa de De Giusti pidió que se le fijara pena, y logró que la reclusión perpetua se redujera a 25 años. Luego, en agosto de 1997, requirió una conmutación y obtuvo un beneficio que le bajó la condena a 24 años y 7 meses. Finalmente, y teniendo en cuenta que en la cárcel había contraído VIH, la defensa solicitó que De Giusti cumpliera la pena en su casa, ubicada en calle Güemes 2130 de Rosario. Tras un examen médico, los forenses le informaron al juez Lurá que el ex policía estaba prácticamente ciego. Esto fue clave para que el magistrado dispusiera el arresto domiciliario.


Libertad

Un año después (1998) un vecino del ex juez Benjamín Ábalos (que lo había condenado en el año 1987, y estaba ya jubilado de su cargo), le contó a éste que Walter De Giusti se paseaba por las calles de Rosario y siempre iba a un bar en la esquina noroeste de las calles San Luis y Balcarce. Ábalos consultó con el dueño del bar. Le preguntó si era cierto que De Giusti había estado allí, y el propietario le contó que iba todos los días. Incluso dijo que el condenado se jactaba de haber cumplido la pena. También, a pesar de que De Giusti tenía el beneficio del arresto domiciliario por una supuesta ceguera, varios testigos lo habían visto manejando un automóvil Fiat 600 de color amarillo. Al verificar esta irregularidad el juez Ábalos se contactó con el juez Lurá y le contó todo.

El 19 de mayo de 1998 el Gobierno provincial sacó un decreto exonerando a De Giusti de la policía y pidió a la fiscalía que obligara a De Giusti a devolver todo el dinero cobrado.

El miércoles 27 de mayo de 1998, a las 17.45, Lurá pudo comprobar que De Giusti no estaba en su casa de Güemes 2130. Es decir que había violado las normas del arresto domiciliario.

El miércoles 3 de junio de 1998 a las 12.30 del mediodía, por orden del juez Efraín Lurá, De Giusti fue ingresado en la cárcel de Rosario (en calle Zeballos) para que cumpliera su condena como corresponde. El magistrado se basó en el informe de una junta médica que dictaminó que el ex policía estaba compensado y no presentaba complicaciones previsibles tratables. Pero el lunes 8 de junio, De Giusti se descompensó, por lo que fue internado en un hospital de Granadero Baigorria (pocos kilómetros al norte de la ciudad de Rosario). El miércoles 10 de junio se lo derivó al Sanatorio Americano (de Rosario), donde falleció el viernes 12 de junio de 1998.


Top 8 asesinos de la historia argentina

Numero 6:

Francisco Antonio Laureana

Francisco Antonio Laureana fue un joven argentino muerto por la policía bonaerense, que se cree que fue el violador y asesino en serie "Sátiro de San Isidro", que durante un lapso de seis meses (entre 1974 y 1975) violó a 15 mujeres, de las cuales asesinó a 13. Solía matar a casi todas sus víctimas los miércoles y jueves cerca de las 18:00 horas.


asesinos

Historia

La policía reconstruyó los hechos de lo que creen que pudo ser la serie de asesinatos y el perfil psicológico del asesino. Francisco Laureana, de 22 años, había sido interno en un colegio católico en la ciudad de Corrientes. La policía afirmó que Laureana había huido de la ciudad de Corrientes porque en el colegio religioso había violado y ahorcado a una monja en las escaleras del establecimiento. En julio de 1974 se mudó a la ciudad de San Isidro (en el norte del Gran Buenos Aires) donde trabajó como artesano vendiendo aros, pulseras y collares. Se juntó con una mujer que tenía tres hijos.

Antes de salir a la calle a trabajar le decía a su esposa: «No saques a los pibes por que hay muchos degenerados sueltos».

Casi todos los días miércoles y jueves cerca de las 6 de la tarde desaparecían una mujer o una niña en la ciudad y sus cuerpos sin vida eran encontrados poco tiempo después en baldíos, con signos de haber sido violadas y asesinadas salvajemente, en algunos casos estranguladas y en otros asesinadas con un revólver calibre 32.

Sus víctimas eran mujeres que tomaban sol en los chalés o que esperaban en paradas de colectivo. El "sátiro" siempre robaba algo a su víctima, como un anillo, una pulsera, una cadenita, etc., que nunca vendía, sino que guardaba en una bota en su casa para mantenerlos como trofeos. En ocasiones regresaba semanas después al mismo lugar para revivir el momento del crimen.

Debido al modus operandi repetido, la policía y el experto forense Osvaldo Raffo creyeron que las muertes podrían ser obra de un solo individuo.

Después de cometer uno de los homicidios, un testigo lo vio huyendo por los techos de una casa, pero el homicida le disparó con su arma. El testigo resultó ileso y fue clave para confeccionar un identikit del sospechoso que empezó a circular por toda la ciudad.


el petiso orejudo

El jueves 27 de febrero de 1975 a la tarde, una niña de ocho años vio a Francisco Laureana y le pareció igual al asesino del identikit (que su familia tenía fijado a una heladera) y le contó a su madre; la mujer disimuló llamar a su marido para dar aviso a las autoridades. Laureana pasó por el frente, sonrió, y siguió de largo.

La policía lo encontró a pocas cuadras, y las características eran parecidas al identikit que tenían; se acercaron al sospechoso para pedirle que los acompañara para un interrogatorio. Según el informe de los policías, Francisco Laureana sacó entonces de una bolsa que llevaba en el hombro un arma de fuego y empezó a disparar a los oficiales, iniciando así un tiroteo en el que Laureana recibió un disparo en el hombro y luego escapó malherido, escondiéndose de la policía en el gallinero que se encontraba en los fondos de una mansión. Una perra que cuidaba el lugar "marcó" a su dueño el lugar donde se escondía Laureana. Los policías bonaerenses se acercaron al gallinero y acribillaron a Francisco Laureana.

La policía lamentó haber tenido que matarlo, ya que hubieran querido interrogarlo sobre los motivos que lo llevaron a cometer los crímenes. Se encontraron en el gallinero dos gallinas muertas a tiros (se desconoce si la policía o si Francisco Laureana con su instinto violento no resistió de matar). Cuando se le informó a su mujer, ella atinó a decir "acá tuvo que haber un error. Mi marido no pudo haber hecho todo eso. Era un buen padre, un buen marido, un artesano que amaba lo que hacía".


Argentina

Numero 5:

Florencio Fernandez

Florencio Roque Fernández fue un asesino en serie argentino que en la década de 1950 asesinó a alrededor de 15 mujeres, en su ciudad natal Monteros. Popularmente fue conocido como "El Vampiro argentino" o "el Vampiro de la ventana", haciendo alusión a su modus operandi.

historia

Florencio Fernández era un enfermo mental, sufría de delirios y alucinaciones que lo hacían creer firmemente que era un vampiro (posiblemente esquizofrenia), además poseía una atracción sexual hacia la sangre. Desde muy joven comenzó a vivir en las calles, víctima del abandono de su familia. Al momento de su arresto, se encontraba viviendo en una cueva aledaña a la comunidad; sufría de fotofobia.

Acechaba a su víctima durante varios días, se aseguraba de que estuviera sola en casa, y aprovechando las noches calurosas de primavera o verano, tiempo en que los residentes dejaban las ventanas de sus casas abiertas durante la noche, se introducía a la casa por medio de las mismas.

Mientras su víctima dormía comenzaba a golpearla. Luego, le mordía el cuerpo, llegando en algunas ocasiones a diseccionarle la traquea y la carótida, y así al mero estilo estereotipado de los vampiros bebía la sangre de su víctima. Luego de experimentar un orgasmo al beber la sangre, dejaba a su víctima desangrándose hasta morir, de no ser que hubieran muerto ya antes.

Florencio fue detenido el 14 de febrero de 1960 a la edad de 25 años; en un operativo policíaco, que la prensa calificó como "pintoresco", ya que se llevó a cabo en la cueva donde el asesino vivía. Fernández no opuso resistencia al arresto, al menos no hasta que la policía lo hizo salir a la luz del sol.

Fue declarado inimputable y recluido en una institución psiquiátrica, donde moriría de causas naturales unos años después.


asesinatos

Numero 4:


Ricardo Barreda

Ricardo Alberto Barreda es un odontólogo argentino de la ciudad de La Plata, quien se hizo conocido en 1992 por asesinar a su esposa, Gladys McDonald, a su suegra, Elena Arreche, y a sus dos hijas, Cecilia y Adriana Barreda.

En 1995 fue condenado a prisión perpetua. A principios de 2008 le concedieron el beneficio del arresto domiciliario, por su buena conducta y por ser mayor de 70 años, revocada luego por violarla con la excusa de necesitar ir a una farmacia. El 11 de febrero de 2011, el beneficio de prisión domiciliaria le fue devuelto. Luego de violar el arresto domiciliario en marzo de 2011, volvió a la prisión, al final de ese mismo mes le fue otorgada la libertad condicional.


robledo puch

Crimen

El 15 de noviembre de 1992, en la casa de Calle 48 entre 11 y 12 de la ciudad de La Plata, con una escopeta marca Víctor Sarasqueta mató a su esposa, Gladys McDonald (de 57 años), a su suegra Elena Arreche (de 86 años) y a sus dos hijas Cecilia (de 26) y Adriana (de 24), quienes eran odontóloga y abogada respectivamente.

El Ford Falcon era el auto de Ricardo Barreda que en el baúl tenían las balas de la escopeta y fueron tiradas en el centro de La Plata.
Según contó Barreda, esa mañana se despertó y le dijo a su mujer que iba a limpiar las telarañas del techo. Ella le respondió, despectivamente, "Andá a limpiar, que los trabajos de conchita son los que mejor hacés". La mala relación ya llevaba un tiempo y Barreda recuerda siempre "los oprobios y humillaciones" que habría sufrido por parte de su esposa, hijas y suegra. Decidió podar la parra, al ir a buscar un casco encontró la escopeta Víctor Sarasqueta que su suegra le había traído de Europa. Tomó la escopeta, la cargó y se llevó cartuchos adicionales en los bolsillos. En la cocina de la casa se encontraban su mujer y su hija menor, Adriana. Primero mató a Gladys, y luego a Adriana. Por las escaleras bajaba su suegra, a la que le disparó, y por último mató a su hija Cecilia, quien bajaba detrás de su abuela.

Luego de esto recogió los cartuchos y los guardó en el baúl del auto. Con la intención de hacer pasar esto como un robo, Barreda desacomodó los muebles y tiró papeles. Al mediodía tomó su auto y se deshizo de los cartuchos (arrojándolos en una boca de tormenta) y de la escopeta (que tiró en un canal en un lugar cercano a Punta Lara, Ensenada a pocos kilómetros de La Plata). Se sintió tranquilo y se fue al zoológico, luego al cementerio y más tarde a un hotel alojamiento con su amante, Hilda Bono.

Al regresar a medianoche a su casa, llamó a un servicio de ambulancias. Al llegar la policía se mostró tranquilo y contó la historia del robo. Al ser trasladado al destacamento policial, el comisario Ángel Petti le dio un ejemplar del Código Penal argentino abierto en la página que contenía el artículo 34, que establece la inimputabilidad de aquellos que no entienden lo que hacen, por locura u otra causa. Barreda al parecer se sintió seguro con este dato, y poco tiempo después le confesó todo al comisario.


yiya murano

Juicio

Declaró los días 7 y 14 de agosto de 1995, donde con mucha serenidad contó cada detalle del crimen a los jueces que integraban la Sala I de la Cámara Penal (Carlos Hortel, Pedro Soria y María Clelia Rosentock).

Bartolomé Capurro, perito, declaró que Barreda padecía de "psicosis delirante". Esta teoría solo fue aceptada por uno de los tres jueces (Rosentock), y Barreda fue condenado a reclusión perpetua, por triple homicidio calificado y homicidio simple.

Estando en la cárcel comenzó a estudiar Derecho, y formó pareja con una mujer que conoció por carta.

Barreda manifestó estar "tremendamente arrepentido" por lo sucedido y que siente "una angustia y un dolor muy hondo".


Prision

El 23 de mayo de 2008, Ricardo Barreda salió de la Cárcel de Gorina bajo el beneficio de prisión domiciliaria, para vivir con su novia Berta Pochi André en el barrio de Belgrano de Buenos Aires.El 29 de marzo de 2011, la Sala I de la Cámara Penal de La Plata le otorgó ese beneficio al cuadruple homicida por considerar que el cómputo de tiempo transcurrido en prisión “excedía” el de la condena impuesta. “Ahora voy a poder salir a la calle para caminar, ya que el arresto domiciliario me limitaba mucho”, dijo Barreda tras conocer la noticia en los tribunales platenses junto a su abogado defensor Eduardo Gutiérrez.

El 21 de enero de 2011, Barreda salió sin autorización de su domicilio ubicado en el barrio de Belgrano, acompañado de su pareja, Berta André. Más tarde Barreda declaró qué salió por una "urgencia" ya que se había "descompuesto" y salió a la farmacia para tomarse la presión. El 10 de febrero de 2011 Barreda regresó a la prisión domiciliaria por disposición de la Sala I de la Cámara Penal platense, que conforman los jueces Pedro Soria y María Oyhamburu, al hacer lugar a una presentación efectuada por Eduardo Gutiérrez.


Top 8 asesinos de la historia argentina

Actualidad

Actualmente, el odontólogo/abogado se encuentra libre. El odontólogo Ricardo Barreda, quien hace días terminó de cumplir su condena a prisión perpetua por haber asesinado en 1992 a su esposa, sus dos hijas y su suegra en la ciudad de La Plata, quedó esta tarde internado en el hospital de la localidad bonaerense de General Pacheco por problemas de salud mental, informaron fuentes médicas.

El cuádruple homicida de 79 años permanecía esta noche alojado en el hospital zonal "Magdalena Villegas de Martinez" de dicha localidad del partido de Tigre, situado en avenida De Los Constituyentes (ex Ruta 9), entre Córdoba y Entre Ríos, de la zona norte del conurbano.

Fuentes médicas informaron que a principios de esta semana Barreda se presentó solo en el hospital -que depende del Ministerio de Salud bonaerense- con una identidad falsa y visiblemente desmejorado, lo que llamó la atención de una mujer que se encontraba en el lugar y le tomó una foto que luego compartió en su muro de la red social Facebook.

Esta mujer acompañó la imagen con un texto del que se desprende que ella no sabía de quién se trataba y al que llamó con el nombre de Alberto Navarro, al tiempo que se quejó de que lo dejaron abandonado en dicho hospital.

Los voceros consultados explicaron que esta tarde Barreda volvió a presentarse en el hospital acompañado de autoridades municipales y quedó internado por "un cuadro de salud mental", por lo que se le realizarán diversos estudios para arribar a un diagnóstico y posterior tratamiento.

asesinos

Numero 3:

Cayetano Domingo Grossi

Cayetano Domingo Grossi fue el primer asesino serial de la historia argentina. Asesinó a sus 5 hijos recién nacidos que tuvo como fruto de las violaciones a las cual eran sometidas sus dos hijastras. Por ello fue condenado a muerte y se lo ejecutó por fusilamiento el 6 de abril de 1900.

el petiso orejudo

Historia

El 29 de mayo de 1896, se encontró cerca de una fábrica de grasa, una bolsa conteniendo un brazo de una criatura recién nacida. El titular de la comisaria 12 informó el hallazgo, ordeno una inspección ocular de lugar hallándose entre la basura un cráneo destrozado, piernas, y el brazo restante, dejando bajo vigilancia el sitio, ese mismo día cuando uno de los carros recolectores descargo residuos apareció el tronco, completándose así, el cadáver del bebe. La autopsia llevada a cabo determino que el niño había muerto por la fractura de cráneo. La investigación no arrojo resultados positivos, quedando el crimen sin resolución.

Dos años después, el 5 de mayo de 1898, se encontró en el mismo lugar, un nuevo cadáver de un recién nacido con el cráneo destrozado y en avanzado estado de descomposición. En sus brazos y manos existían signos de quemaduras de primer y segundo grado. El cuerpo, según las pericias forenses efectuadas, tenía 4 días de vida y su muerte se había producido por compresión violenta de la parte anterior del cuello.

Revisados exhaustivamente los elementos recogidos, las pesquisas notaron que el pedazo de saco con numerosos remiendos hechos con género de luto, tenían un notable desgaste en las espalderas, como si lo hubiera usado un vendedor ambulante portando canastas con correas y que en sus bolsillos, había restos de cigarrillos y granos de anís, lo que hizo considerar a las autoridades, la posibilidad de que su portador último fuese español o calabrés, ya que éstos solían tener el hábito de las semillas de anís. Las demás prendas, por su calidad y estado, sugerían la pobreza de su dueño.

Así, los policías, tomando como zona de rastrillaje la misma que recorría diariamente el carro de la basura y orientando la búsqueda a gente de escasos recursos; pudo localizar y tomar conocimiento el 9 de mayo de 1898, que en una casa de la calle Artes 1438 (hoy Carlos Pellegrini) en el barrio de Retiro en Buenos Aires, vivía una familia que vestía siempre de luto.

La citada familia estaba compuesta por una mujer, llamada Rosa Ponce de Nicola, su cónyuge, Cayetano Domingo Grossi (un acarrero de profesión); dos hijas mayores de Rosa, Clara y Catalina y otros tres niños menores de edad.

La Policía pudo saber por testimonios de los vecinos, que Grossi mantenía relaciones íntimas con sus hijastras. Pudo establecerse, además, que Clara poco tiempo antes había estado embarazada y algunos días después, había sido vista en estado normal, desconociéndose que había ocurrido con el bebé.

Un día después, el 10 de mayo, una comisión policial con orden de revisar la habitación ocupada por la familia, encontró debajo de una de las camas, una lata conteniendo el cadáver de un bebé, envuelto en trapos. Las sospechas se habían confirmado. Grossi explicó que el saco que envolvía a una de las criaturas asesinadas, hallado en el deposito de basura pertenecía a su hijo Carlos y que él había matado al bebé a pedido de Clara, señaló, además, que el otro bebé había nacido muerto.

Esa noche, Rosa y su hija Clara declararon que ésta última había tenido dos hijos con Cayetano Grossi. Grossi, negó inicialmente haber mantenido relaciones sexuales con sus hijastras, responsabilizando de sus embarazos a los novios de las mismas. Por fin algunos días después, confesó haber matado al primer bebé hallado en 1896; a la vez que reconoció haber incinerado a varios bebés más, pero sin asumir haberlos asesinado.

En posteriores interrogatorios, Grossi reconoció haber tenido un hijo con Catalina y cuatro con Clara, estrangulando a tres, siendo quemados los dos restantes por su concubina y sus hijastras. Rosa, Clara y Catalina, aceptaron los cinco crímenes pero culparon a Grossi de las muertes de los recién nacidos.

La policía le llamó la atención, el extraño grado de sumisión de las mujeres al criminal que las había llevado a guardar silencio por tanto tiempo. Pudo saberse también, que en una ocasión, el asesino había intentado violar a una de las hijas menores de Rosa pero las hermanas lograron evitarlo. Pudo establecerse finalmente, que el propio Grossi las auxiliaba en los partos y que luego, arrojaba a los recién nacidos al fuego, siendo presenciado esto por las mujeres.


Condena y fusilamiento

La concubina de Grossi, Rosa Ponce de Nicola y sus hijastras, Clara y Catalina, fueron consideradas “encubridoras” de los homicidios y fueron condenadas a 3 años de prisión efectiva cada una y pago de costas procesales. Finalmente, la pena de Catalina se redujo a 2 años de prisión.

Habiéndose establecido las responsabilidades de cada uno de los acusados, Cayetano Domingo Grossi fue hallado culpable como autor material de los asesinatos de los bebés. Y fue condenado por el juez, Ernesto Madero, a pena de muerte.

El día de su ejecución, a las 5 de la mañana se le permitió la entrada a la capilla de la prisión a los hijos de Grossi, uno de ellos un joven de 19 años fue el primero en entrar, hacia como un año que no veía a su padre, pero al verlo frente a frente no mostró emoción alguna. El hijo más pequeño, Lorenzo, de 6 años de edad, no quiso acercarse a su padre y rehuyó sus caricias. Teresita, su hija, lloro al verlo, y también mostró alguna resistencia en abrazarle.

El teniente primero Rosa Burgos, el teniente primero Calisto García y el capitán Manuel Medrano fueron los encargados de la ejecución, Grossi fue puesto en el banquillo, se les vendaron los ojos, fue atado de pies y manos y finalmente fue ejecutado por fusilamiento el 6 de abril de 1900 a las 8 a.m. (UTC-3), el sargento segundo, Emilio Lascano, se acercó a él y le disparó un tiro de gracia.


Argentina

Numero 2:

El Petiso Orejudo

Cayetano Santos Godino, más conocido por su apodo El Petiso Orejudo, fue un joven asesino en serie, uno de los mayores sociópatas en la Historia de Argentina, ya que a principios del siglo XX fue responsable de la muerte de cuatro niños, siete intentos de asesinato, y el incendio de siete edificios.

historia

Infancia

Los Godino llegaron a Buenos Aires desde Italia. Fiore y Lucía eligieron desembarcar en 1884 en el puerto de la Perla de Sudamérica con todas sus esperanzas depositadas en la nueva tierra. La pareja era originaria del pueblo de Romano, en la provincia calabresa de Cosenza.1

Fiore fue responsable de la formación de quien se convertiría en el primer asesino en serie de la historia policial argentina. Alcohólico y golpeador, había contraído sífilis tiempo antes del nacimiento de Cayetano. El niño vino al mundo con graves problemas de salud. De hecho, durante sus primeros años de vida estuvo varias veces al borde de la muerte a causa de una enteritis. Durante toda su niñez Cayetano fue víctima de fuertes golpes y maltratos realizados por su padre.

No fue el único hijo de aquella pareja de italianos pobres que sufriría graves enfermedades. Su hermano Antonio era epiléptico y, además, siguiendo el mal ejemplo de su padre, se convirtió en un bebedor irrecuperable. Más tarde este se sumaría a Fiore en los castigos aplicados sobre su hermano menor.

La niñez de Cayetano Godino transcurrió en la calle, vagando. A partir de los cinco años concurrió a varias escuelas, de donde siempre fue expulsado por su falta de interés en los estudios y su comportamiento rebelde. El escenario de sus correrías y carrera criminal serían los terrenos baldíos y conventillos de los barrios de Almagro y Parque Patricios, por entonces todavía al borde de la pampa. Era una zona de quintas de descanso. Pero también era un arrabal poblado por paisanos y extranjeros.


asesinatos

Primeros casos

- Miguel Depaoli: El 28 de septiembre de 1904, cuando Godino contaba con apenas 7 años se lleva a fuerza de engaños a Miguel Depaoli, de casi dos años, hasta un baldío y allí lo golpea para luego arrojarlo sobre un montón de espinas. Un policía que pasaba se percata de lo sucedido y lleva a ambos niños a la comisaría, de donde serían recogidos más tarde por sus respectivas madres.

- Ana Neri: Al año siguiente, Godino agrede a una infante vecina de apenas 18 meses. La conduce hasta un baldío en donde la golpea repetidamente en la cabeza con una piedra. Nuevamente es descubierto por un policía quien pone fin al ataque y lo detiene pero, dada su corta edad, es dejado en libertad esa misma noche.

- María Rosa Face (tres años de edad): 29 de marzo de 1906. El que sería el primer asesinato de Godino pasó desapercibido y solamente sería descubierto años después cuando él mismo lo confesó ante la policía. Según contó, en 1906 tomó a una niña de aproximadamente tres años y la llevó hasta un terreno baldío sobre la calle Río de Janeiro, donde intentó estrangularla. Después la enterró viva en una zanja, que cubrió con latas. Las autoridades, al conocer este crimen, se trasladaron hasta el lugar pero encontraron que se había edificado una casa de dos pisos. Sin embargo, en la comisaría 10.ª quedó registrada una denuncia por desaparición con fecha 29 de marzo de 1906, de una niña de tres años de nombre María Rosa Face. La niña desaparecida nunca fue encontrada.

El 5 de abril de 1906, apenas algunos días después de cometer su primer asesinato, Godino fue denunciado por su padre al descubrir que había martirizado a algunas aves domésticas. Fiore encuentra dentro de un zapato de su hijo un pájaro muerto y, debajo de su cama, una caja en donde guarda los cadáveres de otras aves. A continuación se reproduce el acta que en aquella ocasión fue levantada.

Cayetano Godino estuvo recluido poco más de dos meses y después regresó a las calles. Como ya no asistía a la escuela vuelve a dedicarse a la vagancia.

robledo puch

- Severino González Caló: El 9 de septiembre de 1908 conduce a Severino González, de 2 años, a una bodega ubicada frente al Colegio del Sagrado Corazón. Ahí lo sumerge en una pileta para caballos cubriéndola después con una tabla para ahogar al pequeño. El propietario del lugar, Zacarías Caviglia, descubre la tentativa pero Godino se defiende diciendo que el niño había sido llevado hasta allí por una mujer vestida de negro, de la cual suministra señas particulares. Es conducido a la comisaría, de donde es recogido al día siguiente.

- Julio Botte: Seis días más tarde, el 15 de septiembre, en Colombres 632, quema con un cigarrillo los párpados de Julio Botte, de 22 meses de edad. Es descubierto por la madre de la víctima, pero alcanza a huir.

El 6 de diciembre, Fiore y Lucía Godino, cansados de los continuos problemas causados por Cayetano , que entonces tenía 12 años, vuelven a entregarlo a la policía. Esta vez es enviado a la Colonia de Menores Marcos Paz en donde permanece durante tres años. Mientras permanece encerrado acude a clases en donde aprende a leer y escribir un poco. La estancia de Godino en el reformatorio, lejos de regenerarlo, lo endurece. El 23 de diciembre de 1911 regresa a las calles; ahora es un criminal frío y terriblemente potenciado. Su liberación se da, al parecer, a petición de sus padres con quienes regresa a vivir. En un fútil intento por redimirlo de su secuela criminal se habían ocupado de conseguirle trabajo en una fábrica, pero por desgracia solamente es capaz de mantener el puesto durante tres meses.

Nuevamente comienza a vagar por las calles, pero esta vez no se circunscribe a los barrios conocidos, sus vagabundeos lo llevan a frecuentar lugares y personas del más bajo nivel moral de la pujante ciudad de Buenos Aires. Asimismo, comienza a sufrir fuertes dolores de cabeza que se traducían en ganas de matar, sobre todo después de tomar alcohol.


Condena

Tras ser detenido confesó cuatro homicidios y numerosas tentativas de asesinatos. En noviembre de 1914 el juez en lo penal de sentencia Dr. Ramos Mejía absolvió a Godino considerándolo penalmente irresponsable y ordenó remitir las actuaciones al Juzgado en lo civil para formalizar su internación por tiempo indefinido y se lo recluyó en el Hospicio de las Mercedes, en el pabellón de alienados delincuentes. Allí atacó a dos pacientes: uno inválido en una cama y el otro en silla de ruedas. Después intentó huir. A raíz de la apelación de la sentencia la Cámara de Apelaciones en lo Criminal resolvió por unanimidad que Santos Godino fuera confinado (mientras no hubiera asilos adecuados) en una penitenciaría por tiempo indeterminado, por lo que le trasladaron a la Penitenciaría Nacional de la calle Las Heras.

yiya murano

Fallecimiento

Las circunstancias de su muerte, ocurrida en Ushuaia el 15 de noviembre de 1944 siguen siendo nebulosas. Se presume que murió a causa de una hemorragia interna causada por un proceso ulceroso gastroduodenal, pero se sabe que había sido maltratado y, con frecuencia, violentado sexualmente. Sobrellevó los largos días de la cárcel, sin amigos, sin visitas y sin cartas. Murió sin confesar remordimientos.

Según otros, los policías del penal habrían comentado que Godino murió a manos de los reclusos, quienes lo golpearon hasta matarlo, luego de que este matara a la mascota de los presos, un gato.

El penal de Ushuaia fue finalmente clausurado en 1947. Cuando el cementerio fue removido, los huesos de este asesino serial ya no estaban.


Top 8 asesinos de la historia argentina

Carlos Eduardo Robledo Puch (19 de enero de 1952)1 es un asesino múltiple argentino, uno de los mayores sociópatas y criminales de la historia del país. Apodado el Ángel Negro o el Ángel de la Muerte por la prensa, con sólo 20 años fue condenado a cadena perpetua por diez homicidios calificados, un homicidio simple, una tentativa de homicidio, diecisiete robos, cómplice de una violación, y de una tentativa de violación, un abuso deshonesto, dos raptos y dos hurtos.2 Cumple prisión efectiva desde 1973.

asesinos

Numero 1:

Carlos Eduardo Robledo Puch

Carlos Eduardo Robledo Puch es un asesino múltiple argentino, uno de los mayores sociópatas y criminales de la historia del país. Apodado el Ángel Negro o el Ángel de la Muerte por la prensa, con sólo 20 años fue condenado a cadena perpetua por diez homicidios calificados, un homicidio simple, una tentativa de homicidio, diecisiete robos, cómplice de una violación, y de una tentativa de violación, un abuso deshonesto, dos raptos y dos hurtos. Cumple prisión efectiva desde 1973.

el petiso orejudo

Infancia

Carlos Robledo Puch vivía en Borges 1956, Olivos, Vicente López. Llegó al barrio con sus padres cuando tendría diez años. Alquilaban un departamento que se encontraba en el primer piso de una herrería. El padre, se llamaba Víctor y trabajaba en Chevrolet, era moreno, algo pelado, delgado y con sus ojos achinados. Se decía que no era el padre de Carlos porque eran muy diferentes. Carlos era igual a la madre. La madre era ama de casa y tenía a su hijo en verano siempre con pantalones cortos blancos y remera rayada. Andaba en una bicicleta de su padre, de color negro y como le quedaba grande, tenía que andar de costado por el caño. Carlos Robledo Puch era tímido como su madre. Siempre estaba muy cuidado por ella.

El padre trabajaba todo el día. Los sábados y domingos lo veía tomar aperitivos con Roberto Caballero en el almacén "El Vasquito" que estaba casa por medio de su domicilio. Compraban con la famosa libreta negra, así que no era una persona con gran poder adquisitivo. Tenían un auto negro. Carlos jugaba a las bolitas y a las figuritas (esas redondas con personajes de fútbol) o a la payana con los chicos del barrio. Estudiaba piano, cosa que no le gustaba. Cuando comenzó la secundaria fue al Colegio Cervantes, en Florida, Vicente López.


Argentina

El día 15 de marzo de 1971, Puch y su cómplice Ibáñez ingresaron al boliche Enamor (Espora 3285, Olivos), llevándose 350.000 pesos de la época. Antes de huir, Puch asesinó al dueño y al sereno del establecimiento con una pistola Ruby calibre 32 mientras dormían.

El 9 de mayo de 1971, a las cuatro de la mañana, Robledo Puch e Ibáñez ingresaron a un negocio de repuestos de automóviles Mercedes-Benz en Vicente López. Al entrar en una de las habitaciones, encontraron a una pareja y a su hijo recién nacido. Robledo Puch asesinó al hombre de un disparo e hirió a la mujer de la misma forma. Ibáñez intentó violar a la mujer herida -quien sobrevivió y posteriormente testificó en el juicio-. Antes de huir con 400.000 pesos, Robledo Puch disparó a la cuna donde lloraba un bebé de pocos meses, quien logró quedar con vida.

El siguiente 24 de mayo asesinaron al sereno de un supermercado en Olivos.

historia

Por lo menos en dos ocasiones, a mediados de junio de ese mismo año, Robledo Puch ejecutó en la ruta a dos jóvenes mujeres que habían sido abusadas sexualmente (una de ellas pudo evitar ser violada) por Ibáñez en el asiento trasero del automóvil de turno.

El día 5 de agosto, en circunstancias bastante dudosas, Ibáñez falleció luego de un accidente automovilístico. Robledo Puch, quien conducía el vehículo, huyó ileso de la escena luego del accidente. Hay quienes sospechan que en realidad se trató de un ajuste de cuentas.

Con la muerte de Ibáñez hubo un receso en la actividad delictiva de Robledo Puch, la cual retomó en noviembre de 1971 junto con su nuevo cómplice, Héctor Somoza. El 15 de ese mismo mes asaltaron un supermercado en Boulogne, acribillando al sereno con una pistola Astra de calibre 32 que obtuvieron pocos días antes en el robo a una armería. Dos días después de este hecho, el 17 de noviembre, irrumpieron en una concesionaria de autos y asesinaron al cuidador. Pasada una semana, fue el turno de otra concesionaria en Martínez, redujeron al sereno, le quitaron las llaves y robaron un millón de pesos. Robledo Puch lo asesinó de un disparo en la cabeza.


asesinatos

El 1 de febrero, Robledo Puch y Somoza ingresaron en una ferretería de Carupá. Asesinaron al vigilante e intentaron abrir con las llaves la caja de caudales. En una situación confusa donde aparentemente Robledo Puch se sobresaltó, asesinó de un disparo a Somoza. Intentando dificultar la tarea de reconocimiento por parte de los investigadores policiales, tomó un soplete y quemó la cara del cadáver de Somoza. Luego de abrir el cofre de caudales con el mismo soplete, recogió el botín y huyó de la escena.

Fue detenido el 4 de febrero de 1972 al encontrarse su cédula de identidad en el bolsillo del pantalón de Somoza. Recién había cumplido 20 años.


Juicio, reclusión y actualidad

Fue juzgado y condenado en 1980 a reclusión perpetua por tiempo indeterminado, la pena máxima en Argentina. Sus últimas palabras ante el tribunal de la Sala 1.ª de la Cámara de Apelaciones de San Isidro fueron "Esto fue un circo romano y una farsa. Estoy condenado y prejuzgado de antemano"".

En la actualidad, Robledo Puch continúa privado de su libertad en un pabellón del penal de Sierra Chica. Desde julio de 2000 puede solicitar su libertad condicional. El 27 de mayo de 2008, luego de concedida la prisión domiciliaria al odontólogo Ricardo Barreda, Robledo Puch solicitó su libertad condicional. El juez que atendió su solicitud se la denegó por considerar que no se ha reformado de manera positiva en ninguno de los aspectos sociológicos necesarios para vivir en libertad, además de no poseer familiares directos que puedan contenerlo. El 31 de agosto de 2011 y nuevamente el 30 de octubre de 2013 se le volvió a negar la libertad solicitada.

robledo puch

El 4 de febrero de 2016 se cumplieron 44 años de su detención. En noviembre de 2013 pidió que revean la sentencia o que lo ejecuten con una inyección letal, a pesar de que la pena de muerte no puede ser aplicada en Argentina. El pedido no prosperó, pues la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires falló denegando tal beneficio. El 27 de marzo de 2015 la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó un recurso presentado por Carlos Eduardo Robledo Puch (63), el mayor asesino múltiple de la historia criminal argentina, contra la sentencia anteriormente mencionada que le denegó la libertad condicional.

El 10 de mayo de 2016, con 44 años preso, Robledo Puch salió del penal de Sierra Chica por un día. Fue llevado a la Asesoría Pericial de San Isidro para ser sometido a una serie de pericias médicas, debido a su deteriorada salud. Fue escoltado ida y vuelta por una decena de efectivos.


yiya murano

Top 8 asesinos de la historia argentina

asesinos

Comentarios Destacados

abcjuan +76
Que grande Capusotto!
el petiso orejudo
Doctor_Sartre +3
Violencia Rivas!
boludo-atendido
Se dice que esconde los cadáveres en las almohadas
Argentina

48 comentarios - Top 8 asesinos de la historia argentina

Crismera1 +13
Y Barreda?
IVNJOUL
@mghigu Bueno ese es un punto interesante que se me escapaba. La única versión, es la versión de Barreda, verdad ?

Eso es a lo que me refiero. Se sabe que mato a la familia pero la verdadera historia no la conoce nadie (por lo menos, nadie de los que opinaron hasta ahora . . ).

Habría que ver si vecinos o allegados de él y su familia sabían algo al respecto o todo conflicto empezaba y terminaba dentro del ámbito familiar de este personaje y su familia.
IVNJOUL
@mghigu Los medios jugaron un papel importante también en este caso.
Agarraron la historia como si fuera de interés nacional y la exprimieron y aun todavía lo siguen haciendo cuando encuentran el hueco . . .
Me acuerdo que una vez los medios estaban en la puerta de la casa del tipo este y no lo dejaban ni salir a comprar 1/4 de pan tranquilo. Y el tipo se volvía loco por el acoso los sacaba cagando.

Los medios son una basura también. Y digo TODOS.
GANDUL
@IVNJOUL Tal vez la amante, que la tenía antes de cometer los asesinatos supiera algo, pero lo cierto es que desapareció (se borró) al cometer los crímenes y no declaró en el juicio.
BelieberFachero +24
q facha tenia robledo puch, dsp leo
n_o_S +2
Tipico ario argento
Charles_Menem
@MeEstasDiciendo Pero era trolo.
TataToto1 +2
era trolazo, y hasta se dice que intento tocarle el bulto a su compañero complice pero este se nego y por eso lo mato. herni hubiese sido feliz con el u.u
Biltine +5
Y eso sin contar los de T! ...
IVNJOUL -1
Para ambientar el post :


link: https://www.youtube.com/watch?v=gcPIs5QaJCY
abcjuan +76
Que grande Capusotto!
el petiso orejudo
Doctor_Sartre +3
Violencia Rivas!
boludo-atendido
Se dice que esconde los cadáveres en las almohadas
Argentina
shoutstop +12
Walter Alfredo De Giusti (Rosario, 1962 - Rosario, 27 de mayo de 1998) fue un psicópata asesino argentino, se puede considerar un asesino relámpago, tristemente célebre por haber asesinado a las abuelas del músico Fito Páez.

Fue el primer novio de mi vieja de chica, posta. En mi casa no puedo escuchar fito paez, tiene un trauma. Según ella nunca supo de los problemas de esta persona, despues se entero.
poroten +5
naturaleza
GuillermoMarti21 +10
que se siente saber que un asesino serial se empamaba a tu vieja?
mghigu +6
A mi escuchar Fito Paez es lo que me genera un trauma
KekeNorris -8
Entre para ver si estaba Perón,.. me defraudaste gordo
Afrikano_ario +6
nada que ver kpo
Jeff_Dahmer
estos son los post que me gustan +10
el-nefas
muy interesante maquinola +10
Godines_Pedottti
Videla, Massera, Agosti, Galtieri, Aldo Rico... qué equipo de hdp que tenemos.
Godines_Pedottti -1
@98765-12345 1) También es un hdp. 2) No fue así lo que dijo (solamente desde "nunca...". 3)¿Opinás lo mismo que Moreno? En ese caso te sumaría a la lista de forros.
Maybeaway -1
¿Por qué no sumas a los de la triple A y a los montoneros? Ponían bombas, copaban regimientos y mataban a cualquiera que no pensara igual que ellos, los cuales fueron la principal causa por la cual tuvieron que actuar esos mismos que nombras.
Godines_Pedottti
@Maybeaway Bastante hdp esos también pero... ¿"TUVIERON que actuar"? Claro, decís que tuvieron que torturar, tuvieron que desaparecer a 30 mil personas, tuvieron que robar bebés, tuvieron que censurar, tuvieron que arruinar la economía, etc. etc. Qué ignorante.
Kim-Philby -3
puch es el que quiere matar a CFK? hay que hacer una marcha por la liberacion de Robledo Puch, ningún pibe nace asesino en serie, basta de represión policial.
PEPEGAYETA +1
Mira vos!!!!. Al lado de los anteriores, Robledo Puch y El Petiso Orejudo eran nenes de mama. Buen post e info. A fav y mañana van puntos, que como siempre, los deje en post pelotudos de politica.
PEPEGAYETA
+10
BryantEsc
asesinos
Que miras!? La reorejuda concha de tu madre!!
fede_rulos +2
la repetisaorejuda concha de tu madre!
Nunca_la_pongo +12
Que asco loco, en todos o casi todos sale que en algun tiempo estuvieron libres de nuevo, es una mierda la justicia de este pais
Charles_Menem +12
En realidad, si lo pensas bien, hoy en día cualquier pibe chorro de la villa seguramente tiene más asesinatos que estos. Te tiran a matar por 2 mangos en cualquier momento. Antes eran casos "emblemáticos".
-_Gaston_- +2
El mejor comentario del post!
augusto170599 +3
historia

link: https://www.youtube.com/watch?v=sXen4FhtmC0
Petak_23 +3
el comisario Ángel Petti le dio un ejemplar del Código Penal argentino abierto en la página que contenía el artículo 34, que establece la inimputabilidad de aquellos que no entienden lo que hacen, por locura u otra causa. Barreda al parecer se sintió seguro con este dato, y poco tiempo después le confesó todo al comisario.

O sea que el comisario lo re cago para arrancarle la confesion
TemporaryAccount +5
falto el "canibal del parana" Aparico Garay aunque tecnicamente no era argentino. secuestro violo mato y se morfo a un pibe de 11 años y a otros pibes.

asesinatos
Ariel_monito +3
Si te descuidas hay mas hijos de puta asesinos en la actualidad, todos estos son unos nenes de mamá
MeGaPeSiMiStA +5
las villas porteñas ahora deben tener como minimo 10 petisos orejudos cada una
scani +1
María de las Mercedes Bernard.... ah solo yiya murano, solo yiya murano.

robledo puch


link: https://www.youtube.com/watch?v=pCOY2y6zvHo
AgusL24 +2
Mala mia te queria dar positivo, celular de mierda
scani
@AgusL24 Suele pasar, ojala algún justiciero lo detenga. Saludos.
elemisario +1
Y el resumen taringuero? Ejem:
yayi murano Nº de muertes X...
Angel de la muerte Nº de muertes: ....
Barreda Nº de muertes:....
SK8Lautaro -1
loco escuchame o miras mi ult post o te rompo la boca
KishuRBM -1
Me dio mucha paja hacer el post y mas paja hacer el resumen.
alesel +7
alta facha pupu, sabes las minusas que se hubiera comido si no mataba a nadie
yiya murano
bruteforce +5
no creo, el tipo es gay
SAXONgrt +6
asesinos

Norteño o de país limítrofe... Las cosas por su nombre
PedroAramburu +4
Te faltaron varios
el petiso orejudo
Argentina
historia
asesinatos

Y el peor genocida de la historia argentina
robledo puch
elguillefunes
saco al pato
SK8Lautaro
Loco o miras mi ult post o te rompo la boca
fede_rulos +3
yiya murano
brauliocendales
fuera de concurso
Godines_Pedottti -1
De los peores seres humanos de la historia mundial. Vergüenza nacional.
theleo3k +1
el petiso orejudo

que injusticia, porque le decian orejudo?
Lokeame +1
Tremendo, me entretuve un rato con la lectura. Y después me cage de risa con los comentarios
rateroblanco
Argentina

Imagenes exclusivas de barreda despues del crimen