Cuba: La Cultura, conquista de la Revolución

Cuba: La Cultura, conquista de la Revolución


La Cultura, fuente de logros y conquistas de la Revolución Cubana

1. Resumen
2. Introducción
3. Cuba y la cultura después del triunfo revolucionario
4. Cuba vive hoy una profunda revolución de la cultura
5. ¿Hacia donde vamos?
6. Referencias
7. Bibliografía


Resumen

Con el triunfo de la Revolución el 1ro de enero de 1959 la sociedad cubana experimenta profundos cambios en todas sus estructuras. Un amplio proceso de democratización de la cultura tiene lugar y momentos importantes se ponen de relieve desde 1961 con la exitosa y trascendental Campaña de Alfabetización, que alfabetizó a casi un millón de personas. Y es a partir de este momento que la Revolución se fortalece cada día y no desiste en su afán de cultivar al pueblo, única forma de llevar adelante esta Batalla de Ideas cargada de programas y proyectos en pos de un mundo mejor.


Palabras Claves


Cultura cubana

Batalla de ideas

Cultura y Revolución Cubana


Introducción

El concepto de cultura ha sido por siglos de muchas maneras interpretado. Desde la aparición del término (45 años ANE), filósofos, eruditos, oradores y otras personalidades a nivel mundial han modelado el concepto desde distintas aristas. Inicialmente, el vocablo significó cultivo, agricultura, instrucción, y sus componentes eran: cultus (cultivado) y ura (resultado de una acción).

A partir del siglo XVIII, con el Romanticismo, se impuso una diferenciación entre los términos civilización y cultura. El primero se utilizó para referirse a los avances económicos y tecnológicos, lo material; y el segundo, para lo espiritual, es decir, el cultivo de las facultades intelectuales, en ello va presente la filosofía, la ciencia, el arte, la religión, etc. Y es por esto que el término de cultura también se utilizó y se utiliza hasta hoy en día para caracterizar a un individuo como culto o inculto en dependencia del nivel intelectual y artístico que posee.

Ahora, las nuevas corrientes teóricas, han redefinido este término, contradiciendo la conceptualización Romántica: se entiende cultura en un sentido social, por ejemplo, cuando decimos Cultura Maya, Cultura China se esta hablado de las diversas peculiaridades de la vida en esas sociedades. En general, se entiende cultura como el conjunto de actividades que realizan los humanos en una comunidad dada, ya sean científicas, económicas, artísticas o de otra índole (Sastre, ¿Qué entendemos por cultura?, 2003).

Este último concepto permite eliminar la discriminación entre" hombres cultos" y "hombres incultos" que se veía en el concepto romanticista; además, se evita la diferenciación entre los pueblos que, colmo sucedió cuando los nativos europeos fueron encontrados por los europeos, estos los vieron como salvajes solo por tener una cultura distinta.

Creo es válido tener en cuenta el concepto de cultura que da la Real Academia Española, donde se expone: Del latín cultus. Cultivo. Conjunto de conocimientos que le permite a alguien desarrollar su juicio crítico. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico, industrial, en una época, grupo social, etc. Física: Conjunto de conocimientos sobre gimnasia y deportes, y prácticas de ellos, encaminados al pleno desarrollo de las facultades corporales. Popular: Conjunto de las manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de un pueblo.

Según la UNESCO (1994), la cultura es el conjunto de los rasgos definitivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o grupo social. Engloba no solo las artes y las letras, sino también los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

Del contenido de esta definición, inferimos que la cultura abarca tantos aspectos que no existe ninguna manifestación humana que no esté contemplada en el ámbito cultural. Este orden de ideas, nos induce a pensar que todos los seres humanos somos, en una u otra forma, poseedores de cultura.

Y basándome en estas aseveraciones, que no dejan de ser complicadas si queremos enmarcarnos en algún tema específico de la amplia gama de aspectos de la cultura, voy a dirigir esta investigación hacia el papel que ha jugado la cultura, viéndola desde, las manifestaciones artísticas, las investigaciones científicas, la salud, la batalla de ideas, la educación y con ella todos los programas que han surgido para el desarrollo de la Revolución y para que cada uno de nuestros ciudadanos sea más culto y esté mejor preparado, desde sus inicios a partir del triunfo en el año 1959, hasta hoy en día en que la cultura constituye uno de nuestros mayores logros y a la vez, fue y es base para obtener otros laureles en diversas esferas de nuestra sociedad socialista. Porque como dijo nuestro comandante en el discurso pronunciado en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999: "Una Revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas."

Cuba y la cultura después del triunfo revolucionario.

En los inicios…


Con el triunfo de la Revolución el 1ro de enero de 1959 la sociedad cubana experimenta profundos cambios en todas sus estructuras, las funciones culturales gubernamentales eran desempeñadas por la Dirección de Cultura del Ministerio de educación y todas las actividades respecto al tema cultural recaían en la gestión de instituciones de carácter privado y asociaciones voluntarias.

En 1961 se funda el Consejo Nacional de Cultura, como primera institución gubernamental independiente, encargada de la política de desarrollo cultural en el país. Comenzó desde entonces un amplio proceso de democratización de la cultura y se instauraron instituciones simbólicas para la cultura del país como fueron el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), creado apenas a 83 días del triunfo de la Revolución Cubana; la Casa de las Américas, en abril de 1959, para desarrollar las relaciones socioculturales con los pueblos hermanos de América; y la Escuela Nacional de Arte, en 1962, que fue el principio de la sorprendente expansión de la enseñanza artística, como una de las obras más trascendentales y hermosas de la Revolución expresada en el desarrollo y prestigio alcanzado por el arte en Cuba.

Ya en 1961, el 30 de junio, Fidel Castro se reúne con artistas y escritores para realizar una intervención que históricamente se conoce con Palabras a los intelectuales, donde quedan expresados los principios de la política cultural del gobierno revolucionario; y en agosto se realiza el Primer Congreso de Escritores y Artistas, gestor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) , un congreso que permitió formular los principios de nuestra cultura, los cuales se basan en el desarrollo humano como eje esencial en la nueva sociedad. En 1976, dentro del proceso de institucionalización de los Órganos de la Administración Central del Estado, se creó el Ministerio de Cultura con la responsabilidad de dirigir, supervisar y ejecutar la política cultural.

De igual forma se constituyeron las Direcciones Provinciales y Municipales de Cultura, los que se responsabilizan en la aplicación de la política cultural a este nivel.

Ya en 1989, después de un proceso de reorganización y la experiencia acumulada, surgen nuevas instituciones como el Instituto Cubano de la Música, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, que juntos al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y el Instituto Cubano del Libro, instituciones docentes, de investigación, de preservación y cuidado del patrimonio, de trabajo en la comunidad, y otras, integran el sistema del Ministerio de Cultura.

El comienzo tampoco fue nada fácil para la educación, que a mi entender es cimiento de la cultura; solo imaginarse que el 30 por ciento de las personas con edad suficiente que no sabían leer ni escribir y un 60 por ciento de analfabetos funcionales, si se toman en cuenta los jóvenes y adultos desprovistos de conocimientos y cultura que no rebasaban el tercero o cuarto grado de una enseñanza primaria sumamente deficiente.

No existían los maestros suficientes para educar a millones de niños y adolescentes, hubo que formarlos. Tampoco había profesores ni escuelas para ellos cuando esa gran masa llegara a sexto o noveno grado. Hubo que combinar las tareas de un grupo de vanguardia, como estudiantes de Pedagogía con décimo grado aprobado y la vez profesores de secundaria básica, y más tarde hacer lo mismo en los centros de enseñanza media superior, con doce grado aprobado.

No existían además círculos infantiles, ni escuelas especiales, ni escuelas deportivas, ni técnicas y de formación profesional, ni suficientes escuelas primarias para la masa total de niños y adolescentes en edad escolar. Hubo que luchar muy duro para que poco a poco pudiéramos estar en los niveles de educación actual, cuando más de dos millones y medio de niños, adolescentes y jóvenes van a la escuela y más 300 mil estudiantes cursan carreras en el nivel superior.

Apuntaba el Comandante Fidel Castro en su discurso en la inauguración del curso escolar 2003 – 2004, en la Plaza de la Revolución, La Habana, que entonces solo se disponía de tres centros universitarios con un reducido grupo de carreras. Y fueron creados, en menos de 25 años, más de 50 centros superiores de enseñanza, donde se imparten en la actualidad 85 carreras distintas. Además, es importante apuntar de este discurso que "de 11 millones 177 mil 743 habitantes que hay en la isla, solo el 0.2 por ciento son analfabetos, casi únicamente personas de avanzada edad que no dispusieron del sistema educacional con que cuenta nuestro país en la actualidad".

Y todo esto fue creado por la Revolución a un ritmo nunca visto. Muchos momentos importantes se sucedieron como la exitosa y trascendental Campaña de Alfabetización (desde 1961), que alfabetizo a casi un millón de personas, y la creación de la Imprenta Nacional la cual inicia la publicación de la obra de los grandes maestros de la literatura universal, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes y Saavedra, primera edición cubana, con una tirada de 100 mil ejemplares en cuatro tomos.

No se puede negar que entre todos los países, grandes, pequeños, ricos y pobres, Cuba, en el campo de la educación, ocupa el primer lugar.

Los años `90.

Cuando se cayó la Unión Soviética, nuestro país entró en una profunda crisis, causada por la desaparición del mercado mundial socialista del cual formaba parte y la destrucción de un proyecto histórico que ya había dado formas y estrategias a la revolución cubana. Ante el trágico naufragio del socialismo europeo, el cual prometía arrastrar a nuestro caimán a la perdición también, nuestro comandante, Fidel Castro y la vanguardia de nuestro país decidieron enfrentar la catástrofe con la lógica de guerra de von Clausewitz: encarar al enemigo con las tropas adecuadas, en el momento adecuado y en el lugar adecuado.

Y en nuestro caso significó superar primero la crisis económica.

Cuba vive hoy una profunda revolución de la cultura.

Hoy, a poco más de 14 años del nuevo modelo de desarrollo, el éxito de la economía de la isla es incuestionable. Ante la incesante agresión de Estados Unidos (1992, ley Torricelli; 1996, Ley Helms-Burton-Clinton, los ardides tramados en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU durante todos estos para que Cuba sea acusada de violar los derechos humanos de los ciudadanos y las medidas implantadas con el objetivo de recrudecer la política asfixiante e inhumana contar nuestro pueblo), se estabilizó el frente de guerra principal y se concentraron las fuerzas en el segundo campo batalla: la renovación política. Medidas y leyes que han sido necesarias instituir para preservar nuestras conquistas.

La consolidación de este frente ha dado lugar a la Batalla de las Ideas, a la revolución de la cultura. Esta nace con una gran ofensiva de movilizaciones físicas e ideológicas, motivadas por el secuestro del niño cubano Leían por la mafia cubano-estadounidense. Se trata de una contraofensiva a los sectores imperiales – anexionistas; contraofensiva que desembocó en un movimiento generalizado de culturización, que sobre las bases de la identidad patriótica – revolucionaria y la lucha de las ideas, pretende construir un nuevo proyecto histórico de la humanidad: el socialismo del tercer milenio.

Estamos cosechando los frutos de más de cuarenta años de formación de las mayorías, el ritmo de avance de la revolución de la cultura ha sido vertiginoso y lo demuestra la violenta reacción de la mafia anticubana y todo el mecanismo del gobierno estadounidense: la derrota de los secuestradores de Elián; las hazañas en la medicina, biotecnología y educación del país, que no tienen paralelo en el Tercer Mundo; la falta de corrupción en el sistema político y de niños mendingando en las calles; las marchas de más de un millón de personas en La Habana los primeros de mayo y los gestos de solidaridad en otros países del mundo y en nuestro propio país con la presencia de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas donde estudian miles de jóvenes de diversos países, la atención médica que se les brinda a enfermos de otras latitudes y el internacionalismo de nuestros médicos en la hermana república de Venezuela; todos estos triunfos de la revolución cubana han causado la ira de los "contras" en Estados Unidos, y es por ello que cada vez arrecian más el bloqueo económico para asfixiarnos y rendirnos por hambre y desesperación.

Los medios de la revolución de la cultura son muchos para que nuestro pueblo no se doblegue ante la política norteamericana. Mucho ha sido el trabajo desarrollado por las instituciones culturales para elevar la cultura de nuestra población y son varios los resultados vistos en estos años: el acceso y participación del pueblo a la cultura con la incorporación activa de trabajadores, campesinos, estudiantes y niños, como público o como participante, cada año se celebran festivales de canto y danza donde los más pequeños hacen gala de todos sus conocimientos y aptitudes; el estudio de las raíces culturales, el reconocimiento de sus valores, el desarrollo de estos, la investigación del folklore; la organización del sistema de enseñanza de las artes, desde el nivel elemental, hasta el superior, del cual han egresado eminentes figuras cuya obra ha alcanzado renombre nacional e internacional; la creación de escuelas formadoras de instructores de arte en cada una de las provincias; la creación de una cinematografía nacional, cada año podemos disfrutar de varios festivales de cine, siendo el más relevante el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, donde se puede apreciar el valor y la calidad no solo de nuestro cine sino del cine latino que en la mayoría de los casos no llega a las pantallas internacionales por la propia globalización de la cultura que llevan a cabo las grandes potencias y entre ellas la más poderosa, Estados Unidos; es un espacio más donde podemos situarnos en la historia y situación actual, cultura y valores de otros países del mundo. La extensión de los movimientos culturales a las zonas rurales y montañosas y la introducción de las nuevas tecnologías en los procesos de creación y promoción artística y literaria, son otros de los grandes retos propuestos y alcanzados por nuestra revolución de la cultura.

Los programas de desarrollo cultural que se llevan a cabo en nuestro país constituyen expresión de la política cultural cubana y de los principios que la sustentan. No cabe duda que en el modelo social cubano la cultura es un incuestionable instrumento de transmisión de valores éticos que actúan en el crecimiento humano.

Las raíces históricas de la cultura y su devenir actual posibilitan una proyección futura a partir de la comprensión del compromiso social y de liberación contenido en ella, de su visión latinoamericana y universal y de las posibilidades de su desempeño dinámico e integrador.

Seguimos los principios que nos hemos plantados desde los inicios de la Revolución y que mantienen su vigencia, dado que son inherentes a la esencia de nuestro modelo social, recogen la historia, el pensamiento y la cultura del país y conservan su correspondencia con las condiciones socioeconómicas y políticas ideológicas de la actualidad. Ellos son:

* La reafirmación y desarrollo de la identidad nacional y la vocación universal y profundamente latinoamericana y caribeña de la cultura nacional.
* La conservación y difusión del patrimonio cultural.
* El reconocimiento a la diversidad cultural.
* El fomento y estimulo a la creación artística y literaria.
* El respeto y apoyo al protagonismo y creatividad de las comunidades en la conducción de sus procesos socioculturales.
* El reconocimiento al papel de la cultura en el impulso y orientación de los procesos socioeconómicos.


La Universidad para Todos, es un gigantesco paso hacia adelante en el proceso educacional y de formación de valores en la población cubana. Diariamente emite cuatro horas de programas culturales y científicos por televisión; además, la vinculación de las escuelas a la computación y su dotación con más de 15 mil videocaseteras para el uso de programas docentes y científicos que apoyan en gran medida el desempeño del maestro y los estudiantes en cada aula; la creación de los dos canales educativos, donde se trasmiten desde clases hasta las mejores películas, programas sobre grandes personajes de la historia de la humanidad y noticias del orden cultural, social y político nacional e internacional, son aportes significativos a la educación y la cultura.

Los programas de la Revolución también se evidencian en la asignación de computadoras a todas las Direcciones Municipales de Cultura con servicios de correo electrónico y posibilidades de acceso a Internet; la dotación a todos los centros docentes del país, incluso a aquellos que están en los lugares mas apartados e intrincados de nuestro país, de televisores y videos para el desarrollo de un programa audiovisual, además de las computadoras y la creación de nuevas escuelas de formación de instructores de arte en todo el territorio y de nuevas escuelas de artes plásticas, entre otras manifestaciones de esta tarea que fragua a cada minuto el sentimiento revolucionario y solidario de cada niño y cada joven.

Se ha logrado establecer La Feria del Libro de la Habana, que ya hoy se realiza en no menos de 30 ciudades del país.

Se dispondrá de nuevas capacidades de impresión que le permitirán a nuestra población acceder a las mejores obras literarias y temas científicos, políticos, sociales y culturales, a un costo mínimo, mediante el sistema de bibliotecas familiares, ideado en Cuba y que ya comienza a extenderse a otros países, al igual que los sistemas de alfabetización por radio y televisión que podrán revolucionar la educación en el mundo.

Otro aspecto en el cual se ha avanzado en gran medida es en la creación y desarrollo de los Joven Club de Computación, donde se imparten cursos y se realizan concursos que estimulan el aprendizaje de quienes reciben sus beneficios.

Se ha creado el empleo de estudiar. Decenas de miles de jóvenes que no estaban haciendo prácticamente nada, hoy están estudiando y se les paga un salario para estudiar, preparándolos para su reinserción en la sociedad. Y es así como también se cultiva, crecen, se informan y puede aportar su granito de arena a esta Revolución. Y no se quiere preparar a nuevos hombres y mujeres aislados del mundo actual, lleno de contaminación, guerras, pobreza e injusticias; no! Nuestro gobierno quiere que nuestros ciudadanos y en especial, los jóvenes, estén al tanto de todos los acontecimientos que ocurren día a día en el mundo y que por demás, sepan enfrentarse a cada una de las dificultades que este complejo camino por donde va la humanidad promete.

Otros resultados que podemos apreciar en estos últimos años son:

* Reapertura del Teatro Amadeo Roldán en el 2000.
* Reapertura del Museo Nacional de Bellas Artes en el 2001, ahora con dos edificaciones más.
* Desarrollo del movimiento de cantorías Infantiles.
* Introducción de nuevas tecnologías.
* Ampliación y diversificación de la programación.
* Aumento de la producción editorial.
* Reapertura de más de 100 museos municipales entre 1997 y 2000.
* Desarrollo de importantes eventos y festivales.

¿Hacia donde vamos?

Y es que esta generación debe librarse de la globalización cultural que tratan de imponer los más poderosos, convirtiendo a la juventud en sinónimo de superficialidad y de frivolidad; para ellos es muy importante la tontería y el desmonte de los mecanismos intelectuales entre los jóvenes. Y un ejemplo muy interesante esta en la película que se llamó Forrest Gump [1994, dirigida por Robert Zemeckis y protagonizada por Tom Hanks], ganadora de seis Oscares, planteaba la tesis de ¡El idiota feliz e integrado! La idea de que es el imbécil quien puede lograr realmente la felicidad, es decir, que es el tonto el que alcanza la felicidad. Y el que es integrado sin discutir, se integra... ¡hasta llega a ser veterano en Vietnam!... ese idiota. No tiene conflicto. Este análisis fue realizado en una intervención del Ministro de Cultura, Abel Prieto, en la Cátedra de Formación Política Ernesto Che Guevara, el 3 de mayo del 2004, "El Che en la Revolución Cubana y la lucha actual por la hegemonía socialista"

En esta intervención, el ministro alude a otros ejemplos muy interesantes y dignos de analizar, como por ejemplo, programas como "El Show de Cristina" donde las personas van a contar falsos problemas y a reírse unos de otros por dinero o por salir en la TV y denota que lo peor es que existen millones de hispanos que ven este tipo de programas que al final no trasmite ninguna idea, ninguna enseñanza.

Estamos viendo desde este punto de vista, que para los poderosos, la cultura sería un aspecto que iría en contra de la felicidad de los seres humanos porque con al desinformación, el analfabetismo y la incultura de las masas ellos pueden lograr todos sus pérfidos propósitos sin preocupación de que casi todo un mundo se vuelque sobre ellos con al fortaleza no solo de la agresión militar, sino con la fuerza de las ideas, que es mucho más poderosa y segura.

En el mundo actual, la globalización neoliberal se abre paso como característica fundamental de este milenio, y con ella se trata de imponer un monopolio de la información y las comunicaciones, se desarrolla el 4to Poder, con la manipulación de mensajes portadores de consumismo, banalidad y mediocridad encaminados al empobrecimiento espiritual difundidos por las más potentes tecnologías y dirigidos a desarrollar un determinado modo de pensar y actuar de las personas.

Frente a esta situación, la cultura como valor universal, es la vía más segura e infalible para enaltecer las aspiraciones creativas del ser humano.

El cultivo y respeto de los valores culturales nacionales y universales, es una buena práctica a partir de la cual cada individuo debe ser capaz de comprender y evaluar críticamente la realidad contemporánea, esto constituye una necesidad insoslayable.

En el modelo social cubano le cultura es un instrumento insustituible de trasmisión de valores éticos que favorecen el crecimiento humano.

Si con el triunfo de la Revolución se privilegió a la democratización de la cultura, las circunstancias actuales nos obligan a profundizarla, elevando la cultura general e integral asumida como política cultural esencial del país; proporcionando mayor calidad de vida humana y preparando mejor a los cubanos para enfrentar los retos del mundo que nos ha tocado vivir.

Y nuestra respuesta a este proceso que va destruyendo de a pocos a nuestros pueblos, es la cultura y la educación: Formación de instructores (música, teatro, danza y artes plásticas) de arte que desde los primeros pasos del niño por la primaria inculquen en ellos hábitos culturales y formativos y de crecimiento espiritual, haciéndole ver al infante que no es más feliz el que puede más compra, que una sociedad consumista no es un buen camino para la subsistencia del ser humano que cada vez se ve más comprometida por los daños al medio ambiente, cada vez más severos. Se debe insistir en que de la cultura son hijas, la calidad y enriquecimiento de la vida, que es un antídoto contra el consumismo.

El mundo se va perdiendo en un abismo de ignorancia, analfabetismo y hambre. La gente lee menos cada vez, los libros cuestan más caros cada día y las personas se vuelven más maleables; y lo peor, a conveniencia de un pequeño grupo de poderosos.

Lo más triste es que la solución esta ahí, alcance de nuestras manos, al alcance de las manos de los más poderosos, de los dueños de las grandes empresas, de aquellos que oprimen a los países tercermundistas y que hoy tienen en sus manos el futuro del planeta.

Asegura el Comandante Fidel Castro, en su discurso en la inauguración del segmento de alto nivel del sexto periodo de sesiones de la conferencia de las partes de la convención de las Naciones Unidas de la Lucha Contra la Desertificación, que un mundo mejor es posible. Que con una inversión inicial de 3 millones de dólares en un breve periodo de tiempo, y 700 millones en cada uno de los nueve años subsiguientes, destinados a material educativo y equipos, incluidos un millón y medio de paneles solares para las comunidades de difícil acceso y donde no exista corriente eléctrica, en doce años es posible alfabetizar y conducir hasta sexto grado a 1.500 millones de analfabetos y semianalfabetos. Nuestro comandante asegura además, que esto generaría un gasto de menos de 10 mil millones de dólares, equivalente a menos del 0.004 por ciento del producto Interno Bruto de los países desarrollados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en un año.

Y esta inversión, desde mi punto de vista, sería totalmente viable si analizamos que los problemas actuales tienen su cuna en el analfabetismo. Todo está asociado: analfabetismo, desempleo, hambre, enfermedades, falta de agua, de viviendas, de electricidad, desertificación, cambio de clima, desaparición de los bosques, inundaciones, sequías, erosión de los suelos, biodegradación, plagas y demás tragedias son inseparables.

Nuestro pueblo pasará a la historia por los logros obtenidos en los campos de la educación, la salud y la cultura, en tiempos tan difíciles como los que atravesamos hoy en día.

Vamos hacia una mejor sociedad cubana, con hombres de nuevo tipo capaces de luchar por los principios en los cuales creen, como ha sido hasta ahora; hombres cultos y preparados para enfrentarse a este mundo totalmente unipolar y globalizado.

Y como expresó Fidel Castro en su discurso "Una revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas", pronunciado el 3 de febrero de 1999 en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela:

"Hay que trabajar, persuadir, luchar y perseverar. Jamás desalentarse."

Referencias

1. La UNEAC es una organización social, cultural y profesional, no gubernamental, con Status Consultivo II en el Consejo Económico Social de Naciones Unidas con personalidad jurídica propia y plena capacidad legal, que agrupa a los escritores y artistas cubanos (sobre la base de su currículum artístico).

Fue fundada el 22 de agosto del año 1961 por nuestro Poeta Nacional Nicolás Guillén, con el objetivo de preservar el proyecto de justicia social e independencia nacional.

Desde su creación ha estado representada por artistas de reconocido prestigio en todos los ámbitos de las artes estéticas y filosóficas. Entre las figuras que han estado en su dirección se encuentran: Alejo Carpentier, José Lezama Lima y René Portocarrero.

Y dentro de sus principales funciones está: representar los intereses profesionales de todos sus miembros para que puedan llevar adelante su labor social, para que puedan llevar adelante su labor social, disponer de las condiciones adecuadas y recibir los estimulos morales y materiales que alientan la creación literaria y artística; propiciar debates, foros, festivales y concursos; ampliar y desarrollar los vinculos entre el arte y la educación, contribuyendo a garantizar la base material de estudio, entre otras.

2. Ministerio de Cultura de la República de Cuba, http://www.min.cult.cu

Bibliografía


1. Discurso del Comandante Fidel Castro, Jefe del Consejo de Estado y de ministros de la República de Cuba, "Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas", pronunciada en el Aula Magna de la universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999.

2. Discurso del Comandante Fidel Castro en la inauguración del segmento de alto nivel en el sexto periodo de sesiones de las partes de la convención de las Naciones Unidas "Lucha Contra la Desertificación".

3. Discurso del comandante Fidel Castro en el inicio del curso escolar 2003 – 2004, en la Plaza de la Revolución, Ciudad de la Habana.

4. Discurso de Abel Prieto, Ministro de Cultura de la República de Cuba, en la Cátedra de Formación Política Ernesto Che Guevara, el 3 de mayo del 2004.

5. Pola, Juan A. (1989) Entrevistas, temas relacionados con la cultura.

Autor:

Liudmila Surnay Rodney Francis


Ingeniera Informática y profesora de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI).

lrodney[arroba]uci.cu

Cursos de postgrados cursados:

Ideología de la Revolución Cubana.

Inglés Intermedio

Gestión de Proyectos Internacionales

Infotecnología

Escuela Política del Partido Comunista de Cuba

==================================================
FUENTE:
http://www.monografias.com/trabajos21/cultura-cuba/cultura-cuba.shtml

Cuba

Fuentes de Información - Cuba: La Cultura, conquista de la Revolución

Dar puntos
6 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 3.371 Visitas
  • 2 Favoritos

1 comentario - Cuba: La Cultura, conquista de la Revolución

@Gabogill Hace más de 2 años
no salto nadie!!!!!! que raro?, pense que era un mundo liberal