epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Contaminación acústica, ¿Qué es y cómo prevenirla?

Uno de los tipos de contaminación más dañinos para la salud del ser humano es la contaminación acústica, un problema ambiental con mayor presencia en la actualidad debido al desarrollo de actividades industriales, comerciales y de servicios en las que se generan distintos tipos de ruido que pueden dañar a seres humanos y animales en general. En México la NOM-081-SEMARNAT, modificada por última vez el 13 de enero de 1995 establece los límites máximos permisibles de emisión de ruido y su método de medición.

Existen muchas alternativas para el control de ruido industrial, como la lana mineral, que puede utilizarse para cubrir muros o aislar maquinaria ruidosa; sin embargo, en exteriores la contaminación sonora puede ser difícil de controlar ya que intervienen diferentes actividades humanas como el tráfico urbano, la construcción, los comercios, aviones, etc. Estas emisiones pueden ocasionar consecuencias a la salud que van más allá del daño directo al nervio auditivo, ya que el ruido afecta directamente al cerebro y puede causar daños cardiovasculares.

Las principales fuentes de contaminación acústica son las industrias, como la minería y la transformación de metales, que pueden generar ruidos al exterior si no se toman medidas adecuadas; sin embargo el transporte vehicular es un gran generador de ruido, especialmente en los caminos muy transitados donde solemos escuchar el claxon, las sirenas de policías y ambulancias y los motores de motocicletas y automóviles. La construcción es otro sector generador de ruido, especialmente el ocasionado por la maquinaria, el transporte de materiales, el corte y todas las actividades propias del sector.

Sin embargo, los hábitos sociales son otro gran problema, difícil de ser regulado ya que es la población quien emite ruidos indeseables hasta en altas horas de la madrugada, alterando el descanso de los vecinos y dañando la salud propia y de los familiares.

Medir el ruido es el primer paso para controlarlo, para esto se utilizan aparatos especiales como el sonómetro o el decibelímetro, que indican si el ruido generado se considera contaminante o no. El sonido de una conversación normal alcanza los 50 dB, en un entorno de oficina los empleados se exponen a un aproximado de 70 dB, mientras que al interior de una fábrica se alcanzan los 80 dB; por su parte, el tráfico rodado alcanza los 85 dB, el claxon de un automóvil los 90 dB, el interior de discotecas es de 110 dB y las taladradoras alcanzan los 120 dB. Si tomamos en cuenta que el límite permitido de la OMS es de 85 dB y el umbral de dolor comienza a los 140 dB, podemos notar lo fácil que es estar expuestos a entornos ruidosos sin apenas notarlo, ya que el oído se acostumbra al ruido y comienza a perder poco a poco sus facultades.

¿Cómo protegernos de este tipo de contaminación?
  • Aislamiento: tanto las viviendas como las oficinas e industrias se pueden aislar con materiales acústicos como la lana mineral o la fibra de vidrio, colocándolas en los muros y ventanas para impedir la transmisión del ruido al interior.
  • Barreras acústicas: Aquellas industrias que utilizan maquinaria ruidosa o vibratoria, puede colocar barreras alrededor de ella para impedir que el ruido moleste a los trabajadores o que salga de las instalaciones.
  • Tapones para oídos: Muy utilizados en las industrias donde el ruido es insoportable y prácticamente imposible de controlar; es indispensable utilizar materiales suaves y resistentes para evitar el daño auditivo.

0 comentarios - Contaminación acústica, ¿Qué es y cómo prevenirla?

Los comentarios se encuentran cerrados