El Día de Reyes conmemora la llegada de los Reyes Magos a Belén para rendir tributos al niño Jesús, según la tradición cristiana. El 6 de enero también se celebra el día en que Jesús adulto fue bautizado por san Juan Bautista en el Río Jordán.






¿De dónde vienen los Reyes Magos?



El 5 de enero las cartas para los Reyes Magos están listas en el árbol de Navidad, otras más son colgadas en globos que se dejan ir al cielo abierto. Así se vive actualmente, pero ¿de dónde viene la leyenda de los Reyes Magos?

Se trata de un relato incluido en la Biblia, en el Evangelio de San Mateo y -según el ex director general de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, José Iturriaga- la historia tiene mucho de creación literaria pues es tan antiguo que la información tiene muchas lagunas, tantas que se dice que no eran reyes ni magos sino astrólogos babilonios o sacerdotes persas.

El Evangelio de San Mateo dice que “unos magos, guiados por una luminosa estrella, llegaron a Belén para adorar y ofrecer sus místicos obsequios al recién nacido Mesías”. Pero es tal la falta de información que “muchos autores consideran que el evangelista, que escribía para los judíos, los utilizó como recurso para realzar la naturaleza divina y el carácter de Jesús como Mesías”.

El investigador aclaró que antes del siglo IV DC, el nacimiento del niño Jesus se celebraba el 6 de enero y no el 25 de diciembre y que el número de tres Reyes Magos lo fijó el Papa León I en el siglo V, probablemente para incluir a las tres razas imperantes en el mundo: semita, aria y negra.




¿Y el corte de la rosca?

Cortar la rosca (un pan en forma de anillo cubierto de azúcar y pedazos de fruta cristalizada) proviene de la baja Edad Media, entre los siglos VII y X, de Francia. La idea del muñequito con forma de niño que hay dentro de la rosca nació en la corte de Navarra, en aquel tiempo un haba se introducía en un pastel. El investigador señaló que en el siglo XIV, los niños partían este pastel y a quien le tocara se proclamaba rey de las habas y recibía regalos durante todo el año.

“No está documentado el periodo en que las habas fueron sustituidas por los muñequitos o niños Dios, primero de porcelana y ahora de plástico, lo que sí se ha comprobado es que en el siglo XIX lo que se usaba dentro de la rosca de reyes era precisamente un muñequito que simboliza al niño Jesús”, dijo Iturriaga.

La rosca llegó a México en los primeros años del Virreinato, con los frailes que llegaron a evangelizar a los indígenas. En nuestro país, a quien le toque el “muñeco” debe organizar una fiesta el 2 de febrero, Día de la Candelaria, fecha en que se celebra la cuarentena del parto de María, y ofrecer tamales y atole a sus invitados. Además tiene que vestir al “niño” y llevarlo a bendecir.











Fuente:

http://mundo52.com/cultura/2009/01/05/973/%c2%bfde-donde-vienen-los-reyes-magos/