conoce tu wifi de tu zona
conoce tu wifi de tu zona

Gracias a NetStumbler, una utilidad completamente gratuita, podemos analizar el espacio inalámbrico cercano a nuestra casa y obtener información acerca de los puntos de acceso que nos rodean, con datos tan importantes como su calidad de señal y la cobertura que ésta ofrece

Paso 1
Una utilidad gratuita


La pasión por las redes inalámbricas es más que evidente, y cada vez son más los usuarios que no solo dominan esta tecnología de comunicación, sino que se muestran altamente interesados en conocer algo más sobre las que les rodean. En este sentido, existen potentes herramientas como Kismet (www.kismetwireless.net), cuya principal dificultad es que debe ser instalada directamente sobre un sistema Linux utilizando solo determinadas tarjetas WiFi. Y aunque la complejidad y posibilidades de la aplicación son elevadas, el hecho de tener que hacerla funcionar directamente desde Linux y vía intérprete de comandos echará para atrás a más de uno.



Por ello, en esta ocasión, os vamos a mostrar en detalle el funcionamiento de NetStumbler ([www.netstumbler.com), un programa totalmente gratuito que funciona sobre Windows y que ofrece interesantes características para analizar y conocer mejor las redes inalámbricas que nos rodean.



Así, gracias a él, podremos saber si nuestra red está correctamente configurada, analizar la cobertura que ofrece en diferentes ubicaciones de nuestra casa u oficina, detectar señales que puedan causar interferencias, obtener la orientación óptima de antenas para zonas amplias o largas distancias, conseguir más datos sobre los puntos de acceso que nos rodean, e, incluso, realizar WarDriving empleando para ello utilidades como Stumbverter (www.sonar-security.com/sv.html) en conjunción con Microsoft Maps. Sin embargo, por ahora, solo nos vamos a centrar en conocer y dominar NetStumbler.



Paso 2
Instalación y requerimientos


Como es lógico, comenzaremos por descargar la última versión disponible directamente desde el enlace www.netstumbler.com/downloads. La instalación no encierra ninguna complejidad, pues bastará seguir el asistente de instalación con el clásico Next hasta finalizar con la misma.



Sin embargo, hemos de tener presente que NetStumbler no funcionará correctamente con cualquier tarjeta inalámbrica. Así, solo se soportan ciertos chipset inalámbricos de tecnología 802.11a/b/g, que, eso sí, podemos encontrar en multitud de tarjetas WiFi del mercado (tanto integradas como externas). En este sentido, para más información, os remitimos a la dirección http://stumbler.net/compat/.



Si no contamos con una tarjeta soportada, NetStumbler simplemente no funcionará. Además, mientras que ciertas tarjetas permitirán contar con el 100% de las funcionalidades, con otras solo podremos obtener información de las redes, pero no mostrar el nivel de interferencia de ciertas señales. En todo caso, la lista es larga, por lo que hay muchas posibilidades de que podamos disfrutar de NetStumbler. Por último, para los que tengan Windows Vista, os recomendamos no perderos el último paso de este práctico.



Paso 3
Entorno básico

Una vez instalada la aplicación, nada más iniciarla, el programa detendrá automáticamente el servicio de configuración inalámbrica de Windows para evitar problemas o interferencias de funcionamiento, y asegurarse así el control total sobre la tarjeta WiFi. Lo que veremos a continuación será una interfaz que mostrará en la parte derecha las redes inalámbricas detectadas, junto a una gran cantidad de información sobre ellas, mientras que en la parte izquierda aparecerán de manera categorizada diferentes parámetros o características para poder ver clasificadas rápidamente todas esas redes detectadas.



Además, se nos mostrará la dirección MAC de cada punto de acceso o dispositivo en modo Ad-Hoc, junto a un icono que ofrecerá información rápida de su estado. Así, un círculo sin candado será una red WiFi abierta y sin seguridad, mientras que el candado informará de cifrado WEP o WPA. Además, el color de fondo nos indicará la calidad de su señal y la disponibilidad de la misma, pasando del gris, al naranja, amarillo o verde, según la intensidad de la recepción.



Paso 4
Interpretación de los datos

En el listado de redes inalámbricas se muestra una buena cantidad de información sobre ellas que puede ser de gran utilidad. De entrada, comenzaremos por el valor SSID, que nos informa del nombre de la red inalámbrica, con lo que comprobaremos que nuestra WiFi cuenta con una denominación exclusiva.



La siguiente columna, Chan, se detiene en el canal utilizado por la red WiFi. Es importante configurar nuestro punto de acceso para que emplee uno libre o, en zonas muy saturadas, el de otras redes que nos lleguen con escasa potencia, lo que evitará cortes o caídas bruscas en las prestaciones. Desde Speed, podremos conocer el estándar de las redes que nos rodean y su velocidad (802.11b a 11 Mbps y 802.11g a 54 Mbps). Vendor permite conocer la marca del punto de acceso, aunque es un dato que no siempre estará disponible (consultar cuadro adjunto); mientras que en Type podremos saber si se trata de un punto de acceso (AP) o de un equipo AdHoc (Peer). Finalmente, Encryption informará del tipo de cifrado WEP o WPA, aunque la información aquí presentada no es fiable al 100%.



Paso 5
Conocer a fondo la señal


Siguiendo con las columnas de datos, lo más interesante lo encontramos a partir de SNR. Este dato nos informa del nivel de ruido de la señal de un determinado punto de acceso, y se calcula restando el nivel de señal al nivel de ruido (o interferencias) que confluyen en un determinado canal o punto de acceso. A mayor diferencia del SNR, mejor calidad de señal, mientras que a menor diferencia, peor calidad de señal.



Signal muestra el nivel de señal detectado para una determinada señal WiFi (y en Signal+ su valor máximo). Por su parte, Noise muestra el nivel de ruido registrado para cada señal WiFi, y Noise-, el nivel mínimo. SNR+ hace lo propio con el nivel de ruido de la señal máximo registrado. Además, contamos con Latitute y Longitude, donde, si disponermos de un GPS conectado, se nos mostrarán las coordenadas geográficas de localización de la señal. Por último, First Seen y Last Seen se encargan de enseñarnos la hora primera y última de localización de la señal.



Por último, comentaremos que ciertas tarjetas WiFi, como la Intel 3945ABG que empleamos en nuestro equipo de pruebas, no son capaces de detectar el ruido existente por culpa del controlador utilizado (el NDIS 5.1), por lo que siempre muestran el valor -100. Eso no supone que no exista ruido, sino que la tarjeta no es capaz de detectarlo.



Paso 6
Todo se ve mejor gráficamente

Os vamos a mostrar gráficamente el concepto de SNR, Signal y Noise que veíamos en el punto anterior, y que quizá resulta algo complejo de comprender. Empezamos desplegando el árbol izquierdo y buscando, por ejemplo, el SSID de un punto de acceso que nos interese. Si pinchamos sobre su MAC, veremos a la derecha una gráfica que nos mostrará varios datos. En verde aparece la intensidad de la señal (a mayor altura, mejor calidad), mientras que en rojo, si nuestra tarjeta lo soporta, veremos el nivel de ruido (a mayor altura, mayor ruido). La diferencia entre ambos valores será el SNR y se expresa en dBm.



Paso 7
Información a partir de la MAC


Un aspecto interesante que nos ofrece la dirección MAC de cada dispositivo de red es que los primeros seis dígitos nos ofrecen valiosa información acerca del fabricante y desarrollador del equipo de red. Por ello, aunque NetStumbler nos indique fake como fabricante, esto será porque el propio programa cuenta con una lista limitada de suministradores y no sabe decirnos de cuál se trata. Para averiguarlo por nuestra cuenta, podemos acceder a la dirección http://standards.ieee.org/regauth/oui/oui.txt, donde podremos ver un largo fichero de texto en el que solo tendremos que buscar el fabricante que coincide con los seis primeros dígitos de la MAC de un determinado punto de acceso o de cualquier dispositivo de red de nuestro interés.



Paso 8
Incompatiblidad con Windows Vista

Antes que nada, hay que tener presente que NetStumbler no funciona bajo Windows Vista. Bueno, no hay que ser tan categórico, puesto que basta darse una vuelta por distintos foros para comprobar cómo algunos usuarios son capaces de instalar y hacer funcionar la aplicación bajo este nuevo entorno de Microsoft. Sin embargo, la inmensa mayoría no es capaz de que la aplicación acceda a la tarjeta WiFi para poder analizar el espacio radioeléctrico. Por otra parte, los desarrolladores de NetStumbler no han ofrecido fecha alguna sobre la disponibilidad de una nueva versión compatible con Windows Vista, por lo que, mientras tanto, lo mejor será disponer de un equipo con Windows XP si queremos realizar tareas como las que nos ofrece NetStumbler.