Aqui les dejo una lista que encontre sobre los mitos y verdades sobre lo que nos dicen que es bueno y que es malo para nuestro pelo algunos son obvios y otros se van a sorprender

Caída del pelo: mitos y verdades

Mitos y Verdades sobre la caida del cabello




Tarde o temprano los hombres estamos condenados a ver como con el paso del tiempo la cantidad de pelo que vemos caer de nuestra cabeza aumenta cada vez más, y te despides de tus pelos cuando los ves irse por el desagüe de la ducha, como si te estuvieras despidiendo de un ser querido que se marcha en tren al otro extremo del país.

Es algo que hasta el momento tiene difícil solución, sobre todo si las causas son, como en la mayoría de las veces, por cuestiones genéticas.

No obstante, existen en la calle teorías acerca de la caída del pelo, que mediante el boca a boca se han convertido en dogmas de fé. Pero nada más lejos de la realidad, puesto que mucho de esos “mitos” se han rebatido científicamente. Así que para que no tengas un concepto equivocado de causas y porqués de la caída del cabello os dejamos con esta lista de mitos y verdades acerca de la caida del cabello que no solo nos afecta a nosotros, también ellas pueden perder demasiado pelo si no siguen una serie de cuidados básicos.


Mitos:

Lavarse la cabeza con mucha frecuencia produce caída de pelo. (Se debe lavar con frecuencia dependiendo del tipo de pelo y con champús suaves o extra suaves para uso diario).
El pelo largo favorece la caída más rápida del cabello. (¡Falso!. La calvicie se nota más con el pelo largo, pero no es una causa, ni favorece su caída).
Cortarse el pelo al ras evita la caída del cabello. (Si el pelo está enfermo se acabará cayendo, te lo cortes como te lo cortes, ya que el problema está en la raíz).
Llevar casco o gorras causan la caida del cabello. (Todo lo contrario, en muchas ocasiones nos previenen de los rayos solares).

Usar gomina favorece la alopecia. (Mientras no se aplique directamente al cuero cabelludo, y no esté en nuestra cabeza más de 24 horas, no tiene por qué tener un efecto nocivo en nuestro pelo).



mitos

Verdades:

El consumo de tabaco y alcohol perjudica a nuestro pelo. (El tabaco reseca la piel y debilita el pelo).
Una dieta equilibrada te ayudará a prevenir la caída del cabello. (Una alimentación mala o deficiente nos puede llevar a perder más pelo del que desearíamos. Es necesario seguir una dieta equilibrada basada en fruta, verdura, cereales integrales y pescado).
Los que tienen el pelo excesivamente graso son más propensos a su caida. (La seborrea no causa directamente la caída del cabello, pero si no se trata sí que puede acelerarla).
El uso del secador es negativo para nuestro pelo. (Lo mejor es secarse el pelo suavemente con una toalla o al aire. Si vas a usar el secador, hazlo a una cierta distancia del pelo sin localizar el calor en un único punto).

Y la verdad más verdadera de todas: si se te tiene que caer, se te acabará cayendo, hagas lo que hagas.


Y de yapa un articulo publicado en el site de clarin

Mitos y verdades sobre la caída del pelo: ¿existen las pócimas mágicas?






Algunos se sinceran y lucen sus calvas. Otros, en cambio, arman verdaderas obras de arte con el cabello que queda o inician tratamientos raros... La caída de pelo, un tema que desvela al hombre moderno.




Carla Barbuto. Especial para Clarín.com
conexiones@claringlobal.com.ar






Hace un par de años, la televisión rusa anunció que las aguas de un arroyo escondido en las montañas del Cáucaso curaban la calvicie y que las estadísticas confirmaban esos poderes mágicos. Aunque escueto, el dato fue razón suficiente para que cientos de televidentes salieran en bandada a probar suerte. Pobres, era el día de los inocentes. Sin llegar a tal extremo y en un tono más serio, lo cierto es que abundan las curaciones mágicas para quienes se resisten a verse pelados. “Sinceramente probé de todo: masajes capilares, lociones, también me traté con láser a los 28 años y hasta probé con un implante. A los 33 me cansé y me rapé sin pensarlo dos veces”, dijo Martín Sauco, ahora orgulloso con su look a lo Kojak.

Según diversos estudios científicos, una cabeza promedio tiene entre 100 y 150 mil cabellos. Pero atención, cuando la caída diaria supera la centena, estamos en problemas. La medicina alopática lo llama alopecia, y es un “mal” que padecen entre el 70 y el 80 por ciento de los hombres del mundo. “La principal causa es la mayor predisposición genética y se conoce como alopecia androcromogenética. Es como un árbol, el tronco es la mayor predisposición genética y una de las ramas, una importante, es el estrés”, explicó pedagógicamente Miguel Angel Alevato, jefe del departamento de Dermatología del Hospital de Clínicas.

Está claro que no todos pueden ver en la cabeza pelada un arma de seducción y, poco a poco, se embarcan en tratamientos dignos de una película de Almodóvar. Es así como prueban recetas varias. Se tiñen el cuero cabelludo, adosan pelo sintético al poco sano que les queda, se untan aceite de oliva tibia y hasta se hacen masajes nocturnos con un bálsamo de cebolla... De hecho, una búsqueda rápida en Internet demuestra que las recetas naturales hacen punta y es posible encontrar variantes para todos los gustos: licuar 100 gramos de berro y aplicarse el jugo dos veces por semana o mezclar 7 nueces con un vaso de aceite y hacerse masajes tres veces al mes, son sólo dos entre miles de ejemplos.

A los esperanzadores tratamientos caseros se suman los masajes, el láser, las lociones, pastillas de base hormonal y quedan los infaltables implantes y peluquines. Para empezar, los trasplantes capilares pueden ser de pelo propio o ajeno. Los promotores del método aseguran que el cabello injertado empieza a crecer pasadas las 6 semanas de la intervención. También hay quienes dicen que se cae, que es casi imposible lavarlo o que provoca infecciones. Quienes están más interesados en tapar que en solucionar el tema, no se cuestionan la opción peluquín y todo se resuelve con visitas periódicas a cualquier instituto capital para reajustar los pelitos sueltos y hacerle una limpieza en profundidad.

Y todavía hay más métodos, por lo menos, curiosos. La cirujana plástica británica Krishna Nullia, por ejemplo, está convencida que el pelo crece más rápidamente en países cálidos. Entonces, su solución consiste en mejorar la circulación sanguínea calentando los folículos del cabello con electricidad. Más allá de estos verdaderos actos de fe, los especialistas coinciden en que las drogas finasteride, alfaestradiol o minoxidil son las más reconocidas científicamente a la hora de encarar este problemita. Pero teniendo en cuenta que el “mal” suele estar en los genes, Alevato asegura que “es posible detener la caída pero no curarla. Entonces, hay que saber que no se puede actuar sobre el tiempo ni sobre el gen pero sí sobre el factor hormonal, sobre el andrógeno”

A esta altura, sería interesante sacarse los mitos de la cabeza: el pelo no se cae por lavarse todos los días o usar el secador; por la seborrea o el alto contenido de grasa en la piel; tampoco porque el cuero cabelludo está pegado al hueso; ni porque el pelo está largo o por el uso de gorras o cascos o por falta de irrigación sanguínea. Desde la vereda de la homeopatía, la dermatóloga Nilda Grzesko, miembro de la Asociación Médica Homeopática Argentina (AMHA) asegura que “es importante considerar los factores desencadenantes que, en el caso de la calvicie, son principalmente el estrés, los trastornos alimenticios y las pérdidas emocionales”.

¿Cómo enfrentar el trauma? Más allá del método elegido, la paciencia es fundamental: ningún tratamiento serio deja ver resultados antes de los seis meses. ¿Otro consejo útil? Para ver el bosque, hay que plantar la semilla lo antes posible...


Fuentes
http://www.clarin.com/diario/2004/12/22/conexiones/t-891488.htm

http://www.arrebatadora.com/2008/04/07-caida-del-pelo-mitos-y-verdades


Saquense las dudas y comenten!!!