epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Dictadura o Democracia, la Argentina 1930-83



Hubo un tiempo en que el principal actor de la política argentina, fueron las Fuerzas Armadas...

A lo largo de cincuenta y tres años, desde el nefasto 6 de septiembre de 1930 hasta el 10 de diciembre de 1983, la política argentina se caracterizó por la permanente inestabilidad política y los golpes de estado que interrumpieron los ciclos democráticos.
Seis fueron estos golpes de estado:
-6 de septiembre de 1930
-4 de junio de 1943
-16 de septiembre de 1955
-29 de marzo de 1962
-28 de junio de 1966
-24 de marzo de 1976


Don Hipólito Yrigoyen, dos veces presidente democrático de los argentinos, la segunda vez votado por el 58% de los votos

El primero de todos, el del 6 de septiembre de 1930, fue cuando el general fascistoide José Félix Uriburu derrocó a don Hipólito Yrigoyen, con el apoyo y la complicidad de la oligarquía. Su gobierno puso fin a la etapa de la Unión Cívica Radical en el gobierno, y abrió una estela de autoritarismo y militarismo en el país que recién finalizaría en 1983. La dictadura de Uriburu fue la más corta de todos los regímenes militares que tuvo Argentina en el siglo XX, duró poco más de un año y medio, lo suficiente para instalar un proyecto oligárquico y conservador en el gobierno. En las elecciones de noviembre de 1931, no se permitió la participación de los candidatos radicales y el general Justo, de la Concordancia, ganó con el fraude electoral, conocido como el “fraude patriótico”. Nacía así una etapa constitucional denominada la “Decada Infame” caracterizada por la practica indiscriminada del fraude.


José Félix Uriburu, el primer presidente de facto, de septiembre de 1930 a abril de 1932

Dicha etapa se constituyó con los gobiernos de Justo y Ortíz-Castillo, hasta el 4 de junio de 1943, cuando un nuevo golpe de estado interrumpió el orden constitucional. Este fue el único de los seis golpes de estado que tuvo una orientación nacionalista y populista, que dio origen al peronismo. Siempre se dijo que en esta etapa tuvo una enorme importancia una logia denominada “GOU” (¿Grupo de Oficiales Unidos? O ¿Grupo Orden y Unificación?”.


Los generales Edelmiro Julián Farrell y Pedro Pablo Ramirez, presidentes de facto en la dictadura militar de 1943-46.


La dictadura militar tuvo dos presidentes (Pedro Pablo Ramírez y Edelmiro Julián Farrell) pero el hombre fuerte fue el coronel Juan Domingo Perón, que concentró en su persona tres cargos (vicepresidente, ministro de guerra, secretario de trabajo y previsión). Perón le dio un gran poder a los sindicatos, fomento leyes y reformas laborales y sociales, y 17 de octubre del 45 mediante, así nació el peronismo. La segunda dictadura militar finalizó con las elecciones del 24 de febrero de 1946, cuando Perón derrotó a Tamborini – Mosca, la fórmula de la “Unión Democrática”.


El bombardeo del 16 de junio de 1955

El tercer golpe de estado, el más cruento en cuanto a sus características, ocurrió en 1955, fue el que puso fin al gobierno de Perón y que pasó a la historia como la “Revolución Libertadora”. Se dividió en dos etapas, la primera, la del 16 de junio de 1955, que incluyó el brutal bombardeo a Plaza de Mayo, y que fracasó en su intento de asesinar a Perón, y la segunda, la del 16 de septiembre, que finalizó con el derrocamiento de Perón. Aunque la etapa peronista fue prodiga en mejoras sociales y laborales, con la clase trabajadora ocupando unlugar protagonista que nunca tuvo ni volvería a tener, el gobierno de Perón se caracterizó también por su excesivo autoritarismo e intolerencia, que provocó que la oposición lo definiera como “una dictadura”.


Perón y Evita, la etapa del peronismo clásico aún divide a los argentinos, para muchos fue la edad de oro del país, para otros, una tiranía disfrazada de democracia de corte fascista, para la mitad del pais Perón fue "el primer trabajador" para la otra mitad "el tirano profugo"

El enfrentamiento con la jerarquía de la Iglesia Católica desató la crisis del gobierno de Perón, y que fue aprovechado por la oposición para lanzar el golpe de estado. Tras los episodios de junio (bombardeo a Plaza de Mayo y quema de las iglesias del centro de Buenos Aires), Perón intentó una apertura a su gobierno, que finalizó abruptamente el 31 de agosto cuando desde el balcón de la Plaza de Mayo llamó a combatir a sus enemigos con la tristemente frase de “por cada uno de los nuestros que caigan caerán cinco de ellos”.


Los medios celebran la caída de Perón (1955)

El 16 de septiembre el general Eduardo Lonardi sublevó al ejército a Córdoba, y tras algunos días dubitativos donde se sumaron otros lugares al movimiento de los “rebeldes” (Cuyo, Corrientes, la Marina, etc), y a pesar de que se decía que los “leales” a Perón contaban con superioridad numérica y de armas para detener la rebelión, el presidente renunció y huyó en una cañonera paraguaya, iniciando un exilio que se prolongaría hasta 1972.


Aramburu y Rojas, máximos símbolos del gorilismo y de la Revolución Libertadora

Lonardi asumió la presidencia aunque por poco tiempo, en noviembre lo reemplazó la dupla Aramburu – Rojas. Esta dictadura quiso borrar al peronismo de la faz de la tierra, proscribiendo al movimiento y tratando de restaurar la república oligárquica vigente hasta 1943. Aramburu – Rojas encarnaron la esencia misma del antiperonismo, que a partir de ahí se denominaron “gorilas”. Esta dictadura tuvo una amplia participación de civiles en las diferentes líneas del gobierno. Terminó con las elecciones de 1958, cuando estando el peronismo proscripto, fue electo Arturo Frondizi, el candidato de la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente).


Arturo Frondizi, presidente constitucional 1958-62

El más raro de todos los golpes de estado fue el del 29 de marzo de 1962, que puso fin al gobierno democrático del Doctor Frondizi. El peronismo (bajo la sigla “Unión Popular”) había ganado las elecciones de renovación de gobernadores de marzo de 1962, incluyendo la provincia de Buenos Aires, donde se impuso Andrés Framini. Los militares y los grupos de la derecha económica no permitirían un regreso del peronismo bajo ninguna de sus formas, y luego de haber estado presionando a Frondizi durante todo su gobierno, con los famosos “planteos militares”, finalmente lo derrocaron. La reunión del presidente con el “Che” Guevara, entonces ministro del gobierno de Cuba, fue otra acción que irritó a la oligarquía. El breve ciclo de gobierno de facto de marzo de 1962 a octubre de 1963, fue el único que no estuvo encabezado por un militar, sino por un civil, José María Guido, que en su calidad de presidente provisional del Senado asumió la primera magistratura del país.


Arturo Illía, presidente constitucional 1963-66

Este gobierno finalizó en 1963, con las elecciones que tuvieron como triunfador a Arturo Illía, el candidato de la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) con el 25% de los votos, otra vez con la proscripción del peronismo.
El gobierno democrático del Doctor Illía finalizó el 28 de junio de 1966 cuando fue derrocado por el general Juan Carlos Onganía. Esta etapa fue otra vez el regreso de la Oligarquía y la derecha económica al poder a través de las Fuerzas Armadas. El nuevo ciclo autoritario se denominó “la Revolución Argentina” y el propio Onganía, de ideas fascistas y corporativas, dijo que “no tenía plazos sino objetivos”, imaginando un ciclo de treinta años en el poder.


Juan Carlos Onganía, dictador de 1966 a 1970, exponente de la "Revolución Argentina"

A diferencia de los cuatro golpes de estado anteriores que imaginaban períodos breves de gobiernos de facto y luego llamar a elecciones, Onganía imaginaba una dictadura larga, con elecciones a largo plazo, y proscribiendo por igual a todos los partidos políticos. Esto fue clave para la evolución posterior de los acontecimientos, pues colocó en un plano de igualdad, o sea fuera de la ley, a peronistas y radicales.
El descontento social encarnado en el “Cordobazo” de 1969, el asesinato de Aramburu y la aparición de las primeras organizaciones guerrilleras, como Montoneros, el ERP, las FARP, etc, concluyeron con el gobierno de Onganía en 1970. Tras un breve período encabezado por Levingston, asumió el gobierno el General Alejandro Agustín Lanusse, “el Cano”.


El General Alejandro Agustín Lanusse, dictador, del 26 de marzo de 1971 al 25 de mayo de 1973

Aunque Lanusse era profundamente antiperonista se dio cuenta que lo único viable para el país era el regreso al orden constitucional, con el peronismo incluído. Mientras tanto, varios partidos políticos, incluyendo al peronismo y al radicalismo, conformaron “La Hora del Pueblo” reclamando elecciones libres. Lanusse intentó llevar a cabo el “GAN” (Gran Acuerdo Nacional) que terminó en un fracaso.
No obstante, las elecciones fueron convocadas para el 11 de marzo de 1973, y se permitió que el peronismo participará. Perón regresó al país en noviembre de 1972, aunque solo permaneció un mes. No pudo ser candidato por un artilugio inventado por Lanusse. El peronismo, aliado con otras fuerzas, ganó las elecciones con la sigla del FREJULI (Frente Justicialista de Liberación) y la fórmula Campora – Solano Lima, con el lema “Campora al gobierno, Perón al poder”.
Lo que vino después ya se sabe: 49 días de Campora, regreso de Perón, masacre de Ezeiza, tercera presidencia de Perón, muerte de Perón, gobierno de Isabel, violencia de los montoneros, de la Triple A y el estallido de la economía con el celebre “Rodrigazo”.


El funesto trío Videla (en el centro), Massera y Agosti, festejando el tercer gol de la selección argentina en el Mundial de 1978


Llegó así el nefasto 24 de marzo de 1976 cuando las Fuerzas Armadas derrocaron a Isabel Perón e iniciaron el tristemente célebre “Proceso de Reorganización Nacional”. Esta, la última dictadura militar, dejó un saldo de 30.000 desaparecidos, una humillante derrota militar en las Malvinas, la entrega del país a la usura internacional, la destrucción del aparato productivo y el aumento desorbitado de la deuda externa.
La dictadura tuvo cuatro presidentes (Jorge Rafael Videla, Roberto Eduardo Viola, Leopoldo Fortunato Galtieri, Reynaldo Benito Bignone) todos personajes vinculados con la peor de las represiones.
La dictadura terminó cuando el 30 de octubre de 1983, cuando Raúl Alfonsín, candidato de la Unión Cívica Radical, ganó las elecciones, comicios que significaron la primera derrota del peronismo en elecciones libres.
Desde la asunción del doctor Alfonsín, el 10 de diciembre de 1983, el país goza del sistema democrático, ininterrumpido desde entonces.


2 comentarios - Dictadura o Democracia, la Argentina 1930-83

MateoRex -3
Lonardi, Ongania, Aramburu, Rojas, Videla, Massera, Galtieri.. todos personajes que nos arruinaron para siempre. Los respeto en su calidad de militares y en la limpieza que hicieron, pero los bolivianos volvieron igual, los zurdos estan mas poderosos que en los 50 y los judios nos tiran de los hilos. El unico milico que valio la pena fue Peron, y la mitad del pais lo odia..
FraN66 +1
Porque decís que Perón valió la pena?Escuché un discurso de Perón..hablaba de adoctrinar a la gente se refería al otro como enemigo.

Se junto hasta con la guerrilla y grupos de izquierda. violentos hdp.el país sería pujante si el peronismo funcionara