“En 1998, un estudio demostró que la marihuana es una de las sustancias terapéuticas más activas para el hombre, y que es más saludable que la papa o la aspirina”, sostiene el escritor y activista estadounidense Chris Conrad, experto consultor de la Suprema Corte de Justicia de California y autor del libro Cannabis para la salud.

En su primera visita a Buenos Aires, donde dio charlas sobre el tema, él y su mujer Mikki Norris, directora de la Campaña de Consumidores West Coast Leaf, hablaron con Crítica de la Argentina y dieron su visión acerca de la legalización y lo que creen que los padres deberían explicar a sus hijos sobre esa droga.

–¿Qué es lo peligroso de fumar marihuana?

Ch. C.: –La mayoría de las consecuencias son psicológicas y dependen de cada persona. Si se consume demasiado, puede producir bronquitis, pero hay gente que fuma 14 gramos por día y no tiene problemas, salvo los 100 dólares que debe invertir para comprar semejante cantidad.

M. N.: –La gente que fuma mucho, puede transformarse en un poco paranoica. Eso pasa cuando, por fumar, les da hambre y comen demasiado, porque la digestión les puede llevar cerca de una hora. Entonces el corazón late más fuerte.

–¿Se puede comparar con el alcohol o el tabaco?

Ch. C.: –El cannabis es mucho menos peligroso. Nunca nadie murió a causa de la marihuana en la historia del mundo. Cuando la sociedad acepte el cannabis, habrá todavía menos problemas, porque más gente la usará en lugar de usar alcohol, que causa muchos inconvenientes físicos y también familiares. El único problema que vemos con la marihuana es que algunas vidas quedan destruidas por el sistema carcelario, que detiene a quienes la fuman.

–¿Es adictiva?

Ch. C.: –Físicamente no, pero puede convertirse en un hábito. Es menos adictiva que el café.

–¿Cuál es su uso medicinal?

M. N.: –Hay jóvenes enfermos de cáncer, o con desorden de atención, y la marihuana les calma los dolores y les permite focalizar. En los lugares que se logró la legalización medicinal, como California, la gente joven está menos interesada en consumirla. Lo toman como un asunto entre doctores y enfermos.

–¿Qué piensan del consumo en menores de edad?

Ch. C.: –La marihuana da placer, pero hay que usarla de un modo responsable. Lo peor es decirles a los chicos que usar marihuana los llevará a consumir otras drogas o mentirles en las consecuencias, porque después empiezan a consumir y adoptan estas identidades por una cuestión psicológica.

M. N.: –Nosotros creemos que es mejor educar a la gente joven acerca de que el cannabis es algo de adultos, como el sexo o tomar alcohol. Yo creo que podría ser legal a partir de los 18 años. Es importante que exista una educación honesta sobre drogas. Ahora tenemos una basada en el miedo.

–¿Está bien llamarla “droga”?

Ch. C.: –Yo llamo “droga” al café y al azúcar. Droga es cualquier sustancia que genere cambios en el comportamiento biológico. Llamarla así es un problema, porque para algunos es un sacramento religioso y para otros, un pasatiempo. Depende del contexto.

–¿Qué piensan del cambio que se discute en la legislación argentina?

Ch. C.: –Creo que la Corte está acertada en el tema de los derechos humanos. Una persona debería estar habilitada a tomar sus propias decisiones sobre lo que pone en su cuerpo. En los Estados Unidos hay muchos estudios al respecto, pero igual la Corte no cambia la ley.

M. N.: –En la medida en que no estemos molestando a nadie, tenemos que tener ese derecho. Yo creo que debería estar controlada y que habría que pagar impuestos por ella, como con el alcohol. Así ayudarían a chequear el cultivo, sin pesticidas y contaminación, y sería mejor para la salud.

Fuente : http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=17964

Si algo estoy de acuerdo en esa nota, es que es bastante cierto el tema "psicólógico" de lo que la gente piensa de la marihuana. Y básicamente sin la mayoria de los paises no se hace una ley "legalizadora", no seria por "temor" a los efectos de la marihuana, sino porque varios se perderian de un buen negocio, al hacerlo...