La serpiente más grande del mundo

Fue hallada en Colombia, mide unos 13 metros y reinó en los trópicos mucho más calientes de hace 60 millones de años.


Los restos fósiles de una serpiente de 60 millones de años, la más grande que se ha registrado en el mundo, fueron descubiertos en Colombia.

Ha sido bautizada "Titanoboa cerrejonensis"

y por las vértebras que fueron descubiertas, los científicos creen que pudo haber pesado 1.140 kilos y medido unos 13 metros de largo, el tamaño de un autobús.

"En su punto más ancho -afirma el estudio publicado en la revista "Nature"

- esta víbora pudo haber llegado hasta la cadera un hombre" .

La talla de la Titanoboa asombró a los científicos, pero lo que los sorprendió aún más fue descubrir en qué tipo de ambiente pudo haber vivido este gigantesco animal.

Los investigadores descubrieron que los trópicos eran mucho más calientes de lo que son hoy en día.

Trópico prehistórico

"El descubrimiento fue una oportunidad única para ver cómo era un sitio en el trópico hace 60 millones de años", dijo a BBC Ciencia el geólogo Carlos Jaramillo, científico del Instituto Smithsoniano de Investigación Tropical, y quien participó en el hallazgo.

El hallazgo fue hecho en la mina de carbón del Cerrejón en el norte de Colombia, donde las excavaciones han permitido la exposición de muchos mantos de roca.

"Hemos estado trabajando en esta mina durante los últimos 5 años -explica Carlos Jaramillo- y además de serpientes hemos encontrado tortugas gigantes, cocodrilos, plantas, polen, semillas, peces, etc."

"Es decir una comunidad completa del bosque tropical lluvioso de hace 60 millones de años".

"Así que ésta fue la primera ventana que teníamos para ver cómo era el ambiente en el trópico en esa época", agregó.

La víbora, explicó el científico, vivió unos 5 millones de años después de que se extinguieran los dinosaurios.

Pero hasta ahora, no se había encontrado fósiles de vertebrados que habitaran en esa época en los trópicos.

Desde hace tiempo los paleontólogos saben que existe una relación entre la temperatura de una época y el tamaño de sus criaturas de sangre fría (llamados poiquilotermos), que no pueden regular su temperatura corporal.

Cuando las serpientes (que pertenecen a este grupo) necesitan calor se colocan debajo del sol, y cuando necesitan frío se meten en un hueco.

"Como las serpientes dependen de la temperatura externa para regular su temperatura corporal, son buenos paleotermómetros", explica el científico.

"Es decir, nos permiten determinar cuál era la temperatura del ambiente en la cual estas especies podían vivir".

"Y el resultado que obtuvimos fue que para que una serpiente de este tamaño pueda vivir se necesita una temperatura media de 32 grados centígrados en ese sitio en el trópico".

Más calientes

El hallazgo sorprendió a los investigadores porque hoy en día no hay ningún bosque tropical en el planeta que viva a más de 28 grados centígrados.

"Así que en esta zona existió un bosque tropical con familias de plantas muy similares a las que existen hoy en día, pero que podía soportar a una comunidad de animales grande y productiva a 32º C", dice Jaramillo.

Tal como explica el científico, si miramos a los animales de sangre fría y su distribución en el planeta hoy en día, podemos ver que los más grandes viven en los trópicos, en las zonas más calientes.

Y se vuelven más pequeños a medida que viven más lejos del Ecuador.

"Por eso la presencia de serpientes y tortugas gigantes muestra que incluso hace 60 millones de años ya existían los cimientos de los ecosistemas tropicales que conocemos hoy en día, como el Amazonas", afirma Carlos Jaramillo.

Los científicos creen que serpientes como la Titanoboa pudieron coexistir con los dinosaurios.

"Creemos que también pudieron vivir en el Cretácico (hace entre 140 y 65 millones de años), pero como el registro fósil del trópico en ese período es muy limitado no tenemos evidencia" dice el científico.

"Creo sin embargo que estas serpientes también estuvieron en el Cretácico e incluso pudieron haber sido más grandes porque ese período fue mucho más caliente que el Paleoceno hace 60 millones de años".

El estudio demuestra que sí es posible que un bosque tropical pueda vivir y mantener vida a temperaturas mucho más altas que las actuales.

Pero lo que no sabe, afirman los investigadores, es si la rapidez con la que están aumentando las temperaturas en el planeta hoy en día podrá afectar o no a los bosques tropicales.

En la investigación participaron también científicos de las universidades de Miami y de Indiana en Estados Unidos y la de Toronto en Canadá.
BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Articulo: http://noticias.ar.msn.com/articulo_bbc.aspx?cp-documentid=17484045
No ahy imagenes previas todabias.

Espero que les alla gustado la noticia saludos