Para ganar un concurso hay que...

Suponganse que un día son llamados para acudir a un concurso de televisión. En dicho concurso, como en cualquier otro, pueden pasar dos cosas: La primera y más normal, es no llevarse ningún premio, y únicamente quedarse con la experiencia televisiva. La segunda, mucho más rara, es regresar a casa ligeramente más ricos.

Suponganse que el premio del concurso es un coche (a su elección dejo el modelo y la marca). Además suponganse que es ese tipo de concurso en lo que lo único que importa es el azar. Sabiendo el funcionamiento del concurso ¿No intentarían maximizar las posibilidades de ganar el coche?

En esta entrada, voy a proponer un modelo de concurso que todos conocerán, e intentaré optimizar el modo de volver a casa en un coche nuevo. Abordaré el problema de dos maneras, una rigurosa y otra muy sencilla, de este modo todos quedaremos contentos.

Vamos a ello:


Este problema es conocido con el nombre de Monty-Hall, nombre del presentador del programa televisivo que dio origen a todas las discusiones que veremos en esta entrada. Pero aun no sabemos nada acerca del concurso en el que estamos:

* Ud. llega al plató televisivo. Se encuentra con un presentador y tres puertas cerradas.
* El presentador le informa que detras de dos de las tres puertas se encontrará con una oveja. Detrás de la restante con el coche.
* Deberá escoger una de las tres puertas, sin ninguna pista y al azar.
* Una vez escogida la puerta, el presentador abrirá otra puerta con una oveja, y le preguntará si desea cambiar por la restante.
* Despues de su decisión, se abrirá la puerta elegida y se llevará la oveja o el coche.

La pregunta evidente es: ¿Merece la pena cambiar?¿Merece la pena quedarnos con nuestra elección inicial? Más aun,¿Deberemos hacer lo mismo siempre,o por el contrario, dependerá de la situación?
Y aquí, antes de sigan leyendo, he de hacerles una pregunta:

¿Qué harían ustedes?


Lo normal es pensar: En la primera elección tengo 1/3 de posibilidades de llevarme el coche. Cuando me destapan un puerta, me es indiferente, ya que puede estar en mi puerta o en la otra, y como sólo hay dos puertas, hay 1/2 de posibilidades de que este en la mía, pero también hay 1/2 de posibilidades de que esté en la otra. Luego como hay las mismas posibilidades es indiferente cambiar.

Para ganar un concurso hay que...


Vamos a resolver el problema de la forma simple:


Al escoger inicialmente una puerta al azar. ¿Qué posibilidades tenemos? Pues son dos: La primera es que detrás de nuestra puerta haya(aunque nosotros lo desconozcamos) un coche. La segunda es que haya una oveja. La primera opción, pasa 1/3 de las veces, mientras que la segunda pasa 2/3 (no creo que se necesite más explicación, hay tres puertas, dos ovejas y un coche).

* Supongamos que escogemos la puerta que tiene el coche (aunque en la realidad no lo sabríamos).El presentador abre otra puerta con una oveja. Si cambiamos perdemos el coche. Si nos quedamos con nuestra elección inicial ganamos.
* Supongamos que escogemos una puerta que tiene detrás una oveja (aunque en la realidad no lo sabríamos).El presentador abre la otra puerta que tiene una oveja. Si cambiamos ganamos el coche. Si nos quedamos con nuestra elección inicial perdemos.


problema


Y aquí radica el meollo de la cuestión: El primer punto sucede una de cada 3 veces, mientras que el segundo punto sucede dos de cada tres. Debido a que hay dos ovejas ,un coche y se escoge al azar. De este modo si cambiamos, ganaremos 2 de cada 3 veces.

Pero este modo de resolución fijo que no convence a muchos, asique resolveré el problema de forma rigurosa (los que no tengan conocimientos mínimos de probabilidad que pasen al final del post):

matemática


* Sea X la variable aleatoria: “Puerta que escoge el concursante”
* Sea Y la variable aleatoria: “Puerta detrás de la que está el coche”
* Ambas variables son independientes.
* Sea Z la variable aleatoria:”Contendio que hay detrás de la puerta que el presentador escoge”

La variable Z sólo puede tomar dos valores: Oveja ó Coche. Pero el presentador siempre escoge la puerta en la que hay una oveja (esto siempre es posible, pues aunque el concursante obtuviera una oveja, queda otra puerta detrás de la cual hay una oveja). Esto implica que P(Z=oveja)=1 y P(Z=coche)=0.

* La probabilidad de que el concursante se lleve el coche si no cambia de puerta es : P(X=Y/M=oveja) y utilizando la fórmula de la probabilidad condicionada obenemos que : P(X=Y/M=cabra)=P(X=Y)=1/3.
* La probabilidad de que el concursante se lleve el coche cambiando de puerta es: P(X<>Y/M=oveja)= 1-P(X=Y/M=cabra)=2/3.

Como se puede apreciar, obtenemos el mismo resultado que en el apartado anterior (malo sería si no fuera así). De este modo, y ahora si que sí, puedo ratificar que es el “doble” de mejor cambiar la puerta en todas las ocasiones. Depués evidentemente, puedes perder. Pero has maximizado las probabilidades de éxito, y te aseguras una esperanza ganadora de 2/3.

Sólo me queda añadir, que no siempre hay que fiarse de la intuición( y este caso lo demuestra). Muchas veces, tenemos un problema delante, que si nos paramos a pensar en él fríamente conseguimos optimizar las probabilidades de éxito, y aunque, al final perdamos, habremos escogido la mejor opción.


Si te interesó este artículo tenés que leer


¿Qué tan probable es la probabilidad?

Entropía, café, huevo loco de Mátrix y la ley

Malditas mentiras estadísticas


Fuente

8 comentarios - Para ganar un concurso hay que...

@diosloki
esto lo vi en un cuento de paenza que no recuerdo que video era en youtube creo q lo vi pero jamas lo encontre otra vez
@Cosme85
esto lo sacaste de 21 blackjack no jodas !!!
chanta !
@pablo_greenday
Cosme85 dijo:esto lo sacaste de 21 blackjack no jodas !!!
chanta !

esta citada la fuente el hombre no dijo q lo hizo el, no le da la cabeza