relacion entre padres e hijos

EL AMOR ENTRE PADRES E HIJOS



relacion entre padres e hijoshijos


Al nacer, el infante sentiría miedo de morir
si un gracioso destino no lo protegiera de
cualquier conciencia de la angustia implícita
en la separación de la madre y de la existencia
intrauterina. Aun después de nacer,
el infante es apenas diferente de lo
que era antes del nacimiento;
no puede reconocer objetos,
no tiene aún conciencia de sí
mismo, ni del mundo como algo
exterior a él. Sólo siente la
estimulación positiva del calor
y el alimento, y todavía no los
distingue de su fuente: la madre.


padresproblemas

La madre es calor, es alimento, la madre es el estado
eufórico de satisfacción y seguridad. Ese estado es
narcisista, para usar un término de Freud. La realidad exterior,
las personas y las cosas, tienen sentido sólo en la medida en
que satisfacen o frustran el estado interno del cuerpo.
Sólo es real lo que está adentro; lo exterior sólo es
real en función de mis necesidades -nunca en función
de sus propias cualidades o necesidades-. Cuando el
niño crece y se desarrolla, se vuelve capaz de
percibir las cosas como son; la sati
sfacción de ser alimentado se distingue del pezón, el pecho
de la madre. Eventualmente, el niño experimenta su sed, la
leche que le satisface, el pecho y la madre, como entidades
diferentes. Aprende a percibir muchas otras cosas como
diferentes, como poseedoras de una existencia propia: En ese momento
empieza a darles nombres. Al mismo tiempo aprende a manejarlas;
aprende que el fuego es caliente y doloroso, que el cuerpo de la
madre es tibio y placentero, que la mamadera es dura y pesada,
que el papel es liviano y se puede rasgar. Aprende a manejar
a la gente; que la mamá sonríe cuando él come; que lo alza
en sus brazos cuando llora; que lo alaba cuando mueve el
vientre. Todas esas experiencias se cristalizan o integran
en la experiencia: me aman. Me aman porque soy el hijo de
mi madre. Me aman porque estoy desvalido. Me aman porque
soy hermoso, admirable. Me aman porque mi madre me necesita.
Para utilizar una fórmula más general: me aman por lo que soy,
o quizá más exactamente, me aman porque soy. Tal experiencia de
ser amado por la madre es pasiva. No tengo que hacer nada
para que me quieran -el amor de la madre es
incondicional-. Todo lo que necesito es ser -ser su hijo-.
El amor de la madre significa dicha, paz, no hace falta
conseguirlo, ni merecerlo. Pero la cualidad incondicional
del amor materno tiene también un aspecto negativo. No sólo
es necesario merecerlo, mas también es imposible conseguirlo,
producirlo, controlarlo. Si existe, es como una bendición;
si no existe, es como si toda la belleza hubiera desaparecido
de la vida -y nada puedo hacer para crearla-.
Para la mayoría de los niños entre los ocho y medio a los
diez años, el problema consiste casi exclusivamente en ser
amado -en ser amado por lo que se es-. Antes de esa edad,
el niño aún no ama; responde con gratitud y alegría al
amor que se le brinda. A esa altura del desarrollo
infantil, aparece en el cuadro un nuevo factor: un nuevo
sentimiento de producir amor por medio de la propia
actividad. Por primera vez, el niño piensa en dar
algo a sus padres, en producir algo -un poema, un dibujo,
o lo que fuere-. Por primera vez en la vida del niño,
la idea del amor se transforma de ser amado a amar, en
crear amor. Muchos años transcurren desde ese primer
comienzo hasta la madurez del amor. Eventualmente, el
niño, que puede ser ahora un adolescente, ha superado su
egocentrismo; la otra persona ya no es primariamente un
medio para satisfacer sus propias necesidades. Las necesidades
de la otra persona son tan importantes como las propias; en
realidad, se han vuelto más importantes. Dar es más satisfactorio,
más dichoso que recibir; amar, aún más importante que ser amado.
Al amar, ha abandonado la prisión de soledad y aislamiento que
representaba el estado de narcisismo y autocentrismo. Siente
una nueva sensación de unión, de compartir, de unidad. Más aún,
siente la potencia de producir amor -antes que la dependencia de
recibir siendo amado- para lo cual debe ser pequeño, indefenso,
enfermo -o "bueno"-. El amor infantil sigue el principio:
"Amo porque me aman." El amor maduro obedece al principio:
"Me aman porque amo." El amor inmaduro dice: "Te amo porque
te necesito." El amor maduro dice: "Te necesito porque te amo."
En estrecha relación con el desarrollo de la capacidad de amar está
la evolución del objeto amoroso. En los primeros meses y años de la vida,
la relación más estrecha del niño es la que tiene con la madre.
Esa relación comienza antes del nacimiento, cuando madre e hijo
son aún uno, aunque sean dos. El nacimiento modifica la situación
en algunos aspectos, pero no tanto como parecería. El niño, si bien
vive ahora fuera del vientre materno, todavía depende por completo de
la madre. Pero día a día se hace más independiente: aprende a caminar,
a hablar, a explorar el mundo por su cuenta; la relación con la madre
pierde algo de su significación vital; en cambio, la relación con el
padre se torna cada vez más importante.
Para comprender ese paso de la madre al padre, debemos
considerar las esenciales diferencias cualitativas
entre el amor materno y el paterno.
Hemos hablado ya acerca del amor materno.


relacionrelacion entre padres e hijos


Ese es, por su misma naturaleza, incondicional.
La madre ama al recién nacido porque es su hijo,
no porque el niño satisfaga alguna condición específica
ni porque llene sus aspiraciones particulares.
El amor incondicional corresponde a uno de los
anhelos más profundos, no sólo del niño, sino de todo ser humano;
por otra parte, que nos amen por los propios méritos, porque
uno se lo merece, siempre crea dudas; quizá no complací a la
persona que quiero que me ame, quizás eso, quizás aquello
-siempre existe el temor de que el amor desaparezca-. Además,
el amor "merecido" siempre deja un amargo sentimiento de no
ser amado por uno mismo, de que sólo se nos ama cuando somos
complacientes, de que, en último análisis, no se nos ama, sino
que se nos usa. No es extraño, entonces, que todos nos aferremos
al anhelo de amor materno, cuando niños y también cuando adultos.
La mayoría de los niños tienen la suerte de recibir amor materno.
Cuando adultos, el mismo anhelo es más difícil de satisfacer.
En el desarrollo-más satisfactorio, permanece como un componente
del amor erótico normal; muchas veces encuentra su expresión en formas
religiosas, pero con mayor frecuencia en formas neuróticas.
La relación con el padre es enteramente distinta. La madre es el hogar
de donde venimos, la naturaleza, el suelo, el océano; el padre no
representa un hogar natural de ese tipo. Tiene escasa relación con el
niño durante los primeros años de su vida, y su importancia para éste
no puede compararse a la de la madre en ese primer período. Pero,
si bien el padre no representa el mundo natural, significa el otro
polo de la existencia humana; el mundo del pensamiento, de las cosas
hechas por el hombre, de la ley y el orden, de la disciplina,
los viajes y la aventura. El padre es el que enseña al niño,
el que le muestra el camino hacia el mundo.
En estrecha conexión con esa función, existe otra, vinculada
al desarrollo económico-social. Cuando surgió la propiedad
privada, y cuando uno de los hijos pudo heredar la propiedad
privada, el padre comenzó a seleccionar al hijo a quien legaría
su propiedad. Desde luego, elegía al que consideraba mejor
dotado para convertirse en su sucesor, el hijo que más se le
asemejaba y, en consecuencia, el que prefería. El amor paterno
es condicional. Su principio es "te amo porque llenas mis
aspiraciones, porque cumples con tu deber, porque eres como yo".
En el amor condicional del padre encontramos, como en el caso del amor
incondicional de la madre, un aspecto negativo y uno positivo.
El aspecto negativo consiste en el hecho mismo de que el amor
paterno debe ganarse, de que puede perderse si uno no hace lo
que de uno se espera. A la naturaleza del amor paterno débese
el hecho de que la obediencia constituya la principal virtud,
la desobediencia el principal pecado, cuyo castigo es la pérdida
del amor del padre. El aspecto positivo es igualmente importante.
Puesto que el amor de mi padre es condicional, es posible hacer algo
por conseguirlo; su amor no está fuera de mi control, como ocurre
con el de mi madre.
Las actitudes del padre y de la madre hacia el niño corresponden a
las propias necesidades de ése. El infante necesita el amor incondicional
y el cuidado de la madre, tanto fisiológica como psíquicamente.
Después de los seis años, el niño comienza a necesitar el amor del padre,
su autoridad y su guía. La función de la madre es darle seguridad en la
vida; la del padre, enseñarle, guiarlo en la solución de los problemas
que le plantea la sociedad particular en la que ha nacido. En el caso
ideal, el amor de la madre no trata de impedir que el niño crezca,
no intenta hacer una virtud de la desvalidez. La madre debe tener
fe en la vida, y, por ende, no ser exageradamente ansiosa
y no contagiar al niño su ansiedad. Querer que el niño se
torne independiente y llegue a separarse de ella debe ser
parte de su vida. El amor paterno debe regirse por principios
y expectaciones; debe ser paciente y tolerante, no amenazador
y autoritario. Debe darle al niño que crece un sentido cada
vez mayor de la competencia, y oportunamente permitirle ser su
propia autoridad y dejar de lado la del padre.
Eventualmente, la persona madura llega a la etapa en que es su
propio padre y su propia madre. Tiene, por así decirlo,
una conciencia materna y paterna. La conciencia materna dice:
"No hay ningún delito, ningún crimen, que pueda privarte de mi amor,
de mi deseo de que vivas y seas feliz." La conciencia paterna dice:
"Obraste mal, no puedes dejar de aceptar las consecuencias de tu mala
acción, y, especialmente, debes cambiar si quieres que te aprecie."
La persona madura se ha liberado de las figuras exteriores de la madre
y el padre, y las ha erigido en su interior. Sin embargo, y en
contraste con el concepto freudiano del superyó, las ha construido
en su interior sin incorporar al padre y a la madre, sino elaborando
una conciencia materna sobre su propia capacidad de amar, y una
conciencia paterna fundada en su razón y su discernimiento. Además,
la persona madura ama tanto con la conciencia materna como con la
paterna, a pesar de que ambas parecen contradecirse mutuamente.
Si un individuo conservara sólo la conciencia paterna, se tornaría
áspero e inhumano. Si retuviera únicamente la conciencia materna,
podría perder su criterio y obstaculizar su propio desarrollo o
el de los demás.
En esa evolución de la relación centrada en la madre a la centrada
en el padre, y su eventual síntesis, se encuentra la base de la
salud mental y el logro de la madurez. El fracaso de dicho desarrollo
constituye la causa básica de la neurosis. Si bien está más allá de
los propósitos de este libro examinar más profundamente este punto,
algunas breves observaciones servirán para aclarar esa afirmación.
Una de las causas del desarrollo neurótico puede radicar en que el
niño tiene una madre amante, pero demasiado indulgente o dominadora,
y un padre débil e indiferente. En tal caso, puede permanecer fijado
a una temprana relación con la madre, y convertirse en un individuo
dependiente de la madre, que se siente desamparado, posee los impulsos
característicos de la persona receptiva, es decir, de recibir, de ser
protegido y cuidado, y que carece de las cualidades paternas
-disciplina, independencia, habilidad de dominar la vida por sí
mismo-. Puede tratar de encontrar "madres" en todo el mundo, a
veces en las mujeres y a veces en los hombres que ocupan una posición
de autoridad y poder. Si, por el contrario, la madre es fría,
indiferente y dominadora, puede transferir la necesidad de
protección materna al padre y a subsiguientes figuras paternas,
en cuyo caso el resultado final es similar al caso anterior,
o se convierte en una persona de orientación unilateralmente paterna,
enteramente entregado a los principios de la ley, el orden y la autoridad,
y carente de la capacidad de esperar o recibir amor incondicional.
Ese desarrollo se ve intensificado si el padre es autoritario y, al
mismo tiempo, muy apegado al hijo. Lo característico de todos esos
desarrollos neuróticos es el hecho de que un principio, el paterno
o el materno, no alcanza a desarrollarse, o bien -como ocurre en
muchas neurosis serias que los papeles de la madre y el padre se
tornan confusos tanto en lo relativo a las personas exteriores
como a dichos papeles dentro de la persona. Un examen más profundo
puede mostrar que ciertos tipos de neurosis, las obsesivas,
por ejemplo, se desarrollan especialmente sobre la base de un
apego unilateral al padre, mientras que otras, como la histeria,
el alcoholismo, la incapacidad de autoafirmarse y de enfrentar
la vida en forma realista, y las depresiones, son el resultado de una
relación centrada en la madre.





hijospadres


UNO DE LOS TANTOS PROBLEMAS, ES LA COMUNICACION


problemasrelacion[/URL]]


Las razones:

Cuando un miembro de una familia llega a su casa puede percibir un mensaje de bienestar o tensión sin la necesidad de mirar a la cara del resto de la familia. Eso suele suceder en razón de que cuanto más estrecha sea la relación en las personas, más importancia tendrá y más evidente será la comunicación no verbal. En ocasiones, la falta de diálogo supone una grave limitación a la comunicación. Muchas veces la prisa de los padres por recibir alguna información les impide conocer la opinión de sus hijos y, de igual forma, impide que sus hijos se den cuenta de la actitud abierta y de la predisposición a escuchar de los padres. La situación anterior es especialmente importante en la adolescencia. Son múltiples las situaciones en que los padres sienten curiosidad por lo que hacen los hijos y estos, ante una situación de exigencia responden con evasivas.

Otro impedimento para la comunicación es la impaciencia de algunos padres para poder incidir educativamente en la conducta de sus hijos. Todo el proceso educativo pasa por la relación que establecen padres e hijos, y ésta se apoya en la comunicación; por eso es tan importante preservarla y mantener la alegría de disfrutarla. Para ello es suficiente que los padres no quieran llevar siempre la razón y convencerse que comunicarse no es enfrentarse. La vida familiar cuenta también con unos enemigos claros para establecer conversaciones y la relación interpersonal. La televisión en la comida, los horarios que dificultan el encuentro relajado, los desplazamientos de fin de semana... Hay que luchar frente a estas situaciones y adoptar una actitud de resistencia provocando un clima que facilite la comunicación.


relacion entre padres e hijoshijos


Obstáculos que impiden la comunicación en la familia

- Generalizaciones: Siempre estás pegando a tu hermana, nunca obedeces. Seguro que en algún momento hace algo distinto de pegar a su hermana. Posiblemente, alguna vez, sí ha sabido obedecer.

- Juicio de los mensajes que recibes: La madre, cuando el padre llega de la calle, dice: Parece que hoy llegas más tarde. El padre replica: ¿Qué pasa?, ¿Los demás días llego antes?. ¡Siempre estás pendiente de la hora a la que vengo!

- No saber escuchar para comprender bien lo que quieren decir realmente.

- Discusión sobre tu versión de algo que sucedió hace ya tiempo. ¿Para qué darle tanta importancia a sucesos ya pasados?

- Establecimiento de etiquetas

- Aplicación de objetivos contradictorios.

- El lugar y el momento que elegimos.

- Exposición de preguntas llenas de reproches.

- El abuso de los: Tú deberías, Yo debería hacer; en vez de los: Qué te parece si..., Quizás te convenga, Yo quiero hacer, Me conviene, He decidido.

- Cortes en la conversación porque se presta más atención a lo que quieres decir, que a escuchar al otro.


padresproblemas


Las normas efectivas contribuyen a que el niño se sienta seguro, de modo que no tenga que comportarse mal.
Un conjunto de normas define cuales son las relaciones entre los miembros de la familia, ofrece pautas para tomar decisiones y proporciona ideas sobre cómo deben producirse los cambios dentro de la familia. El procedimiento de establecer normas y límites para los niños no es inamovible pues deben irse ajustando a las circunstancias cambiantes como el crecimiento físico, la maduración intelectual y afectiva y las nuevas condiciones de la vida familiar. Si en la familia no se produce un proceso semejante, El caos resultará inevitable. Todos sus miembros sentirán inseguridad y ansiedad cuando existan falta de entendimiento y confusión en cuanto al papel que cada uno debe jugar para tener un comportamiento adecuado.

Los pasos a seguir para establecer normas son:

A) Observar cuidadosamente a los hijos
La mera presencia de los padres hace que el comportamiento de un niño no sea realmente el que tendría. Para entender esos "otros" comportamientos debemos ser capaces de observar a los niños sin que éstos se den cuenta de nuestra presencia. También preguntar a amigos o parientes qué les parece el comportamiento de su hijo. Cuando se observa a un niño lo que si hay que evitar es la tendencia a ser únicamente las cosas que hace mal, en lugar de observar su comportamiento general.
Una de las principales dificultades que experimentan los padres cuando observan a sus hijos deriva de sus deseos de intervenir en su comportamiento. Si usted quiere que su hijo se comporte "adecuadamente", recuerde que una intervención desafortunada sólo puede conseguir un comportamiento indeseado.

B) Analizar las situaciones problemáticas
En primer lugar, averigüe cual es el problema. La mejor manera de definir un problema es identificar un comportamiento que desee cambiar.
Una de las tentaciones que más frecuentemente sufren los padres al definir un problema consiste en querer modificar el estado emocional o los sentimientos del niño. Lo más eficaz, por el contrario, es tratar de modificar el comportamiento. Si se consigue modificar un comportamiento, la matoría de las veces cambia también el estado emocional que sustentaba ese comportamiento.
Una vez definido el problema, el paso siguiente será analizarlo. Para hacerlo necesitamos toda la información que podamos reunir: ¿Cuándo ha surgido? ¿Cómo? ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿Que parte de él nos corresponde? ¿Cómo reaccionamos? ¿Entendemos porqué reaccionamos de ese modo? ¿Qué nos gustaría hacer? ¿Cómo nos gustaría que se resolviese esta situación por si sola?. Para analizar cada problema lo más conveniente es que los padres, entre sí o con otra persona, sean capaces de hablar.
Tras analizarlo, el siguiente paso consistirá en considerar las distintas posibilidades para poder resolverlo. Después, convendrá revisar cada una de ellas teniendo en cuenta si somos capaces de hacer lo que cada posibilidad exija, las consecuencias probables que ello pueda tener en el niño y en nosotros mismos, y también si la solución es razonable en cuanto se refiere a tiempo, energía y dinero.

C) Establecer las normas

• Las normas deben ser razonables
• Los padres deben asegurarse de poder distinguir cuando se ha cumplido la norma y cuando no.
• Hay que describir las normas con detalle
• Las normas deben establecer un límite de tiempo
• Debe existir alguna consecuencia prevista si se rompe el cumplimiento de una norma

D) Ser coherentes al aplicarlas
La coherencia es una manera de informar al niño de que los padres piensan realmente lo qu dicen. La aplicación coherente de buenas normas promoverá el orden y la disciplina en la familia, dará seguridad y contribuirá a que todos ofrezcan una mejor disposición.

Cómo tomar decisiones sobre su hijo

Los padres a los que se les hace tan difícil tomar decisiones respecto a sus hijos no tienen confianza en cómo debe actuarse.
Para ciertos padres, cualquier resultado que no sea una comprensión inmediata y espontánea o una respuesta efectiva a las dificultades, es señal de su incapacidad personal. Esto es una auténtica tontería, NADIE HA NACIDO SIENDO PADRE. Por el contrario, ser padre es algo que se aprende.
No resulta sencillo adoptar decisiones sobre cómo proceder con los hijos. Tenemos que hacer lo que podamos con lo que tenemos. Como padre, usted necesitará disponer de tiempo para sentarse tranquilamente a analizar las dificultades de sus hijos y para decidir qué hacer.


relacionrelacion entre padres e hijos

Cuando los padres se muestran indecisos en relación con sus hijos, éstos lo perciben y ello afecta a sus sentimientos de seguridad y de bienestar.
Si nos equivocamos al escoger, padres e hijos seguimos juntos y podemos así corregir los errores cometidos en el pasado. Esta voluntad de actuar con decisión, incluso ante la posibilidad de cometer errores, es lo que permite al adulto adquirir cierto grado de confianza, la que a su vez le proporcionará la capacidad de corregir sus errores.
Los padres que se muestran indecisos ofrecen a sus hijos una inmejorable oportunidad para ser caprichosos y dominantes creando un clima de tensión cada vez mayor.
Cuando los padres están además dispuestos a admitir sus errores y a aprender de ellos, también están creando el clima necesario para que los hijos, a su vez, admitan sus propios errores y aprendan de ellos.



hijospadres


ESPERO QUE ESTE INFORME LES SEA UTIL.

MUCHAS GRACIAS.....

Fuentes de Información - relacion entre padres e hijos

Dar puntos
43 Puntos
Votos: 8 - T!score: 5.5/10
  • 0 Seguidores
  • 8.356 Visitas
  • 3 Favoritos

12 comentarios - relacion entre padres e hijos

@myckyelhacker Hace más de 5 años
Hola amiga!!!! muy bueno tu trabajo!!! pero no te desanimes, siempre habrà gente que le va a ervir, y gengeralmente son los que no comentan en los post, es decir, la gente mas grande y que no postea, porque los chicos se dedican a disfrazarse, de baatamn, zubzero, o al chamuyo..No igo que estè mal, pero no esperes que opinen de estos temas serios...invità gente, promocionalo!!
Esta muy bueno, y lo hiciste con la mejor onda, lo se...+5
@Irvingjosue2009 Hace más de 5 años
wwoooooooooooowww hay cosas que yo no sabia ta bueno

myckyelhacker dijo:Hola amiga!!!! muy bueno tu trabajo!!! pero no te desanimes, siempre habrà gente que le va a ervir, y gengeralmente son los que no comentan en los post, es decir, la gente mas grande y que no postea, porque los chicos se dedican a disfrazarse, de baatamn, zubzero, o al chamuyo..No igo que estè mal, pero no esperes que opinen de estos temas serios...invità gente, promocionalo!!
Esta muy bueno, y lo hiciste con la mejor onda, lo se...+5


es verdad promocionalo!!!
+5
problemas
@first1811 Hace más de 5 años
Amiga, hoy me quedé sin puntos pero mañana prometo dejarte mis 10! (si es que no eres NFU)si es así [y eres FULL ya] dejo mi comentario para atraer gente, estos temas son valiosos de tomar, especialmente ver como está la situación en este mundo actual.
Muy buen tema
Saludos y fuerzas!

relacion
@tinchotuerto1978 Hace más de 5 años
Ahí van 5 dracmas,muuuuuuy merecidos.Coincido con Mickyelhacker,habemos pocos padres en T! parece.
relacion entre padres e hijos
@gerardocapo Hace más de 5 años
interesante el tema

algo que en estos dias esta muy afectado

la relación padres e hijos

buen post... amiga

pasate por alguno mio


hijos
@DarkGhost999 Hace más de 5 años
padres
@jptraver Hace más de 5 años +1
ESPERO QUE ESTE INFORME LES SEA UTIL. MUCHAS GRACIAS.....


Es super útil este informe. Gracias a vos por hacerlo.
@mace520 Hace más de 5 años
Interesante...

Muy buen Post
@fermobiles Hace más de 5 años
GENIA ESTO ME TOCO EL ALMA.Y ESTA FRASE ME MATO >>>>
\"La madre es calor, es alimento, la madre es el estado
eufórico de satisfacción y seguridad.\"
+5

problemas
@yonas26 Hace más de 5 años
muy importante informacion!!!
te pasaste nena30...


relacion
@tonyjagger63 Hace más de 5 años
@mapass Hace más de 5 años
muy bueno amiga..... puntos......