hongos psicoactivos


DATOS GENERALES

Origen

Los hongos son seres vivos que se encuentran clasificados dentro del reino Fungi. Están formados por una parte vegetativa (micelio) que se encuentra en el interior del substrato del que se alimentan, produciendo fructificaciones que conocemos con el nombre de hongos o setas.

Los hongos, a diferencia del reino vegetal carecen de clorofila, por lo tanto, no pueden sintetizar su propio alimento y necesitan obtenerlo ya eleborado. Para ello se alimentan de otros organismos viviendo en simbiosis con otras plantas, asociación que se comoce como micorriza, donde la planta suministra al hongo fuentes de carbono procedentes de la fotosíntesis y éste le suministra a su vez mayor absorción de agua y nutrientes minerales, siendo ambos beneficiados. Esta es la asociación más común, pero los hongos también pueden parasitar plantas o animales o vivir como saprofitos, esto es desarrollándose a partir de materia orgánica en descomposición.

Hay algunas variedades de hongos que contienen alcaloides capaces de alterar el Sistema Nervioso Central. Estas variedades se conocen científica y coloquialmente mente como hongos psicoactivos. Aunque se han identificado cerca de 15 especies diferentes, las principales variedades en México son tres, y han recibido nombres bastante pintorescos: al Psilocybe mexicana que brota en días soleados sobre prados húmedos inmediatamente después de una noche lluviosa, se le llama "pajarito"; al Psilocybe caerulescens que nace también en tierra húmeda, "derrumbe"; y al Psilocybe (o Stropharia) cubensis que crece sobre el estiércol del ganado vacuno, "San Isidro". En nuestro país actualmente pueden encontrarse en zonas montañosas de los estados de México, Oaxaca y Morelos, Michoacán y Puebla.

En los bosques de España hay Pscilocybe wassoni en Galicia; P. semilanceolata en Euzkadi y Stroparia cubensis en Cataluña

Los antropólogos afirman que en México, en Guatemala y en la zona del Amazonas fueron utilizados con fines rituales. A lo largo de todo el antiguo territorio maya se han encontrado figurillas de piedra con remates en forma de hongo que datan del año 1000 a.C. al 500 d.C. Se sabe también que la ingestión de este tipo de hongos era parte importante en los ritos religiosos oraculares de mazatecas, chinatecas, chatinos, mixes, zapotecas y mixtecas de Oaxaca, náhuatls del México central, y posiblemente otomíes de Puebla y tarascos de Michoacán.

hongos psicoactivos

La primera mención de su uso data de algunos libros del siglo XVI. Uno de ellos menciona sus usos rituales en las fiestas de coronación de Moctezuma, el último emperador azteca. El doctor Francisco Hernández, médico del rey de España reportó que los indígenas gustaban de ingerir ciertos hongos que "producen visiones de todo tipo, tales como guerras e imágenes de demonios… son muy apreciados por los príncipes en sus fiestas y banquetes. Se procuran en vigilias imponentes y terribles que duran toda la noche." Parece ser que después de la conquista el uso de hongos psilocibos con fines rituales y terapéuticos únicamente sobrevivió en la Sierra de Oaxaca.

Etimología y denominaciones
Un hongo psilocibo es aquel cuyos principios activos son la psilocina y la psilocibina; mientras que hongo psicoactivo es la denominación genérica para todo tipo de especies que contengan éstos u otro tipo de alcaloides capaces de afectar el sistema nervioso central. Las especies de Amanita muscaria y Amanita pantherina, por ejemplo, son hongos psicoactivos, pero no psilocibos.

Entre los indígenas del centro de México los hongos psilocibos reciben el nombre de Teonanacatl, que significa "carne de dios" en náhuatl. Los mazatecos de Oaxaca les llaman nti-si-tho; el prefijo nti es un diminutivo de respeto y cariño, si-tho significa "el que brota".

QUÍMICA

Identificación

Se han encontrado más de 80 variedades distintas en todo el mundo que contienen como principio activo la psilocibina y, en menor cantidad la psilocina. A continuación se describen las principales variedades que se encuentran en México y España

hongos
Psilocybe mexicana
Los Psilocybe mexicana (pajaritos) constituyen una de las especies más pequeñas de hongos alucinógenos. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en el sur y el centro de México.

Alcanzan una altura de 2.5 a 10 cm. El sombrerillo campanulado mide entre 1 y 3 cm de diámetro, tiene un color paja pálido y una pequeña protuberancia más clara en la punta.

Su tallo es muy delgado, largo y fibroso, las esporas son de color café negro a café púrpura.

Panaelous sphinctrinus
psicoactivos
Los Panaeolus agaricaeae o sphinctrinus son una especie cosmopolita, de uso secundario entre los mazatecas de Oaxaca quienes les llaman she-to y to-shka. She-to significa "hongo del pasto" y to-shka "hongo embriagante".

Contienen psilocibina. Miden hasta 10 cm de altura. El sombrerillo campanulado ovoide de color pardo claro o café grisáceo mide hasta 4 cm. Su tallo es delgado y fibroso, las láminas son de color negro-parduscas con esporas de color café negruzco.

maquias
Psilocybe caerulescens
Los Psilocybe caerulescens (derrumbe) pueden alcanzar una altura de 8 a 12 cm. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en Oaxaca y en todo el Valle de México.

El sombrerillo mide entre 2 y 4 cm de diámetro, es campanulado al principio y posteriormente convexo o plano, tiene un color verde olivo con tintes cafés y es más claro en los márgenes, dando la impresión de un anillo.

Las esporas son entre amarillas y café claro.

Psilocybe wasonni
hongos psicoactivos
Los Psilocybe wasonni alcanzan una altura de 2.5 a 10 cm. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en el Valle de México.

El sombrerillo plano o poco campanulado mide entre 1 y 3 cm de diámetro, es de color café pardo.

Su tallo es grueso y fibroso y sus esporas son blancas o pajizas

Todas las variedades de Psilocybe brotan por lo general en tierras altas de 1300-1700 m, especialmente en regiones con rocas calizas; también en forma aislada o muy esparcidas entre el musgo, en prados húmedos y en bosques de pinos y encinos.

Los Psilocibes semilanceata, llamados "monguis" en Galicia, según me informó Miguel Camus vía e-mail, contienen psilocibina.

"Monguis" Psilocibe semilanceata
hongos psicoactivos

Miden entre 2 y 5 cm de altura. Brotan a partir de los 600 metros de altitud en los montes de la cornisa cantábrica, en España. El sombrerillo tiene forma de tetilla, acampanulado y es de color blanquecino cuando son pequeños y marrón cuando son grandes, sin anillo.

maquias
Los Psilocybe hispanica aparecen desde septiembre a noviembre exclusivamente sobre excrementos de caballo en el Pirineo aragonés y el Pirineo central francés, a una altura aproximada de entre 1700 y 2200 metros. Su sombrerillo es de color marrón achocolatado.

Según me informó vía e-mail Ignacio Seral, quien descubrió esta especie en Huesca, el hispanica es primo cercano del "monguis" o "bongui" (P.semilanceata), aunque su psicoactividad es inferior a la de éste.

hongos psicoactivos
Los Stropharia cubensis (San Isidro) o Psylocibe cubensis son cosmopolitas y pueden alcanzar una altura de 8 a 15 cm. Contienen psilocibina. El sombrerillo mide entre 2 y 5 cm de diámetro, es campanulado al principio y posteriormente convexo o plano, su color varía bastante, desde blanco casi puro con una mancha dorada en el centro, hasta café claro con la misma mancha anaranjada en el centro. Las esporas son café púrpura.

Tanto los Panaeolus como los Stropharia brotan sobre estiércol de vaca, en los claros de bosques o en los campos abiertos, junto a los caminos

hongos
La etimología de la variedad Gymnopylus spectabilis, viene del latín "notable, admirable", no sólo por su vistosidad sino por las características psicoactivas de la bisnoriangonina que contiene.

Su sombrero hemisférico, carnoso y convexo mide hasta 15 cm. Es de color amarillo, amarillo anaranjado o pardo leonado. Sus láminas también son amarillas y su tallo robusto de color ocre amarillento. En verano y otoño brota sobre tocones de diversos árboles formando grupos densos. En Japón se le denomina "el gran reidor" por los efectos que produce

Durante una exposición de bolets (el término catalán para referirse a los hongos), en la Universidad de Barcelona, le pregunté a un profesor experto en micología cuáles serían las medidas básicas para identificar un hongo psicoactivo y cuáles eran las especies europeas.

El profesor me dio un consejo muy sabio. Me dijo que antes de meterme a realizar tales averiguaciones primero debía de identificar bien los hongos cuyos alcaloides son verdaderamente mortales. Me aseguró que en la región de Cataluña sólo hay seis hongos mortales y todos son de la misma familia: Amanita phalloides, Amanita verna, Amanita virosa, Amanita ocreata, Amanita bisporigera, Amanita tenuifolia y Amanita suballiacea.

psicoactivos
Me mostró el único que había en la exposición, el Amanita phaloides. Según me dijo, los otros Amanitas mortales se parecen a éste y todos tienen un sombrerillo blanco o verdoso.

Luego me llevó a ver el único hongo psicoactivo de la exposición que era un bello Amanita muscaria rojo clasificado como "hongo venenoso". Me explicó que algunos "chamanes siberianos y jóvenes arriesgados" lo utilizan para "darse un trip", lo cual él me desaconsejaba seriamente porque también podía ser mortal si uno se excedía en la dosis activa. Dijo que no sabía cuáles eran las dosis activas ni las letales.

maquias
No obstante, el farmacólogo Jonathan Ott considera que es muy desaconsejable comer más de uno por el peligro de malviajerse. Jonathan dice lo mismo que el amable profesor catalán de la exposición de bolets, que "¡Bajo ninguna circunstancia se debe ingerir una especie de Amanita que tenga un sombrerete blanco o verdoso!".

También nos hace notar que afortunadamente las dos especies enteogénicas tienen sombreretes rojos a amarillos en el caso del Amanita muscaria, y café a bronce en el del Amanita pantherina. Este último tiene menores efectos psicoactivos y mayores efectos vomitivos que el Amanita muscaria.

hongos psicoactivos

Composición

Fue Albert Hofmann, el descubridor de la LSD, quien en 1958 aisló por primera vez los principios activos de los hongos mexicanos. Les llamó psilocina y psilocibina. Desde entonces los hongos que los contienen se llama psilocibos.
hongos

DATOS GENERALES

Origen

Los hongos son seres vivos que se encuentran clasificados dentro del reino Fungi. Están formados por una parte vegetativa (micelio) que se encuentra en el interior del substrato del que se alimentan, produciendo fructificaciones que conocemos con el nombre de hongos o setas.

Los hongos, a diferencia del reino vegetal carecen de clorofila, por lo tanto, no pueden sintetizar su propio alimento y necesitan obtenerlo ya eleborado. Para ello se alimentan de otros organismos viviendo en simbiosis con otras plantas, asociación que se comoce como micorriza, donde la planta suministra al hongo fuentes de carbono procedentes de la fotosíntesis y éste le suministra a su vez mayor absorción de agua y nutrientes minerales, siendo ambos beneficiados. Esta es la asociación más común, pero los hongos también pueden parasitar plantas o animales o vivir como saprofitos, esto es desarrollándose a partir de materia orgánica en descomposición.

Hay algunas variedades de hongos que contienen alcaloides capaces de alterar el Sistema Nervioso Central. Estas variedades se conocen científica y coloquialmente mente como hongos psicoactivos. Aunque se han identificado cerca de 15 especies diferentes, las principales variedades en México son tres, y han recibido nombres bastante pintorescos: al Psilocybe mexicana que brota en días soleados sobre prados húmedos inmediatamente después de una noche lluviosa, se le llama "pajarito"; al Psilocybe caerulescens que nace también en tierra húmeda, "derrumbe"; y al Psilocybe (o Stropharia) cubensis que crece sobre el estiércol del ganado vacuno, "San Isidro". En nuestro país actualmente pueden encontrarse en zonas montañosas de los estados de México, Oaxaca y Morelos, Michoacán y Puebla.

En los bosques de España hay Pscilocybe wassoni en Galicia; P. semilanceolata en Euzkadi y Stroparia cubensis en Cataluña (17).

Los antropólogos afirman que en México, en Guatemala y en la zona del Amazonas fueron utilizados con fines rituales. A lo largo de todo el antiguo territorio maya se han encontrado figurillas de piedra con remates en forma de hongo que datan del año 1000 a.C. al 500 d.C. Se sabe también que la ingestión de este tipo de hongos era parte importante en los ritos religiosos oraculares de mazatecas, chinatecas, chatinos, mixes, zapotecas y mixtecas de Oaxaca, náhuatls del México central, y posiblemente otomíes de Puebla y tarascos de Michoacán.



La primera mención de su uso data de algunos libros del siglo XVI. Uno de ellos menciona sus usos rituales en las fiestas de coronación de Moctezuma, el último emperador azteca. El doctor Francisco Hernández, médico del rey de España reportó que los indígenas gustaban de ingerir ciertos hongos que "producen visiones de todo tipo, tales como guerras e imágenes de demonios… son muy apreciados por los príncipes en sus fiestas y banquetes. Se procuran en vigilias imponentes y terribles que duran toda la noche." (31) Parece ser que después de la conquista el uso de hongos psilocibos con fines rituales y terapéuticos únicamente sobrevivió en la Sierra de Oaxaca.

Etimología y denominaciones
Un hongo psilocibo es aquel cuyos principios activos son la psilocina y la psilocibina; mientras que hongo psicoactivo es la denominación genérica para todo tipo de especies que contengan éstos u otro tipo de alcaloides capaces de afectar el sistema nervioso central. Las especies de Amanita muscaria y Amanita pantherina, por ejemplo, son hongos psicoactivos, pero no psilocibos.

Entre los indígenas del centro de México los hongos psilocibos reciben el nombre de Teonanacatl, que significa "carne de dios" en náhuatl. Los mazatecos de Oaxaca les llaman nti-si-tho; el prefijo nti es un diminutivo de respeto y cariño, si-tho significa "el que brota".



QUÍMICA

Identificación

Se han encontrado más de 80 variedades distintas en todo el mundo que contienen como principio activo la psilocibina y, en menor cantidad la psilocina. A continuación se describen las principales variedades que se encuentran en México y España


Psilocybe mexicana
Los Psilocybe mexicana (pajaritos) constituyen una de las especies más pequeñas de hongos alucinógenos. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en el sur y el centro de México.

Alcanzan una altura de 2.5 a 10 cm. El sombrerillo campanulado mide entre 1 y 3 cm de diámetro, tiene un color paja pálido y una pequeña protuberancia más clara en la punta.

Su tallo es muy delgado, largo y fibroso, las esporas son de color café negro a café púrpura.

Los Panaeolus agaricaeae o sphinctrinus son una especie cosmopolita, de uso secundario entre los mazatecas de Oaxaca quienes les llaman she-to y to-shka. She-to significa "hongo del pasto" y to-shka "hongo embriagante".

Contienen psilocibina. Miden hasta 10 cm de altura. El sombrerillo campanulado ovoide de color pardo claro o café grisáceo mide hasta 4 cm. Su tallo es delgado y fibroso, las láminas son de color negro-parduscas con esporas de color café negruzco.

Panaelous sphinctrinus


Psilocybe caerulescens Los Psilocybe caerulescens (derrumbe) pueden alcanzar una altura de 8 a 12 cm. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en Oaxaca y en todo el Valle de México.

El sombrerillo mide entre 2 y 4 cm de diámetro, es campanulado al principio y posteriormente convexo o plano, tiene un color verde olivo con tintes cafés y es más claro en los márgenes, dando la impresión de un anillo.

Las esporas son entre amarillas y café claro.



Los Psilocybe wasonni alcanzan una altura de 2.5 a 10 cm. Contienen psilocibina y psilocina. Brotan principalmente en el Valle de México.

El sombrerillo plano o poco campanulado mide entre 1 y 3 cm de diámetro, es de color café pardo.

Su tallo es grueso y fibroso y sus esporas son blancas o pajizas.

Psilocybe wasonni


Todas las variedades de Psilocybe brotan por lo general en tierras altas de 1300-1700 m, especialmente en regiones con rocas calizas; también en forma aislada o muy esparcidas entre el musgo, en prados húmedos y en bosques de pinos y encinos.

Los Psilocibes semilanceata, llamados "monguis" en Galicia, según me informó Miguel Camus vía e-mail, contienen psilocibina.


"Monguis" Miden entre 2 y 5 cm de altura. Brotan a partir de los 600 metros de altitud en los montes de la cornisa cantábrica, en España. El sombrerillo tiene forma de tetilla, acampanulado y es de color blanquecino cuando son pequeños y marrón cuando son grandes, sin anillo.
Psilocibe semilanceata

Los Psilocybe hispanica aparecen desde septiembre a noviembre exclusivamente sobre excrementos de caballo en el Pirineo aragonés y el Pirineo central francés, a una altura aproximada de entre 1700 y 2200 metros. Su sombrerillo es de color marrón achocolatado.

Según me informó vía e-mail Ignacio Seral, quien descubrió esta especie en Huesca, el hispanica es primo cercano del "monguis" o "bongui" (P.semilanceata), aunque su psicoactividad es inferior a la de éste.

Psilocybe hispanica


Stropharia cubensis Los Stropharia cubensis (San Isidro) o Psylocibe cubensis son cosmopolitas y pueden alcanzar una altura de 8 a 15 cm. Contienen psilocibina. El sombrerillo mide entre 2 y 5 cm de diámetro, es campanulado al principio y posteriormente convexo o plano, su color varía bastante, desde blanco casi puro con una mancha dorada en el centro, hasta café claro con la misma mancha anaranjada en el centro. Las esporas son café púrpura.

Tanto los Panaeolus como los Stropharia brotan sobre estiércol de vaca, en los claros de bosques o en los campos abiertos, junto a los caminos

La etimología de la variedad Gymnopylus spectabilis, viene del latín "notable, admirable", no sólo por su vistosidad sino por las características psicoactivas de la bisnoriangonina que contiene.

Su sombrero hemisférico, carnoso y convexo mide hasta 15 cm. Es de color amarillo, amarillo anaranjado o pardo leonado. Sus láminas también son amarillas y su tallo robusto de color ocre amarillento. En verano y otoño brota sobre tocones de diversos árboles formando grupos densos. En Japón se le denomina "el gran reidor" por los efectos que produce.

Gymnopylus spectabilis


Durante una exposición de bolets (el término catalán para referirse a los hongos), en la Universidad de Barcelona, le pregunté a un profesor experto en micología cuáles serían las medidas básicas para identificar un hongo psicoactivo y cuáles eran las especies europeas.

El profesor me dio un consejo muy sabio. Me dijo que antes de meterme a realizar tales averiguaciones primero debía de identificar bien los hongos cuyos alcaloides son verdaderamente mortales. Me aseguró que en la región de Cataluña sólo hay seis hongos mortales y todos son de la misma familia: Amanita phalloides, Amanita verna, Amanita virosa, Amanita ocreata, Amanita bisporigera, Amanita tenuifolia y Amanita suballiacea.

Me mostró el único que había en la exposición, el Amanita phaloides. Según me dijo, los otros Amanitas mortales se parecen a éste y todos tienen un sombrerillo blanco o verdoso.

Luego me llevó a ver el único hongo psicoactivo de la exposición que era un bello Amanita muscaria rojo clasificado como "hongo venenoso". Me explicó que algunos "chamanes siberianos y jóvenes arriesgados" lo utilizan para "darse un trip", lo cual él me desaconsejaba seriamente porque también podía ser mortal si uno se excedía en la dosis activa. Dijo que no sabía cuáles eran las dosis activas ni las letales.

Amanita phalloides
hongo cuyo veneno es mortal

Amanita muscaria,
hongo psicoactivo que puede ser mortal en dosis altas Después he investigado que el Amanita phalloides es mortal sin lugar a dudas consumiendo 50 gramos (sólo un mordizco) y el Amanita muscaria es psicoactivo en dosis bajas, medias y altas y mortal únicamente en verdaderas sobredosis, cercanas a los 5,000 gramos (17); o sea que con los muscaria primero tendrías que sobrevivir al empacho antes de morirte por los efectos de la amatinita que es el alcaloide mortal.


No obstante, el farmacólogo Jonathan Ott considera que es muy desaconsejable comer más de uno por el peligro de malviajerse. (22) Jonathan dice lo mismo que el amable profesor catalán de la exposición de bolets, que "¡Bajo ninguna circunstancia se debe ingerir una especie de Amanita que tenga un sombrerete blanco o verdoso!" (22).

También nos hace notar que afortunadamente las dos especies enteogénicas tienen sombreretes rojos a amarillos en el caso del Amanita muscaria, y café a bronce en el del Amanita pantherina. Este último tiene menores efectos psicoactivos y mayores efectos vomitivos que el Amanita muscaria.

Amanita pantherina,
hongo psicoactivo que puede ser mortal en dosis altas

(Ver más respecto al Amanita muscaria en la página dedicada a ellos en esta web).

Jonathan Ott dice que hay un libro escrito por él y J. Binwood: Teonanácatl: Hongos alucinógenos de Europa y América del Norte (23), que en su docta opinión contiene las mejores fotografías para identificar las distintas especies. Yo no lo he conseguido, pero paso el dato.
.

Mientras tanto me he dedicado a crear una incipiente


cuya visita puede ser cuestión de vida o muerte para quienes sientan deseos de salir a buscar hongos.


Composición

Fue Albert Hofmann, el descubridor de la LSD, quien en 1958 aisló por primera vez los principios activos de los hongos mexicanos. Les llamó psilocina y psilocibina. Desde entonces los hongos que los contienen se llama psilocibos.


Formas de adulteración
En Estados Unidos se han hecho pasar por hongos psilocibos, especies normales, tipo zetas (Agaricus bisporus), inyectados con LSD, con PCP o con ambos, y transformados en una masa amorfa y parduzca que se vende congelada y empacada en bolsas de plástico. Jonathan Ott dice que congelar los hongos es probablemente "la mejor manera de no preservar su actividad" y dice que "lo mismo va" para la idea de conservarlos en miel.

En México aún es posible adquirir auténticos "pajaritos" y "derrumbes" de manos de indígenas oaxaqueños o mexiquenses; no obstante, como el pequeño mercado negro de los hongos psilocibos no siempre está manejado por auténticos conocedores y puede haber confusiones con otro tipo de hongos, algunos de ellos altamente venenosos, no está de más mencionar que los auténticos presentan un color azul al final del tallo una vez que han sido recogidos.

Aquellos que quieran estar seguros de que sus hongos efectivamente son pscilocibos, pueden adquirir un químico llamado sulfato de metaminofenol que se usa en el revelado fotográfico. Hagan con él una solución con una parte de sulfato por veinte partes de agua destilada. El tallo se remoja en la solución y se espera media hora, si el hongo contiene psilocina o psilocibina mostrará un color púrpura profundo. Además, estos alcaloides tienen un olor y un sabor bastante característicos e inconfundibles; una vez que se prueban, se quedan grabados en la memoria.

Antes de que se declararan ilegales, dichos alcalloides se vendían en las farmacias estadounidenses, tanto en forma pura como en forma sintética. Con la prohibición, ambas sustancias pasaron al mercado negro donde su pureza y autenticidad son dudosas. De 333 muestras de psilocibina obtenidas en la calle y analizadas por los laboratorios Pharm Chem de palo Alto, California en 1980, el 25% era materia inerte o que no tenía cualidades psicoactivas; el 53% contenía LSD; el 1% contenía PCP (fenciclidina); el 4.2% una combinación de LSD y PCP; y el 2% estaba compuesto de diversas sustancias; mientras que sólo el 15% restante tenía psilocibina pura y procedía de hongos silvestres.

FARMACOLOGÍA

Mecanismo de acción y formas de empleo
Se ingieren por vía oral, preferentemente en ayunas, solos o mezclados con miel, en estado natural o secos. Los efectos inician entre 25 y 30 minutos después de la ingestión, pudiendo durar hasta 6 horas. Al llegar al cerebro, los alcaloides de estos hongos disminuyen la recaptación de serotonina en el cerebro y en la periferia. Según lo explica Albert Hofmann:

La psilocina y la psilocibina tienen una estructura química muy similar al factor cerebral serotonina… Los dos alcaloides del hongo, como la LSD, bloquean los efectos de la serotonina en experimentos farmacológicos en distintos órganos. Otras propiedades farmacológicas de la psilocina y la psilocibina son similares a las de la LSD. La diferencia principal consiste en la cantidad activa en experimentos con animales y con seres humanos. La dosis activa promedio de psilocina y psilocibina en humanos comienza con 10 mg; de acuerdo a ello, estas dos sustancias son 100 veces menos activas que la LSD, de la cual 0.1 mg constituye una dosis bastante fuerte. Además, los efectos de los alcaloides de los hongos duran entre 4 y 6 horas solamente, mucho menos que los efectos de la LSD (8 a 12 horas).

Usos terapéuticos
A diferencia de otras plantas con efectos psicoactivos que suelen usarse con fines religiosos o adivinatorios, el principal uso del teonanácatl es en rituales curativos. Se cree que los hongos son capaces de diagnosticar el mal y ofrecer la energía necesaria para extirparlo.

Dosificación
Según María Sabina: "los 'derrumbe' tienen mayor fuerza en comparación con los 'pajaritos' y los San Isidro." Los mazatecas por tradición los toman en pares, se dice que los hongos van "casados" o en pareja. Uno es macho y el otro hembra. Atendiendo a esta tradición y tomando como estándar los derrumbe (Psilocybe caerulescens), sabemos que tres pares se consideran dosis bajas; seis pares dosis medias; y doce pares dosis altas. No hay reportes sobre dosis letales. María Sabina llegó a comer más de 30 pares en una sola velada. Por su parte, 5 pares de hongos tipo pajaritos (Psilocybe mexicana o Psilocybe wasonni) son una dosis baja, 8 pares son una dosis media y 12 pares son ya una dosis bastante alta. En cuanto a la psilocina y la psilocibina puras, éstas pueden administrarse por vía oral o intramuscular. Las dosis bajas van de 10 a 20 mg; las medias de 40 a 60 mg; y las altas de 80 a 100 mg. Tampoco hay reportes sobre las dosis letales de estos alcaloides en forma pura. Jonathan Ott consigna que la dosis máxima segura se calcula en 150 mg.


Efectos psicológicos y fisiológicos
A nivel sensorial, después del consumo de hongos usualmente se presenta lo que se conoce como sinestesia: un estado peculiar en el que los sonidos se "ven", los objetos se "escuchan", los olores se "sienten", y cosas por el estilo. Pueden aparecer patrones caleidoscópicos frente a los ojos. Frecuentemente el consumidor siente que abandona su cuerpo, hay un proceso de introspección y las cosas se ven desde una nueva perspectiva.

En El camino a Eleusis Gordon Wasson describe de esta manera sus experiencias en una sesión guiada por la legendaria chamana mazateca María Sabina:

El cuerpo de uno yace en la oscuridad, pesado como el plomo, pero el espíritu parece remontarse y abandonar la choza, y con la velocidad del pensamiento viajar por donde lo desee, en el tiempo y en el espacio, acompañado por el canto de la chamana y por el golpeteo de sus rítmicas percusiones.


Lo que uno mira y lo que uno escucha parece ser una sola cosa: la música asume formas armoniosas, reviste de forma visual sus armonías, y lo que uno está mirando adopta las modalidades de la música: la música de las esferas... Todos los sentidos se encuentran afectados de manera similar: el cigarrillo con el que uno ocasionalmente rompe la tensión de la noche tiene un aroma como jamás otro ha tenido; el vaso de agua pura es infinitamente mejor que la champaña... la persona que ha ingerido hongos se encuentra suspendida en el espacio... los cinco sentidos se encuentran despojados del cuerpo, todos ellos a tono con ese alto nivel de sensibilidad y alerta, todos ellos mezclándose de la manera más extraña hasta que el sujeto, enteramente pasivo, deviene en un puro receptor de sensaciones infinitamente delicado. Mientras el cuerpo de uno yace allí en el saco de dormir, el alma queda libre, pierde todo sentido del tiempo, alerta como nunca antes; vive una eternidad en una noche, mira una infinidad en un grano de arena.

Lo que uno ha visto y escuchado queda grabado como por un buril en la memoria, de donde jamás podrá ser borrado. Por fin conoce uno lo inefable y lo que significa el éxtasis. ¡Éxtasis! El espíritu se remonta al origen de esa palabra: para los griegos ekstasis significaba que el alma volaba fuera del cuerpo... Pero el éxtasis no es una diversión. Es el alma misma lo que es tomado y sacudido hasta el estremecimiento... Unas cuantas horas después, a la mañana siguiente, uno está listo para ir a trabajar. Pero cuán baladí nos parece el trabajo en comparación con los portentos ocurridos durante aquella noche. Si uno puede hacerlo, preferirá permanecer cerca de la casa y, junto con quienes compartieron esa noche, comparar notas y gritar de asombro...

A nivel físico, el consumo de hongos psicoactivos provoca dilatación de pupilas (midriasis), modificaciones en el pulso, la tensión y los reflejos; hipotensión y disminución del ritmo cardiaco; debilidad y desorientación. No hay reportes de daño físico ocasionado por el uso prolongado. En 1958 el equipo del profesor Jean Delary emprendió en Francia una serie de experimentos en torno a los efectos somáticos y psíquicos de la psilocibina. Una dosis media de 10,2 mg fue administrada a 43 sujetos, trece de ellos calificados como "normales" y treinta como "enfermos mentales". Los resultados fueron comunicados a la Academia de las Ciencias ese mismo año, señalándose que los principales efectos somáticos eran los mismos entre los sujetos normales que entre los enfermos, mientras que los efectos psíquicos variaban según los sujetos. No obstante, el Dr. Delary, señaló algunas constantes en la siguiente disección clínica:

Tras una fase de latencia que varía de algunos minutos a una hora, aparecen los primeros síntomas. El sujeto experimenta sensación de calor, malestar físico. Tiene que dejar de leer o sus ocupaciones, va espontáneamente a tenderse, quejándose de astenia o de somnolencia... Las perturbaciones se instalan más o menos rápidamente; la euforia domina habitualmente: satisfacción profunda, reposo, contento de sí. A esto se añade una sobreexcitación ligera con locuacidad, risa loca, necesidad de movimientos. Pueden aparecer visiones coloreadas y movedizas; arabescos, círculos luminosos, imágenes caleidoscópicas que fascinan al sujeto y hacen mayor su bienestar. A estos trastornos se asocian perturbaciones de la conciencia de tipo oniroide, alteraciones en la percepción del tiempo vivido, una transformación del ambiente que se torna raro e ideal. El sujeto percibe modificaciones en su propio cuerpo. Asiste divertido o perplejo a una especie de juego cuyo actor sigue siendo él. Gracias a esos trastornos aparecen las intuiciones delirantes, las revelaciones inefables, las contemplaciones estáticas. El sujeto descubre un universo inaccesible a los demás, el de las verdades fundamentales y de la "belleza pura". Pero la euforia no es permanente. Sobreviene con arrebatos que parecen simultáneos a los arranques vasomotores. Alterna con momentos de angustia más o menos durables. La crisis dura unas cuatro horas. Las perturbaciones de conciencia se atenúan las primeras, las perturbaciones tímicas duran más tiempo… Se nota frecuentemente un periodo de hipomanía y a veces la euforia persiste el día siguiente; pero el trastorno más duradero es las astenia, a veces más acentuada, los días siguientes que durante la crisis.

Potencial de dependencia
Se sabe que ni los hongos ni sus alcaloides generan tolerancia si la ingestión se realiza con intervalos mayores a los tres días consecutivos, no hay reportes sobre dependencia física y su potencial de dependencia psicológica es bajo considerando que cada viaje es una experiencia tan intensa que difícilmente se tiene la disposición de repetirla cotidianamente.


¿Qué hacer en caso de emergencia?

Hay varias clases de hongos venenosos parecidos a los psilocibos cuya ingestión puede tener consecuencias fatales. Las especies más peligrosas son Amanita phalloides, A. verna, A. virosa y las especies de Galerina que contienen amanitina, una potente toxina. De hecho puede bastar con ingerir parte de uno de estos hongos para ocasionar la muerte debido a necrosis aguda de hígado, riñones, corazón y músculos esqueléticos. Los síntomas de un envenenamiento con este tipo de hongos son tardíos, se presentan en un lapso de 6 a 24 horas después de la ingestión. Se inician con cólicos abdominales graves y diarrea profusa, vómitos y heces sanguinolentas, ictericia (pigmentación amarilla de la piel), edema pulmonar, confusión y depresión mental, hipoglusemia y signos de lesión cerebral con convulsiones. Es pues sumamente importante no ingerir ningún hongo cuya identificación no sea 100% confiable. Cualquier leve sospecha de que se ha cometido un error en la identificación debe considerarse una urgencia médica.

Las sobredosis con auténticos hongos psilocibos se hacen evidentes dentro de los 15 a 30 minutos después de la ingestión. Provocan dolor abdominal, náuseas y vómito. Aunque rara vez causan la muerte, se recomienda precipitar el vómito e ingerir jugos de fruta fortificados con glucosa. En caso de un malviaje hay que infundir confianza y serenidad al sujeto y administrar una tableta de niacina (Niacin®) para suavizar los efectos. De ser verdaderamente necesario, la medicina convencional recomienda recurrir a la administración de algún antipsicótico que contenga haloperidol (Haldol®) o clorpromazina (Largactil®).

comentar es agradecer

fuente:http://www.mind-surf.net/drogas/hongos.htm