Masaje Tantrico

Masaje Tantrico

Masaje Tantrico

Al hablar del masaje tántrico nos referimos a una técnica totalmente enriquicedera y placentera. Es una forma distinta de sentir la sexualidad. Con este masaje descubrirás tu capacidad de recibir placer. Inspirado en la filosofía hinduista, mediante las caricias de las zonas eróticas intenta lograr el equilibrio espiritual. Posee una finalidad más allá del placer: entrar en lo más profundo del subconsciente llevando un rayo de esperanza a cada función específica, analizando las inquietudes y los deseos de la persona y eliminando el conflicto, la insatisfacción y la inquietud.
El masaje tántrico proporciona una relajación emocional y física, proporcionando un profundo sentimiento de bienestar. Si nunca lo has realizado te recomendamos hacerlo ya que en él experimentarás sensaciones y placeres inolvidables. Cambia tus energías más potentes en sensaciones de orden superior al orden puramente físico: Expandir, Retener, Controlar... ¡Unas senseciones indescriptibles!

Como ya habrás podido comprobar el masaje tántra es una combinación de sensibilidad, sensualidad y erotismo que nos ayuda a descubrir las plenitudes de gozo que nos proporciona el tacto. Es una forma distinta de sentir y trascender: sensaciones de infinito placer que poco a poco inundarán todo tu cuerpo de excitación pero que a su vez te relajarán corporal y mentalmente.


Dentro del masaje tántrico debemos aprender a diferenciar entre el masaje del Lingam y el masaje del Yoni. La palabra sanscríta Lingam se refiere al órgano sexual masculino. Yoni es la palabra sánscrita utilizada para referirse a la vagina y puede traducirse como “lugar sagrado”. Desde el punto de vista tántrico, la vagina es un lugar de amor y respeto. Por lo tanto, vemos que existe el Masaje del Yoni y el Masaje del Lingam.


Masaje Yoni: La realización del masaje Yoni es una experiencia tántrica incomparable. Su finalidad no es el orgasmo aunque, evidentemente, no es algo a despreciar durante el masaje. Además, si se produce durante un masaje Yoni será más completo, placentero, satisfactorio e intenso.
Pero como decíamos, el objetivo es poder dar placer a tu pareja y unirte más a ella. Es "una experiencia maravillosa".

Para que el masaje del Yoni sea totalmente satisfactorio es necesaira una liberación mental en la pareja total.
Además, hay que tener muy presente que la persona que está dando el masaje no debe esperar nada como retribución, mas allá del placer propio de estar dándolo y el compartir el momento con la persona amada. Esta nueva perspectiva abre la mente a un nuevo tipo de sexualidad, desconocida en la mentalidad occidental. A continuación vamos a ofrecerte una guía para que puedas realizar este masaje de la mejor forma posible y, así, conseguir una satisfacción plena.

Preparativos del masaje Yoni
Previo al masaje debemos preparar el ambiente apropiado, el más propicio para un relax total. Para ello, elige o crea un espacio que os permita sentiros cómodos y en contacto con vosotros mismos.
El masaje lleva su tiempo y éste debe ser respetado a toda costa. No podemos apurar el masaje, Tenemos que darle todo el tiempo necesario para que sus efectos sean tan poderosos cómo buscamos.
Debe haber una conexión con nuestra pareja mediante el contacto físico: abrazándonos, acariciándonos…
Posición y Respiración
La mujer debe estar acostada, en una posición confortable, con una almohada bajo su cabeza, de forma que pueda mirar hacia la zona de sus genitales y, a la vez, a su pareja.
Coloca otra almohada bajo su cintura para mayor confort. Debe situarse con las piernas abiertas y con las rodillas ligeramente dobladas.
Quien vaya a realizar el masaje debe sentarse entre las piernas de su pareja de forma que pueda tener total acceso al Yoni y a las otras partes del cuerpo de su compañera.
Cómo hemos dicho, la respiración es muy importante. Antes de comenzar el masaje, tenéis que respirar profundamente, una respiración relajante que os preparará para el masaje.
Durante todo el masaje, debéis mantener esa respiración: profunda, lenta y estar absolutamente relajados.

El masaje tántrico del Lingam
Comenzaremos masajeando el abdomen, los muslos y los pechos de nuestra pareja. Aún no masajees el Yoni, esta fase servirá como introducción relajante al masaje. Tras unos instantes de masaje introductorio, es el momento de lubricar el Yoni. Para ello coloca una pequeña cantidad de aceite o lubricante en el montículo del Yoni. Éste debe derramarse sobre el labio exterior y cubra la parte externa de la vagina.
Y comenzamos a masajear suavemente el montículo del Yoni y los labios externos.

Con mucha suavidad, coge el labio exterior con el pulgar y el índice y recorreremos todo su largo de los dos labios, en forma ascendente y descendente.
Hacemos lo mismo con los labios interiores, en la misma forma, pero aún con más suavidad ya que éstos son aún más sensibles. La chica puede masajearse a sí misma los pechos. Para aumentar las sensaciones, debéis miraros a los ojos tanto como sea posible.
Tras esta fase pasaremos a masajear el clítoris.
Aquí los movimientos deben ser suaves, circulares y muy precisos. Cogemos el clítoris entre nuestros dedos y lo presionamos suavemente. Mucho cuidado ahora. Con mucha suavidad, introduce el dedo medio de la MANO DERECHA dentro del Yoni. La mano derecha (no la izquierda) ya que se relaciona directamente con la polaridad en el Tantra y es de suma importancia para un óptimo resultado final.
Con mucha delicadeza, masajea suavemente el interior de la vagina. Aumentaremos la velocidad pero no enloquecidamente.
Debemos ir variando la fuerza, la forma, la velocidad y la presión de los movimientos que vamos realizando de una forma paulatina y dependiendo de las sensaciones que experimente la chica. Ella con sus reacciones nos irá guíando.
Con una rotación de muñeca, dejaremos la palma de la mano mirando hacia arriba y moveremos nuestro dedo desde la posición extendida hacia la palma de nuestra mano, doblándolo lentamente y sin hacer excesiva fuerza. El gesto es como si estuviésemos pidiendo a alguien que se nos acerque.
Notarás una zona de tejido esponjoso justo debajo del hueso pélvico y detrás del clítoris. Este es el punto sagrado tántrico (el punto G).
Una vez encontrado este punto haremos movimientos circulares, de adelante hacia atrás o de un lado hacia el otro.
También podemos insertar el dedo que se encuentra al lado del medio. Esto debería proporcionas más placer y excitación en la mujer.
Otra posibilidad es introducir el dedo meñique en su ano, mientras seguimos con el masaje. Para ello será necesario el uso lubricantes y ser aun más delicados.

Muchas mujeres mediante el masaje Yoni pueden aprender a ser multiorgasmicas. Con el dominio del masaje Yoni tu vida sexual se verá inmensamente enriquecida y aprenderás muchísimo sobre la sexualidad femenina.

Masaje Lingam: Lingam es la palabra sánscrita para denominar el órgano sexual masculino. El masaje del Lingam tiene como finalidad relajar al hombre y acercarlo a su lado más sensible. Este masaje tántrico fortalece el vínculo de intimidad en la pareja. Además, ayuda a arreglar o sanar alguna mala experiencia relacionada con el sexo.
Por todo esto, el orgasmo y la eyaculación no son la finalidad de este masaje.
El objetivo final es explorar una forma de placer no condicionada por factores estereotipados.


Para una realización adecuada de este masaje es importante una preparación física y espiritual.
Para comenzar debemos preparar el ambiente en la pareja y crear una conexión. Para ello es preciso empezar con un acercamiento previo: tiernas caricias , abrazos y miradas dulces...todo con la idea de derribar los obstáculos o fronteras que estén separando a la pareja.
El hombre debe recostarse encima de almohadones que le levanten el torso y la cabeza. La postura debe ser cómoda, rodillas poco dobladas y sus piernas deben estar separadas. En esta postrura los genitales deben quedar totalmente expuestos para que el masaje sea totalmente efectivo.
Ahora ya podemos comenzar el masaje:

Coloca un poco de lubricante sexual y espárcelo tanto en el lingam, cómo por los testículos. Debes iniciar el masaje en los genitales y en el escroto, procurando que se relaje toda la zona. Ahora, acaricia suavemente el perineo (entre los testículos y el ano). Pero sé muy cuidadosa, ya que es una zona que casi ningún hombre heterosexual ha permitido que le toquen nunca.
El siguiente paso es acariciar el Lingam, variando la presión y la velocidad. Este es un factor importante epara que aumente el placer.
Con tu mano derecha, presiona la base del Lingam. Desliza tu mano de abajo a arriba, aunque alternando con la mano izquierda. Continúa estos movimientos, y después empieza a presionar la cabeza del Lingam. Pero sigue alternando lo de las manos.



A estas alturas se acerca el orgasmo, la eyaculación, así que debes detener un poco la estimulación. Recuerda que este no es el objetivo. Para el masaje tántrico alargar lo más posible la eyaculación es una forma de obtener más placer. Con esta prolongación, también despertamos el Kundalini (flujo energético en el cuerpo humano). Además, es una buena forma para que el hombre se convierta en multiorgásmico.
Continúa masajeando el Punto Sagrado. Éste se encuentra entre el ano y los testículos. De forma suave, ya que es una zona delicada y no debemos causar dolor. Este masaje se hace con la izquierda mientras acaricias el Lingam con la derecha.

Puedes buscar el Punto sagrado internamente por el ano, aunque si lo haces debe ser con la total aprobación del hombre. En caso de hacerlo así, usa lubricante e introduce el dedo y busca el punto, moviendo el dedo hacia tu palma. Puedes estimular el Lingam al mismo tiempo, pero recuerda, sin que llegue al orgasmo.
Cuando el hombre sienta deseos de llegar al orgasmo, que lo haga, pero recuérdale que debe respirar mientras lo experimenta, para que el momento sea extremadamente placentero.


Los Cuatro Puntos



Durante los años cincuenta se realizaron muchos trabajos en los simios, por su obvio parecido en lo fisiológico con los seres humanos. A través de estos trabajos, se pudo entender y aprender muchísimo sobre nosotros y la forma en que nuestros cuerpos operan.
Muchas de estas investigaciones se realizaron sobre el cerebro, por ser esta una área sobre la que no se conoce demasiado, sobre la que las dudas son aun mucho mayores que las certezas. Sabemos mucho, pero hay mucho mas por saber.
Durante estas investigaciones, se descubrió que el mono macho posee cuatro puntos en su cerebro, acomodado en una fila, los cuales controlan las reacciones sexuales. En realidad, aclaramos monos machos, pero lo cierto es que las hembras poseen los mismos mecanismos, solo que es las investigaciones se utilizo ejemplares de sexo masculino por el simple, pero importante motivo de que las reacciones masculinas en el macho son mucho más fáciles de identificar y tener en vigilancia que sus equivalentes en las hembras.
Es más fácil percibir una erección o una eyaculación que las equivalencias en las reacciones sexuales de las hembras. Igual, se conoce que el mecanismo funciona exactamente de la misma manera en los dos sexos.
Como dijimos, entonces, hay cuatro puntos en el cerebro encargados de la sexualidad. La investigación realizada a lo largo de los años es lo suficientemente completa como para permitirnos saber exactamente que función controla cada uno de los puntos.
El primer punto que encontramos en la serie es aquel que se encarga de controlar el nivel de excitación que se produce en el individuo y como se reacciona ante esta.
El segundo punto que se ve en la formación es aquel que se encarga de las reacciones musculares, es el encargado de activar las contracciones musculares, causando, por ejemplo, la eyaculación.
Luego de esto, encontramos un tercer punto en la fila. Este punto se encarga de todas las reacciones físico-químicas relacionadas con la llegada del individuo al orgasmo, a la sensación de haber llegado a la culminación del acto sexual, al momento de clímax.
Y, finalmente, luego de estos tres puntos, encontramos uno mas, que es aquel que se llama "interruptor principal", ya que es el que controla a los otros tres. Al entrar en acción, provoca la activación de los otros tres puntos, generando los efectos de excitación, eyaculación y orgasmo

2 comentarios - Masaje Tantrico

@cordoba92
ALGUNA QUIERE QUE LE HAGA MASAJES?