Lee este artículo y aprende un poquito más sobre como

elejir una buena tarjeta de video para tu PC



En el tip de esta semana les contaré en una muy resumida historia mi experiencia con las distintas tarjetas de video, abarcando temas tales como: precio, marca y rendimiento.

Hablemos sobre las marcas:

Me han llegado preguntas tan extrañas como: “¿es mejor una Asus o una Nvidia?”.

Intentaré explicarles un poco el por qué de lo extraño de esta pregunta. Las tarjetas de video no son mas que un simple pedazo de plástico, al cual se le han incrustado algunos cientos de millones de transistores (¿¡Qué simple suena dicho así!?), unos cuantos componentes microelectrónicos y lo más importante: un corazón que le da vida a estos pedazos de cable para que nuestros juegos cobren vida frente a nosotros. Este corazón se llama GPU o Graphics Proccesor Unit. Esta pieza es la que diseñan y fabrican los principales diseñadores de chips para tarjetas gráficas: ATI, NVIDIA, SIS y la difunta y aún amada por muchos 3DFX.

Estas compañías entregan los chips a las compañías ensambladoras: ASUS, POWERCOLOR, SAPHIRE; ABIT y tantas otras pertenecen a ese rango.

¿Enredado?: Aclarémoslo con un ejemplo.

Si yo voy a comprar una tarjeta de video, tengo que fijarme en dos factores: marca y ensamblador. Puedo encontrar una tarjeta con el chip NVIDIA GFORCE 4 TI 4600 fabricada por ASUS, POWERCOLOR o MSI. Todas a distintos precios… todas con el mismo chip diseñado por NVIDIA, pero ensamblado por compañías distintas: ¿pero tienen el mismo rendimiento? Claramente no. El rendimiento de una tarjeta de video no depende solo de el chip que posea, sino de muchos otros factores que dependen exclusivamente del ensamblador, tales como: el sistema ventilación, la velocidad de las memorias (sí, la tarjeta de video también tiene memoria propia) y la calidad de todos los otros componentes que forman la tarjeta. Si hacemos una analogía con la arquitectura, el chip es lo que diseña el arquitecto y la construcción del edificio equivale a las compañías ensambladoras.

Si bien el plano original diseñado por el arquitecto son los mismos para dos compañías constructoras, la calidad final del edificio dependerá también de la calidad y forma en que la compañía constructora trabaje. Lo mismo sucede con las tarjetas de video (se podría decir los obreros de POWERCOLOR ahora trabajan para COPEVA, las famosas casas que les entraba agua por todas partes).

Como recomendación personal, les digo que prefieran marcas ensambladoras como ASUS, ABIT, MSI o SAPHIRE.

Ahora que ya conocemos un poco como funciona esto… ¿Qué tarjeta de video me compro?. Bueno, esto depende de tu presupuesto y compatibilidad con tu PC.

Regla 1: Siempre AGP o PCI Express. Por nada del mundo una tarjeta PCI. Si tu placa madre no tiene slot AGP, entonces ni siquiera sueñes con jugar algún juego de última generación. Lo mismo corre para la gente que usa la tarjeta de video integrado en la tarjeta madre.

Segunda regla: AGP 4X o 8X es prácticamente lo mismo. No gastes más porque la tarjeta que estás comprando es 8X. El ancho de banda de las tarjetas 4X es más que suficiente para una tarjeta de segmento alto.

Tercera regla: Al menos 256 de memoria de video. No mal gastes tu dinero comprando la ultima tarjeta de video que trae solo 64 megas de video, independiente del chip que traiga. 64 megas NO son suficientes. 128 está casi justo. 256 está bien.

Cuarta regla: Prefiere las tarjetas intermedias. Normalmente las tarjetas ni muy baratas ni muy caras son las mejores en rendimiento. La última tarjeta, la top de la top, siempre costará casi el doble que las intermedias y su rendimiento normalmente no es equivalente a la diferencia de dinero. Si quieres jugar a los juegos de última generación debes pensar en gastar al menos 120 mil pesos en una tarjeta que te deje contento. Por menos de 80 mil puedes encontrar muchas tarjetas, pero con ninguna de ellas podrás jugar juegos que requieran hardware de avanzada, por lo que no pierdas tu dinero si lo que quieres es jugar Quake 4 o DOOM 3 con todos los detalles.

Quinta y última regla: No temas a comprar Hardware usado. Mucha gente que siempre está cambiando sus tarjetas de video (conozco algunos que las cambian cada dos meses solo para estar a la “vanguardia”) venden sus tarjetas usadas a un excelente precio (usado normalmente significa un 40% menos del costo de la tarjeta nueva). Eso si prueba en juegos exigentes y asegúrate que estéticamente se vea bien: ventiladores funcionando, sin rayones, golpes, etc. Tarjetas como la Gforce 4 Ti 4200 o la ATI 9600 se venden en cerca de 50 mil pesos… una ganga por excelentes tarjetas. Sitios como http://www.overclockers.cl y http://www.chilehardware.com son muy interesantes para que puedas aprender más sobre tu PC o comprar un tarjeta de video usada.

Bueno, ojala les sirvan estos pequeños consejos a la hora de su próxima actualización de tarjeta de video.


Fuente